DEJA VU

Sebastián Gabriel Barrasa

Argentina

Cuanta calma que genera la mirada del fogón. Uno puede quedarse frente a la leña ardiente durante horas intentando olvidar. Aunque es el mismo fuego el que convierte las brazas en figuras, y entonces a uno le resulta inevitable dibujar allí ese rostro. Un rostro que no puedo recordar y que a la vez me es imposible olvidar del todo. No pudo ser el entrerriano ni la artesana de las piedritas ni ninguno de los que compartieron con nosotros alguna cena o un juego. Jamás llevamos a un "extraño" a la bahía; para eso hicimos el pacto. María señala el plato que hay en mi mano, tan lleno como cuando me lo sirvió. "Ya sé que no somos virtuosas cocineras", me dice, "pero aparenta estar comible", y con los ojos señala a los demás que mastican y se relamen como si no lo hubieran hecho en días, cuando en realidad el que no comió nada aún, fui yo. "Hace cuánto que no comíamos carne ¿no?", y yo estoy seguro que anoche, aunque ya todo lo de anoche... No voy a responderle, para qué; para que ella también me diga que me deje de joder con esas cosas, que ya basta, que desde ayer...

Entonces Carlos propone ir otra vez, y la calma del fuego se me apaga. No quiero regresar a ese lugar. Sé que es sugestión, que es falso. Pero mi corazón está latiendo otra vez a mil por hora y el sudor frío empieza de nuevo a correr por mi cuello y no puedo hacer otra cosa que intentar volver al fuego.

Creo que Fernando fue el primero que lo propuso, quizá Carlos. Los dos estuvieron en este camping el año pasado.

El camino del bosque no es una senda de esas que llevan a un sitio especial, como un mirador o una cascada. Es un camino anónimo, descubierto a punta de machete por quién sabe quien, que se entrega cauteloso sólo a quienes se atreven a desafiarlo. Bordea la costa sur del río y se pierde luego entre los matorrales. Detrás de un cañaveral, los chicos encontraron un desvío.

Nos sabíamos guiar por el reflejo de la luna en el agua. Hubiera sido extremadamente sencillo perderse si el río no hubiese estado allí: a la derecha, para ir; a la izquierda, para regresar al campamento. Llevábamos linternas aunque, en general, las manteníamos apagadas. Excepto para cruzar un tramo difícil o peligroso como el pantano: aquel lodazal de agua estancada y mosquitos que para el gordo Joaquín era el terrible pantano de la leyenda, donde si alguien llegaba a caerse, las arenas movedizas lo tragarían para siempre. Era habitual contarnos fantasías de éste tipo durante la caminata, hasta que llegábamos a la bahía y nos sentábamos en círculo a relatar una historia de misterio y terror.

Fernando había clavado en el centro lo que él llamó nuestro estandarte: una caña con un trapo blanco atado. Un trapo que alguna vez fue la remera de un desconocido, que Fernando encontró tirada en el camino cuando regresamos la primera noche. Entonces el pacto tuvo que haber sido la segunda, porque esa misma mañana lavó la remera y la dejó secar durante toda la tarde, y a la noche la clavó con una caña en medio de la bahía. Nos dijo que a partir de ese momento éste sería nuestro lugar en el bosque y que para ello debíamos sellar un pacto de sangre. Todos nos pinchamos un dedo con su cuchillo y dejamos caer una gotita en el blanco de la remera; sólo una por cada uno y el lugar quedaría bajo la protección de los demonios. Luego recitó unas frases en latín y nos explicó que ningún desconocido podría acercarse jamás a nuestro lugar. Entonces invitó a que nos sentásemos en ronda, alrededor del estandarte, y nos contó la historia de esos demonios, que terminó con las chicas abrazadas a quién tenían más próximo y conmigo acercándome a Johana, y Fernando, luego, asustándonos durante el camino de regreso, porque las chicas pidieron volver "inmediatamente". Y el gordo señalaba cosas moviéndose entre los arbustos, o sonidos lejanos como un aullido o un grito, y nos mostraba ojos rojos que nunca veíamos, y las chicas gritaban y nos abrazaban más fuerte y todos jugábamos el mismo juego.

Pero ayer, luego de que Fernando relató la historia de una niña que reaparecía en las noches sin luna con su túnica blanca levitando sobre las aguas... justo después de que Fernando relató esa historia y con dificultad pudimos cruzar el pantano, yo noté la ausencia.

Nos conté. Éramos ocho y sin embargo yo hubiera jurado que salimos nueve. Les grité a los demás que esperaran, que habíamos perdido a uno. Carlos contó en voz alta señalándonos con su linterna y dijo que no, que estábamos todos, que éramos ocho como fuimos siempre. Miré a cada uno: Carlos, Fernando, Johana, el gordo, María, la colo, Gloria, estábamos todos; no había razón para dudar.


Ilustración: Marian

Retomamos el paso e incluso María mencionó que había logrado asustarla con mi juego. Tal vez todos creían que era un juego, porque Fernando se reía como aplaudiendo, y las chicas me decían que ya basta, y yo seguía buscándole una cara, o un nombre... No podíamos dejarlo ahí, solo, en la oscura inmensidad del bosque. Sé que insistí aunque ninguno quiso creerme; cómo creer algo de lo que siquiera uno está convencido.

Durante la noche no pude dormir y Johana se fue a la carpa de las chicas diciendo que no me soportaba más. Me quedé solo, tratando de entender por qué era yo el único que parecía sentir ésta ausencia y a la vez por qué no podía recordar más que eso.

A la mañana siguiente, es decir, esta mañana, intenté volver a hablar del tema con Johana y ella me dijo que me deje de joder, que para la caminata de la noche estaba bien pero que ya basta. Y su reacción es comprensible. Supongo que yo hubiese respondido igual si me dieran los buenos días con el mismo delirio con que me acosaron toda la noche.

Me fui a caminar por la costa del río, hacia el norte por supuesto, porque ni loco me iba a meter solo en el bosque. Aunque fuese de día. Ni solo, ni en grupo; jamás volveré a ese lugar.

Sentado en la playa me convencí de que tal vez el exceso de sol, el frío, el mal dormir. Que no era más que un error en mi memoria, como cuando vivimos algo que creemos ya pasó, como un dejá vu.

No sé realmente cuánto tiempo estuve dormido. Me despertó el frío del anochecer, y volví suponiendo que estarían preocupados por mi ausencia.

Los chicos ya habían encendido el fogón. Las chicas preparaban la cena. Ninguno me preguntó donde había estado todo el día. Tampoco me recriminaron por no haberlos ayudado a buscar leña, ni a lavar los cubiertos, ni a preparar la comida. Incluso María me ofreció un plato con carne... y yo creo haber comido carne ayer, aunque no voy a insistir, porque mi memoria no está funcionando del todo bien, y Carlos vuelve a proponer la caminata, y me dicen que es sólo sugestión, que me quede tranquilo, que no tenga miedo y es posible que estén en lo cierto; he dormido tan poco. Somos ocho, siempre fuimos ocho. Creo que hace mucho que no comemos carne.

Entonces uno vuelve a ser parte del equipo y devora como los demás su cena, deja el plato junto al de sus compañeros y camina con ellos hacia la costa, para bordear otra vez el río y llegar hasta el pantano, cruzarlo, con las linternas encendidas y extremando precauciones, porque la noche está cada vez más oscura, la luna está menguando, hace un frío muy seco. Al fin se abre ante nosotros el claro: nuestro lugar en el bosque. Y nos sentamos alrededor del estandarte blanco con sus manchitas rojas; la remera de un desconocido con el pacto impreso. Esa especie de aquelarre sellado con nuestra sangre; con nuestras once gotitas. Y uno lo mira flamear y de pronto siente no estar más ahí; todo gira muy revuelto, como velado, y una voz le resuena en la cabeza; una voz que no es nueva pero que le es imposible asignar a un conocido; la voz de un alguien que intenta mostrar la incongruencia en el estandarte. Entonces la imagen, no de su cara, sino de un gesto en su cara; de un gesto como de pánico, como de no comprender por qué ninguno se da cuenta; que suplica para no volver y que insiste con que falta uno, que once gotitas, que otra vez carne, que esto ya ocurrió.

...y así, regresan de contarse historias de miedo desde lo que ellos llaman su lugar en el bosque. Historias de espectros, de monstruos, de gente que desaparece en un bosque como éste. Y luego de cruzar el pantano, con algo de dificultad porque la noche está muy oscura, un tal Joaquín, intranquilo, les pide esperar: —Creo que falta uno —dice, y Carlos los cuenta en voz alta señalando a cada uno con su linterna:

—Quedáte tranquilo, gordo, estamos los siete; siempre fuimos siete.



Sebastián Gabriel Barrasa

Sebastián Gabriel Barrasa nació el 7 de junio de 1974 en la Ciudad de Buenos Aires. Algunos de sus textos han aparecido en diversas revistas literarias y barriales, y en sitios dedicados a la literatura en Internet. Obtuvo el 1er. Premio en el VII Concurso Internacional Contextos de relato breve, por el cuento "Inocencia". Estudió literatura con Jorge Capsisky, Vicente Battista, Mario Sampaolessi y Mario Goloboff. Reconoce a Julio Cortazar y Franz Kafka como sus mayores influencias literarias. Desde principios del 2004 coordina talleres y clínicas de creatividad literaria en diversos espacios culturales como la muestra "Las Caras del Espejo" y el Taller de Creatividad Literaria, aunque, misteriosamente, es Analista de Sistemas, profesión que desempeña desde el año 1991. También a partir de ese año se ha dedicado a la docencia en diferentes áreas. El texto "Deja vu" forma parte del libro "Fantasmas Cotidianos" que será publicado en marzo de 2005.


Axxón 144 - Noviembre de 2004
Cuento de autor latinoamericano (Cuentos: Fantástico: Terror: Argentina: Argentino).

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic