RECETA: HOMBRE FRITO

Sergio Gaut vel Hartman

Argentina

—Cuando termines de contar —me dijo uno de los extraterrestres— encenderemos esta sartén y empezaremos a freírte, ¿de acuerdo?

Por alguna razón el tono de la frase me causó risa y eso hizo que olvidara dónde estaba, de lo fría y dura que se sentía la plancha en mi espalda y de lo precario de la situación.

—Hasta diez —dijo otro, con un tono que pretendía ser amenazador.

Era ridículo, absurdo, pero no tenía escapatoria y conté. Al llegar a "siete", el más pequeño de los extraterrestres —de por sí pequeños; ninguno medía más de sesenta centímetros— trepó por mis piernas y hamacándose en el cinturón alcanzó el pecho y se aferró con sus garras del abundante vello. Parecía una mezcla de zarigüeya y gorgojo, con ese hocico picudo y las pinzas chasqueando como castañuelas.

—Serás nuestra cena, te lo digo por si no lo advertiste —dijo el primer extraterrestre con esa voz melíflua y profunda de los naturales del Bajo Jockland.

—Soy duro y desabrido —dije interrumpiendo el conteo y tratando de conservar la calma; la situación no daba para más. Todavía no lograba explicarme de dónde había salido esa peste, aunque lo cierto era que me habían atado a la placa principal de la rampa de disparo de sondas; la desprendieron del puente con excesiva facilidad; tendría que presentar una queja formal a los fabricantes de la nave. Sabía que el frío en mi espalda duraría lo que tardaran en encender el fuego y que la dureza que sentía dejaría de serlo en cuanto el material —duroplas moldeado al circonio— se fundiera como cera.

—Comemos cualquier porquería —replicó el extraterrestre, muy serio. No se estaba burlando de mí y hasta donde sé, no me estaba faltando el respeto; a esos bichos hay que tomarlos como son.

—Padezco de una rara enfermedad sanguínea —insistí—: la anemia mutada de Rhea, ¿la conocen? No es mortal para el portador, pero sí para los que beben su sangre o ingieren sus tejidos musculares.

El extraterrestre pegó un salto y se sujetó de un estribo que colgaba de la trocla.

—¿Crudos o asados?

No tuve más remedio que meditar la respuesta. Si decía "de las dos formas" no me creerían. Me decidí por la que alejaba el peligro inmediato.

—Fritos. —El extraterrestre se arracimó con sus congéneres. Así amontonados parecían murciélagos de Pusa, esos animalejos inmundos cuya compatibilidad genética con los humanos los hace tan peligrosos, especialmente en verano. Parecieron conferenciar algunos segundos, aunque sabía perfectamente que los bichejos eran telépatas.

—Está bien —dijo uno de los extraterrestres volviendo a posarse en mi amplio pecho de astronauta, aunque no hubiera apostado un sólo crédito a que era el mismo—: te comeremos crudo.

—El Código de Convivencia Cósmica —dije con calma—, Libro 2, Sección V, Capítulo 453, Artículo 2 bis...

El extraterrestre dio un salto aún más espectacular que el anterior y se estrelló contra el antepecho de la escotilla de babor; un hilo de líquido plasmático de un azul eléctrico le manchó instantáneamente la jeta. Los otros extraterrestres se abalanzaron sobre el herido y lamieron el humor utilizando unos apéndices bucales que parecían cualquier cosa, menos lenguas. Chupeteo va, chupetón viene, en unos segundos no quedó rastro de la herida... ni del herido. Celebré el respiro, pero supe que no duraría. Una vez saciadas, las espantosas criaturas volvieron a centrar su atención en mi.

—¿Conoces todos y cada uno de los artículos, capítulos, secciones y libros del odioso Código de Convivencia Cósmica? —dijo uno de los invasores, quizá unos centímetros más grande que los demás, probablemente el jefe de la banda. Me pregunté, en el caso de que realmente lo poseyera, de qué me serviría ese conocimiento cuando empezaran a desmembrarme, una vez frito como una rana de Everglades.

—Todos y cada uno —improvisé—. El Libro 2, Sección V, Capítulo 402, Artículo 31 dice: "si un miembro de una especie infligiere a uno de otra un daño irreversible en su integridad física y/o anímica y/o virtual, las Fuerzas Armadas Especiales de la Comunidad, amparadas en el Código de Convivencia Cósmica, estarán facultadas a tomar una represalia equivalente a setecientas setenta y siete veces el perjuicio original.

—¿Será posible? —dijo uno de los extraterrestres—. ¿Y si este tipo miente? Para salvarse podría mentirnos.

—Corramos el riesgo —dijo otro—. Nuestros hábitos alimentarios, que nos parecen la cosa más natural del universo, nos mantienen, demográficamente hablando, en un nivel muy cercano al umbral de extinción. ¿Cuántos éramos según el último censo, Pepe?

—Quinientos noventa y tres —respondió Pepe.

—¿Pepe? —Estallé en carcajadas, lo que, considerando la precariedad de mi situación, era por lo menos muy audaz—. ¿De dónde sacó el nombre este mamarracho?

—¿Qué tiene de malo? —protestó el aludido—. ¿No puedo llamarme Pepe?

—Pepe es un nombre terrestre; y ni siquiera un nombre, un sobrenombre, de uso familiar y amistoso. Hay que ser amigo para decirle a alguien "Pepe". Ustedes, engendros del diablo no tienen derecho a usar nuestros nombres.

—Son nuestros nombres, que se parezcan a los de ustedes es una mera coincidencia —dijo el que parecía ser el jefe de los extraterrestres—. ¿Acaso hay algún artículo del Código de Convivencia Cósmica que se refiera a eso?

—¡Por supuesto! —dije envalentonado—. En el Libro 3, Sección IV, Capítulo 100, Artículo 73.

—¡Por las glifas de Shine'sun! —exclamó el jefe de los facinerosos—. ¿No existe una ñiya banja en el universo que no esté regulada por ese kujo Código?

—Temo que se le están escapando demasiados localismos, amigo. Piense en los pobres lectores. ¿Por qué no me desata y hablamos como especies civilizadas. Tenga en cuenta que el Código de Convivencia Cósmica, Libro 1, Sección I, Capítulo 3, Artículo 299 cataloga las posibilidades de contacto y advierte sobre las sanciones que le corresponden a los que las vulneran por acción... o inacción. ¿Entienden? Acción o inacción.

Los extraterrestres se agruparon una vez más y parecieron deliberar. Cuando llegaron a una conclusión me enfrentaron gesticulando como agentes de la camorra.

—¿Qué pasa si los del Código no se enteran? —dijo uno de ellos.

—Se enterarán. Esta nave envía una señal automática cada sesenta minutos. Es una especie de radiofaro. Es preciso que yo añada un código secreto. Si no lo hago la nave emite un reporte de desaparición de persona y un registro de lo ocurrido. Como habrán imaginado esto está filmado con doce cámaras de alta resolución. ¿No lo imaginaron? ¡Qué pena! Son un poco tontos ustedes, ¿eh?


Ilustración: Duende

—Está bien —dijo uno de los extraterrestres—. Somos tontos. Pero nos lo comemos igual; se enteran y nos persiguen. Les llevamos pársecs de ventaja.

—No importa; no escaparán a las garras de la Ley. La represalia, ahora o dentro de cuatro siglos, llegará. El Código tiene memoria. Por menos que esto borraron del mapa a los vishubs de CB-708-C.

—¿Destruirán nuestro mundo y exterminarán a nuestra especie?

—Si son menos de setecientos setenta y siete, temo que sí.

—Ya —dijo el jefe de los depredadores—. Es una pena que ocurra tal cosa. Siento desazón por la parte de culpa que me toca en la extinción de mi propia especie, y deduzco que a mis compañeros les ocurre otro tanto —varias cabezas se movieron afirmativamente— pero tenemos un hambre de lobos, de cerdos, de locos. —Y sin demorar un sólo segundo más pusieron manos a la obra, me terminaron de freír y me comieron de cabo a rabo. No dejaron ni los pelos.



Evitando toda hipocresía (ya que la mayoría sabe quien escribe estos apuntes biográficos) pasaré a primera persona para decir que me pareció oportuno dar la cara y exponer un cuento de humor propio, de modo que los lectores tengan un punto de referencia preciso. Así que si la selección de este mes les resultó abominable y no se han reído ni sonreído ni un poquito, será porque no tengo sentido del humor, ni rojo, ni negro, ni tonto ni absurdo... Ah, soy Sergio Gaut vel Hartman y nací en 1947 en Buenos Aires.


Axxón 148 - Marzo de 2005

Cuento de autor latinoamericano (Cuentos: Fantástico: Ciencia Ficción: Humor: Humor Negro: Argentina: Argentino).

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic