LAS HERMANAS

Adriana Simon

Brasil

Daniela miraba a su hermana Roberta, admirándola. Siempre había querido ser como ella. Era tan decidida, tan segura, tan positiva... Les gustaba a todos. Sabía, claro, que también gustaban de ella, pero la admiración por Roberta siempre había sido mayor. No sentía celos; por el contrario, sentía más orgullo que cualquier persona. Era su mayor admiradora, y se reflejaba en ella en todo lo que hacía. Cuando Roberta tenía ganas de algo, era suficiente para que ella también las tuviera, y cuando Roberta se entristecía, ella también sentía lo mismo.

Las dos hermanas eran literalmente inseparables y se divertían mucho juntas, pues les agradaban las mismas cosas. Acostumbraban jugar y correr por el césped del jardín y por la callejuela de acceso a su casa. También jugaban a la pelota, veían televisión, leían y todo lo demás. Vivían en una bonita casa en la montaña, rodeada de mucho verde. Su madre las llevaba al colegio por las mañanas y las iba a recoger por las tardes. Cuando llegaban, tomaban un baño y hacían las tareas escolares; ambas eran muy aplicadas, y cuando una de ellas tenía una duda en alguna materia, la otra la ayudaba prontamente.

En aquellos tiempos, era muy difícil convivir con las personas y a veces Daniela se sentía incomprendida por todos. Sus padres eran cariñosos, pero dejaban traslucir su preferencia por Ricardo, el benjamín. La única persona que compartía sus anhelos, alegrías, tristezas y todo lo que sentía, era su hermana.

Roberta notó la mirada pensativa de su hermana y sonrió. Se sabía fundamental para ella, así como su hermana lo era para ella misma. Dani era tranquila y siempre la apoyaba. Era la fuerza que a ella le hacía falta, la racionalidad, los pies en la tierra. Si no hubiese sido así, con certeza todo habría sido muy diferente. Ambas se complementaban y nunca se separarían, por más que algunas personas así lo quisieran.

Una noche determinada, Daniela despertó sobresaltada. Acostada en la cama, miró por la ventana y vio una fuerte luz azulada. Zamarreó a Roberta, sintiendo un escalofrío de miedo que ascendía por su espalda:

—Despiértate, Roberta.

Roberta refunfuñó, somnolienta:

—¿Qué pasa, Dani?

—Mira por la ventana —señaló Daniela.

Roberta se volvió hacia la dirección indicada y vio la luz. Se frotó el rostro y miró nuevamente, sin creer en lo que veía. Se quedó observando de pie, pensando.

—¿Qué vamos a hacer, Roberta?

—Bueno, creo que hay que ir y mirar de cerca —dijo Roberta, arreglándose el cabello.

Daniela miró a su hermana, asustada, pero no tenía nada que discutir; para ella, cualquier deseo de Roberta era una orden. Las dos se levantaron, se pusieron la bata y descendieron las escaleras, un pie delante del otro, con el máximo cuidado posible para no despertar a los padres. La escalera, cubierta con una alfombra marrón, ayudaba a amortiguar el ruido. Roberta tomó las llaves que estaban en una jarra de cerveza conmemorativa, sobre el estante. Abrió la puerta y salieron al jardín.

—Creo que la luz está más pequeña —dijo Daniela.

—Mira con más atención; está más lejos, no más pequeña —contestó Roberta.

Se encaminaron en dirección a la luz, aproximándose cada vez más, atraídas por la curiosidad de saber qué era. Llegaron tan cerca que quedaron debajo de la luz. Cada vez más, la luz las envolvía. Era una luz azulada, que daba la impresión de ser fría, pero no era eso lo que sentían. Muy por el contrario, la temperatura era cálida, acogedora y provocaba cierta somnolencia. La luz, en lo alto, fue impulsándolas hacia arriba, lentamente. Poco después vislumbraron un platillo volador en el cielo. Debido a la somnolencia y a la suavidad con que eran elevadas del suelo, no percibieron lo que estaba ocurriendo. Al llegar al platillo, fueron recibidas calurosamente. Estaban tontas de sueño y no lograban apreciar bien cómo eran esas personas. Fueron depositadas gentilmente sobre una hamaca y se durmieron. Daniela, que tenía el sueño más ligero, se despertó primero y despertó a su hermana.

—Vamos, levántate. ¿Será posible que siempre sea tan difícil despertarte? —dijo Daniela.

—Ah, déjame dormir. ¿Qué hora es? —balbuceó Roberta.

—Vamos, despierta. Quiero saber qué lugar es este —dijo Daniela, sacudiendo a su hermana.

Roberta abrió los ojos, desorientada.

—Vaya, estaba durmiendo tan bien que me olvidé de dónde estaba. Vamos a tratar de descubrir lo que pasó...

Se levantaron de la cama y caminaron por la salita. El suelo era oscuro, extremadamente liso y reflejaba la imagen de ambas. Se pusieron en puntas de pie para mirar a través de la escotilla. Encantadas, vieron a la Tierra del tamaño de un balón de fútbol.

—¿No es lindo, Dani?

—Es maravilloso. ¿Qué será lo que estamos haciendo aquí?

—Eso no lo sé, pero no tengo miedo, no sé explicar por qué. Las personas que nos llevaron nos trataron tan delicadamente que sólo puedo imaginar que desean nuestro bien.

—Tengo la misma sensación. Sólo estoy triste por nuestros padres; sé que van a extrañarnos...

—Mira ese monitor. ¡Son ellos! —advirtió Roberta.

El monitor, sobre una banca, enfocaba a los padres de las niñas en el jardín de su casa.

—Realmente están tristes, pero también parecen un poco aliviados —continuó Roberta.

—Es lo que te dije: éramos una carga muy pesada para ellos. Y tienen a Ricardo. Pronto, muy pronto van a superar todo esto.


Ilustración: Duende

—Pareces tan tranquila. La verdad, yo también lo estoy. Me siento tan liviana, tan segura, como nunca me sentí antes.

—Bueno, sólo nos queda relajarnos, esperar y ver lo que va a suceder.

Pasados unos minutos, la puerta se abrió deslizándose a un costado y una persona entró en el recinto, diciendo:

—Finalmente han despertado. Estábamos esperando ansiosamente este momento.

Daniela abrió los ojos como platos, asustada:

—Tú tienes... Tú tienes... Tienes... —Trémula, no logró terminar la frase.

Las dos cabezas del humanoide sonrieron.

—No sé por qué están tan asustadas; no hay motivo para estarlo.

Las hermanas siamesas se miraron y sonrieron.

No, realmente no había motivo.


Título original: As Irmas
Traducido del portugués por Claudia De Bella © 2004


Adriana Simón nació en São Paulo el 30 de noviembre de 1971, pero su familia se trasladó a Río de Janeiro unos pocos meses después, donde pasó su primera infancia. Más tarde vivió en el Parque Nacional de Itatiaia, otra vez en São Paulo y a partir de 2000 en Miami, Florida. Su primer cuento publicado fue "Dainara", en Como é Gostosa Minha Alienígena (2000) y a continuación sus historias aparecieron en publicaciones de los Estados Unidos, Inglaterra, Portugal y Grecia, además de su patria, Brasil.


Axxón 149 - Abril de 2005
Cuento de autor latinoamericano (Cuentos: Fantástico: Ciencia Ficción: Brasil: Brasilero).

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic