Editorial - Axxón 152

Maloliente
por Eduardo J. Carletti


Cada vez que recorro las noticias siento que vivimos en una de esas épocas que los chinos, en su sabiduría, llamaron "interesantes". El mundo sufre tremendos cambios. Los problemas a nivel planetario que se anunciaban en la ciencia ficción de los años 70 están entrando en un pico de agudización y nos impactan con males, directos e indirectos. Quizás no tanto la sombra de esa guerra atómica final, pero sí la de la superpoblación y la del consumo excesivo de recursos, con el consecuente deterioro del ambiente. El petróleo se hace escaso. El agua limpia se vuelve un artículo que pronto será de lujo. Los alimentos se tecnifican y parece que en un tiempo más sólo podrán comer lo que sean amigos de la tecnología (ya sabemos en manos de quienes), porque el resto estará destruido.

Entretanto, la profundización de la ciencia en los temas más complejos —algo que siempre es bueno, por supuesto— nos hace ver que cuanto más destapamos los misterios del universo más complejo y difícil se nos hace entenderlo. Aún falta mucho para saber qué es en verdad la materia, qué es la vida (y de dónde viene), qué compone el universo, qué energías mueven a los mundos y las galaxias.

Cuando se escribía aquella ciencia ficción que se dio en llamar "La Era de Oro", el mundo salía de una época oscura de muerte y destrucción. El mundo estaba esperanzado y entusiasmado con los logros de la ciencia. La salida había tenido que ver con la tecnología y la ciencia, y eso parecía dar buenas perspectivas.

Y además esos poderes, entre ellos principalmente el atómico, parecían estar en manos de los "buenos". La Humanidad estaba agradecida (habría que preguntarle a la gente de Hiroshima y Nagasaki, sin embargo) y los escritores resultaron inspirados.

Se escribieron grandiosas sagas.

Desde entonces el panorama se ha enturbiado, los cohetes suben al espacio más artefactos estratégicos que colonos a las estrellas, las supertecnologías nos empiezan a parecer nefastas porque ya no están en manos de muchachos "tan buenos" y con tan magníficos ideales, aunque en los discursos sigan usando las palabras "libertad" y "bonanza" y "bienestar".

Creo que esto se refleja en la ciencia ficción que nos llega ahora.

Ha pasado de ese brillante dorado a un gris más bien oscuro y maloliente.

Cuando no se aleja y se convierte en space opera o en pura fantasía la ciencia ficción por lo general "duele".

No digo que sea malo. Sólo me angustia —y me resulta molesta porque me deprime, y con esto no quiero decir que sea mala— esta literatura absolutamente teñida de gris humanidad y oscuros presagios.

Quizás por eso empezamos a leernos más entre latinos, porque de nosotros —sin que falten los desarrollos sombríos— sale mucha fantasía y la fantasía se escapa por derroteros que asfixian menos.

Todo esto me hace esperar —con ganas— una nueva revolución. Un cambio de autores y de temas. Un florecimiento que nos lleve hacia un poco de color esperanza.

El cambio cada tanto surge, lo hemos visto algunas veces en la historia de la ciencia ficción, aunque no sé si hoy tiene algún combustible que lo encienda.

Espero que aparezca algo... porque sino terminaremos mirando dibujos animados. Bob Esponja por lo menos no te deprime.

Eduardo J. Carletti, 1 de julio de 2005
ecarletti@axxon.com.ar


            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic