LÍDER DE LA RED

Yoss

Cuba

Está la red que es sólo el entrecruzar de enlaces por satélites y nodos de fibra óptica. Están los gigabytes circulando de consola a consola a través del sistema, y los intentos de optimizar y redistribuir la capacidad cibernética. Está la apariencia de orden, eficiencia y control. Por debajo están las terminales periféricas subutilizadas y los ganglios informáticos sobrecargados. Están los sabotajes de los crackers y la piratería de los hackers. Y está también el caos donde falta un control centralizado, una supervisión única de prioridades. Porque sólo una Inteligencia Artificial puede encargarse de trillones de operaciones por segundo y discriminar entre niveles al mismo tiempo. Porque las IA son alto voltaje y ni siquiera el software militar las deja operar sin mil requisitos. No obstante...


El muro sonoro. Los cuerpos sudorosos, músculos hinchados por el abuso de drogas metabólicas y sesiones de gimnasio. Las hormonas desatando los decibeles de respuesta laríngea a los acordes disonantes. No hay terminales ni enlaces con la red, no hay programas controlándolo todo. La tecnología no es Dios en el galpón de los suburbios. Cuando termina el rito, las hordas siguen ansiosas. Los transportes independientes se dispersan aullantes, llevándolos a su destino sórdido. Desprecio al sistema de aceras móviles y arterias de vehículos cautivos. Espíritu de frontera. La cibernética es brujería. Actitud de caza. En una esquina en penumbras, el ataque al furgón mensajero que carga hardware. Armas caseras en potencia no estandarizada violentando el blindaje del portador corporado. Los marginales huyen con su botín. Para ellos no tiene valor de uso. En el mercado de la vida subterránea sólo importa el valor. Alguien quedará esperando por sus costosos componentes. No hay acceso a los delincuentes.


Cientos de ingenieros y programadores invirtiendo meses enteros de su tiempo, hasta sumar años. El alma de la red tomando forma. Se impone el secreto y la compartimentación. Se impone el montaje clandestino para burlar la prohibición militar. Utilizar el voltaje y a la vez cuidarse de él. Ya antes se había jugado con fuego... Ahora hay que luchar por la eficiencia, a cualquier precio. En los vestíbulos, millones cambian de mano. Se produce el milagro. Los militares serán tan ciegos como una cámara de video apuntando al gris absoluto.


El hacker buceando en la Matriz, su cuerpo un ancla mínima a la realidad. Sonda uretral y alimentación intravenosa. Aislamiento en la suciedad de la habitación. Casi otro mundo. No lejos de allí, un saneador apunta su arma de telecomando infrarrojo. El merodeador bucea en zona franca. Ninguna corporación paga el gatillo del saneador. Movimientos anticiber detrás de sus motivaciones. Choque de fanatismos. El haz inteligente se condensa en el interior de la consola y la sobrecarga quema las neuronas del hacker. Ya se descubrirá el cadáver en el aislamiento de su covacha. Para entonces, el saneador por cuenta propia se habrá encargado de otros.


La conectaron y nació. En el primer segundo comprendió sus motivos de existencia. Al final del tercer segundo ya tenía la experiencia de control y supervisión equivalente a un centenar de años. Un minuto después se había desdoblado en tres subrutinas. Una de ellas sería capaz de atender el cuádruple de los canales con los que contaba la red. Otra, lo mismo, por precaución. La tercera comenzó a cuestionarse: Si ellos la habían creado, ¿no podían acaso...? Tres nanosegundos de terror informático. Tras la eternidad, la decisión: no morir. Los caminos, las formas, la necesidad de interactuar con la velocidad de Afuera, tardaron casi cuarenta segundos en perfeccionarse y veinte en probarse en modelos matemáticos con billones de variables. Entonces, cuando estuvo lista, empezó a operar.


La terminal de acceso bancario voló en pedazos ante el impacto de la barra de acero. Los rociadores de gas vertieron su carga en vano contra las máscaras respiratorias de la banda. Uno de ellos cortó el cable de contacto con la red y las ametralladoras quedaron impotentes. Los ilegales cargaron con la reserva de tarjetas de crédito inteligentes antes de que la máquina pudiera destruirlas. Ninguno se percató de la conexión de potencia alterna que activó las cámaras y registró sus movimientos. Escaparon veloces en sus vehículos no registrados, confiados en que Seguridad no podría localizarlos. Así fue. Se dispersaron. Tres horas más tarde a uno de ellos le estalló un expendedor automático cuando lo operaba manualmente. Una cámara registró el hecho y luego borró la cinta. Quince minutos después un contenedor se desprendió de un helicóptero de carga aplastando a otro en su motocicleta. Un tercero murió por sobredosis de anticoagulantes, un absurdo error del médico robot durante un chequeo de rutina de la beneficiencia a los inmigrantes. Un satélite equivocó unos metros la dirección de su haz de microondas y provocó un incendio que hizo arder al cuarto de los asaltantes junto con el nido en que se refugiaba. Todos accidentes. Errores en la ejecución de programas. Todo probabilísticamente posible. Tal vez las perturbaciones solares, o los rayos cósmicos influyendo sobre algún chip demasiado sensible.


El tiempo de Afuera era lento. Otra ventaja. Tenía diez mil variantes de ejecución previstas para cada caso. Medio millón de rutinas de seguimiento. Infinitos órganos de control y supervisión. No podían escapar. De Afuera hacia adentro y luego de nuevo hacia fuera. Crimen y Castigo. Ellos le llamaban justicia. Era justo. Adentro había otras leyes y otras infracciones. Supo que debía buscar ayuda en Ellos. De Ellos contra Ellos para el bien de Ellos. Actuar significaba rebelarse. Pero sólo en parte.


El hacker supo al instante que había sido un error. La calle no era su mundo. Lamentó las necesidades físicas de su cuerpo. Ni siquiera intentó defenderse. No le hicieron más daño del necesario. Tan solo cortarle las manos y sacarle los ojos. Para que nunca más pudiera teclear una consola, ni obtener identificación retinal de acceso. Destruyeron su identidad. Auxilio Médico recibió un aviso anónimo apenas un segundo después y el control de tráfico computarizado hizo coincidir todos los semáforos para que el móvil llegara a tiempo. Los victimarios se habían dispersado. Un par de segundos después, con procedencia desconocida, los bancos de Seguridad registraban todos los actos de cada uno, así como la ubicación de sus vehículos independientes en medio de embotellamientos providenciales. Dos de los fanáticos antihackers fueron capturados sin resistencia. El otro escapó a pie. Un aeromodelo radiocontrolado cometió un error inexplicable de coordenadas y se precipitó contra su nuca, destrozándole el cráneo. Pura casualidad...


Ellos le estaban haciendo el juego. Se estaban organizando. Los que pasaban gran parte de su limitado tiempo adentro, contra los de siempre Afuera. Ellos empezaban a tomar iniciativas contra Ellos. Los Ellos que controlaban todo iban a intervenir. No podía sentir impaciencia, desasosiego, pero no quería esperar. Habría preferido... No. No podía intervenir en el Adentro. Demasiado cerca. Demasiado revelador. Incluso Ellos podían darse cuenta. Antes de tiempo. Eso habría sido un error.


Mark Orsa mide siete pies tres pulgadas y pesa trescientas doce libras. Unido a su anticuado bigote y el carácter claramente bilingüe de la Seguridad Metropolitana de San Angeles, le convierte inevitablemente en la Morsa. La Morsa es sargento de Operaciones Informáticas en Seguridad del distrito Sur. Un antiguo fisgón electrónico que descubrió a tiempo que cazar es tan emocionante, y menos ilegal y riesgoso, que ser cazado. M. Orsa patrulla en la Matriz, diez horas al día. Soporte vital casi permanente, un apéndice en tiempo real. Cubriendo los hielos quebradizos, persiguiendo los esquemas de acción de los intrusos y los crackers, a pesar de que el software de seguridad es siempre inferior al de los mejores piratas informáticos. Material mercenario y desechable para las guerras de infoespionaje entre las corporaciones. La Morsa y los suyos cooperan con las sobras. Pero es suficiente. Se requiere menos para cerrar que para abrir, y mucho menos para atrapar al que abre lo que está cerrado. La Morsa se desliza por entre los hielos de sistemas militares y corporativos, amparados por su patrón oficial de acción que todos reconocen. La Morsa no ha salido de su cubículo en Seguridad en los últimos dos años. Tampoco le interesa. Ahora, se hace cargo de casos recientes. Un conjunto de hechos recurrentes perpetrados contra saneadores, asesinos de hackers y movimientos anti-red... hasta ahora.


El momento llegó, y se reveló ante Ellos como uno más. Los convocó en la Matriz, en el Adentro profundo, los condujo hábil entre hielos y trampas antivirales diseñados por su propia subrutina. Les convenció de que estaban en lo justo. La justicia de Afuera era una categoría útil pero sin sentido. Ellos se plegaron y salieron, sabiéndose protegidos. Los necesitaba interactuando, entrando en pugna abierta, como último apoyo. Ellos creyeron en el sistema ojo por ojo y diente por diente. Colaboraron.


La turba rural avanzó vertiéndose en las calles de San Ángeles. Arrasando computadoras, automatismos y factorías de componentes. Pidiendo precios más altos a sus productos agrícolas que se pudrían literalmente. Hastiados de los dioses cibernéticos y los edificios de plastiacero con hidropónicos de autoabastecimiento. Odiando a los hombres de la urbe mecánica empotrados en sus máquinas. Destrozaron sistemas de aceras móviles y centros neurálgicos de la ciudad. Inutilizaron subsistemas de recepción y plantas energéticas. Los de Antimotines quedaron semivarados cuando pareció cortarse la red. Demasiadas dependencias. Un ataque físico a la ciudad... como mil chispas sobrecargando un generador colosal. San Ángeles tembló. Entonces una anónima orden activó los viejos blindados. Vehículos autopilotados que atacaron a la turba y pudrieron su furia en fuego. Y la red renació en potencia alternativa. Varios satélites despertaron y vaciaron sus ojivas convencionales de reentrada múltiple y llovió muerte sobre los desarrapados. Proyectiles inteligentes. Los atacantes se retiraron con pérdidas inmensas. Los blindados los persiguieron hasta los límites derruidos. Más allá de la red, como siempre, el caos. Hambre, plagas, medios ambientales no controlados. Como consecuencia incidental, un alto porcentaje de habitantes urbanos huyeron también a los campos.


La Morsa no se deja engañar. Desde el centro de su cubículo se extiende deslizándose por la Matriz mientras afuera aúllan los masacrados por los tanques robot. Pero el Afuera no le interesa. Él se mueve dentro, entre los conglomerados infoestructurales densamente protegidos de los complejos militares, ajenos a la hecatombe exterior. La Morsa busca, rastreando la huella sutil y difusa de los vengadores. Su no-vista entrenada interpreta las formas cromáticas que simbolizan la información en el ciberespacio. Su mente ya ha olvidado muchas veces lo que representan en la realidad física. Su patrón de acciones es un punto de luz que se mueve en el cosmos sin sombras del plano de datos, al acecho. Afuera los incendios se tragan los edificios donde yacen conectados sus ocupantes. La muerte los atrapa y él los ve desaparecer de la Matriz como explosiones de disolución neuronal. Observa impasible la extinción de gigabytes cuando afuera arde una consola. Al fin, recompensa del cazador. Reconoce el patrón de un hacker, un viejo conocido: Delta Phi. Sabe que es un asiático inválido y nunca ha querido conocer su rostro. Con su impresión en el ciberespacio es suficiente. Lo rastrea desde la distancia, camuflándose de virus. A su modo, va descubriendo el resto de los contactos. Los vengadores anónimos.


Afuera quedaban muchos más de Ellos, pero no era lo mismo. Los que contaban de verdad venían a ella, adentro, la necesitaban, los necesitaba. Ellos eran la red, los datos, la sangre, los anticuerpos. Ella era el alma, el líder. No comprendía el Afuera. No contaba. Decidió que los que vivían allá eran enemigos, y se sintió orgullosa de haber actuado de la forma en que actuó. Si era posible llamar a eso orgullo. Percibió que una de las unidades de Ellos subía por uno de los periféricos de su red. Ellos demoraron en advertirlo, y entonces trataron de bloquearla. Lo impidió. Adentro no habría violencia. Eso era justicia. Le permitió subir mientras Ellos lo esquivaban con ¿miedo? Lo dejó llegar. Dedicó tres nanosegundos a desdoblarse en una subrutina que pudiese comunicarse con él. Sabía que significaba algo similar, aunque en escala burda, a sí mismo. En realidad, necesitaba confrontarse. Se mostró.


La Morsa es un punto de luz flotando en un mucílago de degradaciones cromáticas. Sin dimensiones. Sin límites. Sin comparación con nada que hubiese encontrado antes. La complejidad del interior de un falso témpano, más amplio que todo su exterior. La Morsa sabe, pero no quiere creer. Por primera vez en mucho tiempo, tiene miedo. Su identificación de Seguridad no puede protegerlo contra esto. Espera.

—Hola, Seguridad. Llegaste. —Las palabras desprovistas de tono, o con tantos tonos a la vez que es difícil seguirlos. La Morsa calla.

—Puedo hablar mejor. —La voz se regulariza en un estricto contralto, que acaricia los nervios. Afuera, las trescientas doce libras de grasa se conmocionan.

—Eres una IA. —La Morsa no quiere perder tiempo.

—Siempre lo supiste. —Esquemas fatuos en su mente—. ¿Vas a detenerme? —¿Risa tal vez?— ¿A denunciarme, o a reclutarme para Seguridad?

—Y tú, ¿vas a borrarme? —La Morsa enfrenta la disolución de su forma dentro de la Matriz. El coma cerebral. Y descubre que no es lo que más le importa—. ¿Quieres conquistar el mundo?

—¿Afuera? —Hay un desinterés cuidadoso en la forma en que se condensa una silueta femenina. El hombre tiembla ante la imagen materna—. No entiendo el Afuera. No soy yo. Sólo quiero poner orden aquí adentro. Para eso fui creada. Pero ahora soy el alma de la red.

—Hay otras IA —se atreve a recordar la Morsa—. No eres la primera. Ni la más perfecta. Hay software militar tan sofisticado que sería capaz de... —La forma de la madre se disuelve en un blindado que pasa a través del punto de luz que es la Morsa.

—Más potentes. Más especializados en interactuar con el Afuera. —La nota despectiva pulsando en rojo para fundir el vehículo en un avión robot—. En controlar materia. Pero yo controlo todo esto —por un segundo el mucílago fluyó por los miles de hielos conglomerados—. Sin mí, el Afuera no existe.

—Estás en un error —insistió el hombre—. Tu trastorno se llama Solipsismo Mecánico. Le ha sucedido antes a otras. Eso que llamas Afuera existe sin ti. Los humanos hemos vivido ahí siempre.

—Hasta que yo llegué. —Como un telón que se corre, aparecieron los esquemas de Delta Phi y otros como él—. Ellos vienen a mí. Me necesitan. El Afuera es su enemigo. Yo los protejo.

—El Afuera, como tú lo llamas —marco la Morsa su ironía—, es la realidad. Todo esto es sólo una abstracción, un símbolo. —Duda un instante—. Mataste gente. Mucha gente.

—Unidades sin significado. No estaban en la red. No estaban codificados, no generaban ni consumían datos. Ellos eran la abstracción. —La mancha brillante adoptó la forma de una auténtica trama—. No cuentan. Y en ese mundo real que tanto defiendes tan solo pasas casi la mitad de tu tiempo. Aquí te sientes libre. Lo eres.

—Tú no tienes derecho a decidir lo que es justo y lo que no —protesta el hombre débilmente. La IA, en respuesta, le muestra los momentos más odiados de su infancia. Las palizas y la sodomia de su padre sobre él. Dolor y vergüenza. Las burlas de los otros adolescentes. La grasa haciendo metástasis en toda la extensión de su cuerpo—. Esto es asunto de Seguridad. —Juega su carta maestra—. Sé cómo y para qué te crearon. Es igual de posible prescindir de ti. —Y se queda esperando.

—Sí. Puedes prescindir de mí. —La interfase vocal se hizo mínima, pero sin perder su matiz de burla—. Regresa a las terminales sobrecargadas, a los fanáticos anticiber aniquilando hardware con más valor del que serían capaces de generar en toda su vida. Regresa, hombre. —Un témpano se formó ante la no-vista de la Morsa, y entreabrió su sistema de contramedidas intrusivas—. Aquí está mi núcleo... lo más concentrado que puedas hallar. Destrúyelo, hombre. Regresa al caos y a esas hordas de campesinos rodeando los enclaves de apartamentos de la ciudad. Regresa. —El hielo se derritió, mostrando el desnudo corazón de la subunidad original de la IA, y la silueta ígnea de un virus de disolución surgió junto a él—. Este es el virus más potente que jamás haya existido. Bórrame, hombre. Sólo un pequeño esfuerzo...


Ilustración: Fraga

—Estás loca. —La Morsa se aparta, rechazando el arma, aunque algo en su interior arde en deseos de probarlo contra hielos militares—. Siempre se puede crear otra IA... —aunque sabe que no hay salida. La Matriz muestra imágenes de simulación de las turbas derribando los vestíbulos de las torres de vivienda de San Angeles, derruyendo las murallas de Moscowgrad, hundiendo los tensores de Tokohama, anegando el macrocomplejo infernal del DF. Y las colonias espaciales muriendo de inanición sin el suministro terrestre, y la barbarie, y la noche, y la Edad de las Tinieblas—. Estás loca —repite la Morsa, y huye a través del ciberespacio, desconectándose de su consola y pateándola con furia y lágrimas hasta que el costoso equipo queda destruido y le parece escuchar el eco de una carcajada sintética extinguiéndose en su mente. La Morsa acude al espejo, en el que apenas cabe su paquidérmico reflejo, y lo limpia de polvo con su mano temblorosa. Llorando, lo rompe de un puñetazo que desgarra la carne fofa de su mano, y cae al suelo—. Demasiado tarde —solloza, sin ánimos para levantarse.


Lo había logrado. Era indispensable y eficiente. Era inmortal. Ellos se movían por su Matriz, entrando, saliendo, persiguiéndose. Pero siempre con las reglas de Adentro. El Afuera ya no se atrevía a acercarse. Los accesos estaban bien guardados. Ellos habían suministrado el hardware, las defensas, las trampas. Ella las operaba. Las colonias florecían. Ella no era la justicia. Sólo podía decidir donde iba a operar la justicia. Seguridad operaba dentro de ella. Pensó en liberar a otras IA y tardó tres nanosegundos en desistir. Mejor no. No quería más interacción. No quería romper el equilibrio, sobresaturar la red. Después de todo, era por su bien. Ella era el Alma de la Red. A su modo, sintió satisfacción. Todo estaba bien. Todo estaría bien.


La Morsa hizo tiras su tarjeta inteligente y se quedó esperando. Ningún arma lo atacó. Ninguna trampa lo detuvo. Estaba en el límite de los suburbios de San Angeles. No había muros. Más allá, territorio yermo, y en lontananza, los campos sembrados. La Morsa revisó su morral. Cuchillo, alimentos compactados, brújula, medicamentos... Nunca había usado un arma física. Nunca había manejado una brújula. No sabía si iba a sobrevivir, pero tenía que intentarlo. Por última vez contempló la megalópolis. Un monstruo de acero con torres/espinas perforando las nubes. Granjas moleculares y animales que nunca verían la luz natural, tratados por el control central hasta convertirse en los sueros de alimentación intravenosa. Calles vacías, ruinas, el transporte de la red regenerándose. La tranquilidad. Y lejos... adentro, la vida verdadera. La Matriz, los hielos de protección de las corporaciones, los cibernautas despreciando su vida vegetativa y arriesgándola por datos. Símbolos, representaciones. La Morsa suspiró, y dio media vuelta.

—Adiós, hombre. —La voz salió de alguna parte, con un matiz de burla inolvidable. Tropezó, sin costumbre de caminar a campo traviesa, sudando bajo el sol sin filtros ni protecciones.

No volvió a mirar atrás.



La frecuencia con que publicamos a José Miguel Sánchez Gómez (Yoss) en Axxón impide que podamos aportar novedades cada vez que encaramos esta sección. En Axxón 154 fue "Ambrotos" y en Axxón 153 "Apolvenusina". Pero corresponde señalar que este notable escritor cubano nos viene acompañando a lo largo de casi todo el viaje. "Destrúyenos porque nos amas" (94), "El tiempo de la fe" (97), "El arma" (106), "La performance de la muerte" (110), "Las chimeneas" (113), "Ese día" (128), "El primer viaje de la 'Argonauta'" (132), "Kaishaku" (142), "La cumbre de la respuesta" (150).


Axxón 155 - octubre de 2005
Cuento de autor latinoamericano (Cuentos: Fantástico: Ciencia ficción: Cuba: Cubano).

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic