Página Axxón Axxón 164

La Ciencia Ficción
en Croacia

por Aleksandar Ziljak

 

1. Los comienzos

A pesar de que se pueden apreciar elementos fantásticos y especulativos en la literatura croata ya en los años anteriores a la Primera Guerra Mundial, generalmente se considera que la primera novela de ciencia ficción croata fue Na Pacifiku God 2255 (En el Pacífico en 2255) de Milan Sufflay, publicada en 1924.

En 1932 Mato Hanzekovic publicó Gospodin covjek (Un hombre de categoría), una utopía que trata sobre un grupo de gente que está reconstruyendo la civilización destruida en una nueva guerra mundial. Se publicaron más novelas en Zagreb durante las décadas de 1920 y 1930, principalmente por autores que se ocultaban tras seudónimos, iniciales e incluso omitiendo cualquier referencia a quien las había escrito. Las mejores fueron Muri Massanga, de Mladen Horvat, y una serie de novelas de Aldion Degal, con toda probabilidad un seudónimo, Atomska raketa (El cohete atómico), Zrake smrti (Los rayos de la muerte) y Smaragdni skarabej (El escarabajo de esmeralda), así como Crveni duh (El fantasma rojo) y Majstor Omega osvaja svijet (El Amo de Omega conquista el mundo) de Stan Rager. Este era el seudónimo de Stanko Radovanovic y Zvonimir Furtinger, a quienes encontraremos de nuevo más adelante.

El comienzo de los cómic de ciencia ficción croatas también se remonta a la década de 1930. El primero fue Gost iz svemira (El invitado del espacio) de Bozidar Rasic y Leontije Bjelski, publicado en 1935 en Zagreb, seguido por Kresimir Kovacic y Andrija Maurovic con Ljubavnica s Marsa (La Señora de Marte) y Podzemna carica (La empresa subterránea).


2. La mayoría de edad de la ciencia ficción croata

La década de 1950 se caracterizó por un aumento de novelas traducidas de autores estadounidenses, rusos y europeos, publicadas por varias editoriales yugoslavas. Los autores croatas de este periodo se dedicaron mayormente a escribir ciencia ficción para niños, tradición que continúa hasta nuestros días.

En 1959 fue publicada la primera novela de Mladen Bjazic y Zvonimir Furtinger, Osvajac 2 se ne javlja (El Conquistador 2 no contesta). En los años siguientes, estos dos escritores escribieron conjuntamente varias novelas que son consideradas clásicas de la ciencia ficción croata. Svemirska nevjesta (The Space Bride), Varamunga - tajanstveni grad (Varamunga, la ciudad misteriosa) y Zagonetni stroj profesora Kruzica (La misteriosa máquina del profesor Kruzic) fueron publicadas en 1960, Mrtvi se vracaju (El regreso mortal) en 1965 y Nista bez Bozene (Nada sin Bozena) en 1973. Estas novelas incluyen muchos elementos de las novelas de detectives, así como de las novelas de acción, todo ello sazonado con humor. Al ser un autor prolífico, Furtinger también escribió un considerable número de historias de ciencia ficción.


3. Los años SIRIUS

Un año crucial en la historia de la ciencia ficción croata fue 1976. En julio de aquel año se creó la primera revista de ciencia ficción croata, SIRIUS. SIRIUS fue editada por la editorial de periódicos y revistas de Zagreb Vjesnik, una de las mayores editoriales de la Yugoslavia socialista. La inició Borivoj Jurkovic, su primer editor, y Damir Mikulicic. A pesar de las tremendas dificultades económicas en la década de 1980 en Yugoslavia, debidas a la inflación y una crónica escasez de papel, SIRIUS mantuvo su ritmo mensual durante la mayor parte de su existencia, durando hasta finales de 1989. Tuvo una tirada que llegó hasta los 30.000 ejemplares en su mejor momento y fue elegida dos veces, en 1980 y 1984, como la mejor revista de ciencia ficción europea. Después de editar más de 100 números de SIRIUS, Jurkovic fue sustituido por Milivoj Pasicek y posteriormente por Hrvoje Prcic.

El formato de SIRIUS se basaba en las revistas de ciencia ficción americanas y publicaba ficciones de variada extensión, principalmente de autores de habla inglesa, pero también autores soviéticos y europeos, en especial franceses. Durante más de trece años, SIRIUS introdujo a los lectores croatas las historias de los mejores escritores de ciencia ficción del mundo, tanto clásicos como recientes. SIRIUS también estaba abierta a diversos trabajos teóricos, crítica, textos biográficos, entrevistas y noticias del fandom, y esto tuvo una influencia considerable en el desarrollo de la ciencia ficción en Croacia.

Lo más importante de todo fue que SIRIUS ofreció a escritores croatas y yugoslavos la oportunidad de ser publicados. Al tener portada a todo color y, más tarde, incluso ilustraciones interiores en blanco y negro, SIRIUS también se convirtió en una especie de escaparate del arte de ciencia ficción.

Entre los autores croatas que se hicieron conocidos a través de las páginas de SIRIUS se pueden contar, nombrados en orden alfabético: Neven Anticevic, Branko Belan, Radovan Devlic (por otra parte autor de comics), Darije Djokic, Zvonimir Furtinger, Vera Ivosic-Santo, Biljana Mateljan, Damir Mikulicic, Slobodan Petrovski, Branko Pihac, Vesna Popovic, Hrvoje Prcic, Zivko Prodanovic, Predrag Raos, Zdravko Valjak y muchos otros.

Fue en este periodo cuando aparecieron algunas de las novelas más importantes de la ciencia ficción croata. Predrag Raos publicó su épica Brodolom kod Thule (Náufrago en Thule) en dos partes en 1978. Mnogo vike nizasto (Mucha dificultad sobre nada) siguió en 1985, y Nul Effort (Esfuerzo nulo) se publicó 1990. A mediados de los 80, Neven Orhel escribió dos novelas de ciencia ficción médica, Uzbuna na odjelu za rak (Alerta en el distrito del cáncer) y Ponocni susret (Encuentro a medianoche), mientras Branko Belan, mejor conocido como director de cine y conferenciante, publicaba su distopía Utov dnevnik (El diario de Ut) en 1982. Ese mismo año, Damir Mikulicic publicó una colección de sus historias titulada simplemente "O". Otros autores incorporaron elementos de ciencia ficción y fantasía a sus novelas; los más destacados serían Pavao Pavlicic y Goran Tribuson.

Hasta ese momento, sólo habían aparecido dos películas croatas de ciencia ficción. La primera fue Izbavitelj (La rata salvadora) en 1977, dirigida por Krsto Papic y premiada en el festival de ciencia ficción de Trieste. La segunda fue la comedia de Dusan Vukotic, Posjetioci iz galaksije Arkana (Visitantes de la galaxia Arkana), filmada en 1980.


4. Futuro con FUTURA

Muchos siguen lamentando la prematura muerte de SIRIUS a finales de 1989. Aunque hubo muchos rumores durante los dos años siguientes de una posible resurrección de la revista, nada se concretó. Mientras tanto, nubes de guerra se cernían sobre Croacia...

A principios de la década de 1990, marcada por la caída del socialismo y la violenta disolución de Yugoslavia, no parecía el momento más oportuno para que SIRIUS tuviera una sucesora. Por ello, fue como si FUTURA, lanzada por una pequeña editorial de Zagreb, Bakal, a finales del otoño de 1992, hubiera surgido de la nada. Menos de un año después del alto el fuego que puso fin a las hostilidades en Croacia, y con la guerra aún en pleno apogeo en Bosnia y Herzegovina, aquí estábamos, desconcertados, sosteniendo entre nuestras manos una nueva revista de ciencia ficción.

Básicamente, FUTURA no era muy diferente a SIRIUS. Era mensual y abrió sus páginas a escritores y artistas croatas casi inmediatamente. Sin embargo, los tiempos habían cambiado. FUTURA tenía una circulación mucho menor que SIRIUS. Sin el apoyo de uno de los grandes grupos editoriales, dependientes del gobierno, y enfrentado a un descenso general en los ingresos y los niveles de vida de Croacia, FUTURA tuvo problemas financieros. Cambió varias veces de editor, fueron: Vlatko Juric-Kokic, Krsto A. Mazuranic, Mihaela Velina, Davorin Horak y Milena Benini, y fue vendida a otra editorial algunos años después de fundada. Finalmente, se volvió muy irregular; a veces no aparecía en los puntos de venta durante dos o tres meses. Pero sigue siendo publicada, y en las fechas en que se escribió este artículo, mayo de 2005, iba por su número 124.

FUTURA tuvo una importancia similar a la de SIRIUS para la ciencia ficción de Croacia. Se convirtió en el lugar donde los autores podían ser publicados. Publicaban y siguen publicando. Sin embargo, desde 1995, FUTURA ha dejado de ser el único sitio donde publicar.


5. Nuevas vibraciones

En aquel año, un nuevo e importante proyecto en la ciencia ficción croata iba a empezar. El club de ciencia ficción SFera, de Zagreb, lanzó su primera antología de cuentos, titulada Zagreb 2004 y editada por Darko Macan. Zagreb 2004 recopilaba historias de autores jóvenes —el mayor tenía 32 años—, sobre Zagreb diez años en el futuro. Aunque la mayoría ya habían sido publicados, principalmente en fanzines y en FUTURA, esta antología demostró quehabía arribadouna nueva generación de autores de ciencia ficción. Al mismo tiempo, parecía que la generación SIRIUS había casi desaparecido, al menos como escritores.

No es que ya no se supiera nada más de ellos. Predrag Raos era miembro destacado de la oposición contra el gobierno autoritario del presidente Tudjman. Sin embargo, sólo dos de sus libros publicados en los 90 eran auténtica ciencia ficción. Mayerling y la novela para niños Od rata do zvijezda (De la guerra a las estrellas); del mismo modo, es un conocido traductor. Zivko Prodanovic publicó las un poco pasadas de moda Tamara y Smrt medju rimskim rusevinama (La muerte entre las ruinas de Roma), mientras que Zdravko Valjak creó una antología con sus antiguas historias publicadas en SIRIUS que se llamó Plasticna dusa (El alma de plástico). Damir Mikulicic se convirtió en un importante editor de ciencia ficción y ciencia popular (Einstein, Hawking, etc.). Vesna Gorse, que fue también autora de SIRIUS y hoy en día es conocida por su actividad musical, recopiló algunas de sus historias en Dar (El regalo).

Mientras tanto SFera continuaba publicando sus antologías cada año. Tras Zagreb 2004, siguió Dnevnici entropije (Diarios de la entropía) en 1996. Después, Kvantni portali imaginacije (Portales cuánticos de la imaginación), Zagreb 2014, Krhotine svjetova (Fragmentos de los mundos), Dvije tisuce sarenih aliena (Dos mil extraterrestres extravagantes), Jutra boje potopa (Las mañanas diluvio-coloreadas), Alternauti (Alteranutas), Djeca olujnih vjekova (Niños de una era tormentosa), Zagreb 2094 y finalmente, este año, Kap crne svjetlosti (Una gota de luz negra). El editor de la mayoría de estas antologías fue Darko Macan, solo o junto a Tatjana Jambrisak y, recientemente, con Darko Vrban. Kvantni portali imaginacije fue editado por Davorin Horak, mientras Tatjana Jambrisak y Darko Vrban editaron Kap crne svjetlosti.

Debido a la cuidadosa selección y edición, estas antologías se convirtieron en el último grito de la ciencia ficción croata. Las historias publicadas en ellas son, en términos generales, mucho mejores que las historias aparecidas en FUTURA, afianzando a los nuevos escritores. Y lo que es más importante, la fiebre por las antologías se contagió de Zagreb a Istria, por lo que durante los últimos cuatro años, cuatro antologías de relatos cortos fueron publicadas en el pequeño pueblo de Pazin, Tvar koja nedostaje (La materia perdida), Svijet tamo iza (El mundo más allá), Bolja polovica (La mejor mitad) e Ispod i iznad (Abajo y arriba).

Además de FUTURA y las antologías anuales, hay varias revistas de literatura en general donde ocasionalmente pueden encontrarse historias de ciencia ficción, en especial en la desaparecida Plima, que publicaba regularmente obras de teatro con elementos fantásticos. Desde finales de 1998 se han publicado historias cortas en el suplemento dominical de Jutarnji, y no debemos olvidar los múltiples fanzines que existen en Croacia.

Haciéndome responsable de las omisiones, permítanme presentarles algunos de los más prominentes nuevos autores establecidos en Croacia en la última década.


6. El Hall de la Fama

Las damas primero. Milena Benini es muy conocida por su novela de fantasía Kaos, sus traducciones y también por ser la actual editora de FUTURA. Jasmina Blazic tenía varias historias y novelas cortas ambientadas en la Zagreb histórica. Viktoria Faust (seudónimo) es llamada "la primera dama del horror croata". Además de numerosas obras de ciencia ficción y terror, escribió una novela de vampiros, U andjeoskom liku zvijeri (En la angélica imagen de la Bestia). Marina Jadrejcic escribió una serie de historias acerca de los Istrianos colonizando el espacio profundo. Tatjana Jambrisak causó un considerable interés con sus historias acerca de la detective y adivina Una Razum, y también es bien conocida por su arte en 3D generado por ordenador.

Danilo Brozovic muestra preferencia por el cyberpunk, añadiendo algunas veces elementos inusuales, tales como mitología griega. Dean Fabic y Goran Konvicni fueron ambos conocidos a mediados de los años 90 por historias que mostraban influencia cyberpunk, Dick y Delaney. Zoran Krusvar es un exitoso autor de historias cortas humorísticas. Las obras de Igor Lepcin van de historias sobre lo absurdo y buslesco a dramas melancólicos sobre el fin del mundo, e incluyen la novela infantil Prsti puni mora (Los dedos llenos de mar).

Darko Macan es conocido internacionalmente como guionista de comics y trabaja para una de las grandes editoriales estadounidenses. En la escena croata fue el iniciador y editor de las antologías de SFera. También escribió numerosas historias de ciencia ficción, la novela Koza boje masline (La piel aceitunada) y la novela infantil Pavo protiv Pave (Pablo contra Pablo).

Denis Pericic suele escribir relatos vinculados con personajes, sucesos y lugares reales. Zoran Pongrasic también fue un descubrimiento de las antologías de SFera. Dalibor Perkovic se inclina por la ciencia ficción militar. Vanja Spirin publicó varias novelas y antologías de relatos, principalmente parodias de fantasía. Zoran Vlahovic se inclina hacia la ciencia ficción dura, pero también escribe melancólicas piezas de fantasía. Por último, Aleksandar Ziljak, autor de este artículo, escribe principalmente ciencia ficción de aventuras y fantasía. Al ser un artista independiente, también realiza ilustraciones en el campo de la ciencia ficción y la fantasía.

En el 2003, cuatro de los autores anteriormente mencionados publicaron sus propias antologías de relatos en SFera. Las colecciones son: Duh novog svijeta (El espíritu del nuevo mundo) de Tatjana Jambrisak, Purgeri lete u nebo (Las hamburguesas se elevan hasta el cielo) de Igor Lepcin, Teksas Kid (i jos neka moja braca) (Texas Kid y mis otros hermanos) de Darko Macan y Slijepe ptice (Pájaros ciegos) de Aleksandar Ziljak.

Este proyecto de antologías dedicadas a un solo autor se continuó en el 2004, con la edición de otros cuatro libros. Son: Najbolji na svijetu (Lo mejor del mundo) de Zoran Krusvar, Preko rijeke (A través del río) de Dalibor Perkovic, Cuvari srece (Guardianes de la felicidad) de Zoran Pongrasic y Frulas (El flautista) de Zoran Vlahovic.

Por último, en 2005, fue publicada la tercera serie de cuatro libros. Son Jednorog i djevica (El unicornio y la virgen) de Milena Benini, Jeftine rijeci (Palabras baratas) de Goran Konvicni, Zvjezdani riffovi (La estrella Riffs) de Kresimir Misak y Zeleno sunce, crna spora (Sol verde, esporas negras) de Danilo Brozovic.

La lista dista de ser completa. Si la comparamos con la de escritores de Occidente, la producción individual de todos estos autores es bastante reducida. La razón es bastante simple. La ciencia ficción en Croacia no es comercial. Por lo tanto, es un simple pasatiempo o afición para la mayoría de los autores. Esto genera también una serie de autores que publican una o dos historias para luego desaparecer. Otra consecuencia es la casi total ausencia de auténticas novelas de ciencia ficción. Se espera que cambie esta tendencia. Hay señales de que los editores, hasta ahora reticentes a publicar ciencia ficción croata, muestran interés.

En el 2002, Dejan Sorak publicó su novela de humor negro Ja i Kalisto (Yo y Calisto). A finales del 2003 fue publicada la mejor novela de ciencia ficción croata en más de una década. Se trata de Sablja (El sable) de Ivan Gavran, una space opera de ritmo trepidante y magníficamente escrita sobre un grupo de pilotos terrestres de jet que luchan en un torneo galáctico de combate aéreo, Sablja ganó merecidamente el premio SFera a la mejor novela de ciencia ficción del 2003. En el 2004 se publicó la novela épica en tres partes Araton de Oliver Franic, mientras en ese mismo año Dalibor Perkovic publicaba su novela Sva krv covjecanstva (Toda la sangre de la Humanidad).


7. Traducciones, arte, cómics, etc.

Entre diez y quince novelas de ciencia ficción, fantasía y terror, casi exclusivamente de autores estadounidenses y británicos, se traducen anualmente a la lengua croata. Las editoriales más importantes son Algoritam, Izvori y Zagrebacka naklada, todas de Zagreb, seguidas de varias más. A pesar de la guerra de 1991 a 1995, los libros publicados en Serbia también estuvieron disponibles a través de diferentes canales. Naturalmente, el abanico de obras importadas, exclusivamente en inglés, es mucho mayor.

La ilustración de ciencia ficción, al estar relacionada con las portadas de libros y revistas, apenas se desarrolló en Croacia. Entre los autores encontramos Igor Kordej, Esad T. Ribic y al autor de este artículo. Karlo Galeta y Robert Drozd monopolizaron las portadas de FUTURA durante varios años con sus ilustraciones en 3D generadas por ordenador. El mejor artista por ordenador es Goran Sarlija, mientras Miljenko Zvonar produjo una gran cantidad de obras de ciencia ficción, ilustrando el ya mencionado suplemento dominical de Jutarnji. Zeljko Pahek regresó a la escena artística croata tras trabajar principalmente en Serbia antes de la guerra. Es famoso por su arte de ciencia ficción, y por sus hilarantes comics, parodiando casi todos los cliché conocidos en el campo de la ciencia ficción.

La situación de los comics en Croacia es pobre. Hasta el momento, no se ha logrado publicar regularmente ninguna revista de cómics durante un período de tiempo considerable, por lo que la escena está orientada hacia los fanzines y las revistas escolares. Sin embargo, los dibujantes de comics croatas tienen una cierta tradición trabajando para editoriales extranjeras. Esta situación continuó en los 90, con la entrada en el mercado estadounidense, sobre todo en las franquicias-universos y las series de superhéroes de Dark Horse, Marvel y DC. Elguionistamás conocido es Darko Macan, mientras que las viñetas fueron producidas por el difunto Edvin Biukovic, Igor Kordej, que se trasladó a Canadá, Esad T. Ribic, Goran Sudzuka y Danijel Zezelj.

El trabajo teórico es cuanto menos esporádico, pero debemos mencionar a Darko Suvin. Uno de los más importantes teóricos de la ciencia ficción, nació en 1930 en Zagreb, pero continuó su carrera en los Estados Unidos y Canadá desde finales de la década de 1960.


8. F es por Fandom

El fandom organizado en Croacia data de 1976 (¡el año de SIRIUS!), cuando fue fundado en Zagreb el club de ciencia ficción SFera. Le siguieron más clubs, incluidos los de Star Wars y los de Star Trek. Como es habitual, estos clubs se han involucrado en la organización de convenciones y en la publicación de fanzines, siendo el fanzine de SFera, Parsek, el más antiguo, creado en 1977.

Quizás el fenómeno por excelencia del fandom croata sean las convenciones. En estos momentos Croacia cuenta con cinco convenciones anuales: en Zagreb, Kutina, Osijek, Rijeka y Pazin. A estas se debe añadir las convenciones de juegos y eventos LARP, así como los días dedicados a Jules Verne Pazin.

SferaKon en Zagreb es la convención más antigua de Croacia, celebrándose todos los años desde 1977. Es organizada por el club SFera y se celebra actualmente el último fin de semana de abril en la Facultad de Ingeniería Eléctrica e Informática, Unska 3. SferaKon atrae casi a un millar de visitantes; otras convenciones son más pequeñas, ofreciendo el usual programa de las convenciones, conferencias, películas, disfraces y juegos, así como es una oportunidad para fans y profesionales de conocerse e intercambiar ideas. En los últimos años SferaKon ha invitado a un número envidiable de invitados de honor extranjeros, incluyendo a Martin Easterbrook, Gay Gavriel Kay, Robert Silverberg y Karen Haber, Walter Jon Williams, Lois McMaster Bujold, George R. R. Martin, Ken MacLeod y este año a Michael Iwoleit, escritor, editor y traductor de Alemania. Los premios SFera son otorgados a las mejores historias de ciencia ficción de diversa extensión, obras de teatro, novelas, ilustraciones y a la actividad de toda una vida dedicada al género. Estos premios anuales fueron otorgados por primera vez en 1981.

Istracon en Pazin se ha convertido en las segunda mayor convención de Croacia. Celebrada en marzo, lleva celebrándose cinco años consecutivos y atrae alrededor de 500 visitantes que buscan diversión en los bellos parajes que rodean Istria.

Con un entusiasmo cada vez mayor, la ciencia ficción es siendo aceptada como parte de la cultura popular croata. La historia de la ciencia ficción en Croacia incluye dos revistas con una larga vida, importantes antologías de historias publicadas anualmente, antologías de autores y varias buenas novelas, todo esto a pesar de la difícil situación tanto económica como política. Varios autores son ahora conocidos y están bien establecidos en la escena de la ciencia ficción croata, y el paso siguiente, que ya ha empezado, es la entrada en el mercado internacional.

Se da ahora la necesidad de evaluar el desarrollo de la ciencia ficción en Croacia. Se habla cada vez más de una bibliografía de ciencia ficción croata. Una reseña histórica de relatos croatas de ciencia ficción fue publicada por Zarko Milenic, y una antología de las mejores historias de ciencia ficción croata también está en proceso de publicación. Esta antología, probablemente uno de los más importantes proyectos de la ciencia ficción croata actual, tiene prevista su publicación en la primavera del 2006. Entre tanto, esperamos que este texto, con todos sus defectos, proporcione una visión básica del pasado, presente y posibles futuros de la ciencia ficción en Croacia.


Título original en inglés: Science Fiction in Croatia (publicado en Parsek N° 82)
Traducción: Adelaida Saucedo


Aleksandar Ziljak, el autor de este artículo, nació en 1963 en Zagreb, Croacia; es escritor de ciencia ficción y fantasía, ilustrador, ensayista y antólogo. Recientemente ha sido co-editor (con Tomislav Sakic) de Ad Astra, una antología de cuentos croatas de CF escritos entre 1976 y 2006. La publicación de este artículo, si bien enfrentará a los lectores de Axxón con una cantidad de nombres y ficciones desconocidos, de arduo o imposible acceso para aquellos que no leen croata, tiene por objeto instalar a una cantidad de creadores de ese país y brindar el marco adecuado para los textos que estamos publicando en Axxón. Por lo pronto ya pueden leer un cuento de Milena Benini y pronto publicaremos a Tatjana Jambri#ak, Irena Raseta y al propio Aleksandar Ziljak. También tendremos oportunidad de apreciar lo que los croatas hacen en el campo de la ilustración y para coronar el postre con una cereza, Irena Raseta, que domina perfectamente el español, está traduciendo varios cuentos más. No pretendemos con esto asegurar un conocimiento perfecto del género en un país del que hasta ahora no teníamos noticias, pero sí proponer una aproximación adecuada y seria.

Ilustrado por Valeria Uccelli
Axxón 164 - julio de 2006

 
Página Axxón Axxón 164
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic