El Gaucho de los Anillos: La güelta del patrón

Capítulo 1

¡Ya va a golver el patrón,
aguante un cacho entuavía!
Por ahura nomás golvía
con el Teodén de Isengar,
y alguno les jue a avisar
que una tropa los seguía.

Los misteriosos jinetes
llegaron tascando el freno,
se adelantó uno sereno
y con toda la garganta
saludó: “¡Güenas y santas!
Dirán pa’ qué somos güenos.”

Conoció enseguida el Trancos
que eran gauchos de güen porte,
los que por puro deporte
la frontera defendían:
era la gris compañía
de los baquianos del norte.

Les avisó a los demás:
“¡No hace falta un entrevero!
Éstos son mis aparceros,
grandes criollos y baquianos.
Vendrán a echar una mano,
o en todo caso eso espero.”

Dio un paso un recién llegao
y confirmó: “Satamente.
Juntamos toda esta gente
y un poquito e’ la orejuda
pa’ venir a ofrecer ayuda
en lo que haiga más urgente.”

Jue a saludarlos el Trancos,
los presentó a los demás,
montaraz por montaraz
y algunos elfos también,
y vido ahí que además
venía su prienda, la Argüén.

“¡Acá llegó tu Argüencita,
que siempre te va a ser fiel!
Las damas de Rivendel
te hicimos esta bandera
para que allá donde fueras
se sepa quién sos, mi Estel.”

Jue a agarrarla agradecido.
“Por ahura la viá guardá.
Ya va’habé oportunidá
cuando llegue a mi querencia
de que reclame mi herencia
y me den mi propiedá.”

Y ya que ahí la tenía,
con voz acaramelada
quiso invitarla: “Mi amada,
¿vamo’ a ver crecer el trigo?”
Ella contestó: “Conmigo,
hasta el casamiento, nada.”

No hizo tiempo a contestar,
que en sus caballos montaos
se vinieron los cuñaos,
el Adán y el Rohir.
“El tata manda decir
te acordés de los finaos.”

Se diría que muy lindo
no le pareció a don Ara,
que ahí nomás puso una cara
como de tragar un sapo.
Lo viera usté al gaucho guapo
con esa espresión tan rara.

Dijo la Argüén: “¿No te gusta
la bandera que trajimos?
¿Poquito oro le pusimos?”
Contestó: “No es ese asunto.
A ese paso e’ los dijuntos
yo ni mamao me le arrimo.”

Lo miraron los demás
diciendo: “¡No se comente!
¿No es el Trancos más valiente
que cualquier otra persona?
¿Va a decir que lo enjabonan
unas ánimas dolientes?”

Dijeron que se acordara
de la vieja profecía:
“Van a ver que llega el día,
esto es verdá, creanmelón,
que va a golver el patrón
como cosa e’ brujería.”

“Por el camino e’ los muertos
caminarán riales pieses,
resonará varias veces
de corneta una tonada;
será la deuda pagada
con tuitos los intereses.”

Dijo el Guimli: “¡Si ha de hacerse,
no importa a quién perjudica!
Este enano no se achica
ni va a pijotiar esjuerzo,
pero diganmé: ese verso,
¿qué caracho sinifica?”

“Sinifica”, anunció el Trancos,
“que ya es hora de partir.
El que se vaya a venir,
que ahura mesmo cante el ‘quiero’,
que tenemos que salir
más rápido que ligero.”

“Yo viá dir, pa’ que no digan
que habla al cuete el Guimlidiano.”
Y acompañando al enano,
jue también el elfo blondo,
los hijos de don Elrondo
y hasta el último baquiano.

Le dio un beso e’ despedida
doña Argüencita Undomiel,
le prometió que por él
le iba a rezar a Elberita,
le regaló una estampita
y se golvió a Rivendel.

“¡No nos vamo’ a detener
por más que la tierra se abra!”,
y sin soltar más palabras
ni levantar la perdiz
salió la partida gris
en su búsqueda macabra.

 

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116
117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146
147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176
177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202 203 204 205 206
207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236
237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252

Nedstat Basic