Página Axxón Axxón 175

AxxónCINE

Por Silvia Angiola


THE HOST

Dirección:
Bong Joon-ho

País:
Corea del Sur

Año: 2006

Duración: 119 minutos

Género
Fantasía, horror, acción.

Intérpretes
Kang-ho Song, Hie-bong Byeon, Hae-il Park, Du-na Bae, Ah-sung Ko

Guión
Baek Chul-hyun, Bong Joon-ho, Won-jun Ha

Producción
Yong-bae Choi

Estreno en cine
31 de mayo de 2007


THE HOST

Mientras que las manifestaciones artísticas de Corea del Norte permanecen veladas a los ojos del mundo, la cinematografía de Corea del Sur ha llamado la atención de la crítica internacional y ha ganado un número creciente de adeptos en los últimos diez años. En contraste con los Nuevos Cines que se “descubren” y se ponen de moda periódicamente, construidos alrededor de un pequeño número de directores aventajados, el cine de Corea del Sur se destaca no sólo por la creatividad de sus autores sino también por la magnitud de su éxito comercial: en su país de origen las películas coreanas desplazan sistemáticamente a los blockbusters de Hollywood de los primeros puestos de la taquilla.

Para hacer un análisis significativo de la filmografía de Corea del Sur hay que tener en cuenta las características de su producción dentro de un contexto sociopolítico muy particular y, hasta hace poco tiempo, muy inestable. En menos de un siglo este pueblo fue víctima de la ocupación japonesa, tuvo que enfrentar a sus ex-compatriotas del norte en una guerra sangrienta, admitió la presencia militar de EEUU en su territorio, peleó durante largo tiempo para restaurar la democracia, y sufrió los efectos económicos de la crisis asiática de 1997-1998. El desarrollo industrial y comercial que experimentó Corea en los últimos años trajo consecuencias importantes para la sociedad: la forma de vivir y de trabajar, la estructura de la familia, la ideología y las costumbres sufrieron grandes transformaciones mientras acompañaban a este crecimiento económico.

El director Bong Joon-ho, graduado en Sociología, forma parte de la generación que pasó por la universidad en los ’80, y que, después de participar activamente en la lucha contra la dictadura, tuvo que enfrentar el paulatino desencanto que siguió al restablecimiento del gobierno constitucional. Su tercer largometraje parte de un hecho verídico: en el año 2000, en una base estadounidense del centro de Seúl, un civil norteamericano llamado Albert McFarland ordenó arrojar más de cien litros de formaldehído al sistema de alcantarillado de la ciudad que conduce directamente al río Han. En la historia de ficción concebida por el director este acto de negligencia que quedó sin castigo engendra un monstruo mutante que sale del río para trastornar a toda la comunidad.

En las películas de monstruos de los años ‘50 se podía contar con un gobierno expeditivo, un grupo de militares de élite y uno o varios científicos de bata blanca dispuestos a suprimir la anomalía y a recomponer los límites entre el orden social y aquello que amenazaba su estabilidad. A la criatura coreana del siglo XXI la combaten los Park, un clan de desorientados perdedores que, muy lejos de los arquetipos heroicos, sólo cuentan con su ingenio y su fuerza de voluntad para hacerle frente a la situación. Cuando la bestia se apodera de la pequeña Hyun-seo, el abuelo Hie-bong (Hie-bong Byeon), propietario de un bar a orillas del río, el padre Gang-du (Kang-ho Song), afectado por una ridícula hipersomnia, el tío Nam-il (Hae-il Park), un graduado universitario desempleado y alcohólico, y la tía Nam-joo (Du-na Bae), una arquera que no llega a los primeros puestos porque tarda demasiado en disparar, se lanzan a explorar los desagües próximos al río Han con la esperanza de descubrir la madriguera del animal y rescatar a la niña. El monstruo no es el único enemigo de la familia Park. En su cruzada tendrán que esquivar a funcionarios corruptos, vecinos codiciosos y científicos inhumanos, soportar la presión de los medios y padecer en carne propia las mentiras del ejército americano.

Etiquetada como película “de monstruos”, The Host es, en realidad, un objeto en permanente cambio que se resiste a una clasificación apresurada: en el prólogo instala la denuncia política y la crítica social, el final bordea la épica, y durante su desarrollo no se priva de la sátira, del terror o del drama. Es un exponente de la libertad creativa que ha alcanzado el cine de Corea del Sur, superados los largos períodos de censura y la necesidad de revisar el pasado que caracterizó a los primeros años de la democracia. Hoy, los directores cinéfilos como Bong Joon-ho reelaboran los géneros clásicos sin abandonarlos, y parecen capaces de unir la aprobación del público con el reconocimiento artístico internacional.

                       
Página Axxón Axxón 175
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic