Editorial - Axxón 180


"Cada salida es una entrada a otro lugar"

Poco antes de ponerme a escribir este editorial, encontré por casualidad un texto en el que se hacen comentarios sobre un escritor del que se conoce que, antes de trabajar en un texto, él viaja y "se impregna" del lugar y la cultura sobre los que va a hablar.

Ojalá todos pudiésemos hacerlo...

Pero bueno, la anécdota ahí termina. Sólo que la reflexión inmediata, ésa que nos chilla, como una campanilla en el cerebro: Y claro, si yo pudiera hacerlo, me hizo reflexionar aplicando esta situación a lo nuestro, la ciencia ficción o literatura especulativa... como cada cual desee llamarla.

Lo cierto es que no podemos viajar a la mayoría de los lugares a los que la ciencia ficción nos lleva. Esto es interesante para analizarlo.

Porque, creo yo, aquí la relación se invierte. Muchas veces el escritor nos lleva de viaje a un sitio que no existe, y aunque él no haya podido conocer el lugar, lo conoce. De su habilidad depende que nosotros también lo "vivamos" y nos "impregnemos" de él.

Si uno se pone a analizar, en la inmensa obra que compone el corpus de la ciencia ficción, nos encontramos con un porcentaje muy elevado de literatura de viajes. Se me ocurren, así rápido, un par de ejemplos: Stanislaw Lem con sus "Diarios de las estrellas: Viajes", una suerte de bitácora (espectacular y desopilante, por otra parte); y también otra clase de diario de viajes, más coloquial, pero no tan alejado en el concepto: las charlas de bar de Trafalgar Medrano (relatando sus anécdotas de viajante) que nos regala Angélica Gorodischer.

La obra magna de Tolkien es un gran viaje, con varios viajeros. La obra súper clásica de Bradbury, Crónicas marcianas, se compone de expediciones. Hasta los relatos que se consideran como proto-ciencia ficción, como Historias Verdaderas de Luciano de Samosata (escrita en el siglo II), donde se narran las aventuras espaciales de un viajero greco-romano, o el Viaje a los estados e imperios de la Luna, de Cyrano de Bergerac, o los archifamosos Viajes de Gulliver, de Jonathan Swiftf, o Micromegas, de Voltaire, y un ejemplo argentino, el Viaje Maravilloso del Señor Nic-Nac al planeta Marte, son todos relatos de viajes.

Bueno, sí que hay grandes viajes en la ciencia ficción, no hace falta que lo diga, empezando por la infinidad de expediciones a Alfa de Centauro hasta los más locales, al Planeta Rojo y a la Luna.

Y los movimientos no ocurren sólo por el espacio.

El escritor nos lleva de viaje. El escritor viaja, se ubica, se impregna, y luego nos relata el mundo que ha "visto". Y lo más importante es que, en la ciencia ficción, en la ficción especulativa, los viajes tienen muchas más dimensiones que las que ofrece la literatura general.

Se puede viajar a donde hoy no es posible físicamente. Se puede viajar en el tiempo, y no sólo al pasado (algo que se puede hacer tranquilamente en la literatura general) sino a tiempos que aún no ocurrieron, o a tiempos alternativos que podrían hacer sido o que podrían ser, o que podrían estar ocultos allí, en algún repliegue del universo. Se puede viajar a una sociedad que no existe, o que existió y no conocimos, o que podría existir más adelante en el tiempo.

Se puede viajar hacia adentro de la mente humana. Y lo que es más importante, hacia el interior de cualquier mente que pudiera existir.

Se puede viajar a lugares que tal vez existen, y que pintamos con precisión, sin saberlo, o a mundos que no sólo no existen, sino que difícilmente sean alcanzables alguna vez.

Es interesante, porque los límites de estos viajes son tan extensos como el Universo, tan extensos como las probabilidades que nos da ese caos que, según nos dicen los científicos, reina en el corazón de la realidad.

Y aquí vuelvo a aquel escritor sobre el que hablé al comienzo (Javier Reverte): él dice "La ficción es un buen recurso para ordenar el caos".

Interesante.

Parece una descripción de lo que dicen los libros sagrados sobre la obra de Dios en el Principio. O lo que dice la física sobre lo que ocurrió en el comienzo del Universo.

¿Estaremos haciendo un pequeño aporte a la Creación?

Tal vez no, pero sí está claro que, especulando sobre ella, sobre los posibles ordenamientos del caos, de verdad se crea. El escritor de ciencia ficción, el escritor especulativo, tiene la posibilidad de "crear".

En serio, crear.

Una buena respuesta para dar cuando nos desprecian, o cuando nos dicen que todo lo que se puede escribir ya ha sido escrito.


Por Eduardo J. Carletti, editor de Axxón

Eduardo J. Carletti, 3 de diciembre de 2007
Mensajes al Editor: ecarletti@axxon.com.ar


            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic