Página Axxón Axxón 182

AxxónCINE

Por Silvia Angiola


SWEENEY TODD: El Barbero Demoníaco de la Calle Fleet

Dirección:
Tim Burton

País:
EEUU, Inglaterra

Año: 2007

Duración: 116 minutos

Género
Musical, horror, suspenso

Intérpretes
Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Timothy Spall, Sacha Baron Cohen

Guión
John Logan, basado en el musical Sweeney Todd, the Demon Barber of Fleet Street de Hugh Wheeler (guión) y Stephen Sondheim (música y lírica)

Producción
Richard D. Zanuck, John Logan, Laurie MacDonald, Walter F. Parkes

Estreno en cines
14 de febrero de 2008


SWEENEY TODD: El Barbero Demoníaco de la Calle Fleet

La historia del barbero maniático conocido con el nombre de Sweeney Todd, una de las más populares del teatro anglosajón, se representó por primera vez en Londres en 1847, bajo el título El Collar de Perlas: El Demonio de la Calle Fleet. Durante los últimos 160 años fue rescrita en numerosas oportunidades y difundida con los más variados formatos y estilos: desde la tragedia isabelina al musical, desde la comedia negra al docudrama y desde la fantasía gótica al thriller psicológico. Stephen Sondheim se encontraba en Inglaterra dándole los últimos retoques a la producción de Gypsy cuando tuvo la oportunidad de conocer al asesino serial victoriano a través de la versión de un joven dramaturgo de Liverpool, Christopher Bond. Atraído por la naturaleza sombría de la fábula y, sobre todo, por sus momentos terroríficos, el compositor estadounidense decidió transformarla en una comedia musical de carácter guiñolesco y montarla en Broadway. La obra, que se estrenó en 1979 con Len Cariou y Angela Lansbury en los papeles protagónicos, dejó estupefacta a la audiencia, maravillada a la crítica, y se alzó con ocho premios Tony y dos Grammy.

Sweeney Todd es la leyenda del barbero Benjamin Barker, condenado al exilio bajo cargos falsos luego de que un juez concupiscente decidiera robarle a su esposa y a su pequeña hija. Quince años más tarde el protagonista regresa a Londres con una nueva identidad y un frenético deseo de venganza. Para acabar con sus enemigos retoma su antiguo métier y se instala en la casa de la Sra. Lovett, una viuda que se gana la vida horneando pasteles y que parece dispuesta a ayudarlo. El camino de la venganza es largo y tortuoso y Sweeney comprende pronto que "ni un hombre, ni diez, ni cien" alcanzarán para mitigar su pena o conseguirán aplacar su ira. Mientras el barbero se entrega en cuerpo y alma a sus funestos planes, la Sra. Lovett encuentra una forma de sacar provecho a los acicalamientos extremos que se practican en el piso de arriba.

Tim Burton es un cineasta mimado y requerido por una industria que no está interesada en fomentar la individualidad y cuyo objetivo principal es obtener beneficios económicos. A cambio de su patrocinio, Hollywood ha seleccionado ciertos aspectos del carácter y de la historia personal del director para construir la imagen del outsider aficionado a lo raro que circula por los medios y que resulta tan efectiva a la hora de vender sus productos. Es imposible averiguar hasta qué punto esa imagen de Burton se corresponde con la realidad, sobre todo a esta altura de su carrera. Sin embargo, el hecho de que Hollywood haya convertido las peculiaridades de un artista en un repertorio de estrategias comerciales no alcanza para disminuir el valor de su obra o para restarle interés a su análisis.

Varios mecanismos ayudaron al ex animador de la Disney a construirse como autor dentro de los límites restrictivos del sistema. Dueño de un estilo visual claramente identificable, Burton ha alcanzado un alto grado de coherencia en su carrera eligiendo aquellas propuestas que podía hacer suyas. Muchos de sus films contienen elementos autobiográficos y un protagonista que es su claro alter ego. Poco dado a la intelectualización, busca conectarse con el espectador a un nivel más primario: sus obras son cuentos de hadas de gran poder simbólico donde hay espacio para el arrobamiento, la imaginación y la emotividad. Tim Burton comparte con los aficionados al fantástico la necesidad de encontrar cada día una visión nueva y excitante del mundo.

La característica más importante del héroe burtoniano es su incapacidad para encajar en el mundo que lo rodea. Se trata de personajes excéntricos, incomprendidos, solitarios, sumergidos en sus propias obsesiones, y que tienen una conducta (y a veces un aspecto físico) que la sociedad bienpensante encuentra difícil de aceptar. Burton también siente predilección por las personalidades desdobladas y los caracteres ambiguos: a menudo sus héroes tienen que recurrir a algún tipo de disfraz o maquillaje para poder expresar su verdadera naturaleza.

La historia de Sweeney Todd, con su ambientación gótica, su protagonista aberrante, su tendencia melodramática y sus pinceladas de humor negro, era una elección casi obligada para la filmografía del director, que había visto la obra de Stephen Sondheim a la edad de veintiún años. Después de explorar las conexiones entre la música y el relato macabro en El Cadáver de la Novia (2005), Burton asumió con naturalidad la estructura de la comedia musical, un formato arquetípico que se acomodó bien a su estilo y le permitió trabajar con libertad a la hora de la construcción visual. Obviando los elementos grotescos de la primera versión, confeccionó un oscuro cuento de terror y una fábula social cargada de cinismo y misantropía: vivimos en un mundo feroz y la felicidad es una ilusión naïve que no puede durar. Su héroe es un criminal supremo, con una moral desquiciada, un demonio voluntariamente excluido de las prohibiciones y tabúes de la sociedad. En pos de una venganza universal, Sweeney terminará ejecutando a cada hombre gris y solitario que atraviese las puertas de su salón.

No es el mejor ni el más innovador de sus filmes, quizás no llega a las alturas de Ed Wood (1994) o de El Gran Pez (2003) pero demuestra hasta qué punto el director mantiene intacta su capacidad de seducir al público con sus fantasías tenebrosas y sus personajes inolvidables. Finalmente, de la mano de Tim Burton, Sweeney Todd ha llegado al siglo XXI para enriquecer nuestro mundo de pesadillas.

                       
Página Axxón Axxón 182
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic