CINCO VARIACIONES

Jesús Ademir Morales Rojas

México

Trepé al castaño y observé sin pestañear: en un hueco del tronco algo se movía, me miraba. Reconocí mi propio rostro, oculto. Abrió la boca. Me deslicé por ese conducto de humedad y ecos. Caí en un extraño páramo de arbustos torcidos. Caminé; lo dúctil de suelo me desagradó: era piel humana, el horizonte entero. Corrí hacia los arbustos. En cada uno descubrí deformada mi propia persona. Y en la luna mi faz inmensa, grotesca, espiándome. Un viento furioso: mi voz en alaridos. La luna acercó sus fauces a la tierra. Todo se estremeció en atroz agonía.


*


Trepé al castaño y observé sin pestañear: allí, desde un hueco del tronco, alguien me susurró: —Te voy a decir un secreto . Mientras has estado aquí el mundo ha cambiado dolorosamente: cuando bajes ya nada será igual; ni siquiera sabrás si tú eres el mismo. Y el silencio es el único que puede aclarar tus dudas. ¿Quieres oír su voz?

Ante ese nido de sombras me estremecí.

Pensé en huir inmediatamente. Descender. Pero desconfié.

Seguí trepando.

Desde lo alto: el horizonte. Ante lo que vi entonces me sentí desfallecer.

Abajo, en las profundidades del tronco, se escucharon insidiosas risitas.


*



Ilustración: Tut

Trepé al castaño y observé sin pestañear: por fin descubrí la trampa...Entonces desperté. De nuevo al pie del castaño. Sollocé. Tenía que lograrlo. Reemprendí el ascenso. Mientras, pensé en lo que había sido mi vida, tan llena de fracasos y frustraciones. Y Diana que había huido con él. No era justo. Subí con furiosa presteza. La punta del árbol se avizoraba. De pronto, un canto lejano: la dulce voz de Diana. Observé sin pestañear. A la distancia, ella y él, amándose entre las flores. Odio, celos. Perdí el tronco. Caí. Entonces, desperté.

(De nuevo al pie del castaño.)


*


Trepé al castaño y observé sin pestañear: había llegado al Cielo.

Beatriz me recibió. Sobre nubes de tono esmeralda se alzaban inmensos troncos de nobles castaños, tan altos algunos que se perdían en las estrellas. Quiso ella mostrarme más. Pero al descubrir al más imponente de aquellos árboles quise treparlo también; conquistar su cima. Beatriz, angustiada, buscó persuadirme. Mas inmerso en mi propósito no quise escucharla. De pronto, a cierta altura, me deslumbró la luz celeste. Resbalé. Cuánto caí, lo ignoro. Cuando reaccioné estaba entre torcidas raíces y junto a Dante, quien al verme me dijo: —Virgilio, ¿tú también?


*


Trepé al castaño y observé sin pestañear: al pie de aquel mismo árbol estaba yo, serrucho en mano. Sonreí.



Jesús Ademir Morales Rojas nació en la Ciudad de México en 1973. Cursó estudios de Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México e Historia del Arte en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Dice el autor: "En el fondo, soy un feliz autodidacta de librerías de viejo".


Axxón 182 - febrero de 2008
Cuento de autor latinoamericano (Cuentos: Fantástico: Ficción Especulativa: México: Mexicano).

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic