Editorial - Axxón 196


¿Cómo nace una afición?

Eduardo J. Carletti, director de Axxón

Muchas veces me preguntan cómo empecé a leer y gustar de la ciencia ficción. Por una serie de hechos recientes que me hicieron rememorar tiempos antiguos, recordé algunas cosas reveladoras.

Imagínense un EJC de pocos años. Digamos ocho. Estoy con mi tío Ángel, mi primo Jorge y mi padre en el balcón de un departamento en Caballito, noveno piso. Allí viven mis tíos. Se ve muy bien el cielo repleto de estrellas, la noche está oscura y cálida. Mi primo les cuenta a mi padre y a su padre unas noticias de ciencia, entre ellas que han desarrollado un embrión en un tubo de laboratorio (lo que llamamos hoy fertilización in vitro) y que, un tiempo después de fertilizar ese óvulo y comenzar a crecer el embrión, los científicos decidieron destruirlo, porque lo que estaba creciendo allí era un monstruo. Sé que mi primo cuenta otras cosas, pero esa historia me queda marcada en el estómago, con un fuerte nudo fruto de la sensación de miedo, excitación y fascinación al mismo tiempo.

Ahora tengo diez. No había mucha televisión en aquella época, y nosotros vivíamos prácticamente en el campo. Si llovía, si hacía mucho frío, había que estar adentro. Mi hermana mayor, Susana, escribía una lista de títulos, títulos evocadores, que algunas veces podían ser indicativos, pero que muchas veces no eran demasiado explícitos. A esos títulos le ponía un número, o los escribía en tiras de papel.

Nosotros —mi hermano menor y yo, y también ella— elegíamos un número, o escogíamos una tira de papel al azar. Y de ese título debíamos hacer un dibujo.

Imagínense un título así: "La oscura amenaza".

Resulta que con estos títulos evocadores pero no muy definitorios mi hermano menor dibujaba tumbas, esqueletos y cadáveres; mi hermana hadas, magos, castillos dragones y princesas; y yo dibujaba naves, robots y extraterrestres.

Ya había en cada uno una tendencia muy clara.

Y volvamos a otra noche oscura y cálida, esta vez con un grupo de chicos de esos barrios de campo, con noches olorosas, llenas de excitación. Estamos jugando, y en un descanso, uno de los chicos mayores comienza a contar historias de OVNIs y seres extraños que han aparecido en las rutas y han entrado en algunas casas. Otra vez, con la misma fuerza, la sensación de fascinación y el nudo en el estómago.

¿Por qué me gustaba tanto la ciencia ficción?

Yo construía controles de naves espaciales con latas de galletitas (en esa época había grandes latas de galletitas). Y jugaba con eso durante horas. Debo haber recorrido media galaxia, a veces solo, a veces con mis hermanos, primos y vecinos amigos.

¿Por qué me gustaba eso y a mis vecinitos les gustaba jugar al fútbol y a la guerra?

No sé.

Y en casa leíamos las historietas de Oesterheld. Yo tenía 10 años en 1961, y para esa época, calculo, comenzaba a aparecer la revista El Eternauta y en mi casa la compraban. Ahí conocí las historias de este genio, HGO, incluyendo el magnífico trabajo que le daba nombre a la revista. Muchas cosas me quedaron muy grabadas.

¿Y cuándo fue que empecé a escribir?

Cuando tenía doce años ya escribía en un cuaderno una historia que continuaba, en capítulos, y la leía a mis compañeros, con total complacencia de mi maestra de primaria. Sé que generaba interés, ya que todos estaban inquietos por saber lo que venía en el próximo capítulo. Sé, también, que no la terminé nunca.

Y cuando por el canal 7 pasaban Disneylandia, ¿qué me gustaba? Por supuesto: "El Mundo del Mañana".

Ahora bien, no he respondido la pregunta que siempre me hacen. ¿Cuándo comencé a interesarme y gustar de la ciencia ficción?

La verdad que no sé.

¿Naceremos así?

Eduardo J. Carletti, abril de 2009
Mensajes al Editor: ecarletti@axxon.com.ar


            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic