Revista Axxón » AxxónCINE: «Identidad sustituta», Marcelo Dos Santos - página principal

¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

Identidad sustituta (Surrogates)

 

 

AxxónCINE

Por Silvia Angiola


Identidad sustituta

Comentario por:
Marcelo Dos Santos

Dirección:
Jonathan Mostow

País:
Estados Unidos

Año: 2009

Duración: 88 minutos

Género
Ciencia-ficción, Thriller

Intérpretes
Bruce Willis, Radha Mitchell, Rosamund Pike, James Cromwell, Devin Ratray

Guión
Michael Ferris y John D. Brancato

Producción
Max Handelman, David Hoberman y Todd Lieberman

Estreno en cine:
22 de octubre de 2009

 


 

 

Se supone que los movimientos libertarios recogen cuadros de entre los opositores a la dictadura. En teoría, los luchadores por la libertad no son, precisamente, los causantes de la falta de libertad en primer lugar.

Pero en esta película de Jonathan Mostow (Terminator 3, U-571), los papeles se desdibujan y se funden en un todo orgánico… o más bien cyborg.

La gente ya no sale de sus casas. Los seres humanos viven conectados a unas máquinas que les permiten controlar a sus sustitutos (en el original, surrogates), entidades robóticas que se desempeñan por ellos en el mundo real. Nadie tiene hoy existencia independiente si no es a través de su sustituto, ni ama, ni trabaja, ni se divierte, ni siquiera tiene sexo, sin utilizar su sustituto como interfase.

La vida es una verdadera pesadilla, vamos. La extinción parece una opción apetecible, si la observamos desde ese mundo espantoso que nos plantea la historieta de Venditti y Weldele y que Mostow ha transmigrado al cine sin perder un ápice de su opresividad y tiniebla.

El conflicto es inevitable. Como bien sabía el Buen Doctor Asimov hace medio siglo, por cada nueve adictos a los robots, siempre se generará un enemigo de los mismos. Es que la vida humana y las sociedades como las conocemos, sólo existen a través de los sustitutos. Las personas se han convertido en apéndices de las máquinas. Es la rebelión mecánica —las máquinas contra nosotros— tantas veces expuesta por Stephen King, John Carpenter (Christine) y James Cameron (The Terminator).

El movimiento anti-robots ha conseguido que se creen, en todas las ciudades, zonas donde los sustitutos tienen prohibido entrar, para que aquellos que los rechazan puedan vivir allí. Subsisten, pues, en extrema pobreza y con carencias, al margen de la opulenta sociedad que los entes mecánicos han creado para sus supuestos «amos». De ahí a la formación de un grupo extremista que intente poner de cabeza a la sociedad y aniquilar a los sustitutos hay sólo un paso, y se da desde el primer minuto de la película.

Alguien ha desarrollado un arma capaz de acabar con los sustitutos en un instante. Siempre se ha podido matar a los sustitutos, y el fabricante insiste en que no importa qué le suceda a un robot, el operador (la persona que lo controla) estará a salvo. Sin embargo, la nueva arma en cuestión no sólo destruye al hombre mecánico, sino que también mata a la persona que está detrás.

A partir de este macguffin tan simple y de estas premisas tan claras, Mostow delinea el comienzo de la lucha contra los robots a través de los ojos de dos sustitutos (Bruce Willis y Radha Mitchell) que trabajan en el FBI y deben descubrir al poseedor de esa arma devastadora, averiguando de paso qué motivos lo impulsan. La investigación tomará direcciones inesperadas y conducirá finalmente a un Apocalipsis impensado.

Es posible que estemos ante la mejor actuación de Bruce Willis desde que lo dirigieran manos tan firmes como las de John McTiernan o Walter Hill, y también es posible observar el desarrollo de la técnica actoral negativa en ese milagro de la selección natural llamado Radha Mitchell. Es de imaginarse que cada uno de ellos debe cumplir con dos papeles radicalmente distintos (el de la persona y el de su sustituto) y no es poco desafío para actores como estos. Sin embargo, ambos lo logran con esfuerzo y convicción, y podemos sospechar la envidia que la pareja protagónica habrá sentido hacia el resto del elenco, que utiliza como sustitutos a actores diferentes.

La soberbia —como es costumbre— actuación de James Cromwell (El Hombre Araña 3; Yo, Robot; Vaqueros del Espacio) enriquece la dimensión dramática del film, permitiendo que Willis y Mitchell alcancen un vuelo que no habrían tenido de no contar con un soporte tan sólido.

Por motivos que no vienen al caso, Greer (Willis) se ve privado de su sustituto y debe desenvolverse en el mundo como persona verdadera. Peters (Mitchell) sufre la situación opuesta: se convierte en sustituto sin operador. En esta simetría se advierte claramente la intención del realizador: hombre y mujer, sustituto y sustituta, hombre sin sustituto y sustituta sin mujer, no son más que dos mitades de un solo personaje, un personaje dividido en dos por motivos narrativos y dramáticos. Así las cosas, un atónito Greer deberá asociarse firmemente con la hermosa sustituta y con el otro único personaje humano de la película: Bobby (Ratray), que casualmente es el operador de la red de software y comunicaciones que mantiene funcionando a los robots. El final, no por sorpresivo menos eficiente, nos mostrará efectivamente si los humanos son capaces de deshacerse para siempre de sus peligrosas mascotas, para intentar volver a la vida real como última oportunidad.

La dirección de Mostow es firme y llena de ritmo: el director no teme arriesgarse y logra varios clímax de tensión, como en los desoladores diálogos de Willis con el sustituto de su esposa (Rosamund Pike). Su dominio de la puesta en escena, además, llena la pantalla de claustrofobia, no importa si la cámara se encuentra encerrada en un placard o en medio de grandes espacios abiertos. El tempo narrativo está muy logrado, y arrastra al espectador a una vorágine donde se ve sorprendido y abrumado todo el tiempo por la cantidad de información desalentadora con que se lo abofetea.

Al final, el anticlímax llegará, pero no antes de que el cineasta haya terminado de decir todo lo que se ha propuesto declarar.

Oscura y tremenda alegoría sobre nuestra dependencia de la tecnología, Identidad Sustituta constituye, a la vez, una mirada sobre la propia naturaleza humana y un vehículo de entretenimiento en verdad soberbio.

 

Marcelo Dos Santos

 

 


Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284                   
Nedstat Basic