¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ESPAÑA

Escena 1

—¿Quieres mi sangre? —pregunta ella.

—Sí —responde él.

La mujer es alta y delgada. De piel mortecina y rostro huesudo. Unas profundas ojeras contornean sus ojos incoloros.

—¿De verdad? —responde ella y entonces se deshace de su vestido blanco lleno de manchas. El atuendo cae suavemente y queda en el suelo como una mortaja. El cuerpo queda desnudo, las costillas se marcan bajo su piel. Su busto, son dos flácidos y resecos senos.

El hombre la contempla tumbado en una camilla. Está lleno de llagas abiertas y apenas se mueve.

—Adela —dice con voz ronca

—Marcos —responde ella.

—¡Adelaaaaa… sssss… ssss! —susurran las llagas, que ahora son inquietas bocas con dientes.

—¡¡¡Calma mis heridas, por favor!!! —grita Marcos.

La pálida mujer se acerca. En una de sus muñecas tiene una válvula. Hace girar con su otra mano el obturador y vierte unas gotas ambarinas sobre el cuerpo del hombre yaciente. Inmediatamente, las bocas de las llagas succionan extasiadas el fluido.

—¡Ah, qué bueno! ¡Oh, sí! ¡Gracias, Adela! ¡Sí! ¡Ah! —el hombre gime de gusto.

Aquello excita a la mórbida mujer. Se toca los pechos flácidos y después se lleva excitada una mano a la vulva. Sus macilentos dedos frotan con pasión, arriba y abajo. Su cara se contrae. Se llena de arrugas.

—Marcos mi amor, te quiero tanto… no pienso dejarte morir nunca… ¡Ah, ah, ah! —ella también gimotea.

Ambos gimen al unísono, sus respiraciones se entrecortan. Después se aceleran, cuando el clímax va llegando.

—¡Oh, sí! ¡Mi amor!

—¡¡Adela, eres un ángel!!

Alcanzan el orgasmo al unísono y sus voces emiten un enorme aullido, que retumba en las paredes del lugar aséptico en el que están.

Ella cae al suelo, desmayada. Él, arquea su cuerpo. Los dientes de las llagas repiquetean sonoramente, hasta que se paran al unísono y se cierran.

Marcos se queda un rato pataleando y dando golpes, convulso. Luego queda aparentemente inerte.

 

 

Escena 2

Adela está en una esquina. Marcos está en la opuesta. Están sentados y con mirada perdida.

—Cariño, ya no comprendo nada… ¿Qué día es hoy? —pregunta Marcos.

—Hoy es 1 de enero, de 1999. ¿Para qué lo preguntas?… Ya lo sabes, el tiempo se detuvo en esa fecha.

—Ya lo sé, Adela… esperaba que me dijeras otra cosa. Siempre espero que me digas otra cosa… como si estuviera en un sueño, a la vez real, a la vez irreal. Cuando estás dormido cambia, cuando estás despierto te vuelve a golpear. Soy a veces un niño, que no acepta las cosas. Que no acepta que quiebren su realidad… —Marcos parece llorar.

—No… no… No llores, por favor. Estoy aquí contigo. No llores…

—¿Ah, eres real, mi querida Adela?

—Soy real. ¡¡Soy real!! ¡¡No me ves!! —Ella se tira desesperada de los pelos, una madeja revuelta en su cabeza medio calva.

—¡No! ¡No! Perdóname. —Marcos alarga su brazo, como queriendo tocarla.

—Pues no me hagas llorar, no me hieras.

—¿Por qué estoy enfermo? ¡¡No quiero estar enfermo!! ¡Cúrame! ¡Cúrame! ¡Líbrame de las heridas! ¡Despiértame de este sueño…!

Ella se tapa los oídos, no lo quiere escuchar. No.

—¡Adela! ¡Adela! ¡Adela! —la llama insistentemente.

Se tapa los oídos con más fuerza. Le asaltan imágenes atávicas y devastadoras. Hay casas que se caen una tras otra, como castillos de naipes. Barrios enteros son ruinas en segundos. Nubes polvorientas difuminan el cielo y el sol desaparece… Las imágenes de sus recuerdos se aceleran, en destellos veloces hasta que se paran: dos hombres con trajes aislantes de color amarillo están clavando un cartel. Un extraño símbolo, como icono de fatalidad anuncia: PELIGRO BIOLÓGICO. ZONA RESTRINGIDA.

—¡Adelaaaaaaaaa! —Marcos continúa llamándola a gritos. Ella no lo soporta. Casi sin fuerzas, gatea hasta él. Lo abraza, siente su cuerpo frío al apretarlo contra el suyo. Él, balbucea. Ella, lo arrulla.

—¿Quieres mi sangre? —le vuelve a preguntar.

 

 

Escena 3

Adela está de espaldas, en el centro, a Marcos, y él está apoyado con los brazos en la pared ligeramente reclinado.

«¿Quién soy yo? ¿Quién puedo ser? Soy lo que me dejaron ser». Extraños pensamientos se plantean en su mente. Surgen desbordando toda la programación que gobierna implantada en su cerebro. Ella enfermera, cuidadora de aquel ser enfermo. Creada para tal fin. Único propósito. Amamantadora, por sus venas semi-artificiales corre el antídoto… pero no es definitivo y ella se va debilitando. Hace mucho tiempo que nadie abre la puerta blindada, ya no hay modificaciones en sus organismos. Incluso ese amor maternal inducido que siente por Marcos, se va quebrando. Aquel hijo al que cuidar…

Tiene que aparecer alguien, sí. Tarde o temprano vendrán. Paciencia, ahora que el mundo afuera estaba hecho añicos… Sí. En ella quedaron grabadas las imágenes de la devastación, allí en el suelo moribunda. Medio quemada, en el suelo ceniciento. Con los golpes del corazón apagándose, mientras miraba con ojos casi muertos las enormes hogueras cuyas infernales llamas anunciaban el fracaso de la humanidad. Y el sueño de la muerte venía… pero entonces notaba manos que la movían, que la zarandeaban. Gente con trajes de goma la miraba. Hacían gestos de afirmación con la cabeza. Ella, no quería morir… y su deseo fue hecho.

Después ya no fue la misma. Las máquinas de brazos articulados se encargaron de cambiarla. Su nueva transformación, era un posible nuevo futuro. Pero Adela ya lo dudaba. Nodriza y nueva diosa de la fertilidad en un principio, fiasco al final…

Lo mira. «Sigo queriéndolo, no puedo abandonarlo»

 

 

Escena 4

Marcos y sus llagas. Sus llagas y Marcos. «Han de tener cura, han de tener cura».

El enfermo habla con su propia enfermedad. Un virus de la guerra bacteriológica, legado de la maldad artificial, arquitectura sintética de la extinción:

—¡Marcos, Marquito, te vamos a comer en un momentito!

—¡No, jamás!

—¿Acaso piensas que vas a salvarte? Nadie se salva. Nadie. Soy la muerte definitiva y perfecta.

—Ella me calma. ¡Hijo de puta!

—Sí… pero yo soy paciente y tengo muchas bocas. La zorra no va a poder conmigo. ¡Nadie puede conmigo!

—¡Calla, bastardo! ¡El odio que te tengo me hace seguir viviendo!

—¡Imbécil! ¡No te resistas y esto acabará en segundos!

—¡No!

—Tú lo que quieres es a esa zorra. La quieres tanto, deseas tanto el líquido que vierte en ti… Por eso quieres sobrevivir a lo inevitable…

Marcos se retuerce y se golpea la cabeza con las manos.

—¿Sabes? Te voy a decirte una cosa… aquí ya no queda nadie… Me oyes, ¡¡nadie!! Y tu nodriza va a sucumbir, porque ya no podrá renovar esa mierda de antídoto fallido. ¡Me los he comido a TODOS!

—¡Déjameeeeeee!

Adela corre hasta Marcos y lo consuela vertiendo un poco de solución. Las llagas succionan horriblemente y se calman. Ella llora. Él también.

 

 

Escena 5

—¿Qué haces? —pregunta Marcos.

—¡Chisssst!

—No deberías hacer eso…

—¡Déjame! —Ella está forcejeando en la puerta.

—¡Apártate de ahí!

—¿Quieres callar?

—¡No! ¡No! ¡Apártate!

—¡No quiero!

Las llagas del cuerpo de Marcos se abren. Sus bocas susurran, mueven los colmillos inquietas.

—¡La puerta no se abrirá! —claman las grotescas heridas.

Ella golpea la puerta, con su puño sin parar. Gimiendo.

—¡Adela, déjalo! —aquella puerta lleva mucho tiempo sin abrirse. Y jamás volverá a hacerlo.

Y entonces, a consecuencia de sus impotentes golpes, la válvula de su muñeca se rompe y salta. El líquido ambarino se escapa sin control.

—¡Oh, no! —exclama ella, asustada.

—¡Cariño! ¡Mi vida! ¿Qué has hecho?

—¡Ayúdame! —ruega ella impotente e intenta ir hasta Marcos, pero se tambalea. Las fuerzas se le van. El líquido de sus venas cae en el suelo a borbotones, formando un círculo que se va ensanchando con rapidez. Resbala y cae en el charco. La muerte le sobreviene inmediatamente.

Marcos se arrastra llorando hasta el cadáver. Sus ávidas heridas empiezan succionar el líquido. Sabe que ahora, sin ella, es cuestión de horas que las llagas acaben devorándolo a él.

Aquel experimento humano, olvidado en alguna galería de un inmenso búnker, llega a su fin. Los dos grotescos amantes quedan tumbados, uno junto al otro, con las manos entrelazadas.

—Te quiero tanto, Adela. Esto no es justo. ¿Por qué todo esto?

 

 

Escena 0

En aquel desierto sobresalían varados, apenas, vehículos, construcciones ruinosas y otros vestigios. Como intentando, burdamente, no naufragar en el manto polvoriento del olvido que se iba tragando el legado de la humanidad.

 

El aire arenoso desgajaba el tiempo muerto y entre toda aquella decadencia, todavía se alzaba en pie un pequeño edificio cuadrado de hormigón. Sus puertas de acero, después de mucho tiempo se abrieron produciendo un sonido hueco. De inmediato el aire polvoriento se introdujo dentro, como reclamando su parte del dominio del olvido.

En el umbral se dibujaron dos siluetas borrosas que avanzaron indecisas hacia al exterior, tambaleándose.

El páramo yermo que se abría hacia el horizonte era extraño para ambos, pues hacía mucho tiempo que no habían salido al exterior. La luz molestaba sus ojos, demasiado habituados a las penumbras subterráneas. Sus cuerpos estaban cansados y sus mentes se colapsaban.

—Ven —dijo el hombre que se había sentado en una piedra, con su bata agujereada y descolorida.

El otro tipo, que vestía un mono naranja, caminó lentamente y se sentó a su lado.

—Hemos fracasado. Somos los últimos… —dijo el de la bata andrajosa.

El otro respondió con silencio y con la mirada perdida.

El aire continuaba arremolinando, incansable, los granos de arena erosionada.


Ilustración: Aradano

—No deberíamos haberlos dejado ahí dentro encerrados —dijo el de la bata agujereada, mirando hacia el umbral de la entrada del búnker—. Creo que voy a volver, para soltarlos a los dos.

—¡Gagggggg! —pronunció su compañero con un extraño y profundo tono de garganta cuando se iba a levantar.

Entonces él, quedó horrorizado cuando el otro hombre se descubrió el mono naranja mostrando su pecho.

—¡Oh, oh, oh! —apenas pronunció, mientras caía al suelo e intentaba alejarse.

Su compañero alzó la cabeza y salió de su abstracción. Una mirada feroz se clavó en él… aunque más que una mirada era algo grotesco, pues sus ojos eran dos bocas llenas de colmillos… Al igual que su pecho, en los que un enjambre de bocas hacía repiquetear sonoramente sus dientes.

—¡He llegado hasta aquí y ahora soy el dueño de todo ! —exclamaron las repelentes bocas.

—¡Hijo de puta! ¡Vete! ¡Déjame en paz! —dijo el hombre de la bata, mientras se arrastraba frenéticamente… Pero pronto la siniestra sombra del abyecto engendro lo eclipsó.

—Doctor, no, no, no…. ¡No me huya! ¡Admire al nuevo dios! ¡Le consolaré! ¡Al igual que a todos los demás! —Y su compañero se llenó de repugnantes bocas por todo el cuerpo que iban rasgando la tela de su mono para salir; hambrientas, formando una asquerosa masa babeante.

A continuación le cayó encima y lo inmovilizó. El doctor notó cómo los colmillos rasgaban su pantalón y después le rozaban el pene.

—¡Oh, sí! —exclamaron las bocas.

Y aquella cosa arqueó el tronco y empezó a dar embestidas contra el cuerpo del hombre, que bajo su peso se fue tornando un amasijo de carne sanguinolenta.

 

 

Carlos Daminsky nació en 1973 y es residente de Alcoi (España). Ha publicados relatos en Portal CIFI, NGC 3660, NM. Se reconoce influenciado por escritores como Poe o Philip K. Dick, y otros como Joyce. También por el surrealismo y Dalí, por poetas como Panero o Gonzalo Rojas. Y las películas de terror góticas y “casposas”. Hemos publicado en Axxón sus cuentos: OBITUARIO y MATRIMONIO.

 


Este cuento se vincula temáticamente con 2015 o EL VAMPIRO MODERNO, de Enrique Uribe J., OBITUARIO, de Carlos Daminsky, VIAJE NOCTURNO, de Olga Appiani de Linares

 

Axxón 204 – enero de 2010
Cuento de autor europeo (Cuento : Fantástico : Ciencia Ficción : Experimentos : Biología : Monstruosidad : España : Español).


Los comentarios no están permitidos.


ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic