¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

MÉXICO

The skies they were ashen and sober; / The leaves they were crisped and sere

The leaves they were withering and sere; / It was night in the lonesome October

Of my most immemorial year:

It was hard by the dim lake of Auber , / In the misty mid region of Weir:

It was down by the dank tarn of Auber, / In the ghoul-haunted woodland of Weir

—Edgar Poe; Ulalume

 

 

Después de abandonar Francia, México era el único lugar para el doctor LeDantec, pero no el México ruidoso, atestado de personas, corrupto e indiferente. Si eso hubiera buscado, se habría quedado en París. LeDantec quería naturaleza, calor, aislamiento, por ello pronto abandonó la Capital y se instaló en Chiapas. Construyó una casa en alguna región selvática, lo más lejos posible del bullicio de los zapatistas y de los antropólogos y sociólogos que juegan a la ciencia.

Era una casa sencilla, de un solo nivel, adecuada para continuar con su trabajo. LeDantec era lo que llamaríamos un profesional Psi, especializado en los sueños y sus trastornos, pero siempre había coqueteado con la psicología experimental y el behavorismo norteamericanos, sectores en los que profundizó de tal modo que ello le bastó para ser expulsado del Círculo Internacional de Psicoanálisis.

Alrededor de su trabajo se habló de maltrato a los internos de una pensión de psicopatologías y del mal uso de las instalaciones del Círculo. Aunque no se le comprobó ninguna de las acusaciones que pesaban sobre él, sus colegas aseguraban a viva voz que las manos de LeDantec estaban teñidas de sangre imaginaria, simbólica y, aunque sólo se susurraba por los corredores a media luz, de sangre real. Y LeDantec, pese a su experiencia, no consiguió evitar volverse algo paranoico, “saludablemente paranoico”, según su propia expresión, y comenzó a rehuir el contacto con sus colegas primero, y pronto de la mayoría de las personas. Empezaba a creer que todos representaban una posible amenaza, esperando a arrebatarle lo que tenía, como lo hicieron primeramente con su trabajo. Pero en la selva estaría a salvo.

Al principio, salía muy poco, y no se alejaba de su casa, excepto para conseguir víveres, pero cuando se habituó a su aislamiento, comenzó a explorar los alrededores, y sus incursiones lo llevaban más lejos cada vez.

En aquella ocasión en especial, ya era tarde para volver a su casa, y decidió acampar ahí, pero antes caminaría una hora más, y así lo habría hecho sin duda, de no ser por su descubrimiento.

Entre la maleza observó unos surcos, como un camino viejo y poco utilizado, camino que recorrió para llegar poco después a una ciudad a todas luces antiquísima, y no del todo derruida. “Una ciudad azteca”, pensó él, no muy docto en el tema de las civilizaciones prehispánicas. Para LeDantec, no había diferencia entre incas, mayas y aztecas.

Había un templo y una pirámide pequeña, probablemente una tumba, y varias casas, todas ellas talladas directamente en la cantera. Parecía un buen lugar para acampar, y, por supuesto, para explorar. Comenzó los preparativos para pasar la noche allí, y cuando la luz del día se extinguió, ya tenía un buen lecho y un agradable fuego.

El fuego producía sombras gigantescas y nebulosas sobre las paredes blancas de las casas, y sobre los escalones de la pirámide. El crepitar de la llama se mezclaba con el ulular del viento entre las hojas, mismo que hacia la medianoche arreció de tal modo que el fuego de LeDantec palideció y por poco se apaga.

Algo como un lamento estremeció al doctor; parecía el llanto de una mujer, que provenía de sus espaldas, del templo mismo. Atemorizado, tomó una de las maderas encendidas y se encaminó hacia él. Temblando de frío, se apresuró, sin pasar por alto ni el horrible color amarillo que adquirían las paredes al pasar cerca de ellas con la antorcha, ni el aroma a hierba putrefacta que despedían las casas. El lamento no se volvió a escuchar durante el recorrido del doctor, pero cuando llegó al templo, junto a una gran ráfaga de viento helado, se dejó escuchar nuevamente, mucho más elevado y violento que antes, sólo que esta vez el doctor no se estremeció, al menos no tanto, al darse cuenta de que era sólo el viento que penetraba los recovecos del lugar, haciendo eco en las añejas estructuras. Ya se alejaba, sin darse vuelta, sin poder apartar su mirada del pórtico, como si temiera que el templo cobrara vida y lo atacara por la espalda como una fiera, una bestia salvaje. Fue entonces cuando vio algo moverse dentro. Era una sombra, alta y oscura, y se acercaba; pudo ver un par de ojos luminosos observándolo. Se quedó inmóvil, y aguardó a que la aparición se consumara: esperaba encontrarse frente al espectro de algún sacerdote mexicano antiguo, con su cuchillo de obsidiana, dispuesto a sacarle el corazón y ofrecerlo como sacrificio para que la noche terminara, idea con toda probabilidad adquirida de alguna de las revistas baratas que acostumbraba leer cuando residía en París, revistas cuyas historias le parecían vergonzosas y ridículas, incluso en su ignorancia, pero estando de pie ante una aparición del pasado antiguo estaba dispuesto a darles todo el crédito que les había negado.

Bajó la antorcha y la acercó a su rostro por un momento, antes de que siguiera su camino hacia el suelo, donde reposó sin apagarse. No necesitaba la antorcha para ver, la luna acababa de asomar de entre las nubes, que habían sido arrancadas de su sueño ominoso por una corriente de viento que se dejaba sentir incluso allí abajo. Se preparó mentalmente para recibir la visita espectral, pero no estaba preparado en absoluto para lo que apareció en el portal del templo: una mujer de rasgos típicamente mexicanos, los bellos, admirables rasgos de antes de la Conquista: morena, alta, esbelta, de ojos y cabellera negros; era indudablemente hermosa.

—Disculpe si no soy amable —le dijo ella, con una voz que era como un arroyo de aguas diáfanas—, no es común ver a alguien por estos lugares, y mucho menos a tan altas horas de la noche. Si no le molesta, me gustaría que me dijera quién es usted y qué hace en mis tierras.

LeDantec no estaba seguro de qué hacer; se debatía entre responder, presentarse o salir huyendo, y su desconcierto no le permitió tomar decisión alguna al respecto, y sólo se quedó de pie en silencio, contemplando la maravilla que se levantaba orgullosa ante él.

—Señor, le estoy hablando, ¿no me entiende? ¿No habla usted español?

Al fin reaccionó:

—¡Oh! Lo siento, no sabía que éstas eran sus tierras. Yo sólo… yo estaba explorando, encontré un camino y lo seguí hasta aquí; creí que todo este lugar estaba deshabitado.

—Lo estaba —respondió ella—. Antes. Pero ya no es así.

Salió del portal por completo, y se acercó a LeDantec; vestía las mismas ropas que cualquier persona de la ciudad, lo cual de cierto conservador modo lo tranquilizó. Llevaba un cuaderno en la mano, con un bolígrafo atorado en su espiral. Al estar frente a él, se dieron la mano en saludo.

—Mi nombre es Ulalume, y perdóneme por mi brusquedad, pero no es muy común que la gente de la ciudad venga aquí.

LeDantec se presentó, y le explicó que tenía una casa en la selva, y que había abandonado la vida de la ciudad, en busca de un lugar para sí mismo, donde no fuera molestado.

—Entonces ambos nos parecemos mucho; los dos somos refugiados.

—¿Disculpe? No la comprendo.

—Yo también vine a este lugar para estar sola, alejada del mundo actual, y poder escribir sin interrupciones —y le ofreció una sonrisa.

Siguieron conversando un tiempo, y LeDantec supo que Ulalume era novelista y que había conocido esa vieja ciudad en la infancia, cuando fue llevada allí por sus padres, oriundos de Chiapas, al educarla en la historia de su país y en las raíces de su propia cultura. Ya llevaba allí cerca de dos años y estaba por terminar su tercer libro desde que se mudara a su nueva casa, el templo.

Cuando el amanecer estaba próximo, apenas en las orillas del mundo, Ulalume le ofreció un agradable desayuno de frutas exóticas y sabores coloridos. No se parecía a nada que hubiera probado en ninguna parte. Eso realmente era lo más parecido al paraíso en la Tierra.

Después de intercambiar algunas observaciones sobre la belleza del lugar, y un par de comentarios sobre sus respectivos trabajos, se despidieron, y LeDantec volvió a su casa.

Durante varios días le rondó por la cabeza la idea de volver a encontrarse con Ulalume. Había quedado impresionado por la rara belleza y la aguda inteligencia de la mujer; tan diferente de las ignorantes indias de los pasquines que compraba en el viejo París. Al fin, al sexto día, se decidió a regresar.

Preparó lo necesario y se adentró en la selva, siguiendo el camino memorizado y tantas veces ensayado en sus pensamientos. El día era brillante, con mucho sol y humedad, pero la tierra parecía enferma y estéril, las flores que hacía unos días resplandecían en colores magníficos, estaban marchitas; por primera vez notó que muchos de los árboles estaban secos y retorcidos, y que las alimañas invadían las plantas, matándolas rápidamente. Por un instante, tuvo la descabellada idea de comprar insecticida, pero se burló de sí mismo ante tal pensamiento. Únicamente era el ingreso de otoño, nada más.

Tras dar algunas vueltas por aquí y por allá, dio con el viejo camino de surcos que lo llevaría a la ciudad de Ulalume, y se apresuró, no sin quitarse una o dos garrapatas que se le habían prendido a la camisa, que llevaba desabotonada y arremangada, empapada de sudor y humedad. Por más silvestre que tratara de ser, no podía desprenderse de los viejos hábitos citadinos, y sólo usaba camisas de botones y bolsillo al pecho; no sería extraño verlo con una corbata, no se pueden arrancar así de fácil las raíces de un viejo roble.

Cuando llegó, encontró a Ulalume colgando la ropa recién lavada en unas ramas.

—Buen día, Ulalume —saludó, y ella, al verlo, le sonrió en respuesta.

Ulalume le pidió que esperara a que terminara con su ropa y que le invitaría la comida, que se calentaba en un horno de cal. LeDantec miró el horno con desconfianza, pero Ulalume, al advertir su mirada, lo tranquilizó asegurándole entre risitas que no se trataba de un horno para sacrificios humanos ni nada parecido, sino donde se quemaban los inciensos en los rituales para el dios de la región.

Después de comer, Ulalume lo llevó al interior del templo y le mostró la estatua del dios mencionado, que aunque carecía de cabeza, mostraba un aspecto digno. Lo que más llamó la atención del doctor fueron las extrañas membranas entre los dedos del ídolo, membranas que no se podía saber si habían sido esculpidas a propósito o por descuido.

—Es un dios de los ríos, o incluso podría ser de los mares, de acuerdo a las algas talladas en sus ropajes, lo que quizá explique las membranas. Es un dios viejo y moribundo, pero su nombre ha sido olvidado. Las inscripciones que puedes ver a sus pies están escritas en una lengua desconocida. No son códices mayas, aunque se parecen en algunos aspectos.

LeDantec estaba fascinado por lo que Ulalume le contaba, pero más aún por escuchar la voz de esa increíble mujer. Y cuando más tarde leyó para él algunos de sus poemas y de sus relatos, el doctor quedó totalmente hechizado: la imaginación de la mujer era sin duda de una agudeza tan grande como su hermosura, los paisajes que describía, los mundos imaginarios que poblaban sus relatos, las imágenes fabulosas en sus poemas y los giros de los acontecimientos que relataban, eran algo totalmente nuevo para él. En las narraciones aparecían con mucha frecuencia referencias a espacios infinitos, inconmensurables, donde las leyes de la realidad eran diferentes, desconocidos mundos poblados de seres lumínicos, selvas carentes de fronteras, océanos insondables y habitados, músicas extrañas. Otros de sus textos, de poética belleza, carecían de línea argumental, y se consagraban exclusivamente a la confección de atmósferas. Cuando le dijo que recibía inspiración de sus sueños, LeDantec trató de convencerla de que se los relatara, pero ella se negaba a hacerlo, asegurándole que sería más fácil dibujarlos que ponerlos en palabras, y que si lo que quería era un relato, era mejor alguno de sus cuentos.

Aunque LeDantec ya no insistió en ello, no pudo apartar de sus pensamientos la certeza de haber tropezado con un ser cuyos sueños trascendían el común de los sueños de todos sus pacientes durante su época de terapeuta y de experimentador.

Al salir del templo, LeDantec no pudo evitar echar una mirada hacia el lado opuesto, donde se alcanzaba a ver, oculto entre la maleza, el cauce de un río, tan tranquilo que no producía ningún sonido al arrastrar sus aguas, salvo que uno prestara completa atención a él. Ulalume le señaló entre la maleza una especie de arcada de piedra y un puente que cruzaba el río; si la mujer no lo hubiera hecho evidente, LeDantec no lo habría descubierto.

—No hay que cruzar ese puente, del otro lado es malo —dijo ella, pero se negó a pronunciar otra palabra sobre el tema.

En el camino de regreso a su casa, el doctor LeDantec no pudo evitar echar una mirada furtiva hacia el oculto río y sus todavía más ocultos puente y arco. Una ligera niebla, quizá producida por el agua y la espuma, cubría casi la totalidad de la estructura, ocultándola al simple observador.

Faltaba mucho para anochecer, pero la tarde era fresca, así que LeDantec se dio prisa en volver, para evitar cualquier sorpresa, como esa lluvia que se dejaba vislumbrar en los oscuros nubarrones que poco a poco iban asentándose en el cielo chiapaneco.

Pasado algún tiempo, las visitas del doctor a casa de Ulalume se hicieron más frecuentes, y en ocasiones no volvía a su propia casa, comenzando a compartir no sólo la casa, y los alimentos, sino también el lecho de la novelista, hasta que al fin decidieron vivir juntos. Pero se enfrentaron a un primer problema: dónde vivirían. Aunque no le resultó sencillo, LeDantec la convenció de que se mudara con él, pues era “más seguro” habitar en una “casa formal”.

Aunque Ulalume aceptó, desde el principio comenzó a extrañar su templo, y el estrecho contacto con la selva que había logrado en sus dos años de aislamiento. Y de ser alegre y vivaracha, pasó a un estado crónico de entristecida calma que se fue convirtiendo gradualmente en melancolía. No podía superar lo que ella sentía como un encierro, y unas semanas más tarde, tampoco fue capaz de salir de la casa.

LeDantec resultó ser bastante más posesivo de lo que Ulalume suponía, y frases como “no salgas sola de la casa”, “ten cuidado con los extraños” y otras se volvieron moneda común en la vida de aquella mujer. ¿Cuáles extraños? ¿Salir con quién? Sólo la paranoia del doctor LeDantec podría entenderlo.

Ulalume se consumía cada vez más en su propio dolor. No era capaz de enfrentarse a LeDantec y exigirle su liberación, y cuando cayó enferma con fiebre y delirios, ya no le quedó ninguna duda de que su esposo la mantenía cautiva, encerrada bajo llave, prisionera en su casa. “Sólo soy uno de sus experimentos”, se dijo, y quebró en llanto.

LeDantec trajo un médico, al que todos en el poblado donde lo encontró llamaban sencillamente Gutiérrez, pero él poco podía hacer, salvo tratar de disminuir la fiebre, y sin embargo, no dejó de ir ante el lecho de la enferma cada dos o tres días. Le administraba algunos medicamentos para tranquilizarla y ayudarla a dormir, pero Ulalume se negaba a tomarlos. “Ya sé lo que se proponen” le gritó al galeno, “quieren drogarme para poder tomar el control de mí”.

Una noche, según afirmó la mujer cuando habló con el amable Gutiérrez, escuchó los ruidos de las cadenas que LeDantec arrastraba para mantenerla segura dentro. Y en otra ocasión, escribió en su diario, fue puesta bajo custodia, “…guardada más que cuidada por dos hombres negros corpulentos, armados con lanzas y de siniestras sonrisas”. Pero lo más desconcertante de todo fue el relato que posteriormente se encontró en el mismo diario, en el cual aseguraba que un hombre con rostro de pez la vigilaba desde la selva, observándola a través de la ventana. “… pero ese hombre pez no me vigila al servicio de mi marido”, ponía, “sino que cuida de mi seguridad, y me indica que ya es el momento de regresar a mi hogar, en la ciudad sin nombre, donde una vez moró el guardián de…”. Fue imposible para LeDantec o para Gutiérrez descifrar la palabra que había escrito al final de la frase, el mejor intento les mostraba una palabra parecida a Cthutl, que les resultaba totalmente desconocida, probablemente una palabra del dialecto regional, “y similar al náhuatl”, aseguraba el médico.

Cuando LeDantec regresó a casa después de la larga jornada de compra de víveres y otras cosas, acompañado de Gutiérrez, encontró la ventana de Ulalume abierta, pero ella no estaba por ninguna parte. No se preocupó mucho, incluso recogió el diario de su esposa que estaba sobre la cama, pero cuando se acercó a cerrar la ventana, alcanzó a verla corriendo rumbo a la selva, sin duda hacia la ciudad que había sido su casa. Por un momento, le pareció que no corría sola, sino que iba acompañada por alguien de apariencia imprecisa, pero una segunda mirada detenida le mostró que en realidad sí iba sola, que únicamente eran las sombras proyectadas por la luna.

Se apresuró a perseguirla, aún con el diario de Ulalume en su poder. Gutiérrez fue tras él, pero no podía mantener el ritmo de LeDantec, y quedó rezagado, aunque podía seguir el visible rastro dejado tanto por Ulalume como por el doctor.

Cuando LeDantec llegó a la ciudad de Ulalume, la buscó en el templo, en las casas y en la pirámide, pero fue inútil. Desalentado, pensó en regresar un poco y revisar el rastro, pero entonces recordó el río con su puente y arco de piedra, y se apresuró a él. El agua del río corría veloz, lo que era inusitado, y la espuma se elevaba al azotar contra las rocas, produciendo un sonido terrible. Alcanzó el puente, y al mirar el arco, vio que en realidad eran dos, uno a cada lado de la corriente. Lentamente, se encaminó sobre el húmedo suelo de piedra, y con la mayor precaución, la mirada fija en el suelo, inició el cruce. Lanzó una vaga mirada hacia el agua, que parecía calma debajo de él, incluso pudo ver los peces nadando tan tranquilos en el agua cristalina, “y de apariencia gélida”, se dijo. Pero no había tiempo para ver a los peces, aunque pertenecían a una clase nunca antes vista por él: eran grandes como salmones, blancos y grises, con manchas negras como las de una vaca. Incluso parecían tener cuernos… “no, eso es imposible”.

Cuando alcanzó la otra orilla, hizo un macabro descubrimiento: la arena bajo la arcada estaba cubierta de sangre fresca, probablemente humana, probablemente la sangre de Ulalume. Preocupado de que hubiera sido atacada por algún animal salvaje, y recriminándose por no haber traído su rifle de cacería, observó con detenimiento el suelo, en busca del rastro de Ulalume. No estaba seguro, no había manera de estarlo, en la oscuridad ligeramente resplandeciente de luna, con la preocupación a cuestas y la poca experiencia en tales menesteres, pero tenía que decidir pronto, seguir de frente, a la izquierda o a la derecha. Lleno de patética frustración, arrojó violentamente el diario de Ulalume que fue a dar contra una de las columnas del arco, para finalmente caer junto a la mancha sangrienta.

 

 

El grito fue totalmente inesperado; un grito inhumano, pero indudablemente de terror. Siguió la dirección por la que creyó escucharlo, y se adentró en la selva, más espesa de lo que nunca antes había conocido en la selva cercana a su casa. No importaba, era más importante recuperar a Ulalume, y devolverla a su habitación; quizá aún no fuera tarde.

Pronto, la selva se hizo más densa y la noche más oscura; los sonidos de los animales nocturnos, aves aparentemente, se revolvían creando una cacofonía no libre de atractivo, y el roce de su cuerpo con la maleza lo enervaba cada vez más; era un sonido apenas audible, irritante, que LeDantec podía sentir como arañazos debajo de la piel.

Al llegar ante un árbol cuya altura era imposible de determinar, se detuvo a recuperar el aliento. Escuchaba a los pájaros, que ahora parecían emitir sonidos como voces, como gemidos burlones, y se maldijo al darse cuenta de que podría estar persiguiendo a uno de esos animales en lugar de a su esposa.


Ilustración: Valeria Uccelli

Sin saber si seguir adelante o volver, la preocupación se fortalecía, y cuando le pareció ver unos ojos brillantes en la oscuridad, al frente, vigilándolo, su vieja paranoia pareció manifestarse. Se apresuró a salir de allí, en busca del río y de un nuevo rastro de Ulalume, pero tras dos horas de camino sin resultado, el terror lo invadió. Mirando hacia el cielo, le fue imposible distinguir nada, incluso los árboles parecían torres elevadas cuyas cimas eran invisibles de tan altas; y los ojos furtivos, en espera de que su víctima muriera, eran a cada instante más numerosos.

LeDantec corría sin un rumbo fijo, lleno de desesperación y miedo durante lo que le parecieron incontables días, aunque nunca pudo ver un solo rastro de irradiación solar, tan espeso era el follaje. Siguió en su desesperada carrera en esa perpetua selva, tan parecida a los relatos de Ulalume que por momentos creía haber atravesado una ignota barrera que lo habría transportado a ese mundo de ensueños que ella describía en su literatura. Todo en esa selva en que se hallaba perdido parecía no tener fin, incluso el tiempo se le figuraba extrañamente flexible, como si la vida de los seres se extendiera y perdurara en ese cosmos más de lo que humanamente fuera concebible.

Tal estiramiento del tiempo le parecía una blasfemia, y comenzaba a intuir que los ojos que lo rodeaban pertenecían a seres infinitos, espíritus extraviados, o psiques vagabundas en el universo.

Un día, muchos años después, o así se le parecía, llegó a un claro en la selva; lleno de flores marchitas y tierra estéril. Era tan pequeño que lo ocupaba por completo una oscura estatua de piedra, basalto probablemente, impregnada de enfermizos líquenes verduscos y amarillentos. Era la misma deidad que había visto, largo tiempo atrás, representada en el templo de Ulalume.

Un frío mortuorio surcó su espalda cuando vio las mismas membranas en sus dedos, y se estremeció casi al punto de la locura al ver la cabeza del ídolo: era como un pez, pero casi humano, recordándole al que anunciaba Ulalume en su diario, con la diferencia de que éste tenía unos pequeños cuernos sobre los ojos.

No los oyó a tiempo, y cuando los pasos estaban ya lo bastante cerca, LeDantec supo que era el final. No quiso mirar. Se dejó caer, sabía que era la inevitable víctima de los adoradores de Cthutl, los hombres pez, y sabía que sus escamosas manos lo rodearían de un momento a otro, para arrebatarle la vida, como le arrebataron a su Ulalume; como antes le robaron su trabajo.

Una mano helada se posó sobre su hombro, desnudo ahora por las múltiples heridas de ramas, pero no era una mano húmeda, como esperaba, ni inhumana, sino una mano bien conocida, suave y en otra época, amorosa: la mano de Ulalume. Hincado aún, levantó la vista, algo mojada ya, sin premura.

Allí estaba el reconocible cuerpo de la novelista, con sus ropas citadinas y modernas; se adivinaba su mínima cintura bajo su ajustaba blusa azul, sus pequeños y delicados senos más arriba, su exquisito cuello de piel tostada, dorada como una joya, y sobre el cuello, ¡la cabeza de un monstruoso pez! Lo habían engañado, y se burlaban de él.

El amable Gutiérrez escuchó una carcajada gutural, terrible, no del todo inhumana, y siguió el origen del sonido.

Cruzó el puente lo más rápido que pudo, pasando sobre sus aguas cristalinas y tranquilas, y cuando llegó al otro lado, descubriendo un rastro de jirones de tela de la camisa del doctor, su sorpresa no fue minúscula en absoluto cuando encontró los restos roídos de una osamenta humana, y fue mucho peor cuando, junto a los viejos huesos, halló un reguero de hojas de papel: el diario de Ulalume.

 

 

Jorge Villarruel (seudónimo) nació en Ciudad de México en 1980. Ha publicado en las revistas EL UNIVERSO DE EL BÚHO (# 85, 86 y 87) y EMBOGAZINE # 2 de Ciudad de México, en el periódico EXPRESO de Sonora (donde fue finalista del concurso Rodeo de Palabras 2007), y en la revista electrónica NARRATIVAS # 9. Fue descalificado de un concurso regional de poesía por “conducta inadecuada”, en la zona de Ciudad de México donde vive actualmente. Fue ganador de un concurso de poesía en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, en 2005, organizado por Valeria Hernández (EMBOGAZINE), donde fue el único participante. Hasta la fecha sigue esperando la entrega de su premio (una dotación de libros donados por estudiantes de la misma Universidad). Algunos de sus textos son montados en la galería permanente del café “El Scary Witches”, de Ciudad de México

Hemos publicado en Axxón: TRAMPA CON CEREZA (186), RUINAS (187), OPHELIA XXI (194)

 


Este cuento se vincula temáticamente con DAGON, de Howard Philips Lovecraft; LA LLAMADA DE CTHULHU, de H.P. Lovecraft; NEVERMORE, de Iván Humanes Bespín; EL DEMONIO DE LA FATALIDAD, de Julián Lisandro Moreno

 

Axxón 210 – septiembre de 2010

Cuento de autor latinoamericano (Cuento : Fantástico : Terror : Universo de autor clásico : México : Mexicano).

 

 


3 Respuestas a ““Ulalume”, Jorge Villarruel”
  1. cristian dice:

    esta fabuloso esta buenisimo lo recomiendo

  2. Jorge alberto león dice:

    Hasta hoy pude terminar la lectura de su obra maestro,cada dia escribe mejor.

  3. Cristian, León:

    Muchas gracias por su tiempo y sus comentarios.

    Saludos.

  4.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic