¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

En el futuro. Última conflagración global.

Por entre las grietas de densos nubarrones negros, un pálido cielo amarillo apenas ilumina la tarde. Una tarde gélida, surcada por veloces ráfagas de viento, el último hálito de un planeta que agoniza.

Protegido con un traje hermético, semejante a un equipo espacial, un hombre desciende con dificultad por la ladera de un extenso cráter: es un explorador. Su visera espejada refleja las ruinas congeladas de una ciudad destruida por las bombas-quarks. Los devastados edificios se yerguen ante él como monumentos lapidarios de una cultura otrora grandiosa. En la indumentaria del explorador predomina el rojo, el color de su facción. Dos armas empotradas una en cada antebrazo son sus piezas de ataque y su traje blindado es su defensa. Lo envían científicos, con quienes coexiste penosamente en un refugio subterráneo. En el centro del anchuroso cráter dejado por la bomba-quark se abre un pozo semiesférico de algunas decenas de metros, que surge al momento de la detonación. Se trata de un fenómeno físico inédito, desencadenado por la fisión de micro-partículas y que despierta la curiosidad de los científicos, no por el conocimiento en sí, sino para mejorar el poder letal de la bomba. Les obsesiona una sola idea: ganar la prolongada, absurda y devastadora guerra.

Al parecer, toda la materia y el espacio del hoyo son absorbidos y de inmediato devueltos, pero alterados extrañamente. Aleaciones desconocidas hasta entonces y raros cristales se forman en el interior del pozo. El espacio es transformado a punto tal que enigmáticos sucesos se manifiestan alrededor.


Ilustración: Valeria Uccelli

El rojo explorador detiene su descenso y recoge piedras del suelo estéril. Las almacena en una caja aislante que cuelga de su hombro. Mide el nivel de contaminación. Desde la cámara adosada a su casco filma el hoyo central, todavía distante. Registra en su grabadora, también integrada al casco, la información conveniente. Se dispone a continuar su bajada cuando algo lo distrae. No es el viento ni el rumor de algún estallido lejano, ni nada que altere el paisaje yermo de la tarde, sino el presentimiento de no estar solo. Instintivamente se arroja tras un montículo de piedras escarchadas y hierros retorcidos, ocultándose. Después de un instante, el tenso investigador se asoma parcialmente y escruta la cima del cráter. Entonces, lejos, en el otro extremo, advierte la erguida figura de otro explorador, luciendo idéntica indumentaria protectora, pero azul. Azul: el color del enemigo.

Parapetado en los escombros, deja caer su caja de muestras y despliega sus armas. En sus puños ciñe las mancuernas con los botones de disparo. Apunta con su antebrazo izquierdo. Una imagen de su rival es proyectada en su visor por la lente de su cámara. Impasible, descarga una intensa ráfaga. El explorador azul se acuclilla devolviendo los disparos, que impactan en el montículo. El rojo abandona su lugar y comienza a subir, para alcanzar la cima del cráter. Mientras asciende recibe una lluvia de proyectiles de su inclemente rival. Al fin llega al borde y, rodilla en tierra, responde disparando con ambos antebrazos. Frenético y descontrolado, intercambia disparos con su enemigo a través de la extensión del cráter. Algunos proyectiles del arma oponente levantan polvareda cerca de él y otros se incrustan o rebotan en su traje carmesí. Los violentos impactos lo zamarrean. Los estrépitos de las descargas parecen acallar el rugido del viento vespertino. Las municiones se le agotan, aunque el odio no. Sigue pulsando sus armas inútilmente. El rival también deja de disparar y se pone de pie, ostentando su magullada armadura azul; lo observa desafiante. Entonces el explorador rojo se para y en idéntica actitud jactanciosa, le devuelve el reto.

El azul echa a correr hacia los restos de una avenida próxima. El explorador púrpura lo visualiza en una imagen aumentada y retenida en su visera. Lo ve introducirse en el acceso de un tren subterráneo. Entonces, va en busca de él, tomando la dirección opuesta, hacia la otra entrada del subte. Sorteando ruinas cubiertas de escarcha, llega a la boca del metro y, con torpeza, baja por la estropeada escalinata, repleta de toscas. Se detiene agitado en el andén un instante, recupera algo el aliento y de un salto baja a las vías. Enciende su linterna fijada al hombro y mira en dirección a la otra estación. El túnel está cruzado por tenues luces: es la tarde que se filtra por los boquetes de la derruida bóveda. Avanza, ahora el viento silba lejano, el tramo de rieles está cubierto por una cantidad ingente de trozos de mampostería y escombros. Otro haz de luz surge a lo lejos, es su oponente azul y viene a por él. El rastreador púrpura no lo duda y se apresura a su encuentro. Decidido al combate, escala montículos, avanza con problemas, tropieza a veces, pero continúa, como también continúa su enemigo.

 

 

Casi en el centro del viaducto un trozo de mampostería —una pared lateral desplomada— se afirma sobre un montículo de cascotes. A una de sus esquinas acaba de trepar el explorador azul. El rojo detiene su complicada marcha cuando la linterna enemiga le da de pleno en su vestidura. Luego el cono de luz se mueve hacia la losa marcando la esquina opuesta a la del azul. El explorador carmesí comprende la oferta de su rival: culminar el duelo sobre el cuadrado de cemento. Entonces, camina el trecho hasta la explanada y trepa por la otra esquina. Por fin, parado frente a su enemigo apaga su linterna, el azul hace lo mismo con la suya; los rayos de luz de los boquetes son suficientes para iluminar la inminente contienda. Las viseras espejadas reflejan las figuras maltrechas de los contrincantes. El contendiente azul toca el costado de su máscara haciéndola transparente, para que su rival pueda ver su cara y su odio. El rojo se dispone a lo mismo, pero queda perplejo ante la visión: del otro lado de la escafandra enemiga está su propio rostro. No puede entender. Su oponente es una réplica exacta de sus rasgos. Una cara macilenta, con la boca abierta sorbiendo bocanadas de aire artificial. Intenta controlarse y aleja un poco el desconcierto, piensa entonces que puede tratarse de un ardid enemigo para distraerlo. Así que recupera la postura y despolariza, su escafandra. Percibe en la otra cara el mismo desconcierto, pero enseguida regresa la ira y el azul se abalanza, cuando el rojo se encorva para recibir el embate.

Los cuerpos colisionan y desde el centro de los conflictivos exploradores brota una intensa y deslumbradora luz blanco-celeste, acompañada de un grave ruido que hace vibrar el túnel. El fenómeno se extiende por toda la galería, perdurando unos largos segundos. Luego, los ecos del estallido y la luz se disipan por el viaducto. En el lugar del embate de los luchadores, queda un solo explorador. Algo aturdido, mira a su alrededor en busca del otro, pero es el único que permanece sobre el plano de hormigón después de la extraña explosión. Lo confunde su soledad, además del color de su traje: Verde. Intenso verde.

 

 

Hugo Rodríguez es argentino, tiene un trabajo de maestranza, y vive desde siempre en la ciudad de Berazategui, provincia de Buenos Aires. Conoció a Axxón a través de su primer número, incluido en un disco de 5 1/4 que venía con la revista de origen español “Sólo programadores”, por los años ’80. Después le perdió la pista. Recién en estos últimos años se reencontró con Axxón a través de la red.
Tomó la decisión de escribir hace aproximadamente dos años, aunque lo suyo es el dibujo y el arte digital. En sus palabras: “Hay muchas ideas dando vueltas por mi cabeza y no todas se pueden plasmar en dibujos. Así que me animé a escribir: ¡qué difícil! Pero qué lindo. Aunque nunca concretemos nada, deberíamos intentarlo todos. Se aprecia y se revalora lo leído y lo por leer. Mejora el espíritu crítico”.
Su fusión con la ciencia ficción y la fantasía se dio con los inmortales Sábados de Cine de ‘superacción’. Dejaba por las tardes el picado de fútbol en el potrero de la esquina para ir a ver —en su televisor blanco y negro y a válvula— ciencia ficción. Luego vinieron las lecturas: Julio Verne, Wells, Asimov, que era lo que se encontraba en la biblioteca popular Manuel Belgrano de Berazategui en aquellos años. Tiempo después, Clarke, Dick, Bradbury, Ballard, Lem, la lista sigue. Le gusta mucho la ciencia ficción soviética. Ahora se encontró con William Gibson y Bruce Sterling. Gracias a Internet conoció a Fritz Leiber y leyó algunos relatos de “Crónicas del Gran Tiempo” que le parecieron “muy bellos”.
Por estos lados cita a Gardini, Gandolfo y Levrero. También a Cortázar, Bioy, y Borges porque “no sólo de ciencia ficción vive el hombre”. “Esta lista también sigue”, nos aclara.

Este es su primer trabajo publicado en Axxón.


Este cuento se vincula temáticamente con LA GUERRA DE LAS OCHO EN PUNTO, de Frank Roger; TOUCHÉ, de Yunieski Betancourt Dipotet; EL OTRO, de Hernán Domínguez Nimo y AUTOMATIZACIÓN, de Eduardo Carletti.

Axxón 212 – noviembre de 2010

Cuento de autor latinoamericano (Cuentos : Fantástico : Ciencia Ficción : Distopía : Guerra : Argentina : Argentino).


4 Respuestas a ““R.G.B.”, Hugo Oscar Rodríguez”
  1. Carlos dice:

    Excelente cuento. Muy entretenido y no es rebuscado. No subestima al lector pero tampoco lo aturde.
    Esperamos otro cuento de este escritor de Berazategui.

  2. José Luis dice:

    Hola, Hugo. Acabo de leer tu cuento. Muy bueno, che. Tenés que seguir, ahora que te largaste. Uno de estos días estoy por tu casa.

  3. Roberto Jorge dice:

    Muy bueno manda otro, me encanto (your cousin)

  4. Karina Fabiana dice:

    Hola Hugo, como siempre, un placer leerte. De acuerdo con tu primo, mandá otro!

  5.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic