¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 


ESPAÑA

 


Ilustración: Ferrán Clavero

Dejé el periódico sobre la mesilla, me moría de sueño. El sol de primera hora de la tarde me cegaba, así que me moví hasta la única sombra del jardín. Apuré el café y aplasté el cigarrillo en el cenicero. Una buena siesta sería mi salvación.

Me metí en casa para tumbarme en la cama de matrimonio y cerré la puerta. Se oía algún pájaro, la luz era una bendición que, lejos de calentar en exceso, me amodorraba sobre las almohadas. Cerré los ojos.

 

Me he despertado muy mal. Estoy temblando. Me siento como si me hubieran cubierto con un manto de hielo. Es de noche. ¡Mierda! Pero, ¿cuántas horas he dormido? Es esta asquerosa vida, siempre con prisas. Y luego llega el sábado y estás reventado. He dormido una eternidad. Le doy al interruptor. Encima, no funciona. Esto me pasa por vivir apartado en una casita de una urbanización. En la ciudad, casi nunca se va la corriente. Tengo frío. Abro la puerta, el comedor parece un gran congelador. ¡Estoy harto! Me bajo a la ciudad. Dejo las maletas, lo dejo todo, y ya pasaré el próximo fin de semana a recogerlo. Quiero estar en mi cama, en mi piso, caliente, comerme una pizza y ver la tele, ¡cualquier cosa! Este despertar… No, no debería haber dormido tanto, me ha dejado mal cuerpo, como una sensación asquerosa. Salgo al jardín, cierro la puerta. Bajo, casi a tientas, hasta la calle. ¡Aggg! Mi cabreo ahora es monumental. El coche no está. Me lo han robado, ¡hijos de puta! ¿Y ahora qué? La impotencia me domina y me enreda, doy una patada a un pedrusco. ¿Y ahora qué? ¿Cómo vuelvo a mi piso? ¿Cómo bajo? Todo mi plan al traste.

Alzo la cabeza, esta noche la oscuridad es total. Una monstruosidad de nubes domina el cielo y apenas se ve nada. En la urbanización también se ha ido la luz, no veo ni una maldita ventana iluminada. ¡Baaahhh! El manto cerrado de la noche parece resquebrajarse, sobresale, entre los nubarrones, una pata de la luna y tras ella, medio cuerpo. ¡Dios! ¡Los árboles! ¡La montaña de enfrente! Ha desaparecido, es como si alguien la hubiera partido. Veo, pero no quiero ver. Las casas de mis vecinos… Están derrumbadas. En un momento de lucidez, me vuelvo y miro mi chalet. Sólo queda la planta baja, toda la segunda planta ha quedado despedazada, algo la ha arrancado de cuajo, algo la ha triturado. Madre…


Ilustración: Ferrán Clavero

Pruebo respirar hondo, tranquilizarme. Caigo en la cuenta de que no hay ningún coche en mi calle, que el asfalto ha quedado pulverizado, cubierto de pequeños cráteres. Sufro un intenso vértigo, todo se desploma. Me siento en el suelo, en medio de una enorme urbanización vacía. Me cubro la cara con las palmas de las manos. ¿Qué ha pasado? ¿Cuánto tiempo he dormido?

Intento recapitular. Mis padres murieron, estudié Medicina, tuve un amigo llamado José a quien le gustaba montar enormes mecanos y a veces íbamos a cenar. Dos niños y una niña, bueno, antes me casé y luego me divorcié. Trabajo, trabajo todo el día. Nada. Nada concuerda. Levanto la cabeza porque se oye un enorme zumbido en el aire, entre las cascotes negros del cielo aparece una enorme luz azul que desparrama energía, oscila, se detiene un instante y sale disparada a una velocidad sónica, hasta apagarse en el infinito. Miro a derecha e izquierda. Ahora me doy cuenta. Todo cuanto me rodea está helado y tengo un hambre atroz.

 


Ilustración: Ferrán Clavero

Pienso en mis hijos, en la que fue mi esposa. ¿Qué habrá sido de ellos? Allí, al fondo del valle, por donde se veían reflejadas las luces anaranjadas de la autopista, todo es oscuridad. Esto, esto que ha pasado… Bajo al pueblo, a ver. Puede que allí esté todo bien, que estén todos. Un instinto nuevo me impulsa a correr, a correr cuesta abajo sobre el asfalto duro y roto y frío. Noto mis piernas como dos inmensos muelles de acero, como si no formaran parte de mí. Descubro que soy muy veloz. Debe ser el hambre. Al llegar a la recta, me doy cuenta de que el pueblo es una masa fantasmagórica, lo único que sigue igual son los plataneros de tronco ancho que flanquean la entrada. Sigo corriendo, el cansancio es algo que no existe. ¡Joder! ¡Tengo el corazón de un caballo!

Las primeras casas han sufrido los efectos de este cataclismo o lo que sea. No se ve a nadie, no se oye nada, no hay luz. Avanzo por la calle mayor. El estanco es un montón de escombros, al igual que la casa de los Gutiérrez, al igual que el videoclub, del que sólo queda el rótulo naranja, desprendido de la fachada. Nada, no queda nada. Debería llorar, pero el calor abrasador que siento en mis entrañas, el dolor en mis brazos y manos, me lo impide. Debo encontrar algo para comer. Troto hasta la plaza de la iglesia. El campanario se ha partido y ha caído sobre el ayuntamiento. De las paredes encaladas de la iglesia queda un muro, detrás del altar. Poco importa, aquí al lado está la carnicería. Me dirijo hacia allí. La tienda ha sufrido menos desperfectos, siguen sus cuatro paredes en pie y parte de la techumbre. ¡Carne! Justo cuando me planto frente al escaparate, creo ver una figura reflejada en los vidrios rotos. Es una visión fugaz. Ahora esto, cuando tengo la comida cerca. Me he sentido amenazado, esos ojos brillantes y hambrientos en el cristal… Con prudencia, entro. Está todo patas arriba, un caos de latas y cajas de galletas, de botellas petrificadas, harina desparramada, estanterías polvorientas y barras de pan heladas tiradas por el suelo. Mi olfato se inquieta, percibo algo que me provoca tembleques. Muevo, sin darme cuenta, la cabeza de lado a lado. Este olor. Es maravilloso.

Me lanzo al suelo y repto hasta esconderme detrás del mostrador vacío. Sobre la plaza del pueblo flota algo, una luz violeta muy intensa ilumina cada una de las fachadas derruidas. ¿Por qué me escondo? Eso que navega podría ser ayuda. Se oye un zumbido extraño, como un bombeo de aire o de algún tipo de gas. Es esa máquina voladora. ¡No! No me van a cazar, mejor sigo invisible, aquí, cerca de este hedor que surge de alguna parte. La luz se va, desaparece en un instante. Quiero ponerme de pie, pero me siento cómodo a cuatro patas, también. Reviento con los dientes una lata de judías, fabada no sé qué. No puedo, siento una náusea repentina. Frenético, destrozo bolsas de macarrones, lanzo contra la pared packs de yogures podridos, hasta que debajo de un montón de bolsas y cartones encuentro un gran pedazo de cordero. Abro mis fauces y desgarro la carne medio congelada. Era eso, ese olor. Me siento mucho mejor, hasta olvido qué era lo que me preocupaba, por qué sufría.

Se abre la puerta de la tienda. Aparece una figura inquietante, una mujer de ojos fluorescentes, de piel lívida. Entra desnuda, dando un golpe a la puerta, medio erigida sobre sus patas cubiertas de un vello tieso y blanco. Me levanto, agarro un gran cuchillo de carnicero, pesado y de hoja ancha. Quiero preguntarle algo, de dónde sale, pero de mi garganta surge un alarido atroz que me asusta. Me mira, y mira los restos del cordero. Se arrima, me husmea. Pienso en tajarla con mi gran cuchillo pero mi sorpresa, quizás, me lo impide.

Se acerca a mi cuello y me da un lametazo. Su lengua es áspera y caliente. Tras esto, agarra los restos de carne y se tumba a mis pies a comer. Mandan las entrañas, hay algo nuevo. Me estiro a su lado, rasco su espalda escamada y curva, transparente. Noto la dureza de su cuerpo tibio bajo mi peso y le doy un lamido, como muestra de buena voluntad. Ella me mira y ronronea, satisfecha. Marco los colmillos sobre su cuello, mientras come. Siento un gran placer al mordisquearla. En el exterior, ha vuelto el silencio, y pienso que todo el pueblo y el valle es nuestro, para correr y cazar.

 

 

El autor nace en Barcelona en 1973 y completa estudios de Periodismo. Tras años en diversos trabajos, decide hacer el intento de escribir y publicar. Su primera novela, “Antigua Vamurta” será publicada en 2011 por editorial Grupo Ajec. Su blog, aquí.

Esta es su primera aparición en la revista.


Este cuento se vincula temáticamente con EL ARGURO, de Ruth Ferriz; FAST FOOD, de Javier Fernández Bilbao; LOBOS ERRANTES, de Jenny Kangasvuo y LA TARDE DEL JAYÁN, de Estela Getino.

Axxón 216 – marzo de 2011

Cuento de autor europeo (Cuentos : Fantástico : Ciencia ficción : Metamorfosis : España : Español).



8 Respuestas a ““Siesta”, Igor Kutuzov”
  1. Igor dice:

    ¡No me lo puedo creer! Me han publicado “Siesta”. Muchas gracias. Un saludo.

  2. Como todo lo que he leído de Igor, maravilloso. Esa incertidumbre, perplejidad por los acontecimientos, agonía de la carrera y al fin una resolución que se queda abierta a tantas posibilidades, genial. Enhorabuena por la mente maravillosa que te ha tocado. Besos.

  3. Abismo dice:

    Muy bueno el relato… y desde luego el final es sorprendente! Felicidades a Igor por su publicación ;)

  4. Me gusta, Igor. El final no previsto, cierra muy bien el tema y, a la vez, nos deja con el deseo de saber más.
    Estupendo. Y qué bueno ver un relato tuyo publicado en Axxón. Me alegro.

  5. Explorador dice:

    Buenísimo. Me quito el sombrero. Enhorabuena, Igor :)

  6. Andri dice:

    Lo disfruté mucho realmente. Muy bueno, dan ganas de más.

    Un abrazo,

    Andri

  7. Andri dice:

    Excelentes ilustraciones.

  8. Damián Neri dice:

    ¡Ah, ese vuelco estuvo interesante!

    Felicidades, Igor.

  9.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic