¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

—Nave no identificada a 100 kilómetros al noroeste de Bahía Blanca. ¿Está en esta frecuencia? Identifíquese.

—Carguero Relativista TT358 acercándose al nivel 3D en su radio de acción. Torre de control: ¿me escucha?

—Aquí Torre de Control Bahía Blanca. Lo escucho. ¿Son ustedes del avión inmenso que se observa en el radar? ¿Es una operación militar?

—No es militar. Es solamente un carguero. Estamos bajando al nivel 2F.

—No entiendo. Confirme el nivel en metros.

—2F, 2450 metros.

—Mantenga 3050 metros. No creo que tengamos una pista lo suficientemente ancha como para que pueda aterrizar. Si el radar es correcto, es un avión inmenso.

—Es un carguero relativista. El tamaño puede ser un efecto de la retroacción en su radar. Consulte sus instrucciones. Nuestro distintivo de llamada es TT358.

—No tengo instrucciones, TT358.

—Torre de Control: Sólo puedo recibirlo en radio. ¿Puede darme las coordenadas del flujo hologramático? Eso va a hacer más fácil que nos identifique y vea la configuración de acople del carguero.

—¿Qué?

—Disculpe, la conexión de video no funciona. Este es un pedido de reciclaje relativista, no una solicitud de aterrizaje. ¿Puede darme la frecuencia?

—No tenemos video aquí. Dígame exactamente lo que necesita si no quiere aterrizar. Active transponder dos, tres, tres, cinco.

—Imposible cumplir.

—¿Qué necesita exactamente, TT358?

—Necesitamos un recargador asincrónico estilo botella de Klein de 3.000 gigavatios, si es posible ubicado arriba del silo de metano, para que podamos descargar el combustible y resincronizar nuestro perfil espacio-temporal.

—Mire, yo sé que son las cuatro y media de la mañana, que no hay mucho tráfico, y que puede estar aburrido, pero deje de tomarme el pelo.

—No entiendo, es solamente un rutinario pedido de un recargador asincrónico. ¿Es esta la Torre de Control de Bahía Blanca?

—Así es.

—Nuestros registros identifican su omnipuerto como dual, con recargadores sincrónicos y asincrónicos.

—Nunca he escuchado de un recargador como el que usted solicita. Y llevo veintidós años trabajando en esta torre de control. ¿Qué tipo de carga trae?

—Metano líquido procesado en Titán. Tenemos dieciocho megalitros, y según nuestras instrucciones, tenemos que dejar siete en su omnipuerto a las 5 AM.

—Yo creo que hay algún error.

—No puede haber ningún error. ¿A qué hora llega el personal especializado?

—Yo soy todo el personal hasta las 5:45 AM. De hecho, es mi último día de servicio, hoy me jubilo. Eso es, es una broma. Es una broma de Rodríguez, que sabe que hoy me jubilo. ¿Quiénes son en realidad?

—No es una broma.

—Bahía Blanca Torre, Bahía Blanca Torre. Vuelo 308 Estrella Polar proveniente de Comodoro Rivadavia acercándose. Vamos a descender a 3050 metros. Hora prevista de llegada 5:15 AM.


Ilustración: Aradano

—Aquí Torre de Control Bahía Blanca. Estrella Polar EP308, descienda a 2150 metros, active el sistema anticolisión de a bordo y observe atentamente a las 2, altitud 2450 metros. Puede haber una aeronave en su trayectoria.

—Torre de Control: EP308 no puede cumplir. No tenemos un sistema anticolisión.

—EP308, en ese caso, hay una demora prevista. Va a tener que descender cuando tengamos condiciones meteorológicas visuales. Descienda a 2450 metros y observe el horizonte a su izquierda. Notifique contacto visual.

—Cargero Relativista TT358 solicita permiso para descargar en su omnipuerto. Vamos a descender a 2150 metros para salir de esta neblina.

—No descienda, va a entrar en la ruta de otros aviones. Además, no recibo su transponder. Lo he interrogado en todos los modos. Por favor, ajústelo en el modo S para que pueda recibir su altitud barométrica. Compruebe reglaje altimétrico y confirme nivel en esta frecuencia.

—Repito. Imposible cumplir. No tenemos trasponder. Esa tecnología es deficiente y hasta peligrosa para simular. Interróguenos con un holograma, o un video-altímetro diplexer AOCS-58. Por favor, conecte la simulación hologramática del sistema de escaneo cónico para más seguridad.

—Le repito, no sé de qué habla. Si esto es una broma, es hora de que acabemos de jugar, porque hay otro avión descendiendo a este aeropuerto, y puede haber una colisión. Por favor, no descienda.

—Si no descendemos, no podemos inspeccionar dónde se encuentra el recargador asincrónico. Necesitamos la coordenada de video para enviarle el protocolo. Vamos a realizar un descenso rápido sobre el aeropuerto.

—Le repito, no sé de qué está hablando.

—¿No tienen la tecnología? Nuestra base de datos asegura que su omnipuerto está adecuadamente preparado.

—Bahía Blanca Torre, Bahía Blanca Torre. Vuelo AP1426 proveniente de Buenos Aires aproximándose.

—Recibido, AP1426. Descienda inmediatamente a 2150 metros y observe el horizonte atentamente, a las 9 desde su posición, 2450 metros. Hay una aeronave intrusa en el radar. ¿Tiene sistema anticolisión?

—Recibido, Torre de Control. Sistema anticolisión activado.

—Aquí Estrella Polar EP308. Torre de Control: tránsito a la vista. Como usted sugería, parece que hay una inmensa nave en nuestra trayectoria.

—Desciendaa 1500 metros. ¿Puede ver la nave?

—La niebla no deja ver bien, pero parece que se está aproximando al aeropuerto muy rápidamente.

—Ahora puedo verla yo. Está arriba de la torre de control. Es inmensa. Parece un ovni de los que tanto se habla.

—¿Un ovni? ¿Está seguro?

—EP308: Vire a la izquierda, rumbo 320, y no inicie el descenso hasta que yo le diga.

—Si nos desviamos tanto no vamos a poder ver qué es. Por lo que se puede distinguir a través de la niebla, aparece como suspendida en una posición fija.

—Así es. Está en una posición fija arriba de la torre.

—Podemos acercarnos para verlo mejor.

—Mejor no arriesgar, EP308. Vuele rumbo 340 y reanude notificación de posición en cinco minutos.

—Torre de control: Aquí AP1426. ¿Hay algún problema?

—AP1426, aquí Torre de Control. Un objeto volador no identificado está flotando sobre la torre de control. Eso va a demorar su aterrizaje. Notifique contacto visual. ¿Puede usted ver la nave?

—Solamente una luz borrosa. Hay mucha niebla.

—Yo puedo verla bien ahora. Tiene forma de cigarro, y luces que encandilan. AP1426, aproxímese por el mar. Avise a los pasajeros que puede haber demora en el aterrizaje y reanude notificación de posición en cinco minutos.

—Torre de Control. Aquí EP308. Puede confirmarme que debo volar rumbo 020 en acercamiento. ¿Está seguro de que es un ovni?

—EP308, mantenga rumbo 020, tránsito a las 11 ahora, y cuando yo le avise, inicie el descenso.

—Carguero Relativista TT358 aquí. Torre de control. ¿Puede decirme la fecha de hoy?

—¿No sabe la fecha? Es 15 de marzo.

—¿De qué año?

—Deje de tomarme el pelo.

—No estoy tomándole el pelo. Es muy importante. Dígame el año, por favor.

—2010, por supuesto.

—¿Quiere decir dos, cero, uno, cero?

—Exactamente, dos, cero, uno, cero.

—Capitán, tenemos un problema grave. El relativizador temporal ha funcionado mal otra vez. Estamos fuera de los límites permitidos.

—¿Otra vez? ¿Qué número puso?

—2100, como usted me indicó. Pero parece que accidentalmente llegamos al 2010.

—¿Seguro? Xopax, usted sabe que no puede beber soma cuando conduce la nave.

—Estoy seguro, capitán. Es un problema del relativizador.

—Maldita sea. Es la segunda vez que pone la fecha equivocada. Esos ahí afuera van entrar en pánico porque no han firmado la convención de los viajes temporales. Vamos a tener que usar la mitad del combustible para movernos en las coordenadas espacio-temporales hasta el año correcto. Ahora seguro que tenemos una inspección.

—Le aseguro que puse 2100. El problema es con el relativizador. O con el piloto automático. Estaba muy resentido cuando lo obligué a darme el control manual de la nave.

—Objeción, capitán. El piloto Xopax está insinuando que he saboteado su control. Como sabe, estoy programado para salvaguardar la integridad de la nave y asegurar el cumplimiento efectivo de su misión, no para interferir con los comandos. Si hay algún error, es del piloto biológico.

—¿Ve? Yo le dije. Tenemos que desconectarlo. Ese maldito autómata está interfiriendo para que le devolvamos el control de la nave. Cada nueva versión es más soberbia.

—Basta. Se callan los dos. Por favor, denme el control exclusivo a mí.

—Estimado capitán, tengo que objetar. Hay demasiadas variables que controlar y si le doy el control total, puede haber un accidente debido a las limitaciones de la naturaleza humana.

—El capitán de la nave le solicita al piloto automático que le dé el control y usted obedece. No hay lugar para objeciones.

—Como usted diga.

—Xopax, hágase cargo de la transferencia de combustible del silo del carguero a las turbinas para un salto temporal.

—Estoy listo, capitán.

—Torre de control: Le habla el capitán del Carguero Relativista TT358. Nuestra nave se despide. No vamos a necesitar nada de ustedes por el momento. Nuestro movimiento en el espacio-tiempo puede generar una pérdida de energía en su torre. Pero solamente va a durar unos 15 segundos, y no va a afectar sus instrumentos por más de 4 o 5 minutos. Que tenga un buen día. Adiós.

—Espere. ¿Quiénes son?

—Rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

—Torre de Control. Aquí EP308. Las luces del aeropuerto se han apagado. Y los instrumentos se han vuelto locos.

—Siga volando rumbo 020, EP308, y reanude notificación de posición en diez minutos.

—¡Sorpresa!

—¿Qué hacen aquí? Rodríguez: No puede traer el champán a la torre de control. Cantarelli: no puede traer comida tampoco.

—No todos los días alguien se jubila, jefe. Nadie va a saber.

—De ninguna manera. Venegas va a saber cuando venga a tomar el turno a las 6 menos cuarto. Espérenme afuera. Cantarelli: hágase cargo del radar. Hay dos aviones por aterrizar, están demorados por una emergencia de nuestro aeropuerto.

—Está bromeado. ¿Qué emergencia puede haber a esta hora?

—Ya les voy a contar. Apareció un ovni, fíjense ahí afuera.

—¡Un ovni! ¡Lo único que faltaba! Es otra de sus bromas.

—No es broma. ¿Ve algo en el radar, Cantarelli?

—Hay dos aviones, uno sobre el mar, el otro girando hacia nosotros.

—Me refiero a algo más grande.

—No puedo ver nada, jefecito.

—No hay nada afuera.

—¿No lo vieron cuando venían?

—Hace como una hora que estamos abajo en el sótano, esperando que se termine su turno para festejar. Y subimos recién por la escalera interna.

—Torre de control: Aquí EP308. ¿Podemos aproximar?

—EP308, ya ha vuelto la energía y estamos evaluando la situación. ¿Puede ver la nave? Ha desaparecido del radar.

—No puedo verla. Y también ha desaparecido el resplandor en nuestro campo visual. Pero puedo ver las luces del aeropuerto. Los instrumentos están volviendo a la normalidad.

—Mejor dé un par de vueltas antes de intentar el aterrizaje. Voy a dejar que un avión proveniente de Buenos Aires descienda primero.

—Comprendido.

—AP1426 aproximándose. Torre de Control, ¿me escucha?

—Lo escucho. ¿Puede ver la nave intrusa, AP1426?

—No podemos ver nada, ha desaparecido completamente.

—AP1426, ¿sus instrumentos responden?

—Ha habido apenas un pequeño corte de energía, pero todo parece estar bien ahora. He probado el tren de aterrizaje, y funciona correctamente.

—Bien, AP1426, inicie el descenso, autorizado a aterrizar. Va a usar la pista 02. Trayectoria de planeo de 5 grados.

—¿En serio era un ovni? ¿Por eso se cortó la luz cuando subíamos? Hay que hacer un informe.

—¿Un informe, Cantarelli? ¿Seguro?

—Cuando yo trabajaba en Bariloche, en 1995, apareció un ovni, y estuvimos como dos meses con el papeleo del informe. No creo que se pueda jubilar si lo reporta.

—Torre de Control: Aquí EP308. Solicito permiso de aproximación.

—EP308: Autorizado aproximación y reanude notificación de posición.

—Entendido.

—¿Por qué no me voy a poder jubilar?

—Va a venir la policía, el ejército y los locos esos que quieren justificar lo de los ovnis. Y otros locos van a tratar de demostrar científicamente que no existen los ovnis. Y las autoridades del aeropuerto van a presionarlo para que no diga nada, y el ejército va a decir oficialmente que no tienen presupuesto para investigar, pero extra-oficialmente lo van a obligar a completar un informe también para ellos. Va a pasarse por lo menos tres meses de oficina en oficina. Y está también la prensa, que a mí me acosó por meses enteros. Los pilotos de los aviones y usted van a salir en artículos en los diarios. No lo van a dejar en paz por un largo tiempo.

—Pero yo tengo organizado un viaje. Me voy a las sierras de Córdoba el miércoles que viene. Mi mujer ha estado esperando este viaje por años, y siempre, por una cosa u otra, no fuimos. Si esta vez no vamos, me mata.

—Si declara que era un ovni, no creo que pueda viajar, jefecito.

—Van a tener que ayudarme entonces. Rodríguez: hágase cargo. Todos saben que usted es un bromista insufrible. Dígales a los de los aviones que hoy me jubilo, y que todo fue una broma que organizaron ustedes. Invente lo que quiera, que para eso es bueno. Que era un avión militar, un globo aerostático, o lo que sea. Quizás que apuntó los reflectores del aeropuerto hacia el cielo para confundirlos. Prefiero pasar por tonto que comerme toda esa burocracia, y que mi mujer me reclame toda la vida que por mi culpa no fuimos a Córdoba.

—Como quiera, jefecito. Yo lo intento.

—Gracias, Rodríguez. Cantarelli: ¡deje el champán para después y ayude a Rodríguez para que estos aviones desciendan sin problemas! Cuando venga Venegas a las seis menos cuarto a hacerse cargo nos vamos abajo y lo abrimos.

—No creo que vaya a ser todo tan fácil. Fíjese en la Terminal 3. Me parece que esa es una camioneta de la tele.

 

El autor quiere agradecer a Gustavo De León y Jorge Woods y su amable disponibilidad para ayudarlo a dilucidar cruciales aspectos técnicos y terminológicos de esta historia

 

 

Mario Daniel Martín enseña español y cultura hispanoamericana en la Universidad Nacional de Australia en Camberra. Además de artículos académicos, ha publicado libros de poesía, cuento y teatro en Argentina, país de donde es originario. En el ámbito de la ciencia ficción, ha sido declarado finalista en el Premio Andrómeda 2008, y ha publicado también cuentos en Axxón y la revista Cosmocápsula.

En Axxón ha publicado LA VIDA ES UN SUEÑO RECURRENTE.


Este cuento se vincula temáticamente con BORGEANO, de Calos Daniel J. Vázquez y Alejandro Alonso; VUELVO EN SIETE MINUTOS, de Saurio y DESTINO KOMALA EN TIEMPO, de Daniel Flores.


Axxón 220 – julio de 2011

Cuento de autor latinoamericano (Cuentos : Fantástico : Ciencia Ficción : Espacio-tiempo : Argentina : Argentino).


3 Respuestas a ““La coordenada incorrecta”, Mario Daniel Martín”
  1. El léxico de aviador es impecable. Ya lo dije cuando lo evalué, y lo vuelvo a decir.
    Cordialmente,
    Yo.

  2. Juan Manuel dice:

    Te me adelantaste Martín: yo también evalué este cuento y me pareció magnífico: para el que busque una lección de escritura narrativa. Hay que leerlo y releerlo. Tuve el gusto de compartir cartel con el autor en Cosmocápsula. Saludos, y felicitaciones.

  3. Daniel dice:

    Relato muy vívido y ameno que sumado a la aprobación de lectores conocedores del léxico aeronáutico, no hacen mas que redondear un excelente cuento.
    Felicidades al autor.

  4.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic