Revista Axxón » «La Maravillosa Mujer en Traje de Baño», Jorge Chípuli - página principal

¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

MÉXICO

Nota: la palabra video en México se pronuncia y se escribe sin acento.

Ella lucha contra el crimen cada semana:

«Esos tipos robaron el banco, pero los detuvo ella, esa maravillosa mujer en traje de baño,» dijo el gerente con asombro, a lo que respondió el capitán de la policía: «Son criminales sin escrúpulos, enciérrenlos… ¡y tiren la llave!».

«¡Oh demonios! ¡Oh diantres! De no ser por ella estaríamos arrojando bombas o ayudando a los ciudadanos a morir de envidia regalando el dinero a los tímidos,» exclamó uno de los tres bandidos.

«O plantaríamos miles de árboles frente a los estacionamientos y así detendríamos la contaminación por carro,» agregó el segundo.

«¡Nos la pagará esa maldita bastarda!,» gritaron los tres al unísono.

El último reclamó entonces:

«O estaríamos escuchando muchos mp3… yo podría comprar identidad, memoria y vida nuevas.»

«Tendrás una vida nueva… ¡pero tras las rejas!,» dijo uno de los policías.

«¿Y cuál es el nombre de esa Maravillosa Mujer en Traje de Baño? ¡Epa! ¡Desapareció! ¿A dónde se habrá ido?,» expresó el capitán.

El gerente respondió: «No lo sé, pero donde quiera que se encuentre: gracias… y que Dios bendiga a América.»

Buscando desesperadamente a La Maravillosa Mujer en Traje de Baño

Ella es delgada y alta, es bonita, es maravillosa, es mujer. Piel morena y bronceada, manos grandes, labios y pelo ondulado rojos, perfil fuerte, lentes negros pequeños, traje de baño anaranjado, botas del mismo color con propulsores atómicos que le permiten elevarse en el aire. Sabe artes marciales.

Si pudiera recordar exactamente el lugar y el momento en los que la conocí, todo me sería mucho más claro, o cuando menos no me sentiría tan perdido, confundido, arrancado sin raíces, adormecido sin estar cansado… ella… a ella la conocí hace mucho tiempo, me imagino. Me imagino que fue en la primaria… sí, creo que estaba en mi grupo. No… Creo que la vi en la televisión.

Hace ya mucho tiempo. Recuerdo navajas retorcidas como huesos de árbol, una silueta que se movía fulminantemente, llena de velocidad. Recuerdo cuando yo era niño. Ahora lo recuerdo…

Memoria y tiempo,

no sé si sean lo mismo,

no sé si mi aliento,

me llevará al abismo.

Hay una espiral

por la que desciendo,

no hay botón de cancelar,

ni freno de emergencia.

Sólo un sonido sordo,

desplazado hacia otro tiempo,

una palabra es todo

cuando logra romper el viento,

aunque no sea pronunciada,

aunque no sea escuchada,

aunque no sea vertical.

Hay tanto dolor cuya señal

no es transmitida.


Ilustración: Pedro Belushi

Ella ha vuelto, es la misma de siempre, pero en video, para poder verla cuantas veces quiera: Ha vuelto La Maravillosa Mujer en traje de Baño en una edición especial de aniversario, decía la voz dentro de mi cabeza, toda ella contenida en un solo volumen.

Pero no. ¿A quién trato de engañar? Ella no es la misma de siempre. Todo ha cambiado, ahora es un estéril video encerrado en su formato.

La he buscado desde entonces, he repetido su nombre entre sueños. Cuando la llamo: Eleonor, Eleonor… ella nunca responde y la gente me mira meneando la cabeza y apretando los labios. Hace mucho que no la recordaba, su imagen se me había deteriorado un poco, los ojos se le habían borrado, las piernas habían languidecido, los senos no tenían la forma correcta puntiaguda. Pero lo que más me preocupó fue su cabello hecho un desastre, despeinado, reseco y con orzuela. Hoy por la mañana encontré una pista de su paradero. Encontré el video. Sólo que no he visto más que la carátula. Por la televisión pasaron un maratón de varias semanas sobre casas famosas.

Hace unos días que tuve la epifanía, que me habló la voz en mi cabeza entre sueños, mientras me estaba quedando dormido frente al televisor. Búscala, me decía, búscala antes de que se agote…

Desde entonces había recorrido mi departamento una y otra y otra vez, miré debajo de los muebles, en los rincones oscuros del armario, en las ranuras de los sillones, en el agua acumulada y con restos de espuma y grasa en el lava trastes. Pero nada. No la hallé por ningún lado.

Desesperado, lloré frente el televisor, le grité como reclamándole, por haberme traído esos viejos recuerdos, por haberlos desenterrado de las profundidades de mi alma. Y entonces apareció frente a mis ojos, justo frente a mí, en la pantalla, en el interior de una casa famosa, el mismo video de mi visión. Un peligroso gángster lo tenía encerrado en una vitrina en su casa famosa, entre otros videos, como si sólo fuera una concubina más entre tantas y no ella, oh, ella… la única mujer de verdad.

Cuántos sueños, cuántos anhelos,

de acariciarla, de tenerla entre mis brazos,

a ese ser único, frágil, violento,

que en una mueca humedece sus labios

y sus pupilas en un parpadeo.

A bordo de mi pequeño carro azul, me dirigí a la casa famosa del peligroso gángster, quien iba saliendo en una limosina negra. La ventana se estaba cerrando, llevaba puesto uno de esos sombreros de mafioso, inclinado hacia adelante como un avión en picada. Un traje negro con una rosa roja en la bolsita. El humo de un puro enredándose en sus gruesas cejas de color gris. Rostro de pasa, de piel blanca y transparente, se veían las venas desde lejos.

En la mano izquierda, un bastón con una cabeza de un caballo dorado y en la derecha, el video de mi amada. La ventana terminó de cerrarse. Lo seguí por una y otra calle, y por avenidas y por sus múltiples carriles, hasta que llegó al mercado central, bajó de la limosina, se perdió entre la multitud.

El portal del mercado era grande, hecho de tubos y óxido, parecía un edificio en construcción, abandonado. Caminé esquivando a la gente. No pude esquivar el aroma químico, como de medicina, que lo invadía todo, ese olor que nunca he soportado. Los vendedores me llamaban con sus voces subliminales, me obligaban a comprar lo más descabellado, una paleta que giraba al contacto con la lengua, un reloj que decía la hora de Japón en japonés, un chicle que se masticaba solo jugueteando en la boca. Lo más matón de todo fue cuando entré en una estética y me injertaron cabello largo y negro dividido en secciones, en grupos que se comportaban como tela, aunque tenían la forma de hojas de maguey. Me insertaron uñas retráctiles afiladas, me pusieron un traje de tela café holgado y unas botas verdes de combate para patearle mejor el trasero al maldito gángster. Sí, en realidad, ellos sabían cómo administrar mi dinero. Me sentí apto para la ocasión, me hubiera gustado verme un poco más ante el espejo, pero ya tenía prisa. Sólo me contemplé en las posiciones básicas de combate. A la hora de pagar recibí una grata sorpresa, me regalaron una moneda muy especial, una moneda de dólar americano plateado, brillante. En realidad era una grabadora que sólo se activaba con el Mambo 5,000 cuando el corazón del portador se detenía.

—Oye, puede ser muy útil.

—Sí, lo que sea.

Miré la moneda en mis manos, me subyugué ante la palabra: Liberty. La pronuncié, salió de mi boca, y oh, pude saborear cada letra, cada sonido glorioso y entonces me invadió un sentimiento de solidaridad… desde el interior de mi corazón salió un grito que clamaba: ¡liberty! Claro, todos se dieron cuenta de que soy una de esas personas locas, entre comillas, que luchan por el bien y la justicia. Salí: no quise conmocionarlos más.

Un coyote se me acercó. Llevaba un traje de color café claro, más claro que su piel, y un sombrero un poco más oscuro, con una banda negra y una pluma roja, zapatos de piel de serpiente. Limpió sus dientes con un cigarrillo, le dio vueltas con la lengua. Era una mala imitación de los verdaderos gángsters. Abrió su saco para mostrarme colgados en el forro una gran cantidad de videos pirata de La Maravillosa Mujer en Traje de Baño: lucían igual que el verdadero. Le dije que se alejara de mí, que yo no compraría su corrupción.

El mercado puede ser terrible, mas si uno espera lo suficiente es seguro que encontrará lo que busca. Entré a una tienda de antigüedades. Había juguetes rotos o muy maltratados, apilados en montones hasta el techo. Detrás de ellos brillaba la luz de las paredes, que estaba dividida en cuadros de vidrio de cincuenta centímetros de cada lado. Los cuadros encerraban ejemplares de madera, muy bien conservados, se veían como nuevos. Sólo eran unos cuantos entre la multitud de cosas inútiles que los tapaba casi por completo.

Las puertas eran tan grandes que la tienda más bien era un pasillo, un túnel. Había varias personas revolcando los amontonamientos como cartoneros, hacían que soltaran polvo: estiércol seco y atomizado de los pañales de muñecas, humo de fuego, bombas y combate de muñecos de guerra, polvo viejo de mucho maquillaje de hermosas barbies. Hermosas, pero nada comparado con La Maravillosa Mujer en Traje de Baño. Ella es además astuta, inteligente, bondadosa, apacible, rápida y justiciera. Nunca hubiera soñado con ella pues escapa a toda imaginación humana.

Y de pronto de entre una montaña salió lo que parecía ser un chico con una catana de empuñadura negra. Era La Maravillosa Catana del Poder. Tenía unos quince o dieciséis años, lucía molesto, furioso, aunque tranquilo, como si en realidad fuera mucho más viejo. Sí, esa era la prueba que hacía válidas mis sospechas. Estaba vestido a la usanza antigua, con zapatos de madera y cuero. Sus pantalones de lona teñida de color caqui, al igual que su camisa. Seguramente traía el video en su morral pues la forma rectangular trataba de salir de entre la tela.

La argucia era realmente obvia, y consistía en la adquisición de una apariencia diametralmente opuesta a la verdadera. Fue muy listo al haber cambiado de forma, pero debió quizás elegir algo más parecido a sí mismo, para que al verlo pensara que simplemente era alguien muy parecido y tuviera que decir: disculpe, venerable anciano, lo confundí con otra persona. Esta claro que soy más astuto que él. Mucho más astuto…

Corrí. Por entre los montones de juguetes viejos, en la pared vitrina, la única réplica original de La Maravillosa Catana del Poder, mi rostro reflejado en su suave hoja. Le di una fuerte patada al vidrio, cubrí mis ojos de los fragmentos que saldrían disparados y que no lo hicieron: antibalas, me dije. Más patadas infructuosas. Finalmente vino una idea brillante a mi mente, saqué unas monedas, las introduje en la ranura, el compartimiento se abrió. Tomé la espada entre mis manos. Volteé y adopté la posición de combate, un poco agachado y encorvado, con las piernas abiertas y la espada sostenida con las dos manos, formando una diagonal. Los ojos del sorprendido gángster se enfocaron como los de un lobo. Lo miré. Me miró. Me moví un poco a mi izquierda, él se movió un poco a su izquierda. Corrí hacia él, como una avispa a punto de clavarle el filo en medio del estómago, pero antes de llegar golpeó la punta y salí lanzado junto con ella hacia un giro brusco. Terminé de rodillas en el suelo.

—Qué es lo que quieres —dijo.

—Quiero acabar con la raíz de todos los males en América —me levanté—, quiero destruirte, así como tú has destruido mi país, lo has hecho nadar en corrupción —volteé para mirarlo a los ojos—, quiero arrebatarte de las manos la única esperanza que ha tenido esta gran nación para combatir a seres como tú.

Me acerqué.

—Quiero que me entregues… el video…

—¿El video, eso es lo que buscas? No hay problema —dijo, fingiendo desinterés y escepticismo—, si eso es lo que quieres.

Fue a sacar algo de su morral que había caído en la batalla. Yo sabía que era uno de sus trucos, así que aproveché para cortarle la cabeza, la cual rodé con mi talón, y le dije con severidad: el crimen no paga.

Dos ancianos que atendían el negocio me veían consternados, temerosos y calvos. Corté la epidermis del morral y examiné sus entrañas, pero sólo había un video de rock. Lo destrocé arrojándolo al piso para ver si había alguien encerrado. Fue un error, como descubrí más tarde. Le pagué a los ancianos no me acuerdo cuánto por las molestias. Y les conté mi triste historia.

—Por favor, espere un momento… —me dijeron, y se alejaron para hablar en voz baja. Soltaron unas risillas burlonas, supongo que dirigidas al hombre sin cabeza. Un anciano fue hacia una puerta secreta. El otro me dijo que tenía buenas noticias, que debía esperar. De pronto, recordé mi preciada moneda, sentí miedo de haberla perdido, de haberla metido en aquella ranura, juntado con las demás, opacas y sucias. Hurgué en mis bolsillos. La encontré. ¿O ella me encontró a mí? Me llenó de valor para continuar ver su brillo tan parecido al que desprenden los ojos de La Maravillosa Mujer en Traje de Baño y que a su vez contienen la energía de miles de soles que nacen en ese instante. Me senté en el piso en posición de loto y cerré los ojos, puse mi mente en blanco y pensé:

Todo todo todo…

era de color blanco,

no recordaba el lodo,

era como en el banco.

Yo, listo a experimentar

la blancura total,

penetrando en mi mente,

de forma autoconsciente

buscando libertad,

mas de pronto algo más

surcó mis pensamientos,

un feo presentimiento:

¿acaso soy también

un video de patadas?

¿Y las personas me ven

dentro de una pantalla?

Abrí los ojos, el otro anciano había llegado con el video, me levanté de un salto o dos y corrí, intenté agarrarlo. Se hicieron hacia atrás. Me detuvo un campo de fuerza.

—Entrégame ese video, entrégamelo, desgraciado.

—No, aquí tengo encerrada a La Maravillosa Mujer en Traje de Baño, j aja j aja, de hecho se la quitamos al joven… es decir, al viejo, antes de que lo destruyeras, pero todo tiene un precio…

—Deja mi cuenta al límite —dije.

Me pasó el escáner térmico por la cara, autoricé la cantidad con mi voz. Me entregó el video.

—Pero no lo rompas, este es un video… diferente…

—¿Huh?

—Tienes que hacerlo funcionar…

—¡Ah! Ignoraba que no había que romperlos…

En mis manos su presencia al fin, su suave cubierta rugosa y cálida, sus metros y metros de interminables códigos que finalmente descifrarían su imagen, su voz, al ser arrastrados contra las cabezas de la video casetera que desgarrarían esa segunda carne. Su forma ardía en mi pecho como si adentro la esencia misma de mi Maravillosa Mujer en Traje de Baño se calentara por presión de mi abrazo.

Ya le gente era poca en las calles. Las penumbras se apoderaron de mi sentimiento de triunfo, aunque no de mi felicidad. La felicidad era un aire cálido que surgía desde lo profundo. Necesitaba un taxi, mis pasos eran aleatorios. Las botas comenzaban a calarme. Estaba desorientado, confundido, las calles se abalanzaron sobre mí. Sólo me era posible dar pequeños pasos lentos y quebradizos. Al dar una vuelta, me topé con un grupo de coyotes recargados en un Grand Marquiz violeta, modelo 1986, de interior rojo. Tenían trajes de diferentes tonos pastel, verde, café, rosa, todos con sombreros y plumas y zapatos de reptil y bigotes de medio centímetro de altura por una boca de ancho. Eran malas imitaciones de los verdaderos gángsters, eran coyotes, pachuchos, piratas de baja monta. Uno de ellos era el que me había ofrecido las copias piratas de La Maravillosa Mujer en Traje de Baño. Di media vuelta, corrí. Me alcanzaron aquellas risas maléficas.

Ellos me tomaron de piernas y brazos y me cargaron como a una presa convulsionante y gritona. Como negro latido, rechinaron al frenar las llantas del modelo 86 que alcanzó a los que íbamos a pie. Abrieron la cajuela, estaba llena de las copias pirata de La Maravillosa Mujer en Traje de Baño. Me arrojaron dentro, junto con el video, que se perdió entre las malas imitaciones, entre los clones cadáveres, sin alma ni corazón.

Después de unas cuantas horas casi se terminaba el aire. La música atravesaba el asiento trasero, los videos retumbaban. Rumiaba mi aliento. La música me aturde, sobre todo, comienza a mezclarse con otra que parece más cercana y débil. Es el Mambo 5,000. Lloro lágrimas amargas, un ácido que derrite los videos y hace un agujero. Caigo. A lo lejos veo una luz. La sigo. Una cascada. Un río. Estoy rodeado por un frondoso y verde bosque. Caigo hacia el río. Encuentro una cuerda, la asgo, comienza a arrastrarme bajo el agua. Salgo por un momento a la superficie y empiezo a esquiar con mis botas. La cuerda está atada a un bote blanco y de interior rojo. El sol brilla como el flashazo de una cámara fotográfica. Por un segundo soy aire y atravieso un arcoiris. El gángster que conduce mira hacia atrás y se percata de mi presencia. Hace zigzaguear el bote, pierdo el control, me sumerjo de nuevo. Hay una pista para aviones en el fondo del río. El agua es clara y cristalina. Choco con unos tiburones, mi velocidad los revienta. Se convierten en agua. Se disuelven dejando un rastro de burbujas.

No sé por qué, pero empiezo a llorar de nuevo. El viento es frío, la banda toca, los viejitos felices bailan charleston. Puedo ver cómo un hombre quieto le da un sobre a otro que llega. Es el video. Ellos son los gángsters. Quisiera alcanzarlo antes de que lo metan a un buzón, pero tengo que bailar con una señora que piensa que soy un gángster. Me veo en el reflejo de una ventana y sí, lo parezco, llevo un traje gris. Soy inhumano, inerte y no pienso más que en mí mismo. Tengo muchos brazos, desaparecen uno a uno.

Entro a una plaza con jardines y fuentes y quioscos de piedra tallada. Nunca la había visto antes. Unas luces se ven como arrojadas al azar, hay un laberinto hecho de arbustos, no más altos que yo. Al final, más allá de las paredes de hojas e, incluso, más allá de mis pensamientos más íntimos, puedo ver un castillo. Pero me pierdo entre los arbustos. Estoy atrapado en un calabozo. Es de día, la luz brillante y humosa se filtra por una pequeña ventana que hay a tres metros de altura en la pared de mi izquierda. Miro hacia arriba, no se alcanzaba a ver el techo. La pared detrás de mí, la cual me respira su aliento frío, me engarza las muñecas con sus grilletes y cadenas.

La puerta se abre. Mis enemigos aparecen entonces, unos tipos vestidos de traje y sombrero negros. Son jóvenes de verdad, hijos de todos los gángsters viejos que La Maravillosa Mujer en Traje de Baño eliminó en sus aventuras. Son un grupo que al escuchar unos pasos forma un surco, son los pasos del gángster viejo. Se acerca hacia mí. Digo: nunca te saldrás con la tuya villano, La Maravillosa Mujer en Traje de Baño vendrá a rescatarme. Dice: tengo la certeza de que eso nunca ocurrirá. Lo miro con desprecio. Verás, dice, yo soy… con una mano se arranca la piel del rostro, veo aparecer ante mis ojos la fisonomía que tantas veces anhelé tener de cerca, el rostro de… …La Maravillosa Mujer en Traje de Baño, termina de decir. Ou, nou, caigo en cuenta de que toda mi vida he perseguido una ilusión.

Di mis mejores años a combatir el crimen, a luchar por el bien y la justicia, y todo lo que obtuve fue esta estúpida camiseta, dice ella, desabrochándose la camisa como Supermán. Veo que efectivamente su camiseta dice: Di mis mejores años a combatir el crimen, a luchar por el bien y la justicia, y todo lo que obtuve fue esta estúpida camiseta. Ella pone una pistola en mi frente. Entonces, con todo mi poder, jalo de las cadenas, que se desprenden de la pared con pedazos de piedra que derriban al grupo. Despliego al mismo tiempo mis uñas retráctiles y las sumerjo en el abdomen de mi amada. Atravieso el algodón de su disfraz. Atravieso también su carne. La observo por un momento. Me dice con su último aliento: yo también… te amaba… Argh…

Elimino a todos los presentes. Llego a un fuerte construido en una montaña, esculpido de ella, hay muchos nichos donde los matones están como murciélagos, durmiendo de cabeza. Se despiertan al oír mis brazos agitarse con antorchas, las que aviento a lugares estratégicos. Reviento a todos con un tenedor gigante, son globos llenos de agua.

Jorge Chípuli es de Monterrey, Nuevo León, México. Obtuvo el premio de cuento de la revista La langosta se ha posado, 1995, y fue becario del Centro de Escritores de Nuevo León. Obtuvo el segundo lugar del premio de minicuento La difícil brevedad 2006. Ha colaborado con textos en diferentes revistas como Umbrales, Rayuela, Oficio, Papeles de la Mancuspia, La langosta se ha posado, Literatura Virtual, Nave, Miasma. Ha sido incluido en las antologías: Columnas, antología del doblez, (ITESM, 1991), Natal: 20 visiones de Monterrey (Clannad, 1993), y Silicio en la memoria (Ramón Llaca, 1998).

Esta es su primera participación en la revista.


Este cuento se vincula temáticamente con SUPERKATAPLOF, de Félix Díaz; SÚPER P, de Yunieski Betancourt Dipotet y ALIANZAS, de Gustavo Ramos.


Axxón 221 – agosto de 2011

Cuento de autor latinoamericano (Cuentos : Fantástico : Fantasía : Humor : Superhéroes : México : Mexicano).


Una Respuesta a “«La Maravillosa Mujer en Traje de Baño», Jorge Chípuli”
  1. Ricardo dice:

    Felicitaciones al autor. Me gustó mucho.

  2.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284                   
Nedstat Basic