Revista Axxón » “Ray Bradbury”, Antonio Mora Vélez - página principal

¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

COLOMBIA

 


Para empezar, esta verdad: los cuentos y novelas de Ray Bradbury tienen un espacio especial en mi memoria. Y la razón es que nadie como él ha podido plasmar en un relato la tristeza del hombre frente al futuro incierto que le espera, sin necesidad de recurrir a las imágenes truculentas y terroríficas de algunas corrientes modernas de la ciencia-ficción. Cuentos como Vendrán lluvias suaves y El peatón son suficientes para hacernos entender que el hombre está condenado a la extinción si persiste en su afán de acabar con la naturaleza —que es su madre— en aras del progreso de los hornos y de las turbinas. En el primero de esos cuentos, una casa inteligente que subsiste después de un cataclismo, sigue sirviendo a sus huéspedes ya muertos como si nada hubiera ocurrido, hasta que un incendio la destruye. En el segundo, un escritor —el último peatón de una ciudad deshabitada— es descubierto por un carro policía automático y llevado a un centro psiquiátrico para curarle sus “tendencias regresivas”, que por tales entiende las de escribir y las de pasear para coger el aire de las calles solitarias. O las Crónicas Marcianas, una colección de relatos elegíacos en los que Bradbury reafirma su esperanza de salvación de la vida humana muy a pesar de la destrucción de la Tierra y en los cuales Marte es un símbolo del cual se vale al autor para mostrarnos todo lo bello y bueno que perdimos en nuestro planeta.

Pero la joya de la corona es tal vez Fahrenheit 451, novela en la que Bradbury nos previene del poder alienante y desorientador de los medios de comunicación —lo que hoy es una realidad— y delpapel nefasto de los fundamentalismos ideológicos y de los totalitarismos políticos, hoy de sobra conocido. Montag, el personaje —”uno de los tipos más puros de la literatura universal” según Charles Dobzinky—, descubre que leer y memorizar libros es mucho mejor que quemarlos porque en cada uno de ellos hay alguien que dedicó parte de sus sueños y de sus energías para escribirlos y porque en sus palabras tiene que haber algo para que una mujer se deje quemar viva por el delito de poseerlos. Y Montag cambia de bando y se une a los perseguidos del sistema, todos ellos conservadores, en el mejor sentido de la palabra, de las obras clásicas de la literatura y del pensamiento. Y para lo cual se aprenden de memoria tales obras y se convierten cada uno de ellos en personajes como Platón, Darwin, Russell, Schopenhauer, Einstein, Swift…

La ciencia-ficción tiene dos líneas aparentemente antagónicas: la distopía (mostrar un futuro nada bueno para la especie humana) y la utopía (que propone todo lo contrario). Bradbury tiene el mérito de haber superado esos límites otrora rígidos del género y haber optado por su combinación. Por eso en su obra, al tiempo que el hombre enfrenta realidades desconcertantes y apabullantes, siempre hay una salida. Como lo dice uno de los personajes de Fahrenheit 451: “Eso es lo maravilloso del hombre; nunca se descorazona o disgusta tanto como para no empezar de nuevo”. Además del lenguaje poético y de la fantasía desbordante que hay en varios de sus relatos (Las doradas manzanas del sol y Calidoscopio, por ejemplo), ese optimismo humanista es uno de sus grandes aportes al género y una de sus enseñanzas a sus discípulos. Con él aprendimos que el peor de los futuros posibles no puede cerrarnos las puertas de la esperanza; esa esperanza bradburiana que transita por todos mis libros de cuentos y poemas, empezando por Glitza y que es el gran mensaje de mi novela Los nuevos iniciados. Por eso, perdónenme si les digo que en Colombia nadie como yo ha lamentado tanto su muerte.

 

 

Antonio Mora Vélez es considerado uno de los precursores de la ciencia ficción en su país. Ha publicado los libros de cuentos “Glitza” (Ediciones Alcaraván, Bogotá, 1979) “El juicio de los dioses” (Casa de la Cultura, Montería, 1982), “Lorna es una mujer” (Centro Colombo Americano, Bogotá, 1986) “Lorna is a woman” (Colombian Cultural Center, New Delhi, 1990) y “La Duda de un Ángel” (Ediciones e-books de CECAR, 2000). Ha publicado también los libros de ensayos “Ciencia Ficción: el humanismo de hoy” (CECAR, Sincelejo, 1996) que fue reproducido en México y La estrategia de la solidaridad (CECAR, 2006). Los poemarios “Los caminantes del cielo” (CECAR, Sincelejo, 1999) “El fuego de los dioses” (Ediciones CECAR, Sincelejo, 2001) y Los jinetes del recuerdo. Recientemente la Editorial Pijao le editó la novela Los nuevos iniciados (Bogotá, 2008). Ha sido antologado varias veces. Destacamos la antología internacional “Joyas de la Ciencia Ficción” (La Habana, 1989) y en la cual figura al lado de los mejores narradores del género en el mundo y la antología colombiana “Contemporáneos del porvenir: Primera Antología de la Ciencia Ficción Colombiana” (Bogotá, 2000) y en la cual el antologista René Rebetez le reconoce su condición de precursor de la ciencia ficción colombiana. Ha ganado varios premios de literatura y su nombre figura en “The Encyclopedia of Science Fiction” de John Clute y Peter Nicholls (New York, 1995, página 696). Sus cuentos y poemas han sido traducidos y publicados en revistas impresas y electrónicas y en suplementos literarios, nacionales y del exterior.

Axxón publicó su libro “Los caminantes del cielo” en el número 105 y “Los jinetes del recuerdo” en el número 127.


Este artículo se vincula temáticamente con “Ray Bradbury (1920 – 2012)”, de Silvia Angiola.


Axxón 231 – junio de 2012

Artículo de autor latinoamericano (Artículo : Literatura : Autores: Homenaje : Colombia : Colombiano).


Una Respuesta a ““Ray Bradbury”, Antonio Mora Vélez”
  1. Ernesto Lago dice:

    Buen articulo, aunque ya habia leido uno que me gusto mas, que la escritora Daina Chaviano puso en su blog a pocas horas de la muerte de Bradbury. Les dejo el enlace por si no lo leyeron. http://blog.dainachaviano.com/2012/06/06/ha-muerto-el-escritor-ray-bradbury-maestro-de-maestros/

  2.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284                   
Nedstat Basic