Revista Axxón » Editorial: «Mayo otoñal» - página principal

¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

El otoño, muchas veces, es marcado como una etapa triste del año. Una época gris, donde los árboles pierden la vida de sus hojas y quedan escuálidos, expuestos en la desnudez de sus ramas. También, en esta zona del planeta, suele ser época de lluvias y humedad, más que de frío. Está claro que no ha empezado ahora, sino en marzo, pero es el mayo cuando ya avanzado se ven sus huellas en las horas del día y de la noche, en la naturaleza y en nosotros.

Yo recuerdo y trato de vivir el otoño como una época mágica, llena de ocres y naranjas, donde las hojas se mueven y crujen al compás de nuestros pasos y es cuando un simple rayo de sol a las cuatro de la tarde puede ser festejado como un regalo memorable. Los otoños de mi infancia, no tan lejanos pero si muy distintos a los que viven mis hijos, eran plenos de barriletes volando al viento, y si llovía se transformaban en tardes con amigos y juegos de tablero, o piedritas para jugar a la payana. Y de lectura, por supuesto. Las escasas horas de televisión infantil eran compensadas por fructíferas aventuras vividas a través de revistas y libros, y luego remezcladas y recreadas a partir de nuestra imaginación infantil e ilimitada.

Y ya que hablamos de las épocas de nuestras vidas, también solemos llamar otoño de la vida a ese lapso que arranca en la madurez y donde uno (o el cuerpo de uno) empieza a mostrar huellas de que ya no se es tan joven, cuando las canas llegan y el cabello (al menos en mí) comienza a replegarse.

Pero en todos estos casos el otoño es también una época atinada para volcarnos a la reflexión y proyectar un futuro luminoso.

En eso estamos.

Por lo pronto, arrancamos este número con un largo ida y vuelta entre Ricardo Giorno y Teresa Pilar Mira de Echeverría que, creo, no tiene desperdicio. Uno, por suerte, está acostumbrado a conocer escritores que cuentan con un caudal importante de conocimientos, pero a veces esa capacidad de barrer la cultura que tiene Teresa, de escanearla, es apabullante. Y ahí recuerdo que ella no es más ni menos que Doctora en Filosofía y además investigadora del género… Entonces el rompecabezas va completándose, y se redondea un poco más al leer el cuento que acompaña a esta charla, que fue elegido por el propio Ricardo (quien, debo reconocer, me ganó de mano). Un cuento que se titula —ya se habrán dado cuenta— Otoño, y que quizás nos muestre, desde una óptica distinta, por qué puede ser poético, bello, y a la vez terrible.

Puede ser que estemos en otoño. Que los días sean más cortos y frescos y también lluviosos, y que uno tenga ganas de quedarse en casa haciendo fiaca. Pero desde este lugar me siento un espectador privilegiado, y quiero —necesito— compartirlo con ustedes. Por lo que les estamos presentando en el arranque de este nuevo número y por lo que sin duda vendrá después. Para estar seguros de que, al menos desde estas páginas, mayo será un mes pleno y feliz.

 

 


Axxón 242 – mayo de 2013

Editorial


6 Respuestas a “Editorial: «Mayo otoñal»”
  1. Teresa dice:

    ¡Ay, por Dios! ¡Gracias!
    ¿Qué más puedo decir? Debería, sí, pero no me salen las palabras. Estoy muy, muy emocionada.
    Gracias de verdad, infinitas gracias.
    Son muy generosos conmigo.
    Un abrazo enorme.

  2. Oh madures irónica y maldita
    por dentro juventud,por fuera daños
    siempre que veo una mujer bonita
    mi incorregible corazón palpita
    sin acordarse de sus cuarenta años.
    …………………………………………..
    Amado Nervo

  3. Ricardo Gioirno dice:

    Lo tuyo es la poesía, Danny.

  4. Hernan Dominguez NImo dice:

    Qué jugoso que empieza mi otoño!!!!

  5. Carlos E. Ferro dice:

    Daniel, cada vez me gustan más tus editoriales. En este nos regalás imágenes y recuerdos, magia, poesía. Y después, pasás a un elogio gigantesco (pero no por ello desproporcionado) a Teresa, con una introducción al cuento y un cierre intimista, amistoso y perfecto para despedir el editorial. ¡Todo en la medida justa y escueta que permite leerlo en dos minutos y medio!

    Felicitaciones.
    Y felicitaciones a Teresa, el cuento es hermos, impresioannte y provocador; me hizo pensar mucho (ya lo había leído en una Próxima).
    Felicitaciones también por la ilustración, también la había visto en Próxima pero en blanco y negro. Acá luce mucho más y, para mí, es un hermoso acompañamiento del cuento.

  6.  
Deja una Respuesta