¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

MÉXICO

 


Ilustración: Guillermo Vidal

Has visto un ghoul. Los monstruos no existen, pero has visto uno, lo que significa que son reales. O quizá lo imaginaste. No, no lo imaginaste, era real, estaba en el mismo callejón que tú anoche, devorando al viejo Banky, el vagabundo. Es una lástima, no era un mal tipo, a veces te invitaba de su aguardiente y vaya que te hacía bien, desde que te volviste loco y abandonaste la comodidad de tu casa y tu trabajo en la universidad, tu cabeza es un amasijo de tormentos que sólo se apaciguan cuando pierdes el sentido, y el licor de ese vago amable era lo suficientemente fuerte para ponerte a dormir. Ahora está muerto. Lo comprobaste esta mañana cuando fuiste en su busca y miraste su vientre abierto. Y ese ghoul no te vio porque estaba muy ocupado comiéndose a tu amigo, ¿y todavía te atreves a poner en duda su existencia? No, claro que no, ellos existen.

Y si esas cosas son reales, tal vez también todo lo demás. Es para volverse loco, aunque eso no debería preocuparte, pues ya lo estás, ¿recuerdas? Te quedaste trastornado por culpa de esos libros y objetos antropológicos que se guardan en las bóvedas de la universidad. Te aficionaste a leer e investigar temas prohibidos, te obsesionaste por averiguar el origen de esas estatuillas que representaban ídolos monstruosos, más terribles que Coatlicue y eso te hizo perder la razón porque sabías que era verdad, que la existencia de esas criaturas que acechan en la oscuridad fuera del tiempo no eran simples cuentos de escritores hipocondríacos y afectados, historias de dandis enfermizos de Nueva Inglaterra con modales refinados y rebuscados, sino verdades concretas, tangibles, improbables y difícilmente demostrables, pero percibidas por el rabillo del ojo, en las esquinas del mundo que pasamos por alto, en los ángulos anormales que forman dos muros y un techo. La verdad de esos hechos fue tan abrumadora para tu pobre mente humana que la única reacción saludable era deschavetarse.

Te volviste loco por tu propio bien, para dejar de pensar en eso. En la calle, con la lucha diaria que es conseguir un pan o una cabeza de pescado, unos cigarros o una botella de alcohol, no tienes tiempo ni necesidad de pensar en esos… esos dioses o demonios. Pronto te olvidaste de ellos, hasta donde era posible. Eso significa sólo una cosa: que tu obsesión ha bajado de intensidad, sobre todo porque no tienes nuevo material de lectura ni nuevas esculturas de arcilla o de materiales desconocidos donde poner tus manos y tu atención, ni tampoco los recursos para emprender una nueva investigación en selvas latinoamericanas o asiáticas. Pero viste a un ghoul arrancando pedazos del viejo Banky con el hocico y tragándoselos sin masticar, haciendo ruidos nauseabundos. Lo viste. Ahora sabes sin lugar a dudas que son reales. Y si lo son, y lo son, entonces todo lo demás debe ser real. Es normal que sientas esa emoción, dedicaste más de la mitad de tu vida a probar que esas reliquias tenían un sustento real y no conseguiste más que burlas. Pero ahora sabes que todo es verdad.

No, son simples alucinaciones, te dices a ti mismo, causadas por el abuso de alcohol. ¡No te engañes, amigo! Existen. ¿Recuerdas esa piedra que hallaste incrustada en una máscara obtenida por medio de los papúes, roja como un rubí pero pulida como una lente mediante una técnica imposible pues era más dura que un diamante? ¿Recuerdas lo que hiciste con ella? Así es, la usaste como una lente, era lo más lógico. ¿Y qué viste? El origen del mundo. Era una lente muy potente, ¿cierto? Ningún telescopio, ningún microscopio habían acercado así las cosas tan lejanas, esa lente roja te permitió contemplar el pasado, era tan poderosa que te permitía ver a través del tiempo. Masas amorfas venidas de las profundidades del espacio se asentaron en la Tierra y emplearon los elementos encontrados en ella para crear la vida, vegetal, animal, fúngica y, finalmente, al ser humano, que sería su mejor esclavo.

Sí, esa lente te permitió refutar la existencia de Dios y la teoría de la evolución, todo al mismo tiempo. Los hombres fuimos creados pero no por una deidad benevolente y amorosa, sino por criaturas tan retorcidas, tan extrañas que rendirles culto debería considerarse una enfermedad mental y un crimen contra la humanidad. Sólo que la humanidad es tan poca cosa, una nadería.

Y se te ocurrió la magnífica, la maldita idea de usar la lente en sentido inverso y, contra todo lo esperado, funcionó: pudiste ver el futuro, la desaparición de la humanidad, las bombas, la radiación, la desolación, el mundo convertido en un océano gigantesco de aguas bullentes de vida malsana y, posteriormente, en un desierto. Y en ese mundo reinaba una raza de insectos parecidos a cucarachas y, en los huecos oscuros del mundo, una raza de hongos parecida a humanos, pero sin rastro de carne, sangre o huesos, ni tampoco identidad o voluntad: sólo estaban ahí, reproduciéndose y ocupando espacio, arrojando vapores tóxicos, finalmente llenando la Tierra hasta volverla inhabitable para cualquier cosa, una piedra árida flotando en el silencio del universo. Contemplaste el fin del mundo.

No, nada de eso fue producto de tu imaginación. El alcohol vino después, una forma de soportar u olvidar esas visiones. Una afición cada vez más frecuente. Hace unos tres años ya que tomaste la costumbre de beber tanto como puedes, aunque la bebida te produce alucinaciones ocasionalmente. Quizá ese ghoul no era otra cosa que un perro rabioso o un junkie perdido en el viaje robándole su botella al viejo. Eso no cambia el hecho de que ese pobre hombre está muerto, y de una forma atroz. Quizá alguien lo asesinó con un machete, uno de ésos, como el que sostienes en las manos.

Eso es, otro trago. Sí, eso te hará sentir mejor. Bebe tranquilo, los ghouls no existen, lo imaginaste todo. Tampoco existe ese calamar alado que duerme en la meseta que ves en tus pesadillas, ni esa deidad que parece una rana y transforma a sus acólitos en híbridos humano-batracio, tampoco esa masa idiota que babea en el centro del universo y que casi puedes sentir cuando escuchas música de flautas. Todo eso no son sino las necedades de locos solitarios que se creían escritores y nunca fueron capaces de lograr una obra sobresaliente, tan sólo cuentos amarillistas que se publicaban en revistas baratas, un simple muestrario de sus fobias y traumas. Tal vez sea buena idea que escondas ese machete y te acabes el licor.

Y ahora, duerme. Usa esos periódicos, así no tendrás frío. Y saca esas ideas enfermizas de tu cabeza o te volverás loco de veras. Así, así. Cúbrete bien para que no te dé una gripe, no tienes dinero para comprar medicinas. Cierra los ojos y déjate llevar por la calidez del alcohol que fluye dentro de ti, escucha el palpitar de tu corazón, arrúllate en él, ignora los gruñidos y el ruido de pies que se arrastran cerca de ti, ignora el dolor causado por unos colmillos clavados en tu carne, siente el calor de tu sangre y déjate ir, déjate ir.

 

 


Jorge Jaramillo Villarruel nació en Ciudad de México en 1980 y piensa que escribir sobre sí mismo en tercera persona, es una forma de perversión (es freudiano). Fue editor de la revista digital TRANSEÚNTES del Instituto de la Juventud del Distrito Federal (México), hasta que el fascismo de Miguel Ángel Mancera lo despojó de su trabajo y proyecto; actualmente es corrector de estilo y colaborador para I LOVE MAGAZINE. Ha publicado cuentos, crónicas y ensayos en las revistas EL BÚHO y EMBOGAZINE, en el periódico EXPRESO de Sonora (finalista del Rodeo de Palabras 2007), en las revistas electrónicas NARRATIVAS, SINFÍN y ROJO SIENA, y en el portal de literatura fantástica AXX?N. Colaboró en la ANTOLOGÍA MEXICANA DEL ZOMBIE y en el HOMENAJE A LOVECRAFT, editados por El Under, y forma parte de la antología ALEBRIJE DE PALABRAS: ESCRITORES MEXICANOS EN BREVE, dedicada a la minificción, editada por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (México). Fue segundo lugar en el XIV Concurso Internacional de Cuento Navideño, Súbito, Breve y Electrónico (2011) de editorial Ficticia. Vive irremediablemente enamorado de Elena Garro y su obra. Y de una mujer casada, con quien tuvo un pasado trágico y un presente caótico, pero por suerte, ningún futuro.

Hemos publicado en Axxón: OLIMPIA O LOS AUTÓMATAS, ULALUME, OPHELIA XXI, RUINAS y TRAMPA CON CEREZA.


Este cuento se vincula temáticamente con LA BESTIA Y LOS TRES CERDITOS, de Cristian Acevedo; RALPH, de Diego Fernando Prado Riestra y LAS PIEDRAS MOVEDIZAS, de Víctor Coviello.


Axxón 251 – febrero de 2014

Cuento de autor latinoamericano (Cuentos : Fantástico : Fantasía : Ser fantástico : México : Mexicano).


Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic