¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

URUGUAY

 

 

…”era sólo infeliz, me equivocaba al creer que tenía miedo, o mejor,

también esto es un modo de tener miedo, porque la infelicidad es una forma de miedo.”

 

“Voces traídas por algo, imposible decir qué”, Antonio Tabucchi

 

 

 

Esto es el testimonio de una espina que llevé clavada durante más de treinta meses; creo habérmela sacado, pero siento el resquemor de volver a clavármela otra vez.

 

 

 

Confesión I

 

 

Ángeles Caínes fue la mejor flor de mi vida uraniana. Ella derretía suelos con su paso de fémina nocturna. Ángeles Caínes llamó al viento y lo embolsó en una copa que bebimos desnudos. Sangró mi pecho y lamió la herida, desmayado, acaricié su pelo, sus senos y antenas. Antes que el sol alumbrara las tinieblas, Ángeles Caínes se derritió como un vómito a mi lado.

 

 

 

Confesión II

 

 

La tarde era un cadáver gris. Solo sentado miraba el cielo enfermo y callé escuchando el rumor de las cosas. Una brisa pringosa se instaló en mi habitación. La noche prometía otra visita; la dejé entrar. Vino Ángeles Caínes vestida de sedas celestes, y perfumada de mirra oriental. Su ojo verde me guiñó y me largó un beso rubí. La esperé sentado y ella se subió a mis piernas y abrazó mi cuello.

 

 

 

Confesión III

 

 

Me arrodillé aquella mañana de invierno y recé jaculatorias y entoné letanías paganas. Tomé un cirio y volqué la cera en mi antebrazo. Lloré y reí. Me eché al suelo y refregué mi sexo en el piso, mientras Ángeles Caínes pasaba su mano por mi nuca, diciéndome “Te adoro desde el fondo del tiempo; he vuelto a encontrarte, mi amor”. Se evaporó como bruma de puerto y quedé transido, llorando más que antes por ella, por mi confusión.

 

 

 

Confesión IV

 

 

Me abandonaron los amigos.

Mi familia me eructó.

La gente me miraba mal.

Las plantas se secaron en mi casa.

Apareció la humedad en las paredes en lamparones con formas grotescas.

Se murió la cucaracha que tenía en el frasco.

Estoy solo.

Únicamente Ángeles Caínes me visitaba al atardecer, traía flores muertas y bebíamos té.

Nos acostábamos sobre cojines roídos y, acariciándonos, nos prometíamos felicidad.

 

 

 

Confesión V

 

 

No puedo dejar de pensar en ella. Apenas como y ni duermo si no está a mi lado perfumando el cuarto. Renuncié al trabajo antes de que me echaran. Consuelo mis horas afiladas pensando en su perfil. Me consumo. Soy una vela en la oscura terraza de la vida. Hay un umbral del cual Ángeles Caínes me habló. Me invitó a cruzarlo con ella. “Allí es de donde venimos, donde pertenecemos”, me dijo, abanicándose los cabellos violetas. Hoy no vino y pienso en ella violentamente.

 

 

 

Confesión VI

 

 

Las ideas no tienen dueño. La persona las recibe y las trasmite, pero no le pertenecen. Flotan como duendes y a veces bajan a libar en los cerebros humanos. Son inasibles a pesar de la praxis. Son etéreas como Ángeles Caínes. Fue ella quien me lo contó: porque ella misma pertenece a ese mundo, su naturaleza guarda ese origen y esa correspondencia, y cuando viene a mí, seductora y amiga, trata de convencerme de que yo soy otra idea más de un cerebro infinito y eterno, y me insinúa escapatorias con el fin de volver hacia aquellas vastas regiones.

 

 

 

Confesión VII

 

 


Ilustración: Valeria Uccelli

Un poeta sin lapicera no es un poeta sino una garrapata, dijo Ángeles Caínes mientras escuchábamos el Presto del Verano de Vivaldi (es una tormenta de estío anunciando el otoño). Me di cuenta de que soy inmortal y que la lluvia pegada a los días durante setenta y dos horas no es más que el latido constante de los corazones grises. Ella continuó haciendo una poética dominical y húmeda: la poesía te eleva y te hunde a la vez, es un ascensor, subes o bajas, esa es su función para los ánimos. El poeta con lapicera y hoja escribe igual a un manco con su muñón sobre la arena, y el frío del sur le azota la cara y él es pérfido y resentido. En ocasiones, Ángeles Caínes me causa un poco de temor y vértigo, sobre todo cuando habla de estos temas; yo la escucho porque soy un confeso de ella. Después de las charlas vespertinas repta por la pared sinuosamente en tanto que yo la observo desde mi sillón. Se deja caer sobre mí, es una araña que destila fragancias y me absorbe, me elimina un poco más cada noche, un poco más hasta el desmayo…

 

 

 

Confesión VIII

 

 

Pensé en construir un cenotafio para depositar los traumas que me abruman. Esbocé un bosquejo de bosques rectilíneos y proyecciones pálidas en un plano que me visita, o que yo visito, mejor dicho, durante las pesadillas de la siesta. Ángeles Caínes me trajo el Mechanical Animals de Mar1lyn Man5on y en omegas minutos bailamos repletos de androginia mientras las sombras nuestras lamían los candelabros. Nunca me había sentido tan excitado y tan muerto a la vez.

 

 

 

Confesión IX

 

 

Aquella madrugada, Ángeles Caínes estaba más furiosa que nunca y su desequilibrio destilaba sudor bermejo y añejo en la alcoba de ventanales abiertos; me lastimó las manos con sus uñas metálicas, me elogió hasta el hastío: “Eres lo más hermoso que he conocido desde hace 1.066 años” y, pasando su pelvis por mi pierna, me cantó una canción. Había momentos en que se ponía transparente o adquiría una piel espejada en la que me reflejaba en la oscuridad. Nacieron doce esferas de su espalda y flotaron como pompas hasta desaparecer por las celosías. Sucedió que aquella madrugada ella se durmió entre mis manos ensangrentadas, y la dejé dormir más de lo necesario. Esperé a que el sol saliera; cuando ella se percató de mi intención trató de devorarme a besos pero la aferré con mis ojos encendidos mientras un rayo de sol surcó la habitación y se estrelló sobre los pechos de Ángeles Caínes; me miró entre sorprendida y arrogante; se disolvió en el aire absorbida por los fotones del amanecer.

 

 


Federico Rivero Scarani, 1969, docente de Literatura egresado del Instituto de Profesores Artigas. Obras: La Lira el Cobre y el Sur (1993), Ecos de la Estigia (1998), Atmósferas (Mención Honorífica del concurso de la Intendencia Municipal de Montevideo, 1999), Synteresis perdida (2005), Cuentos Completos (2007), El agua de las estrellas (2013). Colaboró en diversos medios del país como El Diario de la noche, Relaciones, Graffiti, y también en Verbo 21. com y Banda Hispânica.com. Publicó un ensayo sobre el poeta uruguayo Julio Inverso (“El lado gótico de la poesía de Julio Inverso”) editado por los Anales de la Literatura Hispanoamericana de la Universidad Complutense, España. Participó en antologías de poetas uruguayos y colombianos (“El amplio jardín”) y cubanos (“El manto de mi virtud”). Fue docente de la cátedra de “Lenguaje y Comunicación” en el I.P.A. También escribió el ensayo “El simbolismo en la obra de Julio Inverso”, escritores.org,/ Babab.com.

Aquí hace su aparición en Axxón.


Este cuento se vincula temáticamente con ATAUN, de Guillermo Echeverría; QUEMAR A MADRE, de Ricardo Giorno y CARNAVALES EN VENECIA, de Mariláu Sánchez.


Axxón 252 – marzo de 2014

Cuento de autor latinoamericano (Cuentos : Fantástico : Ciencia Ficción : Contacto con extraterrestres : Uruguay : Uruguayo).


3 Respuestas a ““Ángeles Caínes”, Federico Rivero Scarani”
  1. Ricardo Giorno dice:

    ¡Bellísimo! Mis felicitaciones.

  2. Gabriel dice:

    me gustó tu cuento. en pose de investigador, tomaría el sentido no tan oculto que trasmite el mismo como un
    mensaje en una botella arrojada al mar. si estoy en lo cierto, .te deseo que la persona adecuada la recoja.
    suerte.
    chau

  3. Quiero conocer a Angeles Caines :)

  4.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281                        
Nedstat Basic