¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

 


Ilustración: Laura Paggi

Un roce, una mano en el hombro. Y Natalia abrió los ojos.

Se descubrió acurrucada, ovillada en un sillón desvencijado. En otras circunstancias la hubiese preocupado que los resortes terminaran clavándose en sus piernas, hoy le daba igual. Había un fuerte olor a pucho entre el tufo dulzón del desodorante. Con la ventana cerrada, ni se podía respirar. Se notó las mejillas húmedas: habría llorado dormida.

Miró a la mujer, no la había oído acercarse; llevaba en la mano un paquete de Criollitas a medio terminar.

—Servite —dijo, tendiéndoselo—. En un ratito te traen algo caliente.

Por instinto, Natalia tomó una galletita y se la llevó a la boca.

Masticó. ¿Cuándo había sido la última vez? Tragó penosamente y se acarició el cuello como siguiendo el recorrido del alimento.

Miró el cielo a través de la ventana de la comisaría: unas nubes negras empezaban a cubrirlo.

Sintió las manos dormidas, se frotó las muñecas cuidando de no tocar las llagas que le habían dejado las ligaduras.

Entonces otra uniformada se sentó frente a ella, sacó una libreta, probó la lapicera en el margen de la hoja y la miró con mucha atención.

 

 

—Yo no dejaba de pensar en mamá —dijo Natalia, después de un rato—. En mamá, en cómo la angustia y la espera la estarían devorando. Cuando aparecían casos así en la televisión, de secuestro y esas cosas, ella directamente cambiaba de canal.

—¿Cuántos eran, Natalia?

—¿Qué?

—Los que te llevaron.

—No pude ver hasta que me dejaron en esa… casa.

—¿Y ahí? —dijo la uniformada—. ¿Cuántos eran en la casa?

—Además de mí, en aquel agujero inmundo había tres: un hombre y dos mujeres. A una la llamaban Carmen. Carmen era una gorda, granujienta y colorada. Entraba y salía a cada rato.

—Carmen.

Natalia quería irse ya mismo de la comisaría, volver a su casa. Quedarse bajo la ducha hasta sacarse toda esa mugre de encima. Pero, antes, debía contarlo todo.

—El tipo jugaba con unos dados —dijo mirando la criollita apenas mordida en su propia mano. Un regusto ácido le subió hasta la garganta—. Y Magalí, la otra, de piel costrosa, era una raquítica desdentada que tenía una tremenda panza de embarazo. Ella esperaba y esperaba, echada sobre una colchoneta de gomapluma. Lo único que le vi hacer fue mirar el techo y quejarse de cualquier cosa.

—¿Recordás algún ruido, algo que nos ayude a ubicar el barrio?

—Yo no tenía idea de adónde me habían llevado. El aire viciado, agrio, me hacía pensar que estaríamos cerca del Riachuelo, o de algún basural. —Se pasó las yemas por las costras de sangre en las muñecas—. Me habían atado las manos y los tobillos con unos cables pelados que me lastimaban al más mínimo movimiento. ¿Para qué? Yo no podía hacer otra cosa que no fuera mirar el techo de chapas oxidadas. Los días de lluvia había goteras por todos lados.

—La casilla de una villa miseria, podríamos decir, ¿no?

—El interior era un amontonamiento de cosas viejas —siguió Natalia—, rotas, inservibles. Ellos tropezaban a cada paso con esa basura.

—¿Te hablaban? Digo, ¿te decían algo de tu familia? Algo sobre el rescate.

—El tipo me había despegado la cinta de la boca, bajo advertencia de no gritar. Las muñecas me ardían y tenía un dolor de cabeza tan fuerte…

—Te agredieron.

—No, no me golpearon. Tampoco eran amables; más bien, indiferentes. Ni me daban de comer, a veces se me retorcía el estómago. —Se pasó la mano por el estómago, igual que hacía Magalí.

—Y ellos sí comían, ¿verdad?

Natalia cerró los ojos, como para sacarse las imágenes de encima. Pero eso estaba ahí, y seguiría estando.

—Y un día, de golpe, la embarazada lanzó un alarido —dijo, le temblaba la voz—. Gritó, gritó y gritó hasta que el tipo, el Pancho lo llamaban, se desgargantó en un “¡Basta!” desde el otro rincón de la pieza. —Natalia gimoteó. El llanto se le venía en torrentes—. Yo no podía verla sufrir así, pero era imposible ayudarla, inmóvil como me tenían.

La uniformada dejó el cuaderno y le alcanzó un pañuelo.

—Tomá. Si querés, dejamos acá…

Ella no la oía.

—Y pensar que —seguía diciendo, como diciéndoselo a ella misma, para asegurarse de que realmente había sucedido—. Y pensar que, el día anterior, cuando la embarazada me acercó unas cucharadas de guiso a la boca, pensé que aun en la miseria las mujeres conservan su instinto maternal.

Miró sus manos: ya no tenía la galletita. Se le había caído.

—¿Continuamos, Natalia?

Ella suspiró.

—Perdón, ¿en qué estábamos?

—Los gritos de la embarazada.

—Parecía que nunca iba a dejar de gritar, pobre. —Hizo un gesto de tragar saliva, pero ni su propia saliva podía tragar—. En eso, el tipo se sonó los dedos y distendió los músculos de los brazos; concentrado, parecía prepararse para atender el parto.

—¿Pensaban atender el parto en la casa? —dijo la uniformada.

—Carmen, que había salido hacía un buen rato, volvió en ese momento. Entró sin golpear, apurada, y fue directamente al lado del tipo a hablarle en voz baja. Yo apenas alcancé a oír algo de un llamado telefónico. Pensé que ella sería la encargada de negociar con mi familia. Nada más pude entender. El tipo me miró a los ojos, y en el odio de su mirada vi también alegría.

—¿Alegría?

—Fue la primera vez que pensé que mamá podría haberlos llamado a ustedes. Quién sabe cuánto querían estos para liberarme. “Falta poco”, les dijo el tipo a las dos mujeres. “Nomás dentro de un rato vamos a tener morfi”. Me sentí esperanzada: ¡Estaban por cobrar mi rescate!

—¿No te dijeron nada? Del rescate, digo.

—Carmen volvió a salir. No tenía el aspecto de quien va a recibir dinero de un momento a otro. Pero el tipo había dicho “Falta poco”. ¡Se acercaba mi regreso a casa, mi libertad! ¡De nuevo a mi trabajo, a mi vida!

—¿No fue así?

—Al rato, Carmen apareció con algo en la mano: un trapo limpio y planchado, del tamaño de un toallón. Entre los dos ayudaron a la parturienta a levantarse y la acomodaron encima. Yo tiritaba, mis dientes castañeteaban sin que pudiera controlarlo. Cerca de mi rincón había una estufa eléctrica en la que calentaban agua. Pensé que cuando hirviera, el vapor serviría de calefacción. El tipo ayudó a Magalí a quitarse la bombacha y fue a su rincón donde se puso a jugar a los dados. Carmen miraba de lejos, como si le diera miedo acercarse. Yo veía perfectamente la entrepierna desnuda que pujaba por abrirse. ¡Dios mío!

—Y nació el bebé, entonces.

—”Ya me está viniendo”, dijo Magalí, y gritó de dolor. Sentí que mi cuerpo se tensaba, que mis piernas luchaban con las ataduras. “Dale”, gritó el tipo. “No te hagás la estrecha, como si fuera el primero”. De modo que ella había tenido otros hijos, me dije. Pero… ¿dónde los habían metido? Lógico: ese tipo de gente solía tener media docena de hijos. Tal vez los otros chicos se habían muerto de hambre, o los habrían regalado; o peor: vendido.

—Vendido —repitió la uniformada. Volvió a agarrar el cuaderno y tomó nota.

—El cuerpo magro, tremendamente hinchado a la altura del vientre, se agitaba en temblores. De pronto Magalí comenzó a jadear y se retorció sobre el colchón desplazando el trapo limpio. El tipo corrió hacia ella y la empujó con violencia: “¡Acostate para atrás!”. La pobre cayó desfallecida, agotada después de la contracción. Y enseguida le vino otra contracción, que la obligó a seguir esforzándose. A mí se me ocurrió que el tipo ni siquiera se había lavado las manos. “¡Más!”, le gritó él a la mujer. “¡Más! ¡Más!”.

—¿Y Carmen? —La uniformada ya no escribía.

—Carmen se había agazapado a mi lado. No ayudaba, ni siquiera veía lo que estaba pasando. Yo percibía cierta agitación en ella; un sofocamiento contenido, nervioso. El agua de la cacerola empezó a hervir. El ruido del hervor se mezcló con las exclamaciones de la mujer: los alaridos que iban transformándose, de a poco, en un quejido entrecortado, insistente. Y el vapor del agua expandió ese gimoteo animal junto con el hedor. Otra contracción, otro puje… y afuera por fin la cabeza que se adivinaba negra y peluda debajo del embadurnamiento de sangre y líquido amniótico. Fascinada, yo no podía dejar de mirar.

—Bueno. Ya pasó, Natalia.

—La voz del Pancho: “¡Che, Carmen, vení! Ya está”. Carmen se levantó y caminó hacia el colchón de los otros dos, mientras el hombre tironeaba de la placenta. Ahora le corta el cordón, pensé. Y ahora me desmayo. Pero no. Carmen agarró al chico con cordón y todo.

—No entiendo —dijo la uniformada.

—La madre gritaba de desesperación, extremaba sus esfuerzos para impedir que le arrancasen al bebé de los brazos. “¡No, no, no!”. Pero los otros se llevaron al bebé.

Natalia se acurrucó más en la silla y se dejó abrazar por otra policía. Advirtió que había mucha gente escuchando su relato.

—¿Y después? —oyó.

—No pudo, la madre no pudo retener a su hijito —dijo llorando—: lloró entre espasmos silenciosos que me hacían doler hasta el alma. La otra, Carmen, agarró al bebé y amagó con meterlo en la cacerola. Yo, desesperada, pateé la estufa, y el agua hirviendo se desparramó por el suelo. Entonces, Carmen llevó al bebé a un rincón. En ese momento el tipo jaló de la madre, que se había desvanecido. Le encajó un terrible sopapo y la arrastró hacia la parte oscura de aquella pieza inmunda, donde Carmen limpiaba al chico con su pollera.

—¿Y qué pasó, Natalia? Por favor…

—Poco después los tres adultos se abalanzaron sobre el recién nacido. En un momento pensé que se lo comerían a besos. ¡Qué estúpida! ¡Qué ingenua! Sólo el llanto, quedó. El llanto y las bestias disputándose el cuerpo. Y después ese silencio.

 

 


Claudia Cortalezzi nació en Trenque Lauquen, en 1965. Vive en Alejandro Petión, Cañuelas.

Cofundó La Abadía de Carfax —junto a Marcelo di Marco, entre otros—, y antologó el 3º libro de este círculo de escritores de horror y fantasía, ed. PasoBorgo, 2012.

Además de escribir ficción, es redactora de libros de información y artículos para diarios y revistas. Es correctora del periódico La Información, de Cañuelas.

Coordina talleres de corrección literaria en narrativa en Palermo y Congreso, CABA, y en la Biblioteca Sarmiento de Cañuelas.

Tiene varios cuentos premiados. Participó en antologías en Argentina, España y Perú.

Sus libros: Una simple palabra, novela, ed. Andrómeda, 2010; Cinco mujeres y otra cosa, cuentos, en coautoría con Alejandra D’Atri, Paula Jansen, Victoria Fargas y Gladis Lopez Riquert, ed. La Letra Eme, 2014; Entrañable, cuentos, ed. Textos intrusos, 2015.

Hemos publicado en Axxón sus cuentos ENTRE HUMANOS, LA RESPUESTA y ABRIRSE PASO.


Este cuento se vincula temáticamente con ABRIRSE PASO, de Claudia Cortalezzi.


Axxón 264 – agosto de 2015
Cuento de autora latinoamericana (Cuento : Fantástico : Horror : Antropofagia : Argentina : Argentina).


Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280                          
Nedstat Basic