¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

ARGENTINA

 

I

 

Yo soy el que conoce los recovecos de la pérdida.
El cuerpo es el cuerpo está solo y no necesita órganos el cuerpo nunca es un organismo los organismos son los enemigos del cuerpo.

Antonin Artaud (“Cuerpos sin órganos”)

 

 


Ilustración: Valeria Uccelli

Cuando entró la llamada de Gio yo estaba flotando en el líquido verde del bioestabilizador, meciéndome en la oscuridad. Estaba ovillado, con las rodillas tocando el mentón, rodando en la emulsión electrolítica como un embrión en el vientre materno. Los tubos flexibles de suero terapéutico conectados a mi nuca, ombligo y antebrazos me rodeaban y enlazaban en un cálido abrazo de serpientes. Podía sentir la vibración de los fluidos corriendo en su interior, transportando las sustancias necesarias: oxigenando la poca sangre que todavía conservo, intercambiando códigos de reparación celular de tejidos, reseteando la bios para recargar el sistema operativo, introduciendo una fina corriente de barbitúrico endovenoso.

A veces imagino que por los conductos circula un río de hormigas microscópicas, millones de ellas, llevando y trayendo una pesada carga de iones sobre sus espaldas, como una caravana incesante de esclavos que trabajara sin descanso hasta el día de su muerte para ser remplazadas sin miramientos por otras hormigas con idéntico destino, en un ciclo ininterrumpido y continuo.

Tenía una pesadilla. Es curioso que aún tenga sueños. Una deformación residual de mi Yoprimario, sin duda, aún latente bajo las toneladas virtuales de información codificada de los implantes. Imágenes en sepia, viejas fotografías desempolvadas del baúl de los recuerdos: la casa materna, el árbol milenario de eucalipto y la hamaca en el jardín, mi habitación con la cama de madera pintada de azul marino.

Pero todo se deforma.

El narco letargo dispara líneas de perspectiva y forma el dibujo en tres dimensiones de una celda. Las paredes laten. Se contraen y dilatan al compás de mi ritmo cardíaco, como los tejidos internos de un órgano viviente. La prisión está formada por una red de cables hinchados, apretados como gruesos tendones. Paredes y techo comienzan a cerrarse sobre mí, me envuelven en una oscuridad sofocante, húmeda. Un chillido metálico carcome mis oídos: el sonido de enormes cuchillas industriales cortando bloques de acero. La luz lastima mis ojos. Escucho gritos. Huelo sangre. Todo se convierte en una niebla roja. Y yo solo quiero despertar. Despierta… despierta… despierta…

—¡Despierta! —La voz de Gio entró serpenteando a través del osteófono y estalló como un latigazo en el cerebro—. ¡Arriba, bella durmiente!

Creo que grité. Debo haber gritado porque Gio reía con sarcasmo:

—¿Qué pasó? ¿Otra pesadilla?

—¿Otra? Siempre es la misma —le dije, mientras intentaba reconciliarme con la realidad: Quién era, dónde estaba, qué hacía ahí.

—Aullaste como perro, Sander. ¿Me parece a mí o te estás ablandando, bebé?

Gio tenía una forma de llamarme “bebé” que lograba que me dieran ganas de matarla y de besarla al mismo tiempo. Era un sentimiento que sólo ella podía despertar en mí. Normalmente el mundo me parece horrible y la humanidad detestable. Pero Gio… Ella era diferente.

—Estoy tan blando como la prótesis de titanio de tu cabeza, linda —respondí. Ya empezaba a despertarme.

—¿Eso es un cumplido? —me dijo riendo—. Mejor no perdamos el tiempo con piropos, cariño; tenemos trabajo.

—¿Quién es el cliente? —pregunté. La niebla soporífera de la anestesia comenzaba a ceder. La adrenalina se abría paso.

—Es un pez gordo. Empresario de software. Es dueño de la mitad del Cielo, Sander.

Asentí. Le pregunté dónde estaba y le dije que en media hora estaría allí. Desconecté los cables del bioestabilizador y salí de la cámara. Siempre me quedo un rato mirándola, admirando su simpleza. Por fuera, parece un huevo de dinosaurio gigante, color hueso y de forma ovoide; por dentro, el sueño perfecto de la vuelta a la matriz.

 

 

Me vestí y salí. Afuera era de noche. Siempre lo era. Caminé por calles húmedas, oscuras. Crucé por una plaza encajonada entre paredes que gritaban en un lenguaje esquizofrénico de rabia y desesperación. Pasé por una feria ambulante con puestos improvisados sobre tablones, donde se vendían artículos de última tecnología mezclados con pan casero horneado a la intemperie y cabezas de pescado. La ciudad era un laberinto infernal. Miré hacia arriba por un reflejo involuntario, tal vez porque nunca me termino de acostumbrar a verlos. Los edificios flotantes se extendían sobre nuestras cabezas por encima de toda la ciudad. Todos interconectados a través de un sinnúmero de puentes herméticos, como una red: una ciudad sobre otra. Su piso era nuestro cielo. La vida allí transcurría puertas adentro, amparados en la atmosfera artificial del Cielo, como le llamaban ellos, un ambiente aséptico generado por válvulas reguladoras de presión, gases y partículas, alcanzando los máximos niveles de pureza en el aire.

Abajo —en el exterior—, la vida media de un ser humano a la intemperie se había reducido en un setenta por ciento. Los efectos de la radiación, la lluvia tóxica y la contaminación de la atmósfera hacían estragos entre los muertos vivientes que aún caminaban desnudos sobre la Tierra. Por eso eran necesarios los bioimplantes. Nuestra savia vital. El filtro de aire es lo primero. Pero después uno quiere más, y más, lo último del mercado. Como una droga. Y los fabricantes —tecnófilos irracionales que vivían en el Cielo— se encargaban de producir todo aquello que nos metíamos en el cuerpo a precios inhumanos. Pero gracias a eso yo tenía una vida útil superior a un hombre común en las condiciones ecológicas del planeta y mi organismo era inmune a cualquier mierda. Las ventajas de ser un engendro.

Doblé en varias bifurcaciones haciendo zigzag y terminé en la zona del Bajo. Desemboqué en un callejón estrecho que se extendía doscientos metros hasta salir del otro lado a la avenida donde yo me dirigía. Una voz en mi cabeza me dijo que no entrara por ahí, que diera la vuelta rodeando el callejón. Pero nunca escucho a esa voz. Tal vez porque desconfío de ella, como de esos recuerdos que no sé si son míos o del otro tipo al que le alquilé mi cuerpo.

El callejón parecía más bien un túnel, cerrado por donde se lo mire. Del techo, formado por barras tubulares que corrían a lo largo cubriendo toda la longitud del pasaje, caían miles de gotitas brillantes, como una fina llovizna de cromo. Di algunos pasos, avancé con determinación, y cuando llegué a la mitad del trayecto sentí que algo se agitaba en la oscuridad. Tres figuras emergieron de las sombras. De baja estatura, babeantes, escuálidas. Pude ver sus siluetas reflejadas en las partículas plateadas de las gotas de lluvia. Uno de ellos se adelantó con los brazos extendidos y la boca abierta como pescado. El mecanismo de defensa interno se activó y sentí que una fuerza maquinal se apoderaba de mí. Las partes mecánicas actúan como por voluntad propia. Dejé de percibir la realidad con ojos humanos y una imagen gestáltica se formó en mi cabeza. Es difícil de explicar. Sólo veo formas, ángulos y distancias. Di media vuelta y mi brazo salió disparado con la velocidad de un pistón hidráulico. El puño impactó sobre la cabeza como un mazazo, destrozándole todos los huesos de la cara. La sombra se desplomó sobre un charco y los otros dos se quedaron parados, mirando al otro que yacía a sus pies. Pero ya era tarde. Los autoinyectores suministraron una buena dosis de adrenalina y tres hojas de acero quirúrgico con forma de aleta brotaron de mis antebrazos. Los neurotransmisores no se detienen. Salté sobre uno de ellos y el reflejo de las cuchillas centelleó en las tinieblas dibujando una parábola. La cabeza cayó hacia atrás y rodó en el pavimento, mientras el tronco permaneció un momento inmóvil, lanzando por cada arteria un largo chorro de sangre. El tercero, al ver que le esperaba una muerte segura, se abalanzó sobre mí —seguramente a consciencia de su inferioridad de condiciones—. Lo esperé hasta que llegó a poca distancia y, sin preámbulos, extraje el bisturí láser y escribí una Z sobre su cuerpo. Durante una fracción de segundo se quedó de pie, los ojos hundidos en un pozo de oscuridad, hasta que al fin sus tres partes desiguales se derrumbaron con una implosión en medio de una nube rosada.

Me alejé del lugar sin volverme a mirar, dejando atrás los restos de la masacre. Matar era parte del juego. Después de todo, la mayoría mataba: para sobrevivir, para comer, para robar, para defenderse, o simplemente para encontrarle sentido a la vida. Y yo no era la excepción a la regla.

Cinco minutos después me encontré con Gio. Estaba en el fondo de la Caja Negra, un antro que funcionaba en un hangar subterráneo que en otro tiempo había sido una playa de estacionamiento, y que ahora albergaba a todos los individuos reformateados, poshumanos, el linaje de todos aquellos que, como yo, habían vendido su alma a la nueva fe de la Tecnoliberación del cuerpo. Santa Mierda. Amén.

Me abrí paso entre el humo y la multitud de cuerpos que se amontonaba diariamente en la Caja Negra para intercambiar datos de encriptación, comprar y vender mercadería a buen precio, o simplemente para tomar una cerveza y hablar de banalidades. El ser humano nunca pierde su instinto tribal. Miré por encima del mar de cabezas rapadas —la ausencia de cabello era norma, parecía que nos hubieran dado una sesión masiva de quimioterapia— y la vi.

Gio estaba sentada en un rincón con las piernas cruzadas, fumando en la oscuridad. Tenía un pantalón militar y un sobretodo negro igual al mío. Nos habíamos conocido hacía dos años en ese mismo lugar y desde entonces mantuvimos una relación simbiótica; nos necesitábamos mutuamente, aunque por razones diferentes; pero eso no importaba. A pesar de que me superaba en edad, ella estaba encerrada en el cuerpo de una niña de doce años, que fue cuando le hicieron los primeros implantes luego del accidente automovilístico en el que murieron sus padres y hermanos. Primero fueron las piernas y brazos. Ahora, al igual que yo, Gio tenía mierda y media injertada en el cuerpo —además del corazón y el cerebro y algún que otro órgano, el resto eran piezas de ingeniería finamente diseñadas a base de silicio—. Aún así teníamos sexo. Me senté a su lado y le acaricié la mejilla.

—¿Por qué me acaricias? No es piel lo que tocas, es un polímero artificial —me dijo, esbozando una sonrisa que siempre quedaba a mitad de camino.

—Ya lo sé, mis dedos tampoco son de carne —respondí. Luego nos besamos.

Le pedí que me dijera todo acerca del cliente. Lo hizo. Me dijo que ya había arreglado una cita a través de la red, aunque todos los contactos habían sido virtuales.

—Te voy a extrañar —me dijo.

—Yo también —le dije.

 

 

II

 

Dos soldados armados y enfundados en trajes blindados antirradiación con máscaras de oxígeno nos hicieron subir a la cabina del ascensor que nos llevaría al Cielo. Antes de llegar tuvimos que pasar por tres niveles con diferentes cámaras de descontaminación. La planta del edificio en la que entramos tenía un cartel luminoso que cubría toda la entrada con el sugerente título de Corporación BioGénesis. Ingresamos a un amplio vestíbulo con paredes de vidrio polarizado y allí los soldados se alejaron en silencio y fueron reemplazados por un mayordomo de piel lechosa, quien nos condujo hasta el aposento del señor Sato, nuestro cliente.

Atravesamos un amplio pasillo con varias habitaciones cerradas y nos detuvimos frente a una puerta de doble hoja al final del corredor. El mayordomo la abrió y nos indicó que pasemos. El lugar estaba en penumbras. A la derecha, recostada sobre un sillón de cuero sintético, una mujer con un casco de realidad virtual se masturbaba impúdicamente. A la izquierda, dos hombres vestidos con túnicas blancas compartían una pipa de agua con forma de tótem egipcio. Y en el fondo de la habitación, de espaldas a una pantalla de cincuenta módulos que ocupaba toda la pared, se encontraba Sato. Una masa de carne amorfa de doscientos kilos sostenida por un trípode, en cuya parte superior se pronunciaban unos rasgos incipientes: el rostro de un niño oriental hiperobeso en estado vegetativo. A ambos lados de su cuerpo sobresalían dos hileras gemelas de deformidades, modificadas con conexiones neurales. De cada unidad brotaba un manojo apretado de cables que caía en cascada a derecha e izquierda y se perdían detrás de la masa cárnica de Sato, en donde se enchufaban a un ordenador. De ahí a la pantalla led gigante a sus espaldas.

La pared parpadeó varias veces, fugazmente, una serie subliminal de imágenes en blanco y negro con distintos paisajes industriales, cyborgs destripados sobre una mesa de quirófano y escenas de tortura medieval. El viejo Sato empezaba a ganarse mi odio. Finalmente, la cara pixelada de un hombre caucásico apareció en la pantalla. Tenía todo el aspecto de un viejo surfista: rubio, cincuenta años, bronceado caribeño y pequeñas arrugas en torno a los ojos azules. Y habló:

—Es un placer conocerlos personalmente, señores. Estuve esperando con ansias este momento. —La voz era modulada, clara y serena.

—El placer es todo nuestro, señor Sato —respondí, mirando no a la pantalla, sino a la cara de carne y hueso que parecía perdida en un profundo letargo de idiotismo. Sin esperar ninguna indicación, abrí la caja con los equipos.

La pantalla volvió a titilar, esta vez escupiendo imágenes de pornografía hombre versus máquina, con resultados sangrientos.

—Le agradecería que deje de hacer eso —dije con mi mejor tono neutro—. Si no quiere que le empiece a reventar los módulos de su linda pantalla.

—Lo siento, es mi “default” —dijo con una sonrisa—. Hubo una época en la que el gobierno del Norte me pagaba, y bastante bien por cierto, para proyectar estas imágenes durante la última Guerra Industrial. Lo hice durante tanto tiempo que ahora no puedo evitarlo. No obstante, prometo que haré todo lo posible por impedirlo, si a bien tienen.

—Digo gracias, señor Sato, y espero que así sea.

La montaña de carne se estremeció bajo el trípode, como si acomodara sus capas de grasa mediante un movimiento sísmico.

—Mejor conversemos de negocios —dijo cambiando el tono—, me han hablado mucho de ustedes. Me gustaría conocerlo un poco más, estimado Sander, teniendo en cuenta que yo voy a ser usted por un tiempo.

La cara en la pantalla sonrió. Dientes blanquísimos. Mirada perfecta entre angelical y diabólica.

—”Usted” no va a ser “yo”, que eso le quede bien claro. Si le interesa saber más sobre el procedimiento, se lo graficaré con la siguiente metáfora: digamos que yo tengo una casa y se la alquilo por algunos días; mientras usted la usa yo me hago a un lado y me escondo en el sótano. Puede hacer lo que quiera en ella, una orgía, asesinar a alguien, me importa un carajo. Pero cuando llegue el momento, la casa lo expulsará, yo saldré del sótano y usted volverá a ser una albóndiga sobre un banquillo. ¿Qué le parece?

El viejo surfista en la pantalla se rió a carcajadas. Era una risa hueca, metálica. Hizo un gesto de asentimiento con la cabeza y luego se quedó tan serio que parecía el rostro de un muerto. Aparentemente, cuando Sato dejaba de dar órdenes a la pantalla la imagen quedaba suspendida en una especie de modo stand by, borrándole automáticamente todo vestigio de vida. Un títere abandonado por la mano de su dueño.

—Está bien —dijo al fin: La mano volvió a reanimar los hilos invisibles—. ¿Y qué pasa si algo me llegara a suceder? Quiero decir, ustedes conocen mejor que yo los peligros de estar ahí afuera…

—Mi sistema operativo tiene un mecanismo de autoconservación totalmente independiente, ni siquiera yo puedo controlarlo. Se activará de manera automática cuando sea necesario; usted ni siquiera tendrá la oportunidad de dudar al respecto ante una situación de peligro. Su seguridad está garantizada.

—De acuerdo. Pero antes de empezar, hay algo que deben saber, quisiera que comprendan la importancia de la tarea que debo realizar. Mi misión…

—Señor Sato, lo que usted tenga que hacer no es asunto nuestro —intervino Gio—. Así tenga que salvar al mundo, a nosotros nos importa una mierda. No sé si fui clara.

Sí que había sido clara. Vaya que sí. El gesto de disgusto en la cara de la pantalla también lo confirmaba. De nuevo asintió con la cabeza, pero esta vez con una mueca de fastidio. Gio y yo nos miramos, le guiñé un ojo y sonreímos. Sin perder el tiempo comenzamos a armar la estructura con el asiento ergonómico en el centro de la sala —parecía una silla de odontólogo—, instalamos las conexiones de las interfaces cerebro-computadora/cerebro-cerebro, adaptamos el acelerador sináptico a la morfología de Sato y lo acoplamos al enlace neuronal; Gio desplegó los cables de datos extension cord para implantes cerebrales, fabricados con nervios estirados cubiertos de proteínas, y los llevó hasta donde estaba el cuerpo de Sato. Mientras ella terminaba los preparativos, yo aproveché para echar una mirada alrededor. La mujer seguía concentrada en su masturbación, ajena al entorno. La mano se movía entre sus piernas con más velocidad que antes: ya estaba llegando a su clímax. Los dos hombres ni siquiera nos miraban, abstraídos como estaban en su ritual de turnarse para prenderse a la cánula de la pipa como sanguijuelas: succionaban una buena cantidad de humo y exhalaban verdes bocanadas que ascendían hasta el techo danzando como algas acuáticas. Pero había algo en todo aquello que no me cerraba. Siempre suelo pensar lo peor “por las dudas”, para estar preparado en caso de que todo se vaya a la mierda, aún cuando sé que todo va bien. Mi cerebro suele trabajar en una dirección muy diferente a la que la lógica normal dictaría, es parte del mecanismo de defensa interno. Pero ahora había algo real en todo ese cuadro que no me gustaba. Un mal presentimiento, que me susurraba en la cabeza con voz ronca “Corre, sal de ahí ahora mismo”. Pero igualmente la idea se borró por completo cuando el empleado de piel lechosa apareció por una puerta lateral con una maleta llena de billetes verdes, cien mil de ellos, y la abrió frente a nosotros. El dinero siempre manda.

—¿Desean contarlo? —preguntó el mayordomo. La voz me sonó extrañamente artificial, demasiado. Como si el sintetizador de audio estuviera en sobrecarga. Pero lo verdaderamente extraño fue que por un momento (fue algo muy fugaz, prácticamente pasó inadvertido para mi parte consciente) su voz me sonó casi idéntica a la voz de la pantalla.

—No es necesario —respondió Gio rápidamente. Luego, dirigiéndose a Sato—: Tiene setenta y dos horas y un radio de trescientos kilómetros a la redonda, fuera de esa distancia la señal inalámbrica es demasiado débil, sólo funciona en ese cuadrante con los satélites geosincrónicos, pero más allá lo más seguro es que se corte la interface.

—Correcto, la distancia no es importante, al menos por ahora. En cuanto a la otra cuestión —la imagen de la pantalla adoptó un tono persuasivo—, puede que necesite algo más de tiempo. El dinero no es problema.

—Ya lo creo que no —respondí tajante—. Tres días es lo máximo y no es algo negociable.

—¿Empezamos?

Por el gesto de impaciencia del surfista maduro me di cuenta de que Sato no estaba acostumbrado a que alguien le dijera que no. De hecho, ni siquiera lo consideraba.

—De acuerdo —contestó con una sonrisa ladeada.

Me instalé en el asiento ergonómico y miré a Gio. Siempre lo hago antes de un alquiler; en ella deposito toda mi confianza cada vez que abandono mi cuerpo a un extraño y es como mi póliza de seguro, aunque sé que mi sistema de microimplantes cerebrales está diseñado para actuar con inhibidores de pensamiento que expulsan al intruso —en caso de que a alguien se le ocurra la descabellada idea de quedarse con mi cuerpo más de la cuenta—; por otro lado, Gio es un arma letal. Yo la había visto en acción y podía estar seguro de que sabría cómo cuidarse durante mi ausencia. Sin embargo, siempre nos mirábamos con la misma expresión a modo de despedida, y que se podría traducir fácilmente en una sola palabra: Cuídate.

Cuando el émbolo se hundió en el tubo de la jeringuilla, inyectando la anestesia necropsíquica, durante el tiempo que duró la secuencia de que el líquido amarillento viajara por el torrente sanguíneo y cabalgara hasta mis centros nerviosos —es decir, casi un segundo antes de que mi cuerpo desapareciera por completo para mí— comprendí todo. Lo vi todo, aún antes de que sucediera. La Gestalt no se equivocaba, la mujer se levantaría de un salto y tomaría a Gio por la espalda, con el casco de realidad virtual todavía en la cabeza —ahora dudaba de que en realidad tuviera cabeza—. Los hombres de túnica blanca vendrían hacia mí por ambos lados, envueltos en una nube narcótica de humo verde, y yo podría ver que sus ojos estaban completamente en blanco: sin pupilas. También aparecería el mayordomo y hablarían los cuatro juntos en simultáneo como si fueran un coro demencial, porque sus voces se fundirán en un solo sonido, una sola voz: la voz de Sato. Y entonces la visión termina de cerrar con una conclusión categórica e innegable: todos son Sato. Y lo único que puedo hacer es reprocharme por no haberme dado cuenta antes de que me fuera imposible reaccionar. De la misma manera que la imagen en la pantalla reproducía los pensamientos y las palabras de Sato, la mujer, los dos hombres y el mayordomo eran tentáculos extracorporales de su Yo. Puse toda mi fuerza en tratar de separar mi espalda del asiento, pero fue como si ya no estuviera conectado a mi cuerpo. De hecho, ya no lo estaba. El disociador neural era tan rápido como eficiente.

Antes de hundirme en el barro de la noexistencia de la sustitución, que algunos tecnicistas llaman “Coma de relevo estacionario”, una duda empezó a roer la corteza de mi mente: como ya lo había comprobado, Sato poseía cuerpos descartables —avatares— con los cuales podía realizar tranquilamente sus trabajos sucios afuera del Cielo sin siquiera mancharse las manos. Era obvio que no necesitaba de mis servicios, sino para otra cosa muy distinta que yo desconocía y ahora adquiría un nuevo sentido. Había algo más, sin duda. La pregunta era: ¿Qué?

Pero ya no tenía tiempo de averiguarlo. Mi cerebro dejaba de discurrir con fluidez. Al contrario de lo que se podría suponer, la narcosis que arranca mi conciencia del cuerpo viene acompañada por un dolor tan fuerte que el cerebro entra en shock. Por eso es necesario que Gio monitoree el proceso con los datos de encefalografía. Al principio el dolor era intenso, pero localizado. La cabeza era una bomba pulsante a punto de estallar. Poco a poco el dolor se fue intensificando hasta convertirse en una cuerda candente que me atravesaba la médula espinal. Sentí un regusto metálico subiendo desde las entrañas: mi cuerpo era una barra de acero al rojo vivo. Luego el dolor se extendió formando oleadas concéntricas, y en cada reflujo abrasaba con una marea de fuego cada fibra de mi ser, y por más fuerte que sea, ahí uno ya empieza a pensar que sería bueno tener a mano una escopeta para volarse los sesos, y putea a dios, a maríasantísima y a todos los santos para que todo se acabe de una vez. Sólo quieres que el dolor se termine. Que todo se termine.

Y se termina.

Mi conciencia se apaga como una bombilla eléctrica. El tiempo se detiene y, en cierta forma, parece retroceder. Una miríada de destellos implosiona en un punto y todo se extingue.

¿Y ahora? ¿Qué sigue? ¿Qué hay después de que tu mente se desconecta? La nada misma. No hay forma de describir lo que no existe. No hay oscuridad, ni dolor, ni voces que susurran, ni formas, ni olores, no hay espacio ni tiempo… sencillamente porque no existes para poder experimentarlo. No hay nada. Nada en absoluto. Sólo resta esperar. Esperar a que una mano invisible vuelva a activar el interruptor. Y entonces…

 

 

III

 

La pesadilla es recurrente. El sonido de las cuchillas cortando bloques de acero, el olor de la sangre mezclada con aceite de motor, la luz quemando mis ojos y las paredes internas de un órgano vivo cerrándose en una contracción espasmódica y violenta. El sonido raspa como arena en el cerebro, la luz es ácido que alguien arrojó en mis ojos, la sangre se mete por la nariz y la boca con un baño de olor y sabor intensos, los cables se enredan con largas tiras de intestinos formando una telaraña pegajosa. La niebla es roja. Y concentrada. Y yo sólo quiero despertar.

 

 

Despierta… despierta… despierta…

—¡Despierta! —La voz de Gio entró serpenteando a través del osteófono y estalló como un latigazo en el cerebro.

Cuando desperté estaba flotando en el líquido verde del bioestabilizador, meciéndome en la oscuridad, enroscado entre los tubos umbilicales de la cámara. Un puñado de recuerdos básicos acudió a mi memoria: quién era, dónde estaba, quién me estaba llamando.

—¡Despierta, Sander! Algo anda mal, muy mal. ¡Despierta!

Creo que grité. Siempre lo hago. Gio también gritaba. Hacía tiempo que no la escuchaba gritar, parecía histérica.

—Sander, algo me está pasando, cariño, no sé qué carajo tengo en el cuerpo.

—Gio, ¿cuánto tiempo ha pasado? —Un iceberg de memoria chocó contra los barrancos de mi conciencia. Saltaron algunos pedazos y quedaron desperdigados sobre la arena de la playa como los restos de desperdicios que dejan los veraneantes luego de una temporada alta.

—Necesito que vengas cuanto antes…

—¿Hace cuánto que estoy durmiendo?

—Algo me está pasando y…

—¡Gio! —grité. Ella hizo silencio—. ¿Qué pasó con Sato?

—¿De qué estás hablando? ¿Quién es Sato?

Lo primero que pensé fue que le habían borrado la memoria, aunque no podía estar seguro de nada. Al menos no por el momento, hasta que el letargo de la anestesia se terminara de disipar. Sólo entonces mi cabeza volvería a trabajar con una lógica aceptable. Le pedí que se tranquilizara y le dije que en una hora estaría allí.

 

 

Desconecté los cables de la cámara, me vestí y salí. Cuando iba a mitad de camino hacia la casa de Gio, un impulso incontenible me obligó a cambiar el rumbo bruscamente y me dirigí al edificio del Cielo donde nos habíamos encontrado con Sato. Me sentía invadido por una rabia desconocida, una fuerza viril e irracional. Ese hijo de puta de Sato se había metido con mi chica, había metido sus manos en ella, y nadie se mete con Gio y termina de una sola pieza. Nadie.

Cuando llegué a media cuadra de la entrada al ascensor que iba al edificio disminuí la marcha para determinar el plan de acción, que era bastante simple, en realidad: mataría a cualquiera que se interpusiera en mi camino. Los dos soldados seguían apostados casi en la misma posición en que los habíamos encontrado la primera vez, uno a cada lado de la puerta de la cabina. Al verme, cruzaron las armas franqueándome el camino a la puerta como si fueran los guardianes de una antigua ciudad perdida.

—Identificación —gritaron al unísono. Ellos me reconocieron. La solicitud de identidad no era más que una forma de ganar algunas milésimas de segundo de distracción, con las cuales habría muerto de manera violenta. Las armas de combustión a base de trillium giraron el cañón sobre la barra pivotante emitiendo un zumbido sordo.

Si hubiera reaccionado un segundo después habría sido atravesado por un torrente de fuerza mortal, las balas son recargadas y disparadas mediante un mecanismo electrónico de la recámara que emite un chorro imparable de proyectiles calibre 50. Pero antes de que eso sucediera el sable láser de luz infrarroja hizo su gran aparición, el poderoso neodimio-YAG —la versión mejorada por la mecánica cuántica de una katana Hattori Hanzo—; a corta distancia sus armas son inútiles, aún con su cañón móvil. Me elevé en el aire varios metros evadiendo la escaramuza, doblé las rodillas hasta el pecho y agarré mis piernas, todo en el mismo movimiento; rodé hacia adelante y caí casi entre medio de ellos. Entonces apoyé con fuerza el pie derecho, me incliné hasta la altura que estaba entre el pecho y el cinturón de los guardias, levanté la otra pierna doblando la rodilla y mi cuerpo se enroscó en una espiral de fuerza centrífuga: de repente soy un eximio bailarín de ballet haciendo un Fouetté en tournant (latigazo en giro). El haz de la katana láser pasa una, dos, tres veces por los cuerpos de los guardias, el único público que mira el espectáculo pero no puede apreciarlo porque están muy ocupados preguntándose por qué las armas no mataron al extraño que da vueltas frente a ellos, tratando de descifrar qué pasó, y antes de que eso ocurra los cuerpos se les desarman con una explosión húmeda y los pedazos caen al suelo lanzando chispas en medio de un líquido blancuzco parecido al semen.

No me sorprendió descubrir que los guardias eran robots.

Tomé las armas del piso y subí al ascensor. Rápidamente me interné en la maraña de espacios cerrados del Cielo: el diseño arquitectónico de la ciudad estaba formado por una estructura de cubos y líneas rectas al mejor estilo Bauhaus, fácilmente podría haber estado días y días perdido, buscando la planta de Sato entre cajas herméticas, a no ser porque en la cabina había un tablero de botones señalizados con nombres de diversas Corporaciones. Busqué el que me interesaba hasta que lo encontré: al lado de una tecla había una combinación alfanumérica y debajo el nombre de la empresa BioGénesis. Presioné el botón y la cabina comenzó a ascender a gran velocidad, unos trescientos metros, luego disminuyó la marcha sin detenerse y en un momento dado se desplazó en sentido horizontal. Finalmente se detuvo con suavidad en el piso correspondiente y las puertas automáticas se abrieron de par en par sin emitir sonido. Atravesé el vestíbulo de vidrios negros, que estaba a oscuras, pero unas luces con sensores térmicos embutidas en el techo comenzaron a encenderse y apagarse a mi paso, como si me estuviera siguiendo una escolta de luciérnagas. Lo más probable, a esa altura, era que Sato ya estuviera al tanto de mi presencia en el edificio.

Me paré antes de llegar a la entrada del pasillo que desembocaba en la puerta doble de la habitación de Sato. Utilicé las armas CornerShot de los guardias para ver desde la esquina sin exponerme a un posible ataque. El cañón giró 90 grados y la imagen video/térmica captó a tres (3) cuerpos, masa corporal media, apostados en la entrada. Sin duda, la mujer onanista y los dos opiómanos. Me paré en el marco de la entrada al mejor estilo western, una versión cyberpunk de “Harry El Sucio”, las armas colgando de cada una de mis manos como si fueran extensiones protésicas, las puntas de los cañones casi tocando el suelo. Desde el otro extremo, la primera en hablar fue la mujer. Ya no llevaba el casco de realidad virtual y, tal como yo lo había supuesto, no tenía cabeza: en su lugar había un cilindro plateado de veinte centímetros de alto y cinco de diámetro que emitía un zumbido constante de baja frecuencia.

—Señor Sander, la violencia no es necesaria.

—Yo no estaría tan seguro. ¿Qué le hizo a Gio?

—Es difícil de explicar. Verá, Gio… —Hizo un breve silencio, como buscando la palabra correcta—. Ella… es el futuro.

Lo que de verdad me irritó en ese momento, además del hecho de que me habían engañado y de que le habían hecho algo a Gio, fue ese aire de superioridad, de “Yo-hago-lo-que-se-me-antoja”, de Sato. Me zambullí en el interior del pasillo exhalando un grito de guerrero vikingo y disparé con ambas armas una lluvia de proyectiles. Desde el otro extremo la respuesta no se hizo esperar: los tres lanzaron al unísono no una lluvia, sino un diluvio de micro-dardos con veneno neurotóxico. Sin dejar de disparar, avancé saltando de un extremo de la pared a la otra. Me enrosqué en el aire girando y adopté una posición fetal, tapándome con el impermeable blindado, y sentí la sensación de miles de agujas clavadas a milímetros de mi espalda, aunque sin que ninguna hubiese llegado a tocar la epidermis. Los tres cuerpos descartables quedaron acribillados contra la puerta, inservibles, repletos de negros agujeros por donde salían finas volutas de humo.

Abandoné las armas —ya no las necesitaba—al momento que pasaba por encima de los cuerpos. Abrí la puerta de una patada y allí estaba, en la misma posición que lo habíamos encontrado la última vez —como si se pudiera ir a otro lado, el condenado—. La misma cara de hombre cincuentón, rubio y bronceado apareció en la pantalla.

—Sander, comprendo su irritación. Permítame explicarle, por favor.

—Tiene veinte segundos antes de que empiece a cortarlo en tiras. Le aseguro que suplicará que termine con su vida si su respuesta no me convence. —Lo dije sin teatralidad, era precisamente lo que iba a hacer. Él lo sabía.

La masa de carne sobre el trípode se volvió a estremecer como la vez anterior. La pantalla vomitó una seguidilla de imágenes de cuerpos deformados, engendros fabricados por una mente psicópata, donde lo humano y la máquina se fundían en una simbiosis monstruosa: organismos de carne atravesados por huesos de metal que sobresalían de la piel, extremidades unidas por varillas articuladas y piezas que desencajaban formando coágulos de sangre sobre la superficie lisa y pulida, rostros humanos que parecían haber explotado por una fuerza interior, dejando a la vista una masa de púas, arterias y músculos desgarrados.

—Eso es BioGénesis, ¿verdad? —pregunté sin estar muy seguro de por qué lo hacía. El hombre asintió con un suspiro, como si se sintiera aliviado de no dar demasiadas explicaciones—. Manipulación genética. Ya veo. ¿Y qué tiene que ver todo esto con nosotros? ¿Con Gio?

Fui consciente de que al decir su nombre me temblaba la voz. En el fondo, tenía una vaga intuición de lo que le habían hecho. Por un lado no quería escucharlo, pero por el otro, oírlo de sus propios labios haría que la satisfacción fuera mayor al matarlo.

—Muy pocos lo saben, aunque es evidente, nadie quiere admitirlo: en el Cielo hay cada vez menos nacimientos. Y entre ustedes, los CsO —Cuerpos sin Órganos—,ya no pueden engendrar. Entiende lo que eso significa, ¿verdad? La evolución biológica se ha detenido como si su trabajo con nosotros ya hubiera terminado. Imagínese al Árbol de la Vida, cada vez menos frondoso. Las ramificaciones que dejan de extenderse están destinadas a la extinción, Sander. Y yo, sólo yo, he comprendido lo que ella nos ha querido decir. La biología ha dado todo de sí, el próximo salto en la evolución deberemos darlo nosotros, la naturaleza ya nos ha enseñado cómo.

Hizo un silencio como esperando mi reacción. Lo que él no sabía era que a mí el destino de la humanidad me importaba tanto como el destino de una mosca sobre el excremento.

—Pero para eso —continuó—, comprendí que tenía que llegar a la base del Árbol, al punto cero, el citoplasma original, cuando todo empezó.

Imaginé a Sato en su gran laboratorio, hundido en la oscuridad de sus conjeturas, buscando y rebuscando la fusión perfecta, la simbiosis ideal, como los antiguos alquimistas la piedra filosofal. Y no descansaría hasta encontrar aquello que ya no fuera humano o máquina, ni un híbrido de ambos, sino algo nuevo. Desconocido.

—Y finalmente lo he encontrado, señor Sander. Las pruebas con las mujeres de la colonia fracasaban una y otra vez porque carecían de algo esencial, sus cuerpos estaban limpios, no tenían las bacterias y microbios radioactivos necesarios para que la fusión se realice. Por eso necesitaba a Gio.

Ya no quería escuchar más. Había oído suficiente. Desenvainé la katana láser y con un solo movimiento atravesé los cables que sobresalían del cuerpo de Sato, y éstos cayeron al piso como un puñado de víboras negras. La pantalla se oscureció de golpe. La cara de niño oriental hiperobeso en estado vegetativo despertó de su letargo, cobró vida y emitió unos gruñidos inconexos al mismo tiempo que de su boca caían ríos de baba. Los ojos seguían en blanco, perdidos en un profundo vacío. Me incliné para oír lo que iba a decir.

—Sander… debe cuidar de Gio… —La voz era gutural, pero comprensible—. Por eso los elegí a ustedes… Yo… sé lo que siente por ella —susurró, manchando de glutinosa saliva todo su cuerpo.

—No me diga lo que siento por ella, pedazo de…

—Ella… —interrumpió— lleva en su vientre… el futuro.

—Pero, si ni siquiera tiene vientre —balbuceé. “Ahora sí lo tiene, estúpido”, me respondí.

—Debe irse… ahora… en un minuto… llegará la Policía del Cielo.

Me levanté, poseído por una rabia que aún hoy no podría explicar. Hice un solo tajo en el cuerpo de Sato, una línea horizontal de lado a lado, a la altura del vientre. La herida se abrió como una boca sin dientes y todo el interior de su cuerpo se derramó en el piso en un asqueroso vómito de órganos e intestinos, junto con varios litros de sangre. Después rompí el cristal blíndex de una ventana y salté hacia afuera. Los del Cielo estarían más que ocupados reparando la abertura como para salir a buscarme. Caí sobre una geodésica y bajé hasta la calle por una estructura con forma de panal que cubría una de las paredes del edificio. Luego corrí.

Aunque haber matado a Sato había liberado una buena dosis de dopamina, no pude evitar la sensación de miedo y angustia que experimenté al pensar en Gio, en lo que nos esperaba, en lo que llevaba dentro de su cuerpo.

Tal vez Sato tenía razón, quizá ella —mejor dicho, lo que latía en su interior— era el futuro. O tal vez no. Mientras caminaba por las calles pensaba en ello y en todos los que vivíamos allí, abajo y arriba, moviéndonos en el enorme, oscuro y cavernoso cementerio del Mundo, o acurrucados en las tumbas que nosotros mismos habíamos cavado orgullosamente, la ciudad era una bestia que se devoraba a sí misma, autodestruyéndose y volviendo a resurgir, en un ciclo ininterrumpido y continuo. Me pregunté qué sentido tenía seguir alimentando al monstruo. Tal vez lo mejor que podría suceder era que, de una vez por todas, nos extinguiéramos como Dios manda.

Antes de llegar a la casa de Gio una imagen horrenda acudió a mi mente, la visión de las peores pesadillas que siempre reservamos para los seres más queridos. Me vi entrando a su casa, ella tendida en el piso boca arriba, con un enorme agujero en el torso. Por la posición de sus piernas se diría que se le habían desgarrado las articulaciones. Había sangre en las paredes y el techo. Automáticamente, todo el arsenal de armas disponibles en mi cuerpo se desplegó con la velocidad del rayo. La furia que sentía era irrefrenable. Sin habérmelo propuesto conscientemente, había acelerado la marcha…

 

 

IV

 

Llegué a la casa de Gio una hora más tarde. Su estado no era del todo terrible, a pesar de que había vomitado varias veces y tenía más sueño y hambre que de costumbre. No me fue difícil reconstruir el rompecabezas de los hechos desde que habíamos estado en el Cielo. Gio había sido inseminada en el laboratorio de Sato. Pasó allí el tiempo necesario para ser observada y controlada minuciosamente durante la implantación y gestación. Luego de eso, tenía que volver a su hábitat natural, a la contaminación del aire, a la oscuridad húmeda y tóxica del afuera. Y a mí me habían dado una buena dosis de clonazepam como para echarme a dormir durante un tiempo considerable.

Nunca entendí la reacción de Gio, la naturalidad con la que había aceptado la situación y los cambios que se iban operando en su personalidad. Seguía siendo ella, sobre eso no tenía ninguna duda. Pero, aunque nunca lo hubiese reconocido, creo que en el fondo sentía cierto orgullo materno. El poder de dar vida.

Gio estaba recostada en la cama de red, columpiándose en la oscuridad. Me incliné sobre ella y besé su frente.

—¿Qué tienes? —preguntó—. Nunca antes me habías mirado así.

—Nada —dije. Luego apoyé mi mano sobre su vientre, ligeramente abultado.

Gio sonrió. Esta vez, la sonrisa no se quedó a mitad de camino y llenó su rostro con un nuevo y vivo resplandor.

Sentí bajo mi mano un movimiento brusco, acompañado por un sonido acuoso. Imaginé a la criatura que estaba en el interior de su matriz, flotando en el líquido amniótico, rodando en una oscuridad suave y eléctrica, rodeado de cables umbilicales que lo enredaban en un cálido abrazo de serpientes. Pronto vendría la pesadilla del nacimiento. Pero no ahora. No todavía. No sabría decir con exactitud qué sentimiento experimenté en ese momento.

—Sander…

—¿Qué? ¿Estás bien? ¿Qué tienes?

—Creo que… voy a dormir —susurró. Era increíble, pero ronroneaba como una gata.

—Está bien, Gio —dije aliviado—. Duerme.

Cerró los ojos y volvió a sonreír.

—¿Te quedarás a mi lado mientras duermo?

—Claro, linda. Si es lo que quieres.

—Está bien —dijo exhalando un suspiro.

Pasaron, quizás, tres minutos.

—¿Sander…? —Otro suspiro.

—Dime.

—¿Seguirás aquí cuando despierte? —preguntó ya con un hilo de voz.

—Por supuesto, Gio. —Ya estaba dormida—. Por supuesto.

La cosa en el interior de su cuerpo su volvió a mover. Esta vez lo hizo con más energía que antes, y yo pude sentir las vibraciones del cuerpo en movimiento. Los terminales nerviosos de la palma de mi mano, convertida en transductor, enviaron una onda de ultrasonido, luego recogieron el eco de las ondas sonoras y una ecoimagen se proyectó en mi cabeza. Clara, nítida. Ya no cabían dudas. Lo que sea que hubiese ahí adentro, estaba vivo.

Y no era humano, tampoco era una máquina, ni un extraño híbrido de ambos.

Era el futuro.

 

 


Hugo Perrone nació el 25 de agosto de 1977, es casado, tiene dos hijos, tres perros, vive en Escobar, provincia de Buenos Aires, y es profesor de Lengua y Literatura. Y le gustan los cuentos, nos afirma.

Ya ha publicado en Axxón sus cuentos MÁQUINA DE SANGRE, LA VOZ EN LA PUERTA, ¡DE PIE, SOLDADO!, UNO y EL SEÑOR DE LA BASURA.


Este cuento se vincula temáticamente con RUINAS DE NEÓN, de Alexis Brito Delgado y UMBRAL Y OCÉANO, de Néstor Toledo.


Axxón 268

Cuento de autor latinoamericano (Cuento : Fantástico : Ciencia Ficción : Manipulación genética, Cyborgs : Argentina : Argentino).


2 Respuestas a ““La cría humana”, Hugo Perrone”
  1. Juan Domínguez dice:

    Final magnífico.

  2. Hugo dice:

    Gracias Juan, me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

  3.  
Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280                          
Nedstat Basic