¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

 

[ANTERIOR]

 


 

. 8 .

Parece mentira las cosas que veo

por las calles de Montevideo

 

 

Minutos antes del partido de fútbol Argentina-Nigeria los bares de la 18 de Julio son un hervidero. Los que no consiguieron lugar se agolpan en las veredas. En la Plaza Cagancha el gobierno del Frente ha instalado pantallas en las esquinas y no cabe un alfiler.

Cada vez que juega la Selección Argentina en un mundial es igual: llegan los micros desde Tacuarembó, Canelones, Durazno y Rocha, con banderas, camisetas, bombos, el inconfundible “Se va a acabar” mezclado con el “Vamos vamos Argentina”. Por la Rambla vienen las columnas, ante la simpatía aquiescente de los orientales. A treinta años, lo viejos emigrados son indiscernibles de los nativos: toman mate con el termo bajo el brazo, hablan de “” con voz pausada y grave, comen chivito, y hasta tienen murga propia que brilla en los carnavales: “20 Años no es Nada”.

El fútbol es una excusa y es un día de fiesta en que se olvidarán las amarguras y el estar rodeados de compatriotas los hará sentirse menos desgraciados. Los jugadores del club argentino uruguayo Porteño van a relatar y comentar el partido; el rostro del goleador del campeonato uruguayo ya aparece en las pantallas. El Frente ha prometido una auténtica choriceada argentina. Se instalaron baños químicos, puestos de primeros auxilios y voluntarios de la Sociedad de Fraternidad Uruguayo-Entrerriana atienden los puestos donde se escancia el agua caliente para los termos. Los vendedores ambulantes ofrecen productos argentinos casi inhallables por el embargo: vino mendocino o sanjuanino, alfajores Havanna, yerba con palo, dulce de leche Chimbote, Mantecol, chocolatada Cindor, alfajores santafecinos, ginebra Bols. En los puestitos hay innumerables paraguas con el escudo justicialista, boinas blancas con pompones rojos, ponchos salteños. A pesar de cobrar su peso en oro, las existencias se agotan rápidamente. Un ingenioso hace su agosto vendiendo una remera blanca con una inscripción de grandes letras estampada en celeste:

 

ARGENTINOS A VENCER

JUNTA ASESINA A CORRER

¡ V O L V E R E M O S !

 

En las escalinatas que dan a la calle Ejido y en la cuadra hasta llegar a la calle Colonia se ha montado un escenario donde luego del partido tocarán grupos de rock argentino: Matar a Galtieri y Rastafalkland, los más populares.

La música que sale de los altoparlantes es un chamamé que eriza la piel. Los ex porteños que en Caballito o en Palermo jamás hubieran escuchado esa música se trenzan en bailes alegres con sus compañeras. En el exilio se emocionan con el redescubierto folklore: Las academias de pericón, zapateo santiagueño y danzas folklóricas prosperan más que los consultorios sicológicos, que no es poco decir.

Cuando comienza el partido en lugar de silencio tenso la fiesta sigue. Los vendedores continúan ofreciendo sus mercaderías a voz en cuello, luego de la silbatina al nuevo himno argentino. La rechifla es insoportable cuando termina:

 

Dignos y soberanos viva a a aaamoos

O juremos por la Patria morir

Oooo juremos por la Patria morir

 

Se baila la música de guitarras mendocinas, acordeones correntinos, bandoneones porteños, violines chaqueños, clarinetes judíos, bombos tucumanos y hasta una gaita escocesa.

Entre la multitud se escucha una alegre polifonía, cuyo resultado no es tan malo pues la vitalidad taladra hasta los huesos. Los que compran vino sanjuanino a peso de oro lo comparten pasando los vasitos de plástico, como si no poseer el dinero suficiente no fuera razón lógica para privarse de tener en la boca un poquito del dulce sabor de la patria perdida. Los Havanna son repartidos en porciones, como tortas de cumpleaños, y las botellas de ginebra Bols se vacían que es un contento, apurando su seguro destino de nostálgicos veladores.

Un rugido, algo así como un Uuuhhh sordo surgido de mil gargantas indica que una pelota pasó cerca de un palo, la imagen de un arquero que se estira impotente se ve desde todos los ángulos posibles, mientras la voz del relator, una carita en un ángulo de la pantalla, explica algo a lo que es imposible prestarle atención. Algunos se enfervorizan hasta gritar a voz en cuello:

—¡Pero movete infeliz! ¡Qué te comiste a la mañana, un fitito!

—¡Poné huevo, negro, poné huevo!

—¡Ma’ qué orsai, ma’ qué orsai, comprate anteojos, ciego!

La caída de un recio morocho hace rugir un atronador: ¡¡¡Penaaaaalll!!! que parece surgir de las entrañas de la tierra, y al mostrar la cámara la actitud pasiva del referí serbio los insultos arrecian. A esta altura, las guitarras descansan verticales, los clarinetes duermen en sus fundas y los bombos tucumanos suenan con reminiscencias tribales. Un puntito blanco como una pelotita de flipper que choca contra una línea vertical hace que muchos se agarren la cabeza, se coman las boinas blancas con pompones rojos, se abracen a los paraguas con escudos justicialistas, o lleguen a posturas insólitas como doblarse en dos como una bisagra con eje en el estómago.

Un rugido hace temblar Montevideo: las óes de la palabra “gol” se estiran como una gigantesca ola de un tsunami que fuera a romper contra la Rambla y llegara hasta el Cerro. Los automóviles orientales tocan bocina, los vecinos salen a saludar en los balcones y la multitud agita cualquier cosa verde que tuviera a mano.

Las pantallas muestran un hombre de color corriendo con los brazos abiertos, y el zócalo informa en su estilo mínimo la contundencia numérica inapelable:

 

ARGENTINA 0 – NIGERIA 1

 

Esa noche el recital de música se da en un clima de franca alegría, la multitud enloquece bailando candombe con la murga Falta y Resto.

Nigeria le hizo tres goles a la Selección Argentina. Bajo una ensordecedora silbatina, el director técnico argentino, un gordito de rulos y gruesas cejas, trajeado como para una fiesta de quince del conurbano, habla cariacontecido por las pantallas frente a un enjambre de micrófonos.

En cartones y con gruesos marcadores indelebles, la gente improvisa pancartas: NIGERIA 3 – DICTADURA 0. La más original, se perdía entre la gente:

 

BLACK IS BEAUTIFUL

 

 


 

[SIGUIENTE]

 

 


Axxón 275

Novela de autor latinoamericano (Novela : Fantástico : Ciencia Ficción : Ucronía, Distopía : Argentina : Argentino).


Deja una Respuesta



ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109
110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132
133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155
156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178
179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201
202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224
225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247
248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270
271 272 273 274 275 276 277 278 279 280                          
Nedstat Basic