Revista Axxón » «Semiautomágico», Marcelo Huerta - página principal

¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 



Semiautomágico1

 

 

En mghsm2021 mi trabajo diario de programador, suelo buscar formas de automatizar las tareas repetitivas que me encuentro en la vida diaria. Buena parte del proceso de selección y publicación de Axxón recibe ayuda de herramientas (propias y ajenas) que facilitan la labor, reduciendo errores y facilitando una comunicación efectiva y ágil con nuestros colaboradores.

Estas soluciones resultan normales para la mayoría de nosotros, pero eran impensadas hace unas décadas, cuando la cf iniciaba sus pasos. Las computadoras eran vistas como gigantescas mentes, incluso con personalidad propia, que resolverían problemas por nosotros. No era tan habitual que pensáramos en ellas como ingenios de tremenda capacidad y velocidad sorprendente, pero que simplemente realizan las tareas que les programamos, a gran velocidad. Incluso los sistemas que llamamos «inteligencias artificiales» son sistemas expertos que utilizan matemática avanzada para resolver problemas específicos, pero están extraordinariamente lejos de funcionar de forma similar a una mente humana; la posibilidad de que adquieran autoconciencia está muy lejana, y hay quienes son escépticos de que alguna vez se llegue a ese punto.

Las capacidades de las computadoras crecen de forma extraordinaria año tras año. Aun las predicciones que parecían más escandalosamente exageradas en el pasado han sido superadas; en Star Trek: The Next Generation, Data tiene una capacidad de 800.000 billones2 de bits (lo que serían unos 100 petabytes u 88,81 pebibytes3); no está prohibitivamente lejos de los tamaños actuales de almacenamiento externo. Data podía procesar 60 billones de operaciones por segundo (60 teraflops); la supercomputadora más rápida del mundo al momento de escribir estas líneas es la Computadora K, que en 2011 ya reportaba 10 petaflops, 166 veces más rápida que Data en la ficción. Y, por supuesto, no requiere cerebros positrónicos ni ha adquirido una inteligencia digna de un androide de tipo Soong.

Esto permite resaltar lo que se ha dicho más de una vez: la ciencia ficción no es predictiva. Algunas de las invenciones de la tecnología son previsibles y pueden aparecer en las ficciones; otras discurren por caminos totalmente no imaginados. Siempre recuerdo el caso de la novela ORA:CLE, de Kevin O’Donnell; no llega a imaginar la web, ni siquiera los sistemas operativos que protegen su memoria de los procesos que invaden la memoria de otros (aunque UNIX ya existía, no era tan conocido); sí presenta un mundo en el que la gente trabaja y vive casi sin salir de su casa, incluyendo muchas formas de trabajo remoto, lo que en estos tiempos de pandemia puede parecer precognitivo pero es una mera coincidencia, una herramienta para contar la historia.

Lo que debemos tener presente es que, por más que ignoremos cómo operan los artilugios tecnológicos avanzados que nos rodean, su funcionamiento no es mágico. Detrás de ellos hay programación, que puede contemplar todos los casos posibles o, como ocurre en muchos casos, dejar que lo imprevisto se escape por los bordes. Dependemos cada vez más del profesionalismo y el trabajo adecuado de las personas que hacen funcionar los automatismos de nuestras vidas.

Según el grado de confianza que tengamos en la conducta humana, eso puede reconfortarnos o angustiarnos. Le dejo al lector la elección de qué actitud prefiere adoptar.


En este número continuamos trayendo voces nuevas a la vez que antiguos conocidos, y un ensayo acompañando a las ficciones. Esperamos que lo disfruten.


[1] Semiautomagic es el nombre que originalmente iba a tener la primera novela de Dresden Files de Jim Butcher, luego rebautizada Storm Front. Lo aclaro para que no crean que soy el autor de esa bonita eufonía. (Buscando el nombre, descubrí que es el título de un comic de Jerry Ordway y Marissa Louise.)
[2] 800 quadrillion en el original, pero recuérdense las diferencias entre los múltiplos en inglés y en castellano
[3] Las potencias decimales como «peta» son múltiplos de mil. Durante mucho tiempo se han usado de forma indistinta con las potencias de 1024, pero estas últimas han recibido unidades separadas, los prefijos binarios.


Una Respuesta a “«Semiautomágico», Marcelo Huerta”
  1. Teco dice:

    Hola Marcelo, con respecto a las predicciones…
    Lee «Un logico llamado Joe» no recuerdo su autor, pero lo busco y te vuelvo a escribir…

  2.  
Deja una Respuesta