Revista Axxón » «Nuevo hito, viejos rumbos», Marcelo Huerta - página principal

¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 



 

 

Nuevamente Axxón mghsm llega a un número «redondo». Como siempre decimos, el número 300 no es el tricentésimo número, porque empezamos en el número 0. Aún así, las fanfarrias solemos dejarlas para el número siguiente porque los números redondos tienen un cierto atractivo visual, y porque nos gustan ciertas tradiciones.

El plan original (idealista) de la periodicidad de Axxón llamaba a generar un ejemplar por mes. Pero, como la vida es lo que ocurre mientras uno hace otros planes, hubo irregularidades casi desde el comienzo. Pequeñas, infrecuentes al principio, pero que se fueron acumulando. En los años más recientes, el hueco mayor fue de 15 meses.

Si el plan original se hubiera sostenido, el número 300 hubiera aparecido en septiembre de 2014.

Con altibajos, con cambios de director (basta con ver la firma de los editoriales a través de los años), de plantel de colaboradores, de tipos de contenido, de medio de publicación (de programa ejecutable a sitio estático a publicación con base en WordPress), Axxón siguió estando, abriendo puertas desde septiembre de 1989, dando una voz a la ciencia ficción, la fantasía y el terror en castellano, privilegiando nuestras voces, nuestra visión del mundo, aunque también asomándonos en nuestro idioma al modo en que autores de otros rumbos no hispanohablantes expresaban estos géneros.

Mucho tiempo pasó desde que Eduardo J. Carletti, con todo el entusiasmo y muchos menos desengaños, empezó esta aventura a pulmón. Los tiempos cambian, incluyendo nuestra evaluación del esfuerzo de mantener Axxón a flote. Decía Eduardo en aquel primer comentario editorial:

Axxón será una afortunada, ya que estará hecha de la misma manera que las otras —por pura afición, locura y tozudez—, pero no nos vaciará los bolsillos. Tal vez esta sea una buena clave para la supervivencia y —lo más importante— para la posibilidad de llegar, de recuperar a tantos “perdidos” y acercarlos de nuevo al género.

Eso ya no es verdad, tristemente: si bien es cierto que armar cada número no representa un costo en sí mismo, el mantener una presencia en Internet (el nombre del sitio, y el alojamiento con el software que permite mantenerlo en funcionamiento) son un costo permanente. Con mucho pudor, pero a sabiendas de que Axxón tiene un valor histórico, invitamos a que quienes quieran ayudarnos así lo hagan visitando la página de donaciones de nuestro sitio.

Lo que decía Eduardo al final de aquel primer editorial sigue siendo cierto:

Esta es la única intención —que compartimos con muchos otros fanas de este pequeño mundo de literatura despreciada—: poner la CF que se escribe y ha escrito aquí —en un preponderante primer lugar— y también la CF que se escribe y ha escrito en todos lados de nuevo al alcance de esos míticos, misteriosos y desconocidos seguidores de la CF que compraron miles de ejemplares de Más Allá, Nueva Dimensión, El Péndulo o Minotauro antes de que, cada uno en su momento, los editores las declararan mal negocio.

El desprecio por el género quizá se limite hoy en día a quienes valoran más otros tipos de literatura, pero, gracias a los esfuerzos de muchos y a que el mundo del espectáculo abreva con frecuencia cada vez mayor en la cf, hoy nos sentimos mucho menos solos en el mundo.

Esperamos que quieran seguir acompañando a Axxón por el camino que viene transitando.


En este número seguimos, pues, dando pasos por el camino de siempre. Traemos ficciones de viejos amigos, de voces nuevas, de autores de otros rumbos. Traemos ensayos sobre los géneros que nos apasionan. Ilustramos con pantallazos de creatividad de ilustradores que nos acompañan. Sólo pedimos que nos lean, que nos sigan, que nos acerquen sus voces. Nosotros también queremos escucharlas y que otros las escuchen, y así sumarnos a un largo coro compuesto por los pasajeros de esta travesía por el mundo de la ficción especulativa.

Esperamos que disfruten de este número y nos acompañen por muchos números más.


Deja una Respuesta