Página Axxón
ZAPPING
INDICE - PRINCIPAL - NOTICIAS

ZAPPING 0123, 28-07-2002


El Sistema Solar, superpoblado

Los asteroides

Los asteroides son objetos rocosos y metálicos que orbitan alrededor del Sol pero son demasiado pequeños para ser considerados planetas. Se los conoce como planetas menores. El tamaño de los asteroides varía desde el de Ceres (el primero que se descubrió), que tiene un diámetro de unos 1.000 km (la Luna tiene 3.476 km), hasta los que tienen el tamaño de una piedra pequeña. Sólo se conocen 16 asteroides con diámetros de 240 Km o mayores. Se los ha encontrando desde el interior de la órbita de la Tierra hasta más allá de la órbita de Saturno. La mayoría, sin embargo, están dentro del cinturón principal que existe entre las órbitas de Marte y Júpiter.
      Algunos tienen órbitas que atraviesan la trayectoria de la Tierra e incluso algunos han chocado con nuestro planeta en el pasado, causando graves cambios en el clima y extinciones masivas de la vida animal y vegetal, como en el caso de la desaparición de los dinosaurios. Uno de los ejemplos mejor conservados de un suceso de este tipo es el Cráter Barringer cerca de Winslow, Arizona.
      Luego de haber sufrido (casualmente o no) un intenso bombardeo de novelas y películas sobre el tema (películas por lo menos hubo tres), los asteroides han mostrado que están ahí, que pueden cambiar la vida del mundo (o borrarla) en cualquier momento, y que a pesar de la alta tecnología que posee hoy el Hombre pueden caer sobre nuestras cabezas sin previo aviso. Recientemente hemos tenido alarmantes noticias de asteroides que amenazan a la Tierra. El más reciente al momento de escribir esto es 2002 NT7 (parece el nombre de una versión de Windows, aunque puede llegar a ser mucho más destructivo que un nuevo hijo de Bill Gates), un asteroide de unos 2 km de diámetro que se ha detectado en camino directo hacia nuestro planeta, donde impactaría el 1 de febrero del año 2019, si se confirman los cálculos actuales de trayectoria. Poco antes se tuvo noticia de que otro asteroide (que no se detectó hasta tres días después de que nos pasó zumbando), el 2002 MN, pasó el 14 de junio de este año a aproximadamente un tercio de la distancia entre la Tierra y la Luna (muy cerca, por cierto). Este asteroide medía unos 120 metros y podría causar daños similares a los producidos en 1908 en Tunguska, Siberia, Rusia, donde fueron arrasados 2.000 km cuadrados de bosque.
     

Gráfico de ubicación de
asteroides en nuestra
área del Sistema Solar
Los asteroides están formados por el material que sobró durante la formación del Sistema Solar. Una teoría sugiere que en realidad serían los restos de un planeta que fue destruido por una gran colisión hace mucho tiempo. Es más probable, sin embargo, que los asteroides sean el material que no llegó nunca a aglutinarse para formar un planeta. De hecho, si se estima la masa total de todos los asteroides y se concentra en un objeto único, éste tendría cerca de 1.500 kilómetros de diámetro, menos de la mitad del diámetro de la Luna.
      Muchos de nuestros conocimientos sobre los asteroides proceden del estudio de los trozos de residuos espaciales que caen sobre la superficie de la Tierra. Los asteroides que siguen una trayectoria que los lleva a chocar con la Tierra reciben el nombre de meteoroides. Cuando un meteoroide choca con nuestra atmósfera a gran velocidad, la fricción hace que este trozo de material espacial se incinere produciendo un chorro de luz conocido como meteoro. Si el meteoroide no se consume por completo, lo que queda de su cuerpo impacta con la superficie de la Tierra y es lo que se denomina meteorito.
      El 92,6% de los meteoritos que se han examinado está compuesto por silicatos (roca) y el 5,7% por hierro y níquel; el resto es una mezcla de los tres materiales. Los meteoritos de roca son los más difíciles de identificar ya que se parecen mucho a las rocas terrestres.

Gaspra: 
pique para más datos
Gaspra
Ida: 
pique para ampliar
Ida

El interés más grande de los científicos está centrado en la composición de los asteroides, que fueron formados con materiales procedentes de un Sistema Solar muy joven. Las naves espaciales que han navegado a través del cinturón de asteroides han observado que en realidad el cinturón está bastante vacío y que los asteroides están separados por distancias muy grandes. Antes de 1991 la única información obtenida sobre los asteroides era a través de la observaciones realizadas desde la superficie terrestre. En Octubre de 1991 la nave espacial Galileo visitó el asteroide 951 Gaspra, que se convirtió en el primer asteroide del que se obtenían imágenes de alta resolución. En agosto de 1993 el Galileo se acercó de nuevo a un asteroide, ahora el 243 Ida. Fue el segundo asteroide visitado por una nave espacial. Tanto Gaspra como Ida están clasificados como asteroides de tipo S, compuestos por silicatos ricos en metal.
Comparación de varios asteroides
Comparación de
varios asteroides
      El 27 de Junio de 1997 la nave espacial NEAR realizó un acercamiento a alta velocidad con el asteoride 253 Matilde. Este encuentro dio a los científicos la posibilidad de observar de cerca por primera vez un asteroide del tipo C, rico en carbono. Esta visita fue única porque la nave NEAR no estaba diseñada para realizar otras pasadas. La nave NEAR se puso en órbita alrededor del asteroide Eros en febrero de 2000. En febrero de 2001 hicieron descender la sonda NEAR Shoemaker en la superficie de Eros, logrando sacar fotografías muy cercanas (120 m).
      Los astrónomos también han estudiado un grupo de asteroides gracias a las observaciones realizadas desde la superficie terrestre. Uno de los más notables es 3753 Cruithne —que es en realidad un "acompañante" de la Tierra, ya que comparte nuestra misma órbita y es el único objeto (además de la Luna) que nos acompaña en el viaje alrededor del Sol en una precisa y compleja danza gravitatoria—. También son importantes Toutatis, Castalia, Geographos y Vesta. Los astrónomos estudiaron estos asteroides utilizando las observaciones obtenidas por radar desde la superficie terrestre durante sus etapas de máxima aproximación a la Tierra. Vesta fue observado desde el Telescopio Espacial Hubble.

Números

NúmNombreRadio
(km)
Distancia*
(106 km)
AlbedoDescubridorFecha
 Ceres457413,90,10G. Piazzi1801
511  Davida168475,40,05R. Dugan1903
15  Eunomia136395,50,19De Gasparis1851
52  Europa156463,30,06Goldschmidt1858
951  Gaspra17x10205,00,20Neujmin1916
10  Hygiea215470,30,08De Gasparis1849
243  Ida58x23270,0 J. Palisa29 Sep 1884
704  Interamnia167458,10,06V. Cerulli1910
 Pallas261414,50,14H. Olbers1802
16  Psyche132437,10,10De Gasparis1852
87  Sylvia136521,50,04N. Pogson1866
 Vesta262,5353,40,38H. Olbers1807
* Distancia media desde el Sol.

 

Veamos ahora estos fragmentos que me mandó Guillermo Rothsche desde Montevideo, Uruguay:

De "El Martillo de Dios", por Arthur C. Clarke

(The Hammer of God, 1993 by A. C. Clarke, Trad. Hernán Sabaté, 1ª edic. Agosto de 1997
Ediciones B, SA, 1997 Bailén, 84-08009 Barcelona España
ISBN 84-406-7774-X

 

Prefacio a la Sección I

Encuentro Uno

Oregón, 1972

 

Tenía el tamaño de una casa pequeña, pesaba nueve mil toneladas y se desplazaba a cincuenta mil kilómetros por hora. A su paso por el parque Grand Teton, un turista alerta fotografió el bólido incandescente y su larga estela de vapor. En menos de dos minutos, la bola de fuego atravesó la atmósfera terrestre y volvió a perderse en el espacio.

      Si se hubiera producido un pequeño cambio en la órbita durante los miles de millones de años que llevaba girando en torno al sol, habría podido caer sobre cualquiera de las grandes ciudades del mundo con una potencia explosiva cinco veces superior a la de la bomba que destruyó Hiroshima.
      El suceso tuvo lugar el 10 de Agosto de 1972.

 

Encuentro Dos

Tunguska, Siberia, 1908

El iceberg cósmico penetró en la dirección del Sol, de modo que nadie lo vio acercarse hasta que el cielo estalló. Segundos después, la onda de choque aplastó dos mil kilómetros cuadrados de bosques de pinos, y el ruido más potente desde la erupción de Krakatoa empezó a dar la vuelta al mundo.
      De haberse retrasado apenas dos horas en su viaje casi eterno, el estallido, de una potencia de diez megatones, habría arrasado Moscú y cambiado el curso de la historia.
      El suceso tuvo lugar el 30 de Junio de 1908.

 

Encuentro Tres

Golfo de México, 65.000.000 A.P.

Entró verticalmente, abriendo un agujero de diez kilómetros de anchura en la atmósfera y generando unas temperaturas tan altas que encendieron el propio aire. Cuando impactó con el suelo, la roca se licuó y se fue extendiendo en oleadas altas como montañas, que no se solidificaron de nuevo hasta haber formado un cráter de doscientos kilómetros de diámetro.
      Éste fue sólo el inicio del desastre; la verdadera tragedia empezó entonces.
      De los cielos llovieron óxidos nítricos que aumentaron la acidez de los mares. Nubes de hollín de los incendios forestales oscurecieron el cielo y ocultaron el sol durante meses. Las temperaturas descendieron vertiginosamente en todo el mundo, provocando la extinción de casi todos los animales y las plantas que habían sobrevivido al cataclismo inicial. Aunque algunas especies subsistirían aún durante milenios, la era de los grandes reptiles había terminado.
      El reloj de la evolución había sido ajustado de nuevo; había empezado la cuenta atrás para llegar al hombre.
      El suceso tuvo lugar, de forma muy aproximada, sesenta y cinco millones de años antes del Presente.




Vea También:

Traducido, adaptado y ampliado por Eduardo J. Carletti de textos de varios sitios en Internet, incluyendo los de Calvin J. Hamilton en http://www.solarviews.com/


Zapping relacionados:

0108 Paisajes volcánicos de Venus
0100 Paisajes volcánicos de Marte
0098 Desde abajo de la órbita
0092 El Mundo de noche
0091 Estrellas de una nueva y extraña forma de materia
0090 Lentes gravitacionales
0089 Asteroides Troyanos
0079 Fuegos artificiales en el espacio profundo
0075 Chorros estelares de miles de millones de kilómetros
0064 Los números de Love nos dicen que el corazón de la Luna se ha derretido
0039 Proponen mover la Tierra de su órbita



Página Axxón