ZAPPING
INDICE - PRINCIPAL - NOTICIAS

ZAPPING 0284, 21-Oct-2005
¡Cállate! ¡Cállate!
por Marcelo Dos Santos (www.mcds.com.ar)

¿Por qué es tan difícil la comunicación entre el hombre y la mujer? ¿Prejuicios, preconceptos desinterés?

¿Por qué a la mujer le cuesta tanto entablar un diálogo serio, profundo y maduro con su similar masculino? ¿Por qué tendemos a preferir la voz del locutor de boxeo en vez de las de nuestras madres, esposas, hijas, amantes, recitando largas listas de quejas y reclamos?

¿Por qué mi compañera de trabajo afirma que, cuando tiene algo para decirme, yo "bajo los párpados de mis oídos?

¿Somos, en verdad, tan machistas como las féminas creen?


No. Como para casi todo, hay una base anatómica para esta diferencia entre machos y hembras.

Algunas veces, la voz de la mujer nos irrita, nos cansa y nos aburre. Pero por buenas razones.

Un interesante artículo recientemente publicado en la prestigiosa revista Neuroimage da cuenta de que existen ciertas diferencias entre los cerebros masculinos y los femeninos, que dificulta el procesamiento de la información transportada por la voz humana.

El profesor Michael Hunter, de la Universidad de Sheffield, ha demostrado que el espectro armónico de la voz de la mujer es radicalmente diferente de la voz masculina. Tan diferente, que es procesada por un área del cerebro del hombre totalmente distinta.


Las voces de las mujeres contienen sonidos mucho más ricos y complejos que la voz masculina. Es por ello que el área de procesamiento de la palabra escuchada no alcanza a descifrar esta riqueza de sonidos. Para el cerebro del hombre, la voz de una mujer es tan compleja como la música, por lo que sólo puede desentrañarla recurriendo a las áreas auditivas que interpretan los sonidos musicales. La capacidad de concentración y atención de estas áreas musicales es más reducida que la del lenguaje, por lo cual el cerebro masculino "se cansa" mucho más rápido.

Los resultados de Hunter son contundentes y demostrables mediante la observación de la actividad cerebral frente a los estímulos de diferentes voces: las masculinas se procesan en las áreas auditivas de la palabra hablada y las femeninas en las de la música. Al poco rato de intentar desentrañar el sentido de los sonidos, esa región cerebral "se aburre" y sencillamente deja de prestar atención.


"Ahora tenemos una excusa, cuando se nos imputa no escuchar a las mujeres", indica el diario británico Daily Mail. "Para un hombre, las voces de las mujeres son más difíciles de escuchar que las de los demás hombres".

Además, escuchar a una mujer consume muchos más recursos (obviaremos aquí piadosamente las asociaciones que provoca en los hombres la frase anterior). Mientras que entender lo que nos dice un hombre requiere solamente el uso de una pequeña parte del núcleo subtalámico, descifrar el laberinto de sonidos de una voz femenina exige y demanda una infinita serie de complejas interacciones desparramadas a lo largo de toda la corteza auditiva, en forma similar a lo que nos reclama escuchar y entender los complejos patrones armónicos y tonales de una ópera de Ginastera. Mientras una mujer nos habla, nuestro cerebro está tan ocupado que prácticamente no le queda tiempo ni ganas de hacer nada más. Al rato, sentimos unos incontenibles deseos de decirle "¡Cállate!".


Las diferencias de rango de frecuencias y tonos entre las voces de hombres y mujeres tienen una razón de ser, como así también el hecho de que se procesen en áreas diferentes de la corteza.

Cuando un hombre escucha una voz desconocida, el cerebro la compara con su propia voz: si es similar a la suya, transporta muchos datos con economía de recursos y se procesa en el subtálamo, la cataloga como masculina. Si es muy complicada, requiere de muchísimos sonidos para transmitir la misma información y demanda el uso de gran parte del cerebro, la reconoce como una voz de mujer. Si este mecanismo no existiera, ningún varón podría diferenciar si una voz humana corresponde a un hombre o a una mujer.

Los descubrimientos de Hunter explican algunos otros hechos misteriosos que, hasta hoy, no tenían explicación. Uno de los más interesantes es el hecho de que los pacientes con alucinaciones siempre oyen solamente voces masculinas. A la luz de estos nuevos datos, se entiende que al cerebro le resulta mucho más fácil inventar, falsear o fingir una voz masculina que una femenina, más difícil y complicada.


Las diferencias anatómicas, vocales y neurofisiológicas entre el hombre y la mujer presentan otras complejidades: como el área auditiva está relacionada con el goce estético y musical, y el subtálamo con los circuitos lógicos, ello podría explicar por qué los hombres tienden a pensar que las mujeres hablan —y por lo tanto, piensan— con una enorme falta de lógica.

La falta de lógica en el pensamiento hablado puede parecer falta de inteligencia, y acaso esta diferencia evolutiva esté en realidad en la raíz de los prejuicios de superficialidad y tontería que algunos hombres sienten hacia las mujeres.

Es posible que todos nosotros reaccionemos ante la voz de una mujer de la misma manera que reaccionamos hacia Let it be de Los Beatles: exactamente como si escucháramos música. Ello, por supuesto, nos dificulta el asumir a la voz femenina como vehículo de datos lógicos, racionales y simbólicos.

Acaso las mujeres saben esto instintivamente, y tal vez sea por ello que cuando desean atraernos, inconscientemente bajan el tono de voz (lo "masculinizan" ) y nos dicen suavemente "Hola, papito...".

En esos casos, no nos dan ningunas ganas de decirles "¡Cállate, cállate!", mientras que muchas conversaciones de otra índole terminan con la simple y automática respuesta de "Sí, querida".


MÁS DATOS:

Male and female voices affect brain differently

(Traducido, adaptado y ampliado por Marcelo Dos Santos de Daily Mail y de otros sitios de Internet)


Zapping relacionados:

0283 Hermanos de abstracciones
0249 Hombre ciego ve... emociones
0235 A la caza de la conciencia
0226 El loro de Einstein
0204 ¡Tienes que filmar a ese pájaro!
0203 La imaginación al poder
0202 Una voz desde el pasado
0198 Aunque la mona se vista de seda...
0097 Cerebros de máquina
Anteriores:

Sumario completo de ZAPPING


Si disfrutó de esta sección, no deje de recorrer la sección Noticias. Encontrará muchas más rarezas y novedades científicas que lo sorprenderán...