Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

14/Ene/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Dudan que sea posible procesar toda la información disponible

Creen que la capacidad humana de absorber datos es mucho más finita de lo que se cree, y además, que el límite debe establecerse con precisión.

(El Territorio) - Se están escaneando libros y se graban y archivan programas de televisión para la internet. Los programas de radio también están siendo convertidos digitalmente a podcasts (archivos de sonido).

Actualmente, los iPods más nuevos ya pueden almacenar todos los discos que posee una persona, fotografías digitales y clásicos de televisión como la serie de Alfred Hitchcock, junto con otros populares programas contemporáneos.

¿Toda esta información accesible al instante hará más inteligentes a las personas, o las estresará más?.¿Cuándo se podrá tener un rato libre para pensar, absorber y ponderar esos datos?

"La gente ya está pasando apuros y sintiendo como que tiene que mantenerse al día con la diversa variedad de fuentes de información que tiene", dijo David Greenfield, psicólogo que escribió el libro "Virtual Addiction" ("Adicción virtual"). "Hay un límite para la cantidad de información que podemos manejar", expresó el profesional.

Puede requerirse una tecnología más avanzada todavía para hacer frente a los problemas que provoca el tener una tecnología avanzada.

Desde luego, si se utilizan adecuadamente, los nuevos recursos tienen un enorme potencial para forjar la forma en que se vive hoy en día, se estudia y se piensa. Por ejemplo, los libros.

Nicole Quaranta, de 22 años, es una joven que estudia un posgrado en educación en la Universidad de Nueva York y usa internet para la mayor parte de sus investigaciones. Verificará bases de datos en búsqueda de revistas académicas y artículos periodísticos, pero rara vez usará libros, aunque reconoce que un autor que tardó años en redactar un libro de 300 páginas podría tener un punto de vista único.

"La biblioteca intimida porque tengo que ir allá y todo está organizado por área académica", dijo Quaranta. "Ni siquiera sé por dónde empezar", agregó. Si fuera tan sencillo buscar libros como lo es hallar páginas de internet, entonces pensaría en utilizarlos. De otra forma, podrían no existir y ella no los echaría de menos.

¿Acceso ilimitado?

Con una nueva generación que espera hallar todo en internet, las bibliotecas, organizaciones sin fines de lucro y compañías líderes en búsqueda de datos como Yahoo Inc. y Microsoft Corp, están asignando cientos de millones de dólares entre todas para escanear libros y otros materiales impresos, de forma que puedan ser colocados en un índice y consultados en línea. La editorial Harper Collins incluso anunció a mediados de diciembre que planea digitalizar su vasto catálogo.

Sin embargo, el acceso a la mayor parte de los trabajos con derecho de autor sigue siendo limitado. Por ejemplo, Google Inc. está mostrando sólo porciones de los textos, por lo que los que desean consultar más se ven obligados a dirigirse a una tienda de libros o biblioteca cercana. A pesar de ello, editoriales y autores han demandado a Google.

El tener acceso en línea le permitirá a los eruditos y a los lectores comunes obtener descripciones de primera mano de libros en lugar de interpretaciones colocadas en internet que pueden ser inexactas o tendenciosas.

"Hay muchísimos libros realmente buenos, no muy conocidos, que son realmente imposibles de obtener", dijo Dick Gross, de 61 años, un físico radiólogo retirado que busca libros viejos con enseñanzas de la Biblia. "Están bajo llave en la biblioteca de alguien, mientras que gente que vive muy lejos de allí no tiene acceso a ellos".

A Alan Staples Jr., un empresario de 23 años, le gusta tanto la idea de poner libros en internet que incluso está dispuesto a pagar por página sólo por evitar tener que ir a una biblioteca.

De hecho, Amazon.com Inc. anunció un programa así en noviembre y está trabajando con editores para obtener los derechos necesarios. Mientras tanto, los programas de televisión que solían estar bajo llave en bóvedas de televisoras o estudios comienzan a aparecer en internet.

"Antes, una vez que había sido transmitido al aire, desaparecía, y realmente no contribuía a nuestro espacio de conocimiento", dijo Jakob Nielsen, experto en diseñar páginas de internet con Nielsen Norman Group.

Durante el año pasado, Google ha estado grabando digitalmente noticias y otros programas de varias televisoras en la zona de San Francisco (aunque la compañía sólo ha difundido imágenes fijas y texto en forma de subtítulos hasta que arregle las cuestiones de patentes).

A principios del próximo año, América Online Inc. y Warner Bros. ofrecerán acceso gratuito a decenas de series de televisión viejas. Y recientemente Apple Computer Inc. comenzó a vender episodios de programas viejos y nuevos realizados por la ABC y la NBC Universal por tan sólo1,99 dólares cada uno, los cuales pueden ser vistos en computadoras y en sus iPods más modernos.

Steve Jones, profesor de comunicación en la Universidad de Illinois en Chicago, dice que la centralización y acceso sencillo podrían favorecer a que la gente aproveche más su inteligencia: En lugar de desperdiciar tiempo en hallar información, podría concentrarse en evaluar su valor.

Pero existe el peligro, dice, de que la gente dé por hecho el valor de la información: El asumir que cualquier cosa que salga primero es la mejor. Peor aún, la gente podría simplemente desconectarse.

Demasiada información

El trabajo de campo efectuado por Jennifer Kayahara, estudiante de posgrado de sociología en la Universidad de Toronto, muestra que la gente ya se siente abrumada ante la forma en que se manejan las cosas actualmente.

"Las personas que no suelen buscar mucho en internet dan esa razón: ‘Hay demasiado"", señaló, y dijo que a la gente le preocupa que se les escape algo, pero no tienen el tiempo para buscarlo.

La clave podría estar en tecnologías que coloquen al principio los datos que uno busca, o que le gustaría recibir, incluso si no sabe cómo buscar. El analista de búsquedas Danny Sullivan describe una herramienta así como "una especie de detector de metales o imán para extraer todo lo bueno del pajar".

Incluso más importante será el tener buenas habilidades para buscar; estar ‘alfabetizado" para seleccionar información, si es que se le quiere llamar así. Eso significa saber dónde y cómo buscar, y evaluar lo que se obtiene.

Y eso es crucial a medida de que la gente se ve inundada de información electrónica las veinticuatro horas de los siete días de la semana, y no sólo en sus computadoras. Los teléfonos celulares están siendo transformados en herramientas de búsqueda, y los iPods se están convirtiendo en pequeñas televisiones. Y con el acceso inalámbrico a internet introduciéndose en todos los nichos de la vida —incluso está llegando ya a los aviones y los taxis— habrá que buscar un refugio para protegerse de la era de la información.

"Si uno llena cada minuto con más medios de comunicación, nunca tiene tiempo para pensar en forma independiente", dijo Nielsen. "Uno puede tener todos los datos específicos, pero el nivel superior es el conocimiento y la comprensión. Se carece de tiempo para hacer esa reflexión si uno recibe flujos interminables de información. Todo lo que uno puede hacer es agacharse para esquivarla", señaló.

Aportado por Alejandro Alonso


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002