Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

04/Feb/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Las misiones Stardust, New Horizons y SMART-1

(Sondas Espaciales) - Tres sondas espaciales de la NASA y ESA se encuentran en fases muy particulares de su misión: mientras la Stardust ha sido desconectada para hibernar durante un periodo de tiempo indefinido, la New Horizons realiza sus primeras correcciones de trayectoria para dirigirse hacia Júpiter y el orbitador SMART-1 europeo agota sus últimas reservas de combustible antes de finalizar su misión extendida en torno a la Luna estrellándose deliberadamente contra su superficie.

Stardust, hibernando a la espera de un nuevo despertar

Después de haber concluido su exitosa misión, los ingenieros del Jet Propulsion Laboratory han situado a la sonda espacial Stardust en modo de hibernación. Para ello se ha emitido una señal empleando la Red de Estaciones para Espacio Profundo (DSN) de la NASA, consistente en una serie de órdenes para desactivar un conjunto de instrumentos temporalmente innecesarios, a excepción de los paneles solares y la antena de recepción, fundamentales para la supervivencia del vehículo.

Stardust puede permanecer en este estado durante largo tiempo, incluso decenas de años, lo cual servirá para dar opción a los investigadores a planificar nuevos objetivos científicos para la nave, cuyo estado es excelente. Durante un tiempo indefinido, Stardust recorrerá silenciosamente una órbita que la llevará algo más cerca del Sol que la Tierra en el perihelio y más allá del planeta Marte en el afelio. El próximo paso cercano a nuestro planeta está previsto para el 14 de enero de 2009, a una distancia de un millón de kilómetros.

La NASA ya ha realizado un "anuncio de oportunidad" para que los investigadores propongan nuevos objetivos a estudiar con la sonda espacial. Todos los instrumentos de la sonda podrán ser empleados para tal fin, aunque obviamente no será posible efectuar ningún tipo de recogida de muestras.

Por otra parte, los científicos prosiguen el análisis de los materiales recogidos durante todos estos años de misión y que llegaron en enero a la Tierra a bordo de la cápsula de reentrada. Los resultados preliminares muestran que la cantidad de granos de polvo obtenida es mucho mayor a lo previsto, muestras muy valiosas que servirán para responder a preguntas fundamentales acerca del origen de nuestro sistema planetario. Hasta la fecha se han extraído las células de aerogel de la cápsula de recogida de muestras, separando seis partículas del conjunto para hacer láminas delgadas de las mismas y analizarlas mediante microscopía electrónica tanto de transmisión como de barrido, espectroscopía de infrarrojos y rayos X de alta intensidad mediante sincrotrón. En algunos casos se han separado pequeñas muestras de aerogel que contienen partículas diminutas así como las trazas que éstas dejaron al atravesar dicho material.

New Horizons, corrigiendo su trayectoria hacia Júpiter

Los primeros pasos de la larga misión New Horizons se van ejecutando poco a poco: la sonda realizaba el 28 y 30 de enero sus primeras correcciones de trayectoria, de 5 y 12 minutos de duración respectivamente, con vistas a alcanzar Júpiter en febrero de 2007. Aún restan otras correcciones similares, la primera de las cuales está prevista para el día 15 de febrero. Aunque el error en el rumbo inicial de la sonda ya era muy pequeño, estas maniobras lo han reducido en un factor de 20.

Los ingenieros están observando algunos efectos curiosos que están teniendo lugar en el vehículo: por ejemplo, la sonda está emitiendo cantidades muy pequeñas del agua que absorbió durante los años en los que estuvo en la Tierra mientras era construida y preparada para el lanzamiento. La cantidad de agua que contiene la sonda es extremadamente pequeña, pero aún así la excelente precisión en el seguimiento del vehículo permite detectar fuerzas tan pequeñas como 0,0000001 g, producidas principalmente cuando escapan moléculas de agua desde una superficie expuesta a la luz solar. Otro efecto curioso es el que produce la radiación solar, que altera los registros de memoria de las computadoras de abordo modificando el valor de algunos bits. Este fenómeno no conlleva ningún problema, pues la sonda realiza correcciones de memoria una vez por minuto.

Respecto a la tercera etapa del cohete lanzador Atlas V, que viaja silenciosa y relativamente próxima a la sonda, los ingenieros han calculado que se encuentra actualmente a unos 15000 kilómetros de la New Horizons, distancia que se irá incrementando con el tiempo: durante el sobrevuelo a Júpiter ésta será de unos 400 000 km —algo más de la distancia entre la Tierra y la Luna— y cuando el vehículo alcance Plutón, este valor habrá aumentado hasta los 200 millones de kilómetros, una distancia simular a la que se encuentra Marte del Sol.

New Horizons se aleja muy rápidamente de la Tierra: el día 31 de enero de 2006, menos de dos semanas después de su lanzamiento, ya se encontraba a más de 12 millones de kilómetros de nuestro planeta en dirección hacia las estrellas.

SMART-1: preparando el impacto contra la Luna

La misión europea SMART-1 va llegando poco a poco a su final. Los responsables del centro de control de la Agencia Espacial Europea han continuado ajustando la trayectoria en torno a la Luna de este orbitador, labor que concluyó a finales de diciembre de 2005. El estado de la nave es óptimo y hasta la fecha prosigue la recogida de información científica sin incidencias que destacar, salvo algunos problemas menores —y carentes de importancia— en el sensor estelar.

La sonda está siendo empleada también por las agencias espaciales india y china para efectuar test de comunicaciones con vistas a sus respectivas misiones hacia nuestro satélite natural.

Un evento que será centro de atención para los científicos consistirá en la observación de la colisión del vehículo contra la Luna, finalizando con ello la misión. Esto se prevé llevar a cabo en agosto de 2006, trabajándose en la actualidad en la selección del punto concreto en el que se estrellará la sonda. En principio, las decisión inicial consiste en modificar la órbita del ingenio para efectuar el impacto en un punto situado a 37 de latitud sur y con una trayectoria rasante a la superficie, con la finalidad de crear efectos observables mediante telescopios terrestres tanto en luz visible como en radiación infrarroja.

Aportado por Eduardo J. Carletti


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002