Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

31/Mar/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Científicos británicos ponen en duda la forma en que fue crucificado Jesús

Pertenecen a la Facultad de Medicina del Imperial College de Londres. Y, según The Times, sostienen que las pruebas analizadas muestran que las técnicas eran muy variadas: "Las víctimas no eran colocadas necesariamente con la cabeza en alto, ni tampoco eran sostenidas con clavos en los pies".

(Clarín) - Dos científicos británicos decidieron meterse de lleno con un símbolo fundamental del cristianismo: la crucifixión de Jesús. Lejos de cuestionar el hecho en sí, lo que ponen en duda es si el procedimiento llevado a cabo por el Imperio romano fue realmente como se conoce popularmente.

Piers Mitchell y Matthew Maslen, de la Facultad de Medicina del Imperial College de Londres, señalan que la imagen que ha atravesado los siglos -un hombre clavado en una cruz por pies y manos, con los brazos extendidos y la cabeza en alto- nunca ha sido probada científicamente.

En el estudio de estos científicos, publicado en la prestigioso revista "Journal of the Royal Academy of Medicine" y reproducido por The Times, aseguran que las técnicas de crucifixión eran muy variadas, pese a que todas ellas causaban el mismo fin: la muerte del ajusticiado.

Mitchell y Maslen argumentan sus conclusiones con un cuidadoso análisis de todos los estudios y documentos disponibles sobre las causas médicas de la muerte de Cristo. "Las pruebas disponibles muestran que las personas eran crucificadas en diferentes posiciones y que se usaban también diferentes medios para colocarlos en la cruz", explican.

"Las víctimas no eran colocadas necesariamente con la cabeza en alto, ni tampoco eran sostenidas con clavos en los pies, clavados de delante hacia detrás", aclaran. Y subrayan que no dudan de la crucifixión de Jesús, sino de la forma en que ésta pudo ser llevada a cabo.

De acuerdo a sus investigaciones, las cruces se colocaban en todas las posiciones, con los ajusticiados a veces boca abajo, atados con cuerdas y no con clavos, que, en cambio, eran utilizados en sus genitales. "Si el reo era crucificado con la cabeza en alto se le podía poner un peso encima para prolongar el suplicio" de la víctima, precisan los científicos.

Desde el punto de vista arqueológico se dispone sólo de una prueba de los diferentes métodos de crucifixión empleados en la época de Jesús, que fue encontrada en Israel.

Esa prueba es un esqueleto con un clavo de 11,5 centímetros plantado en sus pies que, según una inscripción hallada en un osario cercano, fue en vida un hebreo llamado Yehonanan Ben Hagkol. Por el contrario, en el esqueleto no hay señal alguna de clavos en los puños y en los brazos.

Aportado por Eduardo J. Carletti


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002