Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

27/Abr/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Bacterias evitan gases que produce el poroto

Dos variedades de bacterias son la clave para producir porotos que no generan flatulencias en quienes los consumen, informaron investigadores venezolanos.

(El Universal) - Los especialistas identificaron dos bacterias que pueden ser agregadas a los porotos para causar el menor inconveniente a quienes los comen y a quienes están alrededor de los amantes de esta legumbre, manifestaron Marisela Granito y sus colegas de la Universidad Simón Bolívar en Caracas.

Esas dos bacterias son el Lactobacillus casei y el Lactobacillus plantarum.

La flatulencia es un gas emitido por las bacterias que viven en el intestino grueso cuando trituran el alimento. La fermentación hace que la comida sea más digerible en menor tiempo.

Como indicaron en un artículo publicado en Journal of the Science of Food and Agriculture, reseñado por Reuters, Granito y sus colaboradores descubrieron que agregar estas dos bacterias a los porotos antes de cocinarlos los hace menos proclives a provocar flatulencia.

Los investigadores hicieron la prueba con porotos negros, conocidos científicamente como Phaseolus vulgaris.

"Las legumbres, y particularmente los Phaseolus vulgaris, son una importante fuente de nutrientes, sobre todo en los países en desarrollo", escribió el equipo de Granito en su informe.

"Pese a ser parte de las dietas básicas de estas poblaciones, su consumo es limitado debido a la flatulencia que producen", explicaron los especialistas.

Los cocineros inteligentes saben que pueden fermentar los porotos, y hacerlos menos proclives a la generación de gases en el organismo, cocinándolos en alcohol previamente.

Sin embargo, el equipo de investigadores quería descubrir qué bacterias eran las responsables de este proceso.

Cuando los investigadores fermentaron los porotos negros con las dos bacterias, hallaron que disminuía el contenido de fibra soluble en más del 60 por ciento y que se reducían los niveles de rafinosa, un compuesto conocido por la generación de gases, en un 88 por ciento.

Los especialistas dieron de comer los porotos a ratas y luego analizaron las excreciones de los animales para asegurarse de que los porotos fueran digeridos y que mantuvieran su valor nutricional.

Cuando fueron remojados previamente en Lactobacillus casei, los porotos retuvieron su nivel nutricional y produjeron menos compuestos de los que provocan gases, informaron Granito y sus colaboradores.

"Por lo tanto, la bacteria láctica ácida involucrada en la fermentación del poroto, que incluye Lactobacillus casei como un probiótico, podría ser utilizada como cultivo funcional en la industria alimenticia", agregaron.

"Asimismo, la cocción realizada después de la fermentación inducida produjo una disminución adicional de los componentes relacionados con la flatulencia", concluyeron los especialistas.

Raíces americanas

El poroto es tan antiguo que, según evidencias arqueológicas, se cultiva desde el año 10.000 antes de Cristo. Sus orígenes se remontan a los suelos americanos, especialmente los de Centroamérica y de la región andina y Argentina; pero no se conoció en Europa sino después de la colonización, proceso histórico que lo dispersó por el resto del planeta.

Este vegetal es rico en proteínas, así como de fibras solubles e insolubles.

Aportado por Eduardo J. Carletti


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002