Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

11/May/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Hacia los medicamentos "inteligentes"

El grupo de microencapsulación de tecnología farmacéutica estudia sistemas para luchar contra el Parkinson o el Alzheimer.

(El País) - El desarrollo de nuevos sistemas que mejoren la fiabilidad y la acción terapéutica de los fármacos representa una de las grandes líneas de la investigación vinculada con la salud. En este cometido se integra el trabajo del equipo de Microencapsulación de Tecnología Farmacéutica de la Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco (UPV). Este grupo, compuesto por una docena de científicos y dirigido por el catedrático José Luis Pedraz, trabaja desde el año 1992 en la evolución y perfeccionamiento de la microencapsulación como alternativa para optimizar los resultados de distintos medicamentos.

Esta técnica se basa en un procedimiento tecnológico con el que se cubre - esto es, se encapsula-, un agente terapéutico de interés clínico de un tamaño microscópico. Se obtienen así micropartículas -medidas en micras (millonésima parte de un metro)- o nanopartículas -medidas en nanómetros (milmillonésima parte de un metro)-. El grupo de José Luis Pedraz investiga diferentes aplicaciones de este sistema. Una de las más relevantes es la que se centra en el proyecto Desarrollo de sistemas inteligentes de liberación de medicamentos: optimización de un sistema de liberación fisiológica de eritropoietina.

La eritropoietina, más conocida por las siglas EPO, es una proteína que estimula la producción de glóbulos rojos y su uso médico se centra en el tratamiento de anemias y la compensación de algunos de los efectos de la quimioterapia. El equipo de Pedraz ha experimentado con ratones la inoculación de microcápsulas de células modificadas genéticamente que liberan EPO. Con ello aumentan los niveles de glóbulos rojos de manera constante durante un periodo de tiempo de diez a doce meses. "El problema que nos hemos encontrado es que o bien regulas muy bien las dosis o provocas unos niveles demasiado altos de hematocrito", indica Pedraz.

Aumento de glóbulos rojos

Ante esta dificultad, su grupo está intentando desarrollar un sistema con el que el aumento de la producción de glóbulos rojos, en lugar de ser constante, se produzca sólo cuando el organismo sufra una carencia y cese cuando se alcancen niveles fisiológicos. De ahí el adjetivo "inteligente" que se aplicaría a este medicamento, que evitaría administraciones crónicas de esta hormona. La clave que puede permitir esa adaptación a las necesidades del paciente en el que se ha inoculado las microcápsulas es un regulador de EPO a través de la tensión de oxígeno. "A menos tensión, menos oxígeno y mayor necesidad de producción de glóbulos rojos, y viceversa. Lo que ocurre es que no es tan sencillo decirlo como hacerlo", advierte Pedraz.

En este proyecto, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia, cuentan con la colaboración del laboratorio de David Money de la Universidad de Harvard, un centro de referencia en biomateriales, y de la empresa Oxford Biomédica, líder mundial en el desarrollo de medicamentos genéticos, así como con la compañía DRO S.L. de San Sebastián.

El equipo de José Luis Pedraz también está trabajando de manera conjunta con varios grupos punteros de otras partes de España y de Estados Unidos en aplicaciones de microencapsulación de células modificadas genéticamente para combatir de manera más eficiente y con menos efectos secundarios otras patologías. Es el caso de un proyecto con el grupo de Farmacología de la UPV, la Policlínica de San Sebastián y el Hospital 12 de octubre de Madrid vinculado con enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson o el Alzheimer; o la investigación, con varios grupos de Boston, centrada en microcápsulas para estimular o reducir la creación de vasos sanguíneos. "La creación de vasos sanguíneos es importante para recuperar zonas dañadas por infartos de miocardio; y la inhibición se puede utilizar para luchar contra el cáncer con el freno de la angiogénesis tumoral, es decir, el crecimiento de células tumorales", aclara el catedrático.

No obstante, José Luis Pedraz se muestra cauto ante las opciones del uso de estas aplicaciones en un breve periodo de tiempo. "Es un campo abierto en el que no se puede hablar de plazos", advierte.

Aportado por Eduardo J. Carletti


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002