Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias (antes 2009) ] [Noticias (desde 2009) ] [ Página principal ] [ Revista de Ciencia Ficción ] [ Zapping ]

02/Jul/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Mel Brooks cumple 80

"Siempre hago cosas de mal gusto pero con inteligencia", dice. Hoy disfruta del mayor suceso en su dilatada carrera: el musical "Los Productores" que triunfó en los escenarios se convirtió ahora en un filme aclamado por el público.

(DPA y otros) "Echen un vistazo a la historia judía: sin paliativos, el lamento continuo sería intolerable, de modo que cada diez judíos que se golpean el pecho, Dios destina a uno para asumir el papel del loco y divertir a los demás. Desde que cumplí los cinco años, yo supe que ése era mi destino". Tal el razonamiento que Melvin Kaminksy Brookman emplea para explicar por qué es Mel Brooks. Y si alguien se pone más inquisidor, tiene su respuesta lista: "¿Quieres saber de dónde viene mi comicidad? Viene de no haber sido besado por una chica hasta después de los dieciséis. Viene de la sensación de que no encajas en la sociedad norteamericana y de la certeza de que aunque seas mejor y más inteligente, nunca encajarás". Lo que, en el fondo, muestra lo mismo que el chiste aunque de un modo menos risueño: la pertenencia a una cultura que sabe contraponer el humor a las situaciones más graves.

En ocasión del estreno de "Los Productores", en Alemania, le preguntaron a Mel Brooks si no creía estar minimizando la figura de Hitler con sus permanentes alusiones y chistes sobre el "Führer". "Con las herramientas de la comedia podemos intentar quitar a Hitler póstumamente poder y mito. Le quitamos la sagrada seriedad de la que siempre estuvo rodeado", contestó el actor y guionista. "Sí, siempre hago cosas de mal gusto; pero con inteligencia", suele decir Mel Brooks cuando recibe críticas por el tono y la factura de alguna de sus producciones. Lo cierto es que el éxito lo acompaña incondicionalmente y la trascendencia que ha adquirido su musical "Los Productores" hace que el actor, director y guionista viva hoy el día de su octogésimo cumpleaños en circunstancias muy especiales. Quizá lo único que empañe su alegría en esta fecha sea la ausencia de Anne Bancroft, la mujer que lo acompañó desde el 5 de agosto de 1964 -fecha en que se casaron- hasta su muerte, ocurrida el 6 de junio del año pasado.

Mel Brooks entrará en la historia del espectáculo de Estados Unidos como el mayor experto judío en bromas sobre Hitler. En 1967 ya utilizó el material de "Los Productores" para una película, que le valió un Oscar al mejor guión, pero que pronto pasó al olvido. La versión musical para el teatro, en cambio, se convirtió en un éxito permanente, tanto en Nueva York como en Londres, más de tres décadas después. El atractivo de la obra está en que elude toda "corrección política" y hace bromas sobre judíos, homosexuales, Hitler, negros y rubias. La historia es simple: dos productores judíos de Broadway quieren llevar al escenario un fracaso seguro, para estafar a los inversores y quedarse con el dinero. En la búsqueda de un libreto malo, se topan con "Primavera para Hitler", una obra de un desopilante personaje que cría palomas que saben elevar un ala para hacer el saludo nazi. En contra de lo esperado, la obra se convierte en un éxito enorme y los productores van a parar a la cárcel. En 2005, la historia volvió a ser llevada al cine, con Matthew Broderick y Nathan Lane como protagonistas.

La trayectoria de Mel Brooks en el mundo del espectáculo es notable. Además de ser uno de los creadores del éxito televisivo "El Súper agente 86", dirigió filmes inolvidables como "Locura en el Oeste" o "El joven Frankenstein"; en 1983 protagonizó "Ser o no ser", una interesante reflexión a partir de la historia de un grupo de actores durante la dominación nazi; y también fue el responsable de desopilantes parodias a filmes como "Drácula" o "Vértigo".

Mel Brooks y Anne Bancroft no se conocían cuando coincidieron en un set de televisión para participar de un programa de entrevistas. Brooks sobornó a una asistente para que le contara adónde iría a comer Bancroft después de terminado el show.

De esa manera pudo fraguar un encuentro "por casualidad" y entablar una relación con la actriz, que terminaría en un feliz matrimonio que duró más de cuatro décadas.

Aportado por Alejandro Alonso


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002