Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias (antes 2009) ] [Noticias (desde 2009) ] [ Página principal ] [ Revista de Ciencia Ficción ] [ Zapping ]

14/Jul/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Descubren que las abejas también se comunican a través del estómago

Los investigadores de la Universidad de Graz, Austria, lo llaman "estomago social". Estudiando el modo en que las abejas distribuyen los alimentos, advirtieron que si una sola abeja pasa hambre, todas las demás lo saben.

(Clarín) - Con unos enjambres diminutos de hasta 180 abejas, modelos por computadora y robots en miniatura, un equipo de investigadores de la Universidad de Graz, en el sureste de Austria, informó hoy que estudia el llamado "estómago social" de estos insectos como medio para comunicarse.

Los científicos del Instituto de Zoología de Graz, capital de la región de Estiria, estudian el funcionamiento de la colmena -que carece de un punto central de mando-, y afirman que sus integrantes se comunican a través del estómago.

Cuando una abeja pasa hambre, lo sabe toda la comunidad , afirman los investigadores, que han cultivado unos enjambres compuestos por el mínimo de miembros necesarios para que funcione, en el que hay una reina, obreras y nodrizas.

Las observaciones de cómo estos himenópteros se comunican entre sí se archivan en un programa de simulación por computadora.

Según subrayan los expertos, en la actualidad se conoce que la comunicación dentro del enjambre va más allá de la famosa danza de las abejas, descubierta en los años 20 del siglo pasado por el Premio Nobel Karl von Frisch (1886-1982), y que sirve para que la obrera recolectora pueda avisar a las compañeras cuando ha encontrado una fuente de alimentación especialmente rica.

Así, afirman que también existe el "estómago social", que constituye una especie de módulo de comunicación social en la colmena.

Resulta que las abejas no sólo dan de comer a las larvas sino también a los insectos más viejos, de modo que el 80 por ciento de los alimentos recogidos se distribuye entre todas. Al mismo tiempo, si una sola abeja pasa hambre, todas las demás lo saben.

Los biólogos del equipo de Karl Crailsheim han examinado las circunstancias en las que las abejas distribuyen los alimentos y han averiguado que, cuando hay escasez, las nodrizas matan a las larvas para alimentarse de ellas y como la reina sigue desovando no corren peligro de quedarse sin descendencia.

Para continuar sus estudios, los biólogos se dedican actualmente a desarrollar robots adicionales, unos pequeños dispositivos sobre ruedas que se comunican entre sí mediante señales luminosas, pero al igual que en la colmena auténtica, no poseen centro de mando e impera la necesidad de reaccionar individualmente.

Aportado por Eduardo J. Carletti


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002