Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias (antes 2009) ] [Noticias (desde 2009) ] [ Página principal ] [ Revista de Ciencia Ficción ] [ Zapping ]

13/Dic/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Confirman el descubrimiento del sarcófago de San Pablo

Lo anunció el Vaticano, tras cuatro años de trabajos arqueológicos. La tumba está debajo del altar mayor de la basílica romana dedicada al apóstol.

El Vaticano confirmó ayer que el sarcófago hallado debajo de la Basílica de San Pablo Extramuros de esta capital es efectivamente la tumba de San Pablo, el "apóstol de los Gentiles", que fue decapitado por Nerón entre el año 62 y el 67.

Gracias a los trabajos realizados desde 2002 por un equipo de arqueólogos, los peregrinos que hoy visiten la basílica podrán ver parte de este sarcófago de mármol blanco que data al menos del año 390, a través de una ventana con rejas que fue abierta exactamente debajo del altar mayor.

"No hay ninguna duda de que el sarcófago hallado bajo el suelo de la Basílica de San Pablo es el del apóstol, contenga o no sus restos", dijo en una conferencia de prensa el cardenal Andrea Cordero Lanza Di Montezemolo, arcipreste de la basílica.

Se trata de un descubrimiento de gran valor arqueológico, pero también para la tradición cristiana. Hasta ahora, si bien se creía que San Pablo había sido enterrado donde se levanta la inmensa y bastante moderna Basílica, no había pruebas ciertas de ello.

"Que la Basílica de San Pablo se levantó sobre la tumba del apóstol es un dato incontrovertible de la tradición histórica, mientras que la identificación del sepulcro originario es una cuestión que siempre quedó abierta", explicó en una conferencia de prensa el arqueólogo Giorgio Filippi, jefe del equipo del Vaticano que trabajó en este tema.

Filippi recordó que después de que el emperador Constantino permitió la libertad de culto a los cristianos, una primera basílica fue construida en este lugar por el emperador Teodosio en el año 390. Otra, aún más grande, se levantó en el mismo sitio en el siglo V. Este templo, que fue el más grande del mundo hasta que se construyó la Basílica de San Pedro, tuvo que ser totalmente reconstruido después de un catastrófico incendio en 1823, que destruyó el anterior. Entonces, la vieja cripta fue rellenada con tierra y tapada por un nuevo altar.

Las excavaciones que comenzaron a hacer los arqueólogos vaticanos en 2002 -que terminaron hace un mes- justamente tenían como fin sacar a la luz el sarcófago que yacía allí, olvidado entre los estratos de los templos construidos uno sobre el otro.

"Nuestro propósito no era ver qué había en su interior, sino confirmar que era el sarcófago original (de San Pablo)", dijo Filippi, que explicó que se tomó la decisión de hacer más visible este sitio después de que miles de peregrinos que vinieron a Roma para el Jubileo del año 2000 quedaron totalmente decepcionados por no poder ver ni tocar la tumba del santo.

Lo cierto es que sigue siendo un misterio qué es lo que hay dentro del sarcófago de San Pablo, que mide 2,55 metros de largo por 1,25 de ancho, tiene 0,97 centímetros de altura, y muestra en su losa una leyenda en latín que dice: "Pavlo Apostolo Mart[yri]" (Pablo apóstol mártir).

El recuerdo de San Pedro

Según explicó el cardenal Cordero Lanza Di Montezemolo, la decisión de abrir el sarcófago para verificar qué es lo que hay en su interior sólo puede ser tomada por el papa Benedicto XVI, que aún no se expidió sobre el tema.

Se recuerda que el papa Pío XII en 1939 dio instrucciones para comenzar excavaciones debajo de la Basílica de San Pedro para poder identificar la tumba del apóstol, considerado el primer papa de la Iglesia. En 1950 una investigación concluyó que los huesos de un hombre habían sido hallados en este lugar, pero fue sólo más tarde, durante el pontificado de Pablo VI, que pudo confirmarse que Pedro había sido sepultado en la Basílica como se creía según la tradición.

Fue el miércoles 26 de junio de 1968 que Pablo VI, durante la audiencia en la Basílica de San Pedro, sorprendió al mundo al declarar que los restos mortales de Pedro habían sido hallados debajo de la Iglesia en la que estaba hablando. La declaración marcó el fin de una larguísima investigación que había involucrado por un cuarto de siglo a científicos, lingüistas e historiadores. Y cerró las polémicas surgidas luego de que algunos protestantes intentaran desacreditar a la figura del papa sosteniendo que "Pedro nunca había estado en Roma".

Según contó ayer el cardenal Cordero Lanza Di Montezemolo, si bien el equipo de arqueólogos del Vaticano sometió el sarcófago de San Pablo a exámenes de rayos X, éstos no dieron ningún resultado por el espesor del mármol y porque está rodeado de varias capas de cemento, colocadas durante la construcción de las sucesivas basílicas que reemplazaron a la original.

Fuente: La Nación. Aportado por Alejandro Alonso


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002