Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias (antes 2009) ] [Noticias (desde 2009) ] [ Página principal ] [ Revista de Ciencia Ficción ] [ Zapping ]



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



¡Póngale nombre a una estrella! (un asunto no-oficial)

Winona Ryder compró una para Johnny Depp. Nicole Kidman compró una y la llamó "Forever Tom" (Eternamente Tom). La princesa Lady Di tiene dos; se las compraron luego de haber fallecido. Y hasta la viuda de un bombero que perdió su vida en las tareas de rescate del World Trade Center quiso comprar una para honrar la memoria de su difunto esposo

Lo que estas personas tienen es un certificado de 30 x 40 cm expedido por una empresa de Illinois, la International Star Registry (ISR), donde dice que hay una estrella que lleva su nombre o el de un ser querido.

Tienen un folleto con los mapas de las constelaciones, junto con un detallado mapa estelar donde "su" estrella aparece marcada con un círculo rojo. También tienen un débito en su cuenta bancaria, donde antes había 48 dólares. Lo que no tienen es la garantía de que el nuevo nombre de su estrella sea reconocido como válido fuera de la International Star Registry.

La ISR, fundada en 1979, lleva vendidos más de 1 millón de esos pergaminos a todo color con la leyenda "Name A Star" (Póngale nombre a una estrella). Partiendo de la base de que sólo en esta galaxia debe de haber de 400.000 millones a 1 billón de estrellas, vender el nombre de cada una a casi 50 dólares suena casi como tener una licencia para imprimir billetes.

Pero la International Star Registry obviamente no tiene ninguna licencia que la autorice a bautizar a las estrellas. Robert Naeye, editor de Mercury Magazine, una publicación de la Astronomical Society of the Pacific (Sociedad Astronómica del Pacífico), lo dice bien clarito: "Los nombres de las estrellas que vende la International Star Registry no son reconocidos por ninguna organización astronómica profesional".

La International Astronomical Union (Asociación Astronómica Internacional) es el único organismo científico autorizado a bautizar los cuerpos celestes.

En otras palabras, si uno tipea "Forever Tom" en el catálogo de datos estelares Hipparcos lo único que va a aparecer es un error 404.

La International Star Registry no es un organismo oficial encargado de asignar nombres a las estrellas, sino una empresa que se dedica a encontrar gente interesada en desembolsar dinero a cambio de un pedazo de papel que, en términos científicos, carece de todo valor.

"Ofrecemos un buen producto, un producto divertido. Hemos plantado la semilla de este mercado, educamos aunque sea un poco al público en materia de astronomía, le enseñamos algo sobre las estrellas -expresó Rocky Mosele, vicepresidente de publicidad y marketing del ISR-. Que los críticos digan ´Y bueno... pero no es oficial'... y sí, tienen razón, no es oficial. De eso no me caben dudas. Pero no paran de llegarnos clientes".

Sin embargo hay una gran cantidad de gente que cree que cuando pagan para ponerle nombre a una estrella, ese nombre es oficial. Entonces, ¿la ISR está estafando a la gente al vender los nombres de las estrellas? No, legalmente no. Esta empresa le promete al cliente que le va a enviar un pergamino, un folleto y un mapa estelar... y se lo manda. También se compromete a registrar la propiedad intelectual del nuevo nombre de la estrella y su ubicación... y lo hace.

Antes, en sus avisos publicitarios la ISR prometía guardar el nombre de la estrella en una bóveda en Génova, Suiza, y no hay razón para creer que no lo haya hecho. Esta empresa se cuida muy bien de decir que el nuevo nombre de la estrella será reconocido como válido por los astrónomos profesionales.

"El procurador general de Illinois nos otorgó un certificado en el que nos da el visto bueno -aclaró Mosele-. No les parece nada mal lo que hacemos; no estamos tratando de engañar a la gente".

[Nota de Joe: Será legal, sí. Sin embargo... ]

Para aquellas personas a las que les gustaría honrar a un ser querido, vivo o difunto, con un regalo astronómico, Marc Taylor, del Andrus Planetarium de Westchester County, Nueva York, ofrece una alternativa. "Si quiere comprar algo para un niño, ¿porqué no le compra un libro de astronomía para principiantes, o un par de binoculares? -sugirió-. Donar equipo astronómico (o, si no, una suscripción a una revista) a una escuela es una excelente forma de mantener viva la memoria de alguien que falleció, porque de esta manera uno pone el universo al alcance de otras personas".

Fuente: Wired News Report. Aportado por Joe Garrafex

28/dic/01

Más información:

• Noticias recientes sobre CIENCIA en Axxón
• Noticias sobre CIENCIA en Axxón del Nuevas, 2014, 2013, 2012, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2006, 2005, 2004, 2003, 2002, Anteriores


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002