Página Noticias de Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

15/ene/02




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



A contramano de la utopía tecnológica: Star Trek vs. TiVo

(Henry Jenkins, del MIT Technology Review. Traducido -muy libremente- por Axxón)

La serie Star Trek, creada por Gene Roddenberry y emitida al aire por primera vez en 1966, estuvo inspirado por una corriente de utopismo tecnológico en la ciencia ficción norteamericana. Autores como Edward Bellamy, han imaginado avances tanto en materia de comunicaciones como de transporte, como una forma de salir de las injusticias económicas y de los ambientes marchitos de la revolución industrial y como un medio hacia la sociedad perfecta. Star Trek era optimista acerca de a tecnología el capitán y su tripulación confiaban sus vidas a los milagros de la ciencia moderna. Es cierto que había toques oscuros (los arrogantes dioses-computadoras que Kirk desconectó, por ejemplo), pero al final Scotty y sus ingenieros ponían las cosas como se debe.

"Enterprise", que debutó este otoño (primavera en el hemisferio Sur) en UPN como la nueva iniciativa de la franquicia de Star Trek tiene una visión fundamentalmente diferente. Su tripulación tiene que enfrentarse a la tecnología de avanzada: no confían en que los transportadores serán capaces de ensamblar correctamente sus información molecular, los torpedos yerran sus blancos, lois escudos están descompuestos y las computadoras hacen una comida asquerosa. Starfleet es ahora una burocracia paternalista [Nota de Axxón: Cronológicamente se ubica antes de la serie original y después de los hechos de First Contact]. En definitiva, el mensaje es: "vimos el futuro y no funciona". 

¿Porqué este cambio? En los sesentas, la fe en el progreso tecnológico era algo que se lograba fácilmente, pues la mayoría de los equipos estaban todavía en manos de los tipos de bata blanca en los laboratorios de la NASA y del MIT. Y Starfleet encarnaba el idealismo de la "New Frontier" de John F. Kennedy. Hoy convivimos con tecnología que son liberadas antes de ser debidamente revisadas [Nota de Axxón: El término utilizado aquí es "debugged", así que podemos interpretarlo como una patada para Bill Gates], las cuales pueden apagarse a sí mismas o borrar nuestros archivos de e-mail sin avisar. Y cuanto más nueva es esa tecnología, menos probable es que haga lo que promete; y si está buscando servicio confiable, mejor olvídese.

El Laboratorio de Medios del MIT (MIT Media Laboratory) todavía está a caballo de la antigua línea de utopía tecnológica, con su promesa de las "cosas que piensan" (artilugios inteligentes al servicio de la humanidad). Pero muchos de los habitantes del resto del país temen máquinas que puedan pensar por sí mismas. En nuestro corazón de corazones, asumimos que una computadora que pueda hablarle a nuestra aspiradora bien podría cortar el suministro de oxígeno o empujar a nuestras mascotas a la compactadora de residuos cuando no estamos mirando. Dos de las luminarias del siglo XX en materia de literatura, James Thurber y Robert Benchley, a menudo calificaron a tecnología moderna como un intruso hostil en nuestras casas. En el mejor de los casos, es un visitante torpe. No puedo dejar pensar en Rube Goldberg al mirar la torre a punto de caerse de vajas negras (mi VCR con sus luces del centelleantes, mi lector de CD, mi grabador digital, el set top box del cable, mis altavoces de sonido envolvente, varios videotapes) que están al lado de mi y junto a los varios controles remotos.

No es fácil tomarse en serio la premisa de utopía tecnológica de la serie original cuando los dispositivos contemporáneos que fueron inspirados por esa serie, e inlcuso algunos que usamos para mirarla, son tan poco confiables. ¡Incluyendo los avances en tecnologías de comunicación! Hay, al menos, tres problemas. El primero, las nuevas máquinas son todavía defectuosas [Nota de Axxón: En el sentido de que no fueron suficientemente revisadas y probadas] cuando llegan a nuestras manos. ¿Cuantos de nosotros tenemos que gritarle al teléfono celular, que a menudo tienen un sospechoso parecido con los comunicadores tipo "flip-open" de Star Trek, pero con una área de cobertura mucho más reducida? Lo segundo son las compañías que nos envían estos artilugios, que no parecen estar preparadas para armar un departamento de atención al cliente que sea capaz de lidiar con estos "bugs" a medida que van apareciendo. Y entonces hay errores de diseño que le hacen preguntarse a uno si los ingenieros tienen en mente a un cliente vulcano o klingon en lugar de a un ser humano. ¿Porqué los dispositivos que usamos en habitaciones oscuras son de color negro? ¿Por qué no se pone la información útil (el número de modelo, el número de serie o incluso el número de teléfono de Atención al cliente en el frente de la videograbadora?

Consideremos el caso de mi TiVo [Nota de Axxón: Es una videograbadora digital que utiliza, en lugar de cassettes, un disco rígido, y además tiene capacidades "inteligentes" de búsqueda de programas... bueno, a la luz de los comentarios que siguen, no sé si es muy inteligente], que compré con el más alto optimismo de que transformaría la televisión tal cual yo la conocía. Iba a poder reprogramarla para que grabara todos mis programas favoritos de TV, podría ver todo lo que quisiera y cuando quisiera. En realidad, a Philips le tomó seis meses desde la fecha de adquisición el poder encontrar una unidad que funcionara, que fueron seis meses de lidiar con el Service en llamadas de 45 minutos, seis meses de realizar rituales tontos como el de envolver el equipo en papel de aluminio para ver si el sensor infrarrojo estaba funcionando, seis meses de enviar unidades defectuosas de vuelta porque no las revisaban a satisfacción. Me sentí completamente solo, a partir de que muchos de mis amigos pusieron su confianza en sus TiVos, hasta que yo visité la página de ayuda de la compañía y observé que la categoría más poblada es la de los usuarios que recibieron al menos dos unidades defectuosas.

Otra de las promesas de TiVo fue la de tener agentes inteligentes que iban a monitorear mis gustos y a sorprenderme con los programas que ellos pensaban que a mí podían gustarme, pero esto se transformó en algo así como tener un gato que trae a casa un ratón muerto. Al llamado "agente inleigente", por ejemplo, nunca se le ocurrió preguntarme en qué idioma hablo y me da telenovelas habladas en ruso. ¡Si me hubieran dado un traductor universal, entonces estaría a mis anchas!

Todo esto me hace sentir que la visión tecnológica pesimista de "Enterprise" es correcta. Alguna vez me gustaría comprar un aparato nuevo y no sentirme como que estoy yendo temerariamente hacia donde nunca nadie ha llegado antes.

Fuente: MIT Technology Review - Aportado por Alejandro Alonso

Más información:

• Noticias recientes sobre TELEVISIÓN en Axxón
• Noticias sobre TELEVISIÓN en Axxón del Nuevas, 2014, 2013, 2012, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2006, 2005, 2004, 2003, 2002, Anteriores

• Noticias recientes sobre TECNOLOGÍA en Axxón
• Noticias sobre TECNOLOGÍA en Axxón del Nuevas, 2014, 2013, 2012, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2006, 2005, 2004, 2003, 2002, Anteriores


 

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002  Anteriores