Archivo de la categoría: Arqueología

La mayor pirámide del mundo se oculta dentro de una montaña en México

Bajo una pequeña iglesia, escondida bajo matas de pasto, árboles y tierra, se encuentra una antigua pirámide de proporciones verdaderamente gigantescas.

Llegaron miles de ellos. Curtidos tras meses de guerra con nativos violentos, cerca de morir de hambre o por enfermedades raras. Así marcharon hacia la gran ciudad de Cholula Hernán Cortés y su ejército esperando enfrentar otra batalla.

p>Pero esta era una ciudad sagrada, y en lugar de invertir en armas sus habitantes habían construido templos, Se dice que tenían una pirámide sagrada para cada día del año.

Con tanta generosidad sus dioses debían protegerlos.

Pensar eso fue un error grave. A medida que el ejército de Cortés irrumpía en sus calles, los tesoros religiosos fueron saqueados y las pirámides sagradas incendiadas.

Esta imagen de la pirámide fue tomada a principios del siglo XX y muestra a la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios en la cima

Carnicería

En tres horas asesinaron a 3.000 personas. El 12 de octubre de 1519 fue una carnicería a una escala sin precedentes, que acabó con el 10% de la población de la ciudad.

Eventualmente los españoles se asentaron en Cholula, en el centro del actual México, y erigieron sus propios edificios, por los que ahora se conoce a la ciudad que tiene una iglesia para cada día del año.

El toque final, un símbolo de su conquista cristiana, es la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, construida en lo que se cree es una enorme colina.

Pero no todo es lo que parece.

Bajo la pequeña iglesia, escondida bajo matas de pasto, árboles y tierra, está una antigua pirámide de proporciones verdaderamente gigantescas.

La más grande

Con 450 metros de ancho y 66 metros de altura, la Gran Pirámide de Cholula es equivalente a nueve piscinas olímpicas.

Cholula tiene una impresionante lista de récords: es la pirámide más grande de la Tierra, con una base cuatro veces más grande que la Gran Pirámide de Giza y casi el doble de volumen.

También es, hasta ahora, el mayor monumento que se ha construido en el mundo, entre todas las civilizaciones.

Los habitantes locales la conocen como Tlachihualtepetl (montaña hecha por el hombre). Y debido a la iglesia que se erige en su cima también es el edificio que más tiempo ha sido ocupado en el continente.

La pirámide fue construida para calmar al dios Quetzalcóatl (la serpiente emplumada)

La historia cuenta que hasta que los locales comenzaron la construcción de un asilo para enfermos mentales en 1910, nadie sabía que se trataba de una pirámide.

Ciertamente cuando Cortés y sus hombres llegaron, la edificación ya tenía miles de años de antigüedad y estaba totalmente cubierta por vegetación.

Las primeras excavaciones revelaron una serie de descubrimientos horripilantes, incluidos los cráneos deformados de niños decapitados.

¿De dónde surgieron? ¿Por qué habían permanecido escondidos durante tanto tiempo?

Cuando fue excavada la zona en 2013 para entrar al sistema de drenajes de la ciudad, se descubrieron unos 63 esqueletos de la época precolonial

A pesar de su enorme tamaño, se sabe muy poco sobre la historia inicial de la pirámide. Se piensa que la construcción comenzó a alrededor del año 300 a.C., pero sigue siendo un misterio quién la erigió







Según una leyenda fue construida por un gigante. Lo más probable es que hayan sido los habitantes de la ciudad, los cholutecas. que eran una combinación de gente cosmopolita.

«Parece que tenían varias etnias, y una gran cantidad de migración», asegura David Carballo, arqueólogo de la Universidad de Boston, en EE.UU.

Quienesquiera que fueran, probablemente tenían mucho dinero.

Base comercial

Cholula está convenientemente ubicada en la zona montañosa de México y fue una importante base comercial durante miles de años, ya que unía a los reinos Tolteca y Chichimeca, en el norte, con los mayas en el sur.

Cortés la llamó «la ciudad más hermosa fuera de España».

Para cuando él llegó ya era la segunda urbe más grande del imperio azteca, a pesar de que había cambiado de control en numerosas ocasiones.

Y hubo más sorpresas. De hecho, no se trata de una sola pirámide en absoluto, sino de una construcción sobre otra, formada de al menos seis edificaciones.

Creció en etapas, a medida que civilizaciones sucesivas fueron mejorando lo que ya había sido construido.

«Hicieron un esfuerzo consciente para mantener y en algunos casos desplegar los episodios de construcción previos», dice Carballo.

Se puede explorar la pirámide a través de 8 kilómetros de túneles

Según la leyenda, cuando escucharon que los conquistadores se acercaban, los locales cubrieron el templo sagrado con tierra.

De hecho, eso pudo haber ocurrido por accidente, porque, increíblemente, la pirámide más grande del mundo está hecha de barro.

Adobe

Se usaron ladrillos de adobe, una mezcla de barro con otros materiales como arena o paja que se endurecen bajo el sol.

Para construir la pirámide los ladrillos externos se alisaban con más barro para crear una superficie para pintar.

En su apogeo, el templo estuvo cubierto de rojo, negro y amarillo.

En los climas cálidos el adobe es extremadamente duradero.







Bajo la humedad de México, la creación de barro era una plataforma fértil para la jungla tropical.

«Fue abandonada en algún momento del siglo VII o VIII. Los cholutecas tenían una nueva pirámide-templo cercana, que fue destruida por los españoles», afirma Carballo.

La pirámide también tenía la topografía a su favor: descansa sobre una plataforma natural en un área que es casi completamente montañosa.

Hoy la ciudad ha recuperado su pirámide, que puede ser explorada a través de 8 kilómetros de túneles construidos a principios del siglo XX.

Casi 500 años después de la conquista colonial, la ciudad ahora debe enfrentar una nueva invasión: los turistas.

Fuente: BBC Mundo. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:

La máscara de oro de Tutankamón habría pertenecido en realidad a Nefertiti

El arqueólogo Nicholas Reeves retoma su teoría de 2001, tras los recientes hallazgos, que explican que la pieza fue reutilizada para Tutankamón. El examen de la tumba del faraón niño parece confirmar las sospechas de que existen más estancias, probablemente la cámara mortuoria de Nefertiti

La repentina muerte del faraón niño, como se suele llamar a Tutankamón a pesar de que falleció con casi veinte años, supuso que su enterramiento se realizara con cierta premura. Acabó inhumado en una tumba que recientes investigaciones parecen estar demostrando que en realidad es mucho más grande de lo que parece. Los indicios apuntan a que podría ser el principio de un largo hipogeo real de finales de la XVIII dinastía. En realidad, la tumba de Tutankamón se habría creado en parte anterior en la parte anterior de este gran hipogeo cegando el pasillo con un muro.

Con el ajuar funerario de este faraón se siguió con esta política de «reciclado», porque muchos de sus objetos presentan correcciones en el nombre que portan. Algunas veces se trata sólo del cambio desde el Tutankhatón con el que fue llamado nada más nacer al Tutankamón que se puso al rechazar el culto atoniano y volver al culto tradicional. Pero en otras ocasiones se puede observar cómo los objetos fueron pasados a Tutankhamón borrando un nombre femenino y escribiendo encima el del soberano. Uno de ellos parece haber sido la máscara de oro del faraón.

Nicholas Reeves, de la Universidad de Arizona, ya había sugerido en el 2001 que en realidad la máscara de oro de Tutankamón había sido creada para un personaje anterior y luego «rebautizada» borrando su nombre y escribiendo encima el de Tutankamón. El personaje original sería Ankheperura Neferneferuatón, esposa de Akhenatón, más conocida como Nefertiti. A esta conclusión llegó al observar varios detalles de la máscara. El primero son los daños presentes en ella anteriores a su descubrimiento, como dos agujeros para pasar un hilo con el que sujetar el flagelo o lo que parecen las marcas de una caída en vertical en la parte protuberante derecha del tocado nemes.

Los añadidos posteriores

El segundo es que la parte del rostro de la máscara no sólo presenta una aleación ligeramente diferente del resto, sino que además es una pieza separada, como lo son las orejas, el tocado, la barba y toda la parte posterior. Finalmente, el tercero y más determinante es que las orejas de la máscara están agujereadas para poder ponerle pendientes, y los faraones adultos nunca aparecen representados con pendientes. Todo esto, sumado a los cambios de nombre visibles en otros objetos del ajuar, llevó a Reeves a sugerir que la máscara, en un principio, no estuvo destinada a Tutankamón, sino a Nefertiti. Una afirmación que ha podido confirmar recientemente.

 

 

El año pasado, la barba de la máscara resultó dañada cuando el personal del Museo Egipcio estaba limpiando su vitrina. La restauración terminó hace pocas semanas y cuando fue colocada otra vez en su vitrina con una nueva iluminación, que hacía que el cartucho del faraón quedara perfectamente legible. Fue el poder estudiarlo con detalle lo que proporcionó a Reeves la confirmación de su hipótesis, porque en él se aprecian restos de borrado y regrabado.

Con ayuda de Marc Gabolde y Ray Johson, Reeves pudo dar forma a las sutiles marcas apreciadas y confirmar que el nombre es nada menos que el de «Merneferkheperura», es decir, «Amado de Neferkheperura». Y como resulta que Neferkheperura es otro de los nombres de Akhenatón (la titulatura de los faraones egipcios constaba de cinco nombres), nos encontraríamos delante de un objeto destinado en un principio a la reina Nefertiti y añadido luego al ajuar de Tutankamón. Algo que además parece casar a la perfección con la hipótesis de Reeves de que tras la pared norte de la tumba de este soberano nos espera la tumba de esta reina… ¿a la cual se saqueó su ajuar para incorporarlo al de Tutankamón? Todo está por ver.

Fuente: El Mundo. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:

El famoso monumento de Stonehenge estaría armado con piedras "de segunda mano"

El estudio de dos canteras en Carn Goedog y Craig Rhos-y-felin, Gales, permitió a los científicos confirmar el origen de las piedras azules que se hallan en el monumento megalítico de Stonehenge. Las canteras están ubicadas a 225 km de distancia. Las piedras fueron utilizadas en una construcción aledaña al lugar de extracción, y luego transportadas para reutilizarlas en Stonehenge

La investigación fue publicada en la revista de arqueología Antiquity. El equipo, dirigido por el University College de Londres (UCL), incluye a científicos de la Universidad de Manchester, la Universidad de Bournemouth, Universidad de Southampton, el Museo Nacional de Gales y el Trust Dyfed Archaeological.


CLIC EN LA IMAGEN PARA VER VIDEO

Los científicos que participaron en las excavaciones dijeron que las piedras pueden haber sido utilizadas por primera vez en un monumento cerca de las canteras, que luego fue desmantelado y trasladaron el material a Wiltshire. El director del proyecto, el profesor Parker Pearson, dijo: «Stonehenge era un monumento de Gales desde sus inicios. Si podemos encontrar el monumento original en Gales desde que fue construido, por fin vamos a poder resolver el misterio de por qué se construyó Stonehenge y por qué algunos de sus piedras fueron llevados hasta el momento.»

Se prevén nuevas excavaciones para el 2016.

La evidencia de la explotación de canteras de las piedras azules de Stonehenge es uno de los descubrimientos que llevan a los principales arqueólogos a teorizar que el mayor monumento prehistórico de Inglaterra puede haber estado erigido primero en Gales.

Desde hace un tiempo se sabe que las piedras azules que forman la herradura interior de Stonehenge vinieron de las colinas de Preseli en Pembrokeshire, a alrededor de 225 km de la llanura de Salisbury. Ahora los arqueólogos han descubierto una serie de rebajes en los afloramientos rocosos de Carn Goedog y Craig Rhos-y-felin, al norte de los cerros, que coinciden con las piedras azules de Stonehenge en tamaño y forma. También han encontrado piedras parecidas, que los constructores prehistóricos extraen pero dejaron atrás, y «un muelle de carga», desde donde las enormes piedras podrían haber sido arrastradas.

Una cáscaras de avellana carbonizadas y el carbón de leña de las fogatas de los trabajadores de las canteras fueron fechadas con radiocarbono para revelar cuándo fueron extraídas las piedras. El profesor Mike Parker Pearson, director del proyecto y profesor de prehistoria tardía británica en el University College de Londres (UCL), dijo que los hallazgos eran «increíbles».

«Tenemos fechas de alrededor de 3.400 antes de Cristo para Craig Rhos-y-felin y 3.200 aC para Carn Goedog, lo cual es intrigante porque las piedras azules no se pusieron en Stonehenge hasta alrededor de 2.900 aC,» dijo. «Los trabajadores neolíticos podrían haber retirado esas piedras casi 500 años de que llegasen a Stonehenge, pero eso es bastante improbable en mi opinión. Es más probable que las piedras se utilizaron por primera vez en un monumento local, en algún lugar cerca de las canteras, que luego fue desmantelado y [las piedras] arrastradas fuera de Wiltshire».

La evidencia de la datación sugiere que Stonehenge podría ser más antiguo de lo que se pensaba, dijo Parker Pearson. «Pero creemos que es más probable que ellos estuvieron construyendo su propio monumento [en Gales] en algún lugar cerca de las canteras, que fue el primer Stonehenge, y que lo que estamos viendo en Stonehenge es un monumento de segunda mano.»

También existe la posibilidad de que las piedras hayan sido llevadas a la llanura de Salisbury alrededor de 3.200 aC y que los sarsens gigantes —arenisca silicificada encontrada alrededor de 32 km del lugar— se añadieron más tarde. «Normalmente no logramos hacer muchos descubrimientos fantásticos en nuestras vidas», dijo Parker Pearson. «Pero este es uno.»

Parker Pearson lidera un proyecto que involucra a especialistas de la UCL y las universidades de Manchester, Bournemouth y Southampton, entre otros. Sus conclusiones se publicaron hoy lunes en la revista Antiquity junto a un nuevo libro escrito por el Consejo de Arqueología británica titulado «Stonehenge: Making Sense of a Prehistoric Mystery» («Stonehenge: dándole sentido a un misterio prehistórico»).

La profesora Kate Welham, de la Universidad de Bournemouth, dijo que hay posibilidad de que existan ruinas de un monumento desmantelado entre las dos canteras de megalitos. «Hemos estado llevando a cabo estudios geofísicos, excavaciones de prueba y análisis fotográfico aéreo en toda la zona y pensamos que tenemos el lugar más probable. Los resultados son muy prometedores. Podemos encontrar algo grande en el 2016», dijo.

El transporte a larga distancia de las piedras azules desde Gales a Stonehenge es uno de los logros más notables de las sociedades neolíticas. Los arqueólogos estiman que cada uno de los 80 monolitos pesaba poco menos de dos toneladas y que la gente o bueyes pudieron haberlos arrastrado en trineos de madera sobre correderas en madera similares a rieles.

Parker Pearson dijo que se sabe que la gente en Madagascar y en otras sociedades han movido estos monolitos de piedras largas distancias, y que al hacerlo crearon un espectáculo que reunió comunidades lejanas.

 

 

«Una de las últimas teorías es que Stonehenge es un monumento a la unificación, que reúne a personas de todo las muchas partes de Gran Bretaña», dijo.

Recordó el momento en que miró la cara de roca casi vertical y se dio cuenta de que se trataba de una de las canteras. «Tres metros sobre nosotros estaban las bases de estos monolitos, que estaban ubicados allí, en realidad, listos simplemente para bajarlos de sus huecos», dijo.

«Es la Ikea de la construcción de monumentos del Neolítico. Lo bueno de estos afloramientos particulares es que las rocas se han formado hace 480 millones de años como pilares. Así que la gente prehistórica no tuvieron que ir allí y ponerse a golpear… Todo lo que tuvieron que hacer es meter cuñas en las grietas. Usted moja la cuña, ésta se hincha y la piedra sale desprendida».

Fuente: The Guardian. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información: