¡ME GUSTA
AXXÓN!
  
 

INTERNACIONAL

 

Hola Edu y axxonitas.

 

No soy un tipo que suele escribir a los correos de lectores, tal vez porque pienso casi siempre que lo que tengo para decir no resultará interesante para los demás. O por miedo a decir algo que pueda parecer ridículo. No lo sé. Pero el motivo de estas líneas es tratar de poner en palabras algo que me resonó dentro cuando leí tu último editorial, Edu.

Por cierto, la anécdota que contás, aunque pueda parecer simple, muestra eso que hoy nos está faltando más, a pesar de las numerosas y sorprendentes posibilidades de comunicarnos que tenemos. Sospecho que puedo empezar llamándolo como vos en el editorial: ‘sensibilidad’. Y supongo que cultivar la sensibilidad (aunque al principio pueda ser, por lo menos, molesto, ya que implica dejarse afectar por lo que vemos, bajar la guardia y permitir que lo que otros viven nos impresione) lleva indefectiblemente a la empatía. Y, creo yo, sólo cuando llegamos a ese nivel somos capaces de comprometemos, como lo hizo Kessel con vos.

Se me ocurre que esta cadena de actitudes casi extintas se viene perdiendo desde mucho tiempo atrás, incluso antes de que surjan las tecnologías que hoy nos acercan pero a la vez nos distancian. Lo digo por Facebook, y por todas las redes sociales. También por los e-mail, los sms, el chat y demás. Por un lado, son maravillosas; para los que venimos de una infancia en la cual había que caminar cinco o más cuadras para hablar por algún teléfono de Entel, o se ponían las cartas en el buzón de la esquina, parecen algo de CF realmente. Me pasa con las listas de correos (estoy en cuatro o cinco, incluida la de Axxon): siento que es casi un milagro escribir un mail y que al toque me responda alguien que vive en México DF, en Israel o en Madrid.

Con respecto a las redes sociales, siento un poco como vos. No me agradan, y no es que quiera hacer pregón de mi forma de pensar. Es que parece que en ellas todo apunta a la superficialidad de las cosas. Y sí, la vida tiene elementos banales; pero también tiene lo otro, lo profundo, la necesidad de conocer las emociones de otro y de veras tratar de entender qué lo hace sentir de ese modo; la ‘espiritualidad’ – aunque la palabra pueda ser incómoda, a veces es adecuada- siempre pasa por la comunión. Y no hablo de ninguna religión. No existe el tipo espiritual solitario, egocéntrico. Hoy por hoy la virtualidad no admite eso, o al menos, genera un remedo de empatía que termina siendo un ‘calmaconciencias’, en el mejor de los casos. (Baste como ejemplo cualquier .pps adjunto en incontables mails reenviados, con edulcorados mensajes irritantes llenos de autoayuda barata, o esos mensajes culpógenos onda «si no reenvías esto a X contactos, entonces no tienes corazón».)

Pienso que lo que pasa en las redes sociales sucede también en la tele, en la calle, en las oficinas, en las escuelas, en las familias. En la sociedad toda. Hace tiempo que no nos escuchamos con atención, para no sensibilizarnos y así evitar sentir lo que el otro siente. Y acá hay algo interesante, según creo: no es que no estemos dispuestos a ayudar a otros (sin bien el egoísmo, como decís, puede adquirir proporciones formidables), es que tememos sentir lo que al otro le pasa. No queremos más dolor, o más soledad, o más angustia: tenemos bastante con nuestros rollos.

Las tecnologías modernas nos dan el marco perfecto para vivir, entonces, relaciones ilusorias; nos brindan la posibilidad de un contacto analgésico; una conexión insensible que sí, me protege, pero que me sigue encerrando en mis problemas, enquistando en mi visión del mundo, tan escasa. No nos damos cuenta que una alternativa mejor podría ser la de abrir todas las compuertas de lo que sentimos y permitir que fluya, al mismo tiempo que me dejo anegar por el torrente del otro. Las corrientes serían bravas sólo por un instante: se aquietarían tarde o temprano. Después podría ser que, disueltas las barreras se pudiera iniciar un cambio en las relaciones humanas

Suena demasiado utópico, casi a lo John Lennon. Lo sé.

El otro día alquilé el DVD de la peli Babel, de Iñárritu. A pesar de que, creo, responde a una fórmula que el tipo encontró, me pegó mucho el mensaje que creo haber descubierto allí: nunca nos entendemos. Todos hablamos nuestro propio idioma, y restringimos al otro (o pretendemos hacerlo) a nuestro código. Y como probablemente no se someta a él, el único camino es la indiferencia o el conflicto. Y terminamos gritando solos, rodeados de toda la ayuda necesaria, pero incapaces de solicitarla con eficacia.

No sé. Es largo de hablar este tema. Y sí, la saturación está; estamos saturados de mostrar lo que hacemos, y lo que pensamos, ya que ahora podemos, como vaticinó Warhol; hay de todo para ver u oír en la red (y tal vez muy pronto, para palpar, gustar y sentir); todos competimos por ser el más interesante, me parece.

Pero nos perdemos el verdadero placer de conectar con el otro, de la empatía y de brindar ayuda. Y nos desacostumbramos a eso: hace poquito, con lo de Haití, surgió una posibilidad de mandar ayuda económica, y con mi mujer nos dijimos que podríamos donar el monto de la venta de cierta cantidad de discos y DVD’s hechos por nosotros (somos productores musicales); y la verdad, nos sentimos raros al hacerlo. Es decir, fue algo buenísimo; pero lejos de autocomplacernos, descubrimos que no estamos habituados a involucrarnos con los problemas de los demás. Eso nos hizo pensar que pasamos la mayor parte de la vida mirándonos el ombligo.

Yo celebro compartir la afición por un género que siempre me recordó que no estoy solo. Que hay Otros. Si es un género moribundo o no, no me interesa ya, la verdad. Lo que es sí es seguro es que la impronta de la CF en cientos de miles de hombres y mujeres en todo el mundo está viva, una marca que nos permite recapacitar, ver cómo podemos ser más humanos.

Nada más. Espero no aburrir con tanta reflexión de madrugada. Un saludo.

 

Néstor Darío Figueiras

 

 

Para mí es un gran gusto despertar cosas en quienes leen los editoriales…

Eduardo J. Carletti

 

 


 

 

Estimado Eduardo

Hace poco que me inscribí en la lista Yahoo y estuve visitando la pagina Revista Axxón, en donde leí las cartas escritas por Ud en Editorial y llevando años de lectura de CF, encuentro que estas cartas son muy reflexivas y marcan o señalan un rumbo a seguir que me parece muy bueno y constructivo, como todo lo que leemos tiene que tender a establecer la busqueda de la superacion y mejoramiento humano.

También encuentro que pareciera que hubiera problemas insolubles y sin explicación, tal cuestión me parece bueno que se exprese y quede aclarada, pero como seguidor de la CF y habiendo encontrado una solución a muchos problemas humanos y respuestas concretas a la Vida ET, me parece bueno hacerle llegar mi predisposición a colaborar con su tarea dentro de mi humilde conocimiento y tambien así difundir las comprobaciones y el por qué de mi convencimiento.

Desde ya muchas gracias y trataré, dentro de lo que Usted me indique, en qué parte escribir mis temas.

Un abrazo y adelante

desde Aldo Bonzi Pdo de la Matanza

Jorge Inojosa

 

 

Ya deberás saber que a los que estamos en la literatura de ciencia ficción no nos gusta mucho que se confundan los textos literarios —con su vuelo basado en la imaginación y buscando el máximo del esfuerzo especulativo— con las teorías y especulaciones científicas y del vulgo sobre las posibilidades de vida y de existencia de inteligencia extraterrestre. Estas confusiones suelen ser dañinas debido a que deforman el tipo de etiquetas que les ponen a nuestros autores, y a nosotros, lectores, como comunidad. Fuera de eso, la especulación y presentación de datos con una base científica estricta forma una parte importante de la línea de esta revista, así que cualquier trabajo basado en estas pautas será muy bien recibido. Espero ser claro con estas definiciones.

Eduardo J. Carletti

 

 


 

 

Estimado Eduardo:

 

Bastante motivador el último editorial de Axxon. Nos hace ver cuánto de malo tiene lo bueno, y me refiero a «lo bueno» que es vivir en un mundo con abundante ciencia ficción, fantasìa y terror. Lejanos están los tiempos en los que nos quejábamos por lo reducido de la oferta.

Yo lo veo más por el lado literario, antes que por la ciencia ficción, fantasía y terror a la que podemos acceder vía el cine o la televisión. Entre la oferta formal – e informal – de novelas y cuentos, tenemos CF, F y T aparentemente de sobra. Si hay pocos libros en nuestras librerìas – o como ocurre en la mayor parte del Perú, simplemente no hay librerías – , pues en la internet encontramos tanta variedad que uno no sabe por donde empezar. ¿Clásicos? ¿Autores noveles? ¿Nacionales? ¿Extranjeros? ¿Ficciones, reseñas o crìtica?

Podríamos pasarnos días y días sin poder agotar todo lo que ofrece la red.

En tiempo pasado, creía que en el futuro (ahora), la labor de los «críticos» se volvería más relevante. Ojo, no los endioso: básicamente, un crítico respetable es aquel que coincide con nosotros, y en realidad, seguimos su criterio en base a la afinidad antes que argumentos objetivos. Estos lectores especializados se organizarían en torno a revistas virtuales, y listo, criterio servido. Alguien nos diría qué era lo mejor – o peor – para leer.

Pero aún si alguien quisiera tomarse la molestia de leer TODO aquello a lo que se puede acceder, dicha persona se verìa imposibilitada de lograr su cometido: la libertad de la internet permite que cualquiera publique, sin restricciones. Y muchas veces, este contenido libremente ofrecido es superior al que ofrecen editoriales formales, con todo y su «copyright». Si bien la saturación puede ser temible, puede darse algo que irónicamente sería peor: la saturación de obras de calidad. Que haya tanto de bueno que ni siquiera se pueda elegir. Y gratis, encima.

Y no se me ocurre ninguna solución a la vista, salvo las que ha ofrecido la ciencia ficción (incremento artificial de la capacidad cerebral, prolongación del ciclo vital, alteración subjetiva de la percepción, etc).

Mientras tanto, sólo nos queda disfrutar de lo que podamos y como podamos.

 

Atentamente

Daniel Salvo

 

 

Te agradezco que hayas remarcado el tema de la saturación de ediciones descuidadas en la red, autoediciones o publicación de otros textos (no propios) sin demasiado filtro, corrección y pulido, que es más o menos lo mismo. Yo a veces temo volverme antipático cuando cada tanto insisto sobre el tema y sobre lo malo que puede ser esto para los otros esfuerzos, los que tienen la intención genuina de presentar material de calidad de maneja prolija y cuidada.

Eduardo J. Carletti

 

 


 

 


Desde que abrimos la Lista Axxón se han anotado enormidad de personas, y por esto muchas opiniones que antes se intercambiaban por el Correo ahora se presentan y discuten día a día en la Lista. No me pareció razonable extraer textos de opinión de ella para ponerlos aquí, ya que son medios diferentes. Espero que alguno de los «Listeros» mande de vez en cuando una carta para este Correo. No sea que lo dejemos huérfano…