Noticias en la página Axxón Página Axxón

14/Ene/05

Diabetes: Especialistas sostienen que "las células madre no sirven para todos"

Afirman que hay que esperar la evolución del único paciente tratado y elegir con cuidado los siguientes. El objetivo es que el páncreas vuelva a fabricar insulina. Los resultados sólo podrán verse dentro de un tiempo. Probarán la técnica en otros enfermos para comprobar su efectividad.

(La Nación) Los médicos que el lunes 3 de este mes implantaron por primera vez en el mundo células madre o stem en el páncreas de un paciente diabético de 42 años observan con entusiasmo la evolución del caso, pero se atrincheran detrás de una palabra: prudencia.

"Lo único que podemos decir es que Fabio, que es diabético tipo 2 desde hace 16 años, hijo y hermano de diabéticos, disminuyó su glucemia de 500 mg a 170 y está sin medicación antiglucemiante. Pero de ninguna manera lo hemos curado ni podemos hipotetizar cómo evolucionará", dijo desde Arequito, Santa Fe, el doctor Pedro Swirido, médico de cabecera y diabetólogo del paciente, que, como él, vive en esa ciudad.

Para el doctor Roberto Fernández Viña, que dirige el Servicio de Cardiología Intervencionista de la Clínica San Nicolás de la ciudad del mismo nombre, donde se realizó la intervención —y no en Rosario, como se dijo erróneamente— "todavía no podemos saber qué hicieron las células stem que implantamos. Hay que esperar, al menos dos semanas, y guiarnos por indicadores como la glucemia o la insulinemia. Cuando se implantan estas células en corazones, tema sobre el que tenemos mucha más experiencia, sabemos que generan angiogénesis al quinto día y músculo a los treinta, pero aquí habría que hacer una biopsia de páncreas, y es algo sin sentido."

El objetivo de la terapéutica pionera fue introducir directamente en un órgano de muy difícil acceso, como el páncreas, células capaces de poner nuevamente en marcha la actividad de ese órgano, que, entre otras funciones, es el encargado de producir insulina, la hormona que nivela la glucemia y se encuentra disminuida o se dejó de elaborar en casos de diabetes, que afecta al 8% de la población local.

La técnica experimental que aplicaron, un protocolo de fase 1, permitió introducir las células stem del propio paciente en una zona del páncreas —la cola de ese órgano— donde hay una importante cantidad de islotes de Langerhans, que contienen células beta, productoras de insulina.

El doctor Fernández Viña, cuyo padre, del mismo nombre y ya fallecido, fue diabético durante 40 años, y su hermano, Marcelo, un inmunólogo de prestigio internacional, también sufre diabetes insulino dependiente, dijo que como las células madre "copian lo que tienen alrededor, podrían ser candidatos aquellos pacientes con islotes viables".

El doctor Swirido, en tanto, insistió en que sería prematuro determinar a qué diabéticos (si los de tipo 1, insulino dependientes, o los de tipo 2, la gran mayoría, que responde al tratamiento oral) podría beneficiar este nuevo tratamiento. "Lo que sí podemos decir es que no servirá para todos —insistió—. No es un tratamiento de góndola; en unos meses tendremos más casos."

Junto con este equipo trabajaron los doctores Francisco Vrsalovic, el radiólogo intervencionista Néstor Sosa (de Rosario), Jorge Saslavsky, jefe del Servicio de Hematología de la Clínica San Nicolás, Isadora Merlo y Carla D"Adamo (encargadas de la recuperación del paciente) y el cardiólogo intervencionista Oberdan Andrín, que expresó: "Nuestra primera expectativa fue no hacer daño, y en ese sentido estábamos seguros de que sería un procedimiento con bajísimo riesgo de complicaciones."

Andrín sí resaltó que la técnica para llegar al páncreas (un órgano de 15 a 20 centímetros y entre 70 y 100 gramos de peso, muy vascularizado y estrecho) constituyó una novedad, ya que ocluyeron una arteria (la esplénica) para desviar el flujo hacia la páncreática. "No sabemos si se formaron nuevas células beta o si las células madre que implantamos dieron más energía a las pocas células beta que había ni cuánto tiempo se sostendrá el efecto. Es lógico que los diabéticos se ilusionen. Pero nosotros, como médicos, no podemos hablar de cura. Por ahora, es un eslabón más en la búsqueda de soluciones."

Más información:
Argentina: Primer implante de células madre para detener la diabetes