Noticias en la página Axxón Página Axxón

28/Ago/05

La radiación espacial habría influido en cómo se compone la vida terrestre

En el juego de azar en el que se vio envuelto el origen de la vida, los dados parecen estar cargados hacia un lado, específicamente hacia la izquierda.

(New Scientist) - La razón de por qué todos los aminoácidos que forman las proteínas de todos los seres vivos de la Tierra tienen una orientación hacia la izquierda, y no hacia la derecha, ha intrigado a los científicos, que han llamado a este enigma "el problema de la quiralidad". De acuerdo a Uwe Meierhenrich, químico de la universidad de Nice-Sophia Antipolis en Francia, el interrogante podría ser resuelto si se aceptan los resultados que obtuvo en un experimento llevado a cabo por él.


Los aminoácidos son moléculas que existen en dos formas
que se corresponden como las imágenes de un espejo

Los detalles del experimento fueron publicados en la revista New Scientist, donde se describe la repetición de uno realizado en el año 2000; en éste se mezclaron aminoácidos con ambas orientaciones derecha (dextrógira) e izquierda (levógira) en una solución líquida, sometiéndola a un baño de radiación de luz ultravioleta polarizada. Como resultado se obtuvo un exceso de 2,5% de un tipo preferencial de aminoácidos. Meierhenrich, repitió el experimento pero cambiando algunas condiciones.

Utilizó también luz ultravioleta polarizada, sólo que en una frecuencia diferente (180 nanómetros) y más parecida a la radiación que pudo haber existido en el espacio durante la formación del Sistema Solar y de los aminoácidos que serían más adelante los bloques constructivos de las proteínas de los seres vivos en la Tierra.

Uno de los cambios mas importantes del experimento consistió en utilizar otra longitud de onda, más cercana a la radiación medida en el espacio (120 nanómetros), así como simular las condiciones sólidas del polvo congelado en el medio interestelar.

Al bañar una película sólida del aminoácido leucina de doble quiralidad (izquierda-derecha) con radiación ultravioleta, Meierhenrich encontró un excedente (2,6%) de leucina orientada a la izquierda. Investigaciones anteriores señalan, justamente, un exceso de aminoácidos levógiros en meteoritos que se han recolectado.

En un plazo no muy extenso los resultados de este experimento se podrán contrastar con los de la misión Rosetta, que posará algunos instrumentos sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en el 2014, diseñados por el propio Meierhenrich, para detectar la presencia de aminoácidos levógiros, lo que vendría a confirmar de paso la hipótesis acerca del origen de la materia orgánica que dio origen a la vida en nuestro planeta y cuyos bloques constructores pudieron crearse entre las estrellas en inmensas nubes de gas y polvo, para posteriormente llegar a una Tierra recién formada en cometas o micrometeoritos hace 4.000 millones de años.

Más información:
Científicos quiebran enigma de 40 años de antiguedad, apuntando a una 'sopa caliente' en el origen de la vida
La fortaleza de la vida
A la caza de vida exterior
¿Contribuyeron los volcanes a originar la vida?