Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

18/Dic/05



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Fuimos a ver King Kong

Una extensa película, de un director del que todos esperamos maravillas y con la particularidad de que los estudios permitieron que se distribuya y exhiba la versión del director, algo poco común en la industria cinematográfica norteamericana.

(Axxón)


Título: King Kong
Director: Peter Jackson
Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens y Peter Jackson,
sobre una historia de Merian C. Cooper y Edgar Wallace.
Elenco: Naomi Watts (Ann Darrow), Jack Black (Carl Denham),
Adrien Brody (Jack Driscoll), Thomas Kretschmann (Capitán Englehorn),
Colin Hanks (Preston), Andy Serkis (Kong/Lumpy), y otros.
Productores: Jan Blenkin, Carolynne Cunningham, Peter Jackson
y Fran Walsh.
Año de la producción: 2005.

¿Qué hubiera pasado si el capitán Ahab hubiera capturado a Moby Dick? La remake de King Kong, dirigida por Peter Jackson, parece querer responder esa pregunta. El argumento nos ubica a principios de la década de 1930, en un Estados Unidos hundido en la Gran Depresión. Las villas miseria rodean la Gran Manzana que, sin embargo, mantiene la magia gracias a la incipiente industria del entretenimiento. En este territorio (pintado de a trazos en la película y con una atrayente reconstrucción de época realizada enů Nueva Zelandia), los oportunistas y los "buscavidas" son los mejor adaptados. Entre los primeros está Carl Denham: un mediocre director de cine, cuya desfachatez no tiene límites. Entre los últimos tenemos a Ann Darrow: una artista de varieté, de buen corazón, pero que está pasando hambre, como buena parte de los habitantes de la ciudad.

Es precisamente Carl Denham (a través de la formidable composición de Jack Black), quien tiene a su cargo "el avance" de la primera hora de película. Un poco en tono de comedia, vemos a Denham echando mano de cualquier recurso con tal de ver su ambiciosa película terminada. Siguiendo con el paralelo entre King Kong y Moby Dick, es Denham quien lleva consigo la ciega obstinación de Ahab. Porque este pintoresco director de cine irá mostrando su faz más oscura conforme se vaya acercando al lugar donde la película será filmada: Skull Island, cerca de Sumatra.

La nueva remake de King Kong, se divide —casi cronométricamente— en tres partes de una hora. Y la segunda parte transcurre en esa isla, donde —tal como sucediera en las versiones anteriores— la rubia Ann Darrow (Naomi Watts) es raptada por los nativos y entregada a Kong: un simio prehistórico gigante. Esta segunda parte de la película es la que concentra buena parte de la acción, y donde se cimienta la relación entre Darrow (la bella) y Kong (la bestia). En ambos rubros (el de la acción y el del pseudo-romance interespecies), la película alcanza cotas notables, apoyada por espectaculares efectos especiales, enormes y feroces criaturas digitales (dinosaurios e insectos gigantes incluidos) y una impresionante expresividad en la composición de Kong. Para alcanzar esa expresividad, se usaron recursos parecidos a los que Jackson había empleado en su otro personaje digital, Gollum de El Señor de los Anillos, e incluso el mismo y extraordinario actor: Andy Serkis (a quien veremos también en el papel del cocinero del barco, pero esta vez, claro, haciendo un personaje humano).

En esta segunda parte también asistimos a la transformación definitiva de Carl Denham, no por sed de venganza —como era el caso de Ahab, aunque este sentimiento también está presente—, sino llevado por la codicia y el deseo de ser reconocido. Y es que la isla (y Kong) ponen a prueba a todos y cada uno de los marineros, expedicionarios, actores y equipo de filmación que se internan en ella. Aquí, Peter Jackson y el grupo de escritores aprovecha la oportunidad para desarrollar y mostrar a cada uno de los personajes (incluso los secundarios) con un interesante grado de profundidad, sin dejar de lado la aventura y la trepidante (y me quedo corto) acción. Los actores son funcionales a este desafío, destacando los ya mencionados (Black, Watts, Serkis) y Adrien Brody (con un aggiornado Jack Driscoll).

En esta segunda parte, los guionistas han preferido usar el espejo de Joseph Conrad y El corazón de las tinieblas para mapear la transformación de los personajes. Y si en Conrad, el tema era la denuncia del colonialismo hipócrita y desaforado (un tema que hoy en resurge con inusual fuerza a partir de la invasión a Irak), aquí la cuestión es la ambición y el mercantilismo extremos.

La tercera parte de la película —como todos saben: la llegada de Kong a Nueva York, para ser presentado como la Octava Maravilla—, aborta un par de líneas argumentales esbozadas en la isla. Sin embargo, se queda con el núcleo de la historia. Aquí, brilla la relación entre Kong y Darrow (una relación que toma distancia de sus antecedentes en el cine), para mostrar lo peor de la naturaleza humana al servicio del show business (cuestión de candente actualidad que, lejos de mejorar, se ha acentuado desde 1933 a la fecha).

El resultado final acumula más de tres horas de entretenimiento intenso y sólido, con muy pocas mesetas, y un final para sacar pañuelos.

Alejandro Alonso para Axxón y Garrafex News

Información relacionada:
Los secretos de la creación de "King Kong"
Junto a King Kong se verá un adelanto de X-Men 3
King Kong: será el corte del director con tres horas de película
Una especie de "King Kong" coexistió con seres humanos

            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002