Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

30/May/06



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Fuimos a ver: "X-Men, la batalla final"

Impactante como sus precuelas, y con mucha más carne en el asador de lo que hubiéramos deseado.

X-Men, la batalla final
Título original: X-Men: The Last Stand
Direción: Brett Ratner
Guión cinematográfico: Zak Penn y Simon Kinberg
Reparto: Halle Berry, Hugh Jackman, Famke Hansen,
Rebecca Romjin, James Marsden, Vinnie Jones, Patrick Stewart,
Kelsey Grammer, Ellen Page, Daniel Cudmore, Cameron Bright,
Olivia Williams, Bill Duke, Michael Murphy, Shohreh Aghdashloo
Música: John Powell
Productores: Lauren Shuler Donner, Ralph Winter, Avi Arad
Productores ejecutivos: Kevin Feige, Avi Arad, Stan Lee
Productora: 20th Century Fox, Marvel Enterprises, The Donners' Company
Estreno: 25/05/06

La saga cinematográfica de los X-Men se ha caracterizado por ser lo suficientemente entretenida e intensa como para satisfacer los paladares más exigentes, aún los no comiqueros. En general, X-Men (2000) y X2 (2003) balanceaban el tono (y la lógica) del comic de superhéroes con el costado humano de los personajes, en especial lo relacionado con el problema mutante. Esto es algo que también vimos en otras producciones de Marvel, como Spider-Man I y II.

En muchos aspectos, X-Men 3 no es la excepción, pero resulta inevitable pensar que con el alejamiento del director Bryan Singer —que prefirió abocarse a Superman Returns— se ha perdido algo por el camino. Y eso es lamentable, porque esta tercera parte fue encarada como un cierre, como el final de la trilogía.

En esta última batalla, los guionistas Zak Penn (Electra, X2, y la segunda parte de The Incredible Hulk a estrenarse en 2008) y Simon Kinberg (Mr. & Mrs. Smith), y el director Brett Ratner (el mismo de Red Dragon y Rush Hour) decidieron quemar todas las naves disponibles y algunas más por las dudas. Y no es que esta contravención a los códigos del comic esté mal por sí misma, pero abusar de ella parece más bien un golpe bajo, o más bien una apuesta desesperada por dar relevancia y emotividad a la película.

La historia nos ubica inmediatamente después de X2, en momentos en que los personajes todavía están penando la heroica desaparición de Jean Grey. Es un momento delicado: una compañía farmacéutica promete la cura para las mutaciones, lo que es visto por algunos mutantes como una posible amenaza y por otros como una suerte de salvación. [OK, no intente encontrarle la lógica científica a esta curación: si usted es de los que no puede aceptar de buen grado los efectos secundarios de la picadura de una araña radioactiva, vaya a ver otra cosa.] Magneto aprovechará esta circunstancia para acelerar el cisma entre evolucionados y humanos de a pie, en tanto que el profesor Xavier intentará seguir con su política de tolerancia. Pero algo pasará: un nuevo y poderoso factor de inestabilidad aparecerá en el escenario, y esta aparición resultará, en muchos sentidos, catastrófica.

X-Men: The Last Stand lanza todas estas piezas del argumento sin cadencia ni profundidad —y por ende con una emotividad mínima—. Comparada con sus precuelas, pareciera que a esta película le faltan veinte minutos de presentación de personajes y situaciones al principio, y otros cinco o seis de cierre al final. En este marco, no hay lucimiento en los nuevos personajes —me ilusionaba ver a Kelsey Grammer como la Bestia, pero las circunstancias apenas permiten apreciar la corrección de su interpretación—, ni hay nuevas facetas que interesen de los personajes clásicos, salvo contadas excepciones.

Más allá de estas falencias, paradójicamente, la película resulta entretenida y tan cruda como las anteriores, y aquí se ve el oficio de Ratner & Cía. Incluso se ponen de manifiesto ciertos eventos traumáticos que la hacen imprescindible para cualquiera que haya visto las dos primeras partes. Los efectos especiales cumplen con su cometido, e incluso algunos resultan mucho más impresionantes que los vistos en las precuelas.

Dadas las circunstancias de la producción —con Bryan Singer renunciando a la dirección y los actores pidiendo más protagonismo—, las cosas podrían haber salido mucho, mucho peor de lo que salieron. Tal vez, una eventual versión del director en DVD —si es que tal cosa fuera posible— nos muestre parte de lo que esperábamos ver para darle un cierre un poco más digno a la saga de los mutantes. Y si no es así, bueno, por allí andan diciendo que Wolverine y Magneto tendrían sus propias películas. Hollywood siempre da revancha.

Alejandro Alonso para Axxón y Garrafex News

Más información:
Wensite de la película
Jackman confirma en México que Lobezno tendrá su propia película
Aún se agregan mutantes a X-Men 3: Psylocke
Brett Ratner dirigirá X-Men 3
X-Men 3 cambia de director
Cine de ciencia ficción: X-Men 3 comenzaría a filmarse en 2005
McKellen ansioso por participar de la película X-Men 3
Fuimos a ver X2

            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002
Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://axxon.com.ar