Noticias en la página Axxón Página Axxón

04/Ago/06

Cómo comunicar a los terrícolas si se encuentra vida marciana

Ante los problemas surgidos en el pasado, los científicos se plantean cómo habría que comunicar al público el descubrimiento de vida en Marte en el futuro.

(Astroseti) - Científicos de la NASA y el Instituto SETI están valorando la necesidad de disponer de un plan de comunicación pública del posible descubrimiento de vida marciana durante futuras misiones enviadas al planeta rojo. Sin este plan, podría producirse una filtración de informaciones erróneas antes de que los estudios sobre esa vida potencial pudieran ser completados.

Los vehículos de exploración Spirit y Opportunity, que aún continúan su misión en Marte, no fueron diseñados para la búsqueda de vida. Sin embargo, si alguna vez se enviara al planeta rojo una misión de retorno de muestras, los científicos podrían examinar las rocas marcianas traídas a la Tierra y buscar indicios de vida en ellas.

En 1996, antes de la conferencia de prensa oficial programada por la NASA, ya se habían filtrado algunas noticias sobre la existencia de posibles signos de vida en un meteorito marciano denominado ALH84001. Esto fue debido, en parte, a la conversación que un alto oficial de la Casa Blanca mantuvo con una prostituta acerca del meteorito. Para salir del paso y satisfacer la creciente demanda de información, tanto por parte de la prensa, como del público en general, la NASA no tuvo más remedio que adelantar la conferencia de prensa.

En aquella ocasión, ese adelanto no supuso más que una mera inconveniencia, pero, en el caso de una misión de retorno de muestras a Marte, podrían surgir problemas más graves, según afirman John Rummel, responsable del Programa de Protección Planetaria de la NASA en Washington, DC, y Margaret Race, del Instituto SETI en Mountain View, California, ambos en Estados Unidos.

Antes de convertirse en el centro de atención de los medios, los investigadores del meteorito ALH84001 pudieron llevar a cabo sus estudios durante años. Sin embargo, en el caso de una misión de retorno de muestras a Marte, el público conocería con antelación su existencia, por lo que, según nos explican, estaría sometida a un intenso seguimiento por parte de los medios desde el principio.

Perdidos en interpretaciones

"Si vas a trabajar de cara al público, tienes que disponer de algún tipo de sistema razonable para asegurar que la información que le llega es correcta", comenta Rummel. "No sería deseable que cada hipótesis que se anunciara fuera considerada como un hecho consumado".

"No se gana nada con las prisas por hacer público un descubrimiento, al contrario, hay mucho que perder, principalmente, tu credibilidad y la confianza del público", añade.

Rummel afirma que sería adecuado hacer públicos de manera periódica datos en bruto, sin interpretar, como por ejemplo cuánto pesa la muestra de rocas; pero habría que esperar antes de anunciar cualquier interpretación del significado de esos datos.

"Se puede disponer de un abundante flujo de información que sea etiquetada [por los científicos] básicamente como poco fiable, bruta, y quizás estúpida", pero que puede ser publicada rápidamente por el equipo investigador, explica. Sería algo similar a lo que se está haciendo actualmente con la información resultante de las misiones de los vehículos exploradores de Marte.

Especies "invasivas"

Tras la llegada a la Tierra de cualquier roca procedente de Marte, los planes preliminares de la NASA implicarían su aislamiento y puesta en cuarentena en un laboratorio construido expresamente para tal fin. Una vez allí, serían sometidas a diversas pruebas para determinar si representan alguna amenaza para la vida en la Tierra y, en caso de que se estimen seguras, trasladarlas a otros laboratorios para un estudio más en profundidad.

La estrategia de comunicación debería resaltar los beneficios científicos de la misión de retorno de muestras, sin ignorar la preocupación del público sobre un peligro biológico potencial, explica Rummel.

Ya se ha creado un grupo de presión cuyo objetivo es evitar que una misión de este tipo se lleve a cabo, alegando su preocupación por los riesgos biológicos que entrañaría. Entre estos riesgos se contaría la posibilidad de que microbios extraterrestres pudieran convertirse en la especie "invasiva" definitiva, pudiendo desplazar a sus homólogos terrestres y poniendo en peligro los ecosistemas existentes. Cualquier microbio marciano vivo podría "causar dificultades que desconocemos" para la vida en la Tierra, admite Rummel.

Los planes de la NASA para enviar a Marte una misión de retorno de muestras en el año 2016 han sido cancelados recientemente debido a recortes presupuestarios (ver artículo "La NASA desvía fondos destinados a programas científicos para el programa de transbordadores espaciales", en inglés). Sin embargo, la idea puede resurgir en una nueva ronda de propuestas de misiones que se celebrará el martes.

Para más información, consulte los artículos relacionados (en inglés) indicados en la noticia original.

Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:
News Scientist