¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 

Se trata de Air & Space Evidence. Raymond Harris, un experto en imágenes de satélite, y Raymond Purdy, un abogado especializado en causas espaciales, ambos de la University College London, acaban de lanzar la primera agencia de detectives espaciales del mundo. Su trabajo consiste en que sus clientes puedan aportar imágenes de satélite, o aéreas, como pruebas ante un juez

Las imágenes de satélite se utilizan, entre otras cosas, para predecir el tiempo o monitorizar fenómenos naturales que se producen a gran escala. También en acciones bélicas, para rastrear el territorio y seguir los movimientos del enemigo. Muchos sospechan que las agencias de espionaje y los gobiernos las utilizan incluso para vigilar nuestros pasos. Y quizá no vayan tan mal encaminados al dirigir sus suspicaces ojos hacia el cielo…

La resolución que tienen hoy en día estas ‘fotografías espaciales’ es suficiente para descubrir que el vecino está ocupando un terreno que debería formar parte de tu jardín. Incluso para algo más serio, como seguirle la pista a un coche robado.

Raymond Harris, experto en geografía y sensores remotos y el “abogado espacial” Raymond Purdy (ambos investigadores del University College de Londres) se percataron del potencial de estas instantáneas de altos vuelos para resolver casos de lo más terrenal. Y por eso acaban de poner en marcha un negocio único hasta la fecha: han abierto en Londres la primera agencia de detectives espaciales, Aire & Space Evidence.

Cada uno aporta sus conocimientos y experiencia. Purdy, que ha trabajado en varios proyectos de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y la británica, entre otros méritos, se encarga de los asuntos que tienen que ver con la legislación. Harris, por su parte, se ocupa de encontrar y analizar las instantáneas adecuadas para cada situación. Peter Hjerp, especializado en el uso de las tecnologías para la gestión ambiental, es el tercer miembro del equipo.

Pero a estos detectives no les hace falta armarse con ninguna cámara para espiar a los sospechosos: se aprovechan de los cientos de sensores que toman datos continuamente desde el espacio. También desde dentro de la atmósfera, porque además de valerse de los datos espaciales, recurren a menudo a las obtenidas mediante drones.

Las fotografías ayudan a las autoridades a encontrar a los culpables de delitos ambientales, como incineración de residuos en lugares no destinados a este fin, vertidos ilegales y construcciones en terrenos no urbanizables. Entre los que ya han solicitado sus servicios figuran la agencia ambiental británica, la policía del mismo país, la ESA y la Comisión Europea.

También los defraudadores van a tener que andarse con cuidado, porque las aseguradoras pueden usar estas evidencias visuales para destapar posibles engaños. Ojo si has mentido sobre esa abolladura que ‘misteriosamente’ le salió al coche la semana pasada cuando aparcaste en doble fila. Crímenes, conflictos fronterizos e investigaciones relacionadas con subsidios a la agricultura son otros ejemplos.

 


 

Quizá te preguntes si esto es una novedad: ¿no puede cualquiera utilizar una imagen de Google Earth con el mismo fin? Además de que no son actualizadas seguido en muchos lugares del mundo (mi ciudad es exhibida en fotos de diciembre de 2013), los directores de la agencia de detectives afirman que utilizar imágenes de Google Earth para cuestiones legales es más complicado de lo que parece. Hay que probar cuándo ha sido tomada la fotografía, en qué condiciones, si de verdad corresponde al lugar en cuestión y si es auténtica.

Además, el servicio de Google solo tiene imágenes de un día y una hora determinados, pero hay bases de datos que almacenan largas secuencias temporales. Solo es cuestión de saber buscar para hallar las que corresponden al antes y el después del suceso. El resto depende de la suspicacia y la capacidad de deducción de estos profesionales de la investigación espacial.

Fuente: Ciencia Explora. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:

La Red Smartphone podría rastrear los rayos cósmicos que llegan a la Tierra, encontró una investigación dirigida por la UCI

Su smartphone podría formar parte del telescopio más grande del mundo. Un equipo dirigido por el físico Daniel Whiteson de la Universidad de California en Irvine y físico Michael Mulhearn de la UC Davis han diseñado una aplicación para convertir la red mundial de smartphones en un detector de rayos cósmicos de tamaño planetario, según un artículo publicado hoy en la página web de física arXiv.

Un enigma de larga data en la astrofísica es el origen de las partículas de muy alta energía procedentes del espacio que llegan a la Tierra. Llamados rayos cósmicos, son hasta mil millones de veces más energéticos que las partículas en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN. Impactan contra la atmósfera y causan un enorme lluvia de otras partículas, en su mayoría muones, electrones y fotones, sobre una amplia área. A pesar de que fueron descubiertos hace décadas, los rayos cósmicos a estas altas energías son muy raros, por lo que es difícil determinar en qué lugar del universo se originaron.

“Estas partículas pueden empapar kilómetros cuadrados en unos pocos milisegundos,” dijo Whiteson, profesor asociado de física y astronomía en la UCI. “El misterio es que nadie sabe de donde provienen estas locas partículas de alta energía o qué las hace tan energéticas. Pero pueden ser capturados por la tecnología en las cámaras de los teléfonos inteligentes’”.

La aplicación, llamada CRAYFIS (Rayos Cósmicos encontrados en Smartphones), recoge datos cuando el teléfono está conectado a una fuente de alimentación y no se ha utilizado durante varios minutos, a fin de no interferir con el uso normal del teléfono ni drenar los niveles de batería. Cualquier persona con un smartphone o un tablet Android o un iOS será capaz de participar en la red de detectores. Si los datos logrados en el teléfono de una persona se usan en un artículo científico, él o ella figurará en la autoría. La aplicación también se puede ejecutar en modo anónimo.

Los sensores basados en silicio de las cámaras de los teléfonos inteligentes utilizan los mismos principios que los detectores en el CERN, y en otros lugares, para identificar las partículas. Pero debido a que las partículas llegan con tan poca frecuencia, se necesita un detector muy grande, como una red global de teléfonos inteligentes.

Como beneficio adicional, los mismos datos se pueden utilizar para calcular los niveles locales de radiación de radón o de otras fuentes, y funcionar como un sistema de alarma. La red de teléfonos podría proporcionar un mapa en tiempo real de clima de radiación, siguiendo el movimiento de las plumas (solares), por ejemplo.

Aunque recientemente se ha demostrado en otros lugares que los teléfonos inteligentes individuales pueden detectar partículas, este es el primer intento de demostrar que si están conectados un número suficiente de dispositivos, una red de detectores en todo el mundo puede rivalizar o superar las capacidades científicas de sitios de experimentación de rayos cósmicos enormes y dedicados, como el experimento Auger en América del Sur (Mendoza, Argentina).

 


 

El equipo ha estado trabajando en el proyecto durante casi un año. La aplicación está lista, y los investigadores están ahora localizando servidores capaces de manejar miles de usuarios. Cualquier persona interesada puede inscribirse para ser parte de la red a medida que se expanda. Los co-autores del nuevo estudio son Chase Shimmin y Kyle Brodie de UCI y Dustin Burns, de la Universidad de California Davis.

Acerca de la Universidad de California, Irvine: Fundada en 1965, la UCI es el miembro más joven de la prestigiosa Asociación de Universidades Americanas. El campus ha producido tres premios Nobel y es conocido por su rendimiento académico, la investigación de primer nivel, la innovación y su mascota, el oso hormiguero. Liderados por Howard Gillman, la UCI cuenta con más de 28.000 estudiantes y ofrece 192 programas de grado. Situado en una de las comunidades más seguras y económicamente más vibrantes del mundo, es el segundo mayor empleador del Condado de Orange, contribuyendo us$ 4,8 mil millones anuales a la economía local.

Acceso de los Medios: UC Irvine mantiene un directorio en línea de profesores disponibles en calidad de expertos a los medios de comunicación en communications.uci.edu/for-journalists/experts/ . Los programas o estaciones de radio pueden, por una cuota, utilizar una línea RDSI en el campus para entrevistar a profesores y expertos en UC Irvine, sujetos a disponibilidad y aprobación de la universidad. Para más noticias sobre la UC Irvine, visite news.uci.edu. Se pueden encontrar recursos adicionales para los periodistas en communications.uci.edu/for-journalists .

Fuente: UCI News. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


Producto de un accidente

– El regreso de Osiris, DURRUM de Osvaldo Greco, 22 de octubre de 2014 – tiras 529 y 530 – Homenaje a su creador Alberto Contreras


Dracarys Artesanías




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com

Google