¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 

La galaxia enana donde han encontrado el agujero negro masivo está situada a más de 200 millones de años luz. “Encontramos que la emisión de rayos X es 100 veces más potente de lo esperado para esta galaxia”, dijo Nathan Secrest de la Universidad George Mason

Encontramos una emisión consistente con un agujero negro muy masivo en una pequeña galaxia a más de 200 millones de años luz de distancia. Es similar en tamaño a la Pequeña Nube de Magallanes (una de nuestras galaxias enanas vecinas más cercanas, cien veces más pequeña que la Vía Láctea, que se compone de entre 1.000 y 4.000 millones de estrellas.), y contiene unos pocos cientos de millones de estrellas.

En 2013, un equipo internacional de astrónomos estaba intrigado por descubrir firmas infrarrojas de un agujero negro en acreción en J1329+3234, cuando estudiaron el rastreo de infrarrojos del Explorador de Campo Amplio WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer).

El mismo equipo ha investigado la galaxia más allá, usando el XMM-Newton de la ESA para cazar este agujero negro en rayos-X, y encontró algo muy sorprendente. “La emisión de rayos X de J1329+3234 es más de 100 veces más potente de lo esperado para esta galaxia”, dijo Nathan Secrest de la Universidad George Mason en Virginia, autor principal del nuevo estudio publicado en la revista The Astrophysical Journal.

“Normalmente esperamos encontrar bajo nivel de emisión de rayos X de los agujeros negros de masa estelar dentro de la galaxia, pero lo que encontramos, en cambio, fue una emisión consistente con un agujero negro muy masivo“, informa la ESA.

Excesivamente grande para la galaxia anfitriona

Las propiedades combinadas de rayos X e infrarrojos de esta galaxia sólo pueden explicarse por la presencia de un agujero negro masivo que reside en J1329+3234, similar a los agujeros negros supermasivos que se encuentran en los centros de las galaxias mucho más masivas.

 


 

En la región que rodea el agujero negro, el material de la galaxia emite radiación intensamente brillante a medida que se arremolina hacia adentro, hacia el centro de la galaxia y es devorado por el agujero negro. Los AGN (Active galactic nucleus) alimentados por agujeros negros masivos son un lugar común en las grandes galaxias, pero parecen ser menos frecuentes en las galaxias sin un “bulto” central de estrellas. Las galaxias enanas son un ejemplo de esto.

Fuente: ESA. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:

Messier 47 está situado, aproximadamente, a 1.600 años luz de la Tierra, en la constelación de Puppis (la popa de la nave mitológica Argo). Fue observada por primera vez antes de 1664 por el astrónomo italiano Giovanni Battista Hodierna, y más tarde descubierta por Charles Messier, quien, al parecer, no tenía conocimiento de la observación previa llevada a cabo por Hodierna

Aunque es brillante y fácil de ver, Messier 47 es un cúmulo abierto con una población muy poco densa. Solo unas 50 estrellas son visibles en una región de aproximadamente 12 años luz, en comparación con otros objetos similares que pueden contener miles de estrellas.

Messier 47 no siempre ha sido tan fácil de identificar. De hecho, durante años se consideró “perdida”, ya que Messier había registrado las coordenadas incorrectamente. La agrupación fue redescubierta más tarde y se le asignó otra catalogación — NGC 2422. La naturaleza del error de Messier y la conclusión de que Messier 47 y NGC 2422 eran el mismo objeto, no llegó hasta 1959 de la mano del astrónomo canadiense T. F. Morris.

Los brillantes colores blancoazulados de estas estrellas son una indicación de la temperatura, con estrellas más calientes que se ven en tonos más azules y estrellas más frías que tienden a colores más rojizos. Esta relación entre el color, el brillo y la temperatura se puede visualizar por medio de la curva de Planck. Pero un estudio más detallado de los colores de las estrellas usando la espectroscopía, también dice a los astrónomos mucho más — incluyendo con qué velocidad giran las estrellas y sus composiciones químicas. En la imagen, también hay unas brillantes estrellas rojas — se trata de estrellas gigantes rojas que atraviesan ciclos de vida más cortos que las estrellas azules, menos masivas y de vidas más largas [1].

Casualmente, Messier 47 aparece cerca de otro cúmulo estelar con el que contrasta — Messier 46. Messier 47 está relativamente cerca, a unos 1.500 años luz, pero Messier 46 está situado a unos 5.500 años luz y contiene muchas más estrellas, al menos 500. A pesar de que contiene más estrellas, aparece significativamente más débil debido a su mayor distancia.

Messier 46 podría considerarse la hermana mayor de Messier 47: esto es porque Messier 46 tiene, aproximadamente, 300 millones de años en comparación con Messier 47, que tiene unos 78 millones de años. En consecuencia, muchas de las estrellas más masivas y brillantes de Messier 46 ya han vivido sus cortas vidas y ya no son visibles, así que, la mayor parte de las estrellas de este cúmulo de mayor edad, se ven más frías y rojas.

Esta imagen de Messier 47 procede del programa Joyas Cósmicas de ESO, una iniciativa cuya intención es producir imágenes de objetos interesantes, llamativos o visualmente atractivos utilizando telescopios de ESO con finalidades educativas y divulgativas. El programa utiliza tiempo de observación combinado con tiempos que no se han explotado en los programas de los telescopios, con el fin de minimizar el posible impacto en las observaciones científicas. Todos los datos recogidos también están a disposición de los astrónomos a través del archivo científico de ESO.

 

Notas

[1] El tiempo de vida de una estrella depende principalmente de su masa. Las estrellas masivas, que contiene muchas veces tanto material como el Sol, tienen vidas cortas, medidas en millones de años. Por otra parte, estrellas mucho menos masivas, pueden continuar brillando durante muchos miles de millones de años. En un cúmulo, casi todas las estrellas tienen la misma edad y la misma composición química inicial. Así que las brillantes estrellas masivas evolucionan más rápido, se convierten en gigantes rojas antes y terminan sus vidas en primer lugar, dejando que las menos masivas y más frías sobrevivan mucho más tiempo.

 


 

 

Información adicional

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de quince países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, el proyecto astronómico más grande en desarrollo. Actualmente ESO está planificando el European Extremely Large Telescope, E-ELT, el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros, que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.

Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.

El nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

 

Enlaces

 

Contactos

J. Miguel Mas Hesse
Centro de Astrobiología (CSIC-INTA)
Madrid, España
Tlf.: (+34) 918131196

 
Correo electrónico: mm@cab.inta-csic.es

 

Richard Hook
ESO Public Information Officer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6655

Correo electrónico: rhook@eso.org

Fuente: ESO. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:

Mucha tecnología avanzada se inspira en la naturaleza, los investigadores desarrollan ahora sensores ultra-sensibles de imagen térmica y química a partir del estudio e imitación de las propiedades de las diferentes microescalas de las alas de mariposa del género Morpho

Llevando la detección de calor a un nuevo nivel de sensibilidad y velocidad, un equipo de científicos de GE Global Research, la filial del desarrollo de tecnología para la General Electric Company (NYSE: GE), anunció nuevos sistemas nanoestructurados bio-inspirados que podrían superar a los dispositivos de imágenes térmicas disponibles hoy en día. Este descubrimiento se suma a una creciente lista de nuevas capacidades que los investigadores han desarrollado gracias a sus estudios de las alas de la mariposa Morpho.

La reacción natural de las alas de los insectos holometábolos al entrar en contacto con fuentes de calor, gases o productos químicos, permitirá desarrollar una nueva generación de biosensores de elevada sensibilidad. Un equipo de investigadores dirigidos por el científico Radislav Potyrailo de GE Global Research está desarrollando sensores ultra-sensibles de imagen térmica y química a partir del estudio e imitación de las propiedades de las diferentes microescalas de las alas de mariposa del género Morpho.

El programa utiliza tecnologías innovadoras como la nanotecnología y los últimos avances en fotónica para tomar la morfología de las alas de mariposa como fuente de inspiración y resolver problemas tecnológicos que la naturaleza ha resuelto por sí misma. Este proceso de investigación, conocido como biomímesis, pretende explicar la compleja interacción de las escalas con la luz y que da como resultado ese vibrante brillo verde azulado tan característico.

A partir de la observación directa de las alas de las mariposas del género Morpho por medio de microscopios electrónicos de gran potencia, los científicos observaron el mecanismo utilizado por estos insectos holometábolos para experimentar una curiosa transformación de color al entrar en contacto con fuentes de calor, gases y productos químicos.

El equipo de GE descubrió que este fenómeno se debía a una compleja estructura, capaz de absorber y modular la luz formada por una capa de diminutas escamas de apenas unas decenas de micrómetros de diámetro, que a su vez estaban integradas por subescamas con crestas de unos cientos de nanómetros de ancho. De tal forma que cuando la radiación infrarroja incide sobre la superficie de las alas, se incrementa su temperatura produciendo una expansión paulatina de su nanoestructura que genera iridiscencia y una sorprendente transformación de color.

Pues bien, esta reacción natural de la nanoestructura de alas tipo Morpho ante a las condiciones del entorno podría algún día ayudar a crear sofisticados mapas visuales de calor para dispositivos portátiles de diagnóstico médico, cámaras de vigilancia de alta sensibilidad, o gafas de visión nocturna, entre otros. Para ello, el equipo de Potyrailo ha utilizado los últimos avances en nanotecnología y fotónica para imitar el comportamiento de estas microestructuras con las que poder desarrollar biosensores ultra-sensibles capaces de proporcionar una mejor respuesta al calor, e incluso detectar hasta 1.000 productos químicos diferentes.

De hecho, los investigadores están mejorando su capacidad de respuesta agregando nanotubos de carbono, capaces de incrementar la cantidad de radiación que la superficie puede absorber, con el propósito de aumentar su sensibilidad térmica.

 


 

Esta nueva generación de biosensores se podría utilizar para detectar posibles problemas de seguridad médica en la evaluación de órganos internos, o la cicatrización de heridas, así como posibles problemas de seguridad ambiental como el control de las emisiones en las centrales eléctricas o detectar posibles fugas susceptibles de generar explosiones.

Fuente: GE Global Research y otros sitios. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


Dracarys Artesanías




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com

Google