Noticias en la página Axxón Página Axxón

04/May/07

La inteligencia no garantiza el éxito económico

Contrariamente a los que se pueda pensar la inteligencia no garantiza una mejor situación económica. Aunque las personas inteligentes pueden ingresar un poco más en promedio, esto no les protege de las dificultades financieras.

Según el estudio llevado a cabo por Jay Zagorsky en Ohio State University (Columbus, Ohio) los individuos excepcionalmente inteligentes ganan típicamente más comparados con los menos inteligentes, pero también son más proclives a gastar hasta el límite de su tarjeta de crédito.

Para este estudio recolectó datos de 7500 individuos entre los 33 y lo 41 años de edad. Todos los participantes hicieron el test de inteligencia de las fuerza armadas o AFQT en 1980. Éste es un test diseñado por el ejército norteamericano para evaluar a los reclutas y puede ser traducido al típico coeficiente de inteligencia IQ. Estas personas fueron entrevistadas repetidamente a lo largo del tiempo, y los datos para este estudio se obtuvieron del sondeo realizado en 2004.

Los voluntarios proporcionaron todo tipo de datos financieros, desde sueldos a prestaciones de la seguridad social o rentabilidad de acciones de bolsa, pasando por pensiones a pagar en caso de ser divorciados. Además contestaron a las preguntas sobre los problemas financieros que pudieran tener.

Un análisis superficial mostró los mismos hallazgos que en estudios previos que relacionan un alto coeficiente a altas ganancias. Cada punto del IQ se asociaba con entre 202 a 616 dólares más de ganancias brutas anuales. De este modo una persona que tenga un 130 ganará 12.000 dólares más que una persona con un IQ de 100.

Pero cuando este investigador tuvo en cuenta otros factores como estar divorciado, los años gastados en educación, el tipo de trabajo y el haber heredado o no, entonces vio que no existía correlación entre el coeficiente de inteligencia y la riqueza neta.

La gente divorciada (una vez) introduce 9600 dólares anuales menos en promedio en su patrimonio que los no divorciados. Y hay muchos otros elementos a tener en cuenta. Al parecer son estos factores externos y no el IQ el que explica las diferencias en el estatus económico. Parece que el ser inteligente no garantiza la ausencia de dificultades económicas. Por ejemplo un 7,7% de los individuos con IQ por debajo de 75 llegan al límite de sus tarjetas de crédito, mientras que son un 12,1% los que lo hacen con un IQ de 90. La excepción a la regla son los de 115 que sólo llegan al límite en un 5,4% de los casos.

Según Zagorsky se suele medir el éxito económico por los ingresos brutos que se tienen, pero en realidad lo que uno necesita es construir un patrimonio para acometer los golpes de la vida y prepararse para la jubilación. Además uno no debe de estar muy cerca o por encima de sus límites financieros y vivir por encima de sus posibilidades para estar bien. El estudio, de todos modos, no proporciona una respuesta a por qué la gente inteligente no ahorra como los demás, aunque Zagorsky está trabajando ahora en ello.

Fuente: Neofronteras. Aportado por Francisco Costantini

Más información:
Neofronteras