ADIOS PARA SIEMPRE, CIBORG

Léster A. Alfonso Díaz

Cuba

Cuando Roxana Michael Carvalho Cruz, la estelar corredora, se colocó en el bloque de arrancada, no sabía que su final estaba cerca.

He perseguido durante años a Roxana por todo el mundo tratando de archivar conductas anómalas que me permitan sacarla de circulación. Sí, porque para eso estamos las fuerzas del Orden Mundial; entre otras cosas, para evitar que el mundo se nos inunde de ciborgs, o de humanoides, porque posiblemente Roxana Michael Carvalho Cruz no sea un ser humano.

Estoy en las fuerzas del Orden Mundial desde los inicios del siglo XXI cuando surgió la amenaza de los ciborgs. Primero los fabricaban para la promoción de las compañías y eran tan imperfectos que a simple vista uno podía notar que lo que tenía delante era una máquina. Después surgieron modelos más avanzados. Una mezcla de ser humano con maquinaria. El ciborg tiene incorporados diversos mecanismos de control que estimulan frecuencias cerebrales no presentes en ningún ser humano. Algunos son totalmente de carne y hueso, pero no son humanos. Existen cadenas moleculares en sus cerebros y músculos que se corresponden más con los parámetros de una maquinaria potente o una supercomputadora que a un organismo vivo. Como agente del Orden Mundial estoy instruido al respecto.

La largada ha sido en falso y las corredoras vuelven a sus bloques. Esta es la final de los 100 metros planos del Tercer Premio Mundial del año 2015. Roxana se muestra al público, que la aplaude eufórico. Ella es muy popular, y no por gusto.

Nadie está seguro de que Roxana sea un ciborg, ni siquiera yo. Pero sus resultados a lo largo de cinco años de victorias ininterrumpidas en más de siete modalidades hacen sospechar que lo es.

En el año 2010 llevó el récord mundial de los 100 metros planos a 10:15, una marca con la que un montón de atletas hombres sólo pueden soñar. Un año después ya era de 10:10. Todo se parecía demasiado a un programa de computadora diseñado para bajar un récord con uniformidad, cinco centésimas cada año. Interrogué a varios especialistas y me dijeron que era posible que hiciera tiempos cercanos a los diez segundos, sobre todo con la aceptación de los estimulantes legales. En el ya lejano 1988 una mujer cronometró 10:49 segundos en los 100 metros planos, y no era un ciborg.

En el año 2013 el récord fue de 10:08, en lugar del esperado 10:05. Al romper la progresión, Roxana se estaba como burlando.

Algún tiempo después, leyendo la historia de las Olimpíadas, descubrí que el campeón de los 800 metros en la Olimpiada de los Angeles fue un tal Joaquín Carvalho Cruz, un atleta brasileño. La coincidencia de apellidos me llamó la atención, aunque pudo haber sido pura coincidencia, y el apellido, y el implantar sus fantásticos récords casi en progresión...

Yo conozco la biografía de Roxana casi a la perfección. Nació en Brasil en 1990, fue adoptada a la edad de siete años por un matrimonio sin hijos, un médico y una enfermera. Comenzó a practicar el atletismo a los quince años y a los veinte ya era una estrella de categoría mundial. Yo pienso que es una biografía falsa. Pero es difícil investigar más, porque las fuerzas del Orden Mundial lo prohiben, le prohiben a uno investigar a fondo si no hay pruebas concluyentes para los casos.

La ley fue aprobada después de varios escándalos a inicios del siglo XXI, protagonizados por supuestos humanoides que no eran más que cyberpunks extralimitados, gentes que se implantaban uñas de metal y nervios de fibras ópticas en un intento por perfeccionarse y acercarse a su ideal de un ser humano perfecto.

Es imposible investigar a fondo o tratar de desconectar un ciborg si no hay pruebas concluyentes para ello. Y desconectarlos es fácil, basta con accionar el interruptor que tengo en mi bolsillo. Parece un Colt-38, pero no lo es, realmente es un emisor que inhabilita los mecanismos generadores de corrientes propios de los ciborgs. Virtualmente los desconecta. Dejan de ser conductoras las cadenas moleculares superconductoras y lo que hasta hace poco era un cerebro con reflejos hiperrápidos se convierte en una chatarra que envía menos de un impulso por segundo, con poca capacidad para procesar y almacenar información.

Las corredoras vuelven a los bloques de arrancada y saltan nerviosamente, Roxana también está "nerviosa", es una linda trigueña brasileña de casi seis pies de estatura. Es lo más "humano" que he visto en mucho tiempo. Pero pueden ser sólo apariencias, las personas que fabricaron a Roxana hicieron un magnífico trabajo. Es un modelo muy avanzado. Si Roxana está circulando hace cinco años, en la actualidad habrá prototipos ultramodernos saliendo de las fábricas en Norteamérica o en cualquier parte del mundo. Estos modelos ultramodernos pueden estar en cualquier parte, en estaciones orbitales, en astronaves de largo alcance, teniendo en sus manos la vida de centenares de hombres o controlando ejércitos y corporaciones gigantescas. Por eso seguimos de cerca cada posible ciborg incorporado ilegalmente al mundo de los humanos, y en caso de que aparezcan pruebas...

Ya sonó el disparo de arranque y salen las corredoras.

Roxana salió primera desde el principio, es difícil competir con los reflejos de una computadora; la ventaja que lleva es gigantesca. El estadio grita como una sola persona cuando cruza la línea de meta, alza los brazos en señal de victoria y sonríe al público. Pero yo no tengo tiempo de mirar la sonrisa de Roxana. Ya estoy corriendo gradas abajo con mi Colt-38 en una mano y mi tarjeta de identificación en la otra. Roxana está perdida, perdida definitivamente.

La gente que aplaude me mira entre sorprendida y molesta.

Llego corriendo a las gradas inferiores y salto a la pista más rápida del mundo.

Mi heroína ve con asombro cómo me acerco, apuntándole con mi Colt-38. Pero hay cosas que un ciborg no puede comprender, porque Roxana es un ciborg, y dentro de unos segundos estará desconectada, desconectada sin remedio.

Porque ha cometido un error, un error fatal.

Algo ha tenido que fallar en su cerebro programado. Probablemente envejecieron las cadenas de polímeros superconductores. Cuando estoy casi a punto de apretar el gatillo, Roxana se decide a mirar la pizarra electrónica. Creo que al fin comprende.

Ningún ser humano, por rápido que sea, puede correr los 100 metros planos en cinco segundos exactos...



Lester Augusto Alfonso Díaz vive en Marianao, Ciudad Habana, Cuba. Revive en esta historia una vieja preocupación de los autores de CF: seres creados tan semejantes a los humanos que luego son indistinguibles.


Axxón 102 - Septiembre de 1999
Cuento de autor latinoamericano (Cuento: Fantástico: Ciencia Ficción: Cuba: Cubano).

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic